TRASONA
 

 
TRASONA
Situación
Asociaciones
Deportes
Camino de Santiago
Album de fotos
Ayuntamiento
FIESTAS POPULARES
Aficiones de los vecinos
HOTELES y RESTAURANTES
Actividades
Gastronomía
Trasona
HISTORIA
La historia de Trasona contada desde este rincón no va a contener grandes datos, ni exactitud en las fechas, está basada en recuerdos de sus mayores y de unas personas que llevan viviendo aquí desde que nacieron hace más de cincuenta años, viendo las transformaciones por las que pasó el pueblo y sus gentes en esta época de industrialización.

El rincón de Trasona
.
El principal recuerdo de las personas que viven y rondan los 90 años, gira en torno al palacio de Trasona, que perteneció primero a la familia Rodríguez de León y después de pasar por manos de distintas familias, llegó a los condes de Peñalver.

El conde de Peñalver, fue alcalde de Madrid durante tres legislaturas y tuvo mucho que ver con la construcción de la Gran Vía madrileña, pasaba temporadas en Trasona en Trasona veraneando, llegando incluso a visitarle la infanta Isabel en una visita que realizó a Asturias.

Gran parte del pueblo pertenecía a los condes, los colonos o arrendatarios pagaban sus tributos con dinero o con especies, mandando en época de cosechas para Madrid, patatas, fabes, cebollas....

Al morir el conde de Peñalver, el 7 de febrero de 1916, fue enterrado en el cementerio de Trasona.

Al entierron acudieron toda la aristocracia y burguesía asturiana de la época, que esperaron en Oviedo la llegada del cadáver que venía en tren desde Madrid y acompañaron a la familia hasta Trasona, donde se celebró el funeral y el entierro.

imagen
El palacio
Pocos años después, en 1921, la viuda del conde, crea el colegio Sagrado Corazón, en memoria de su marido, para que los hijos de los colonos tuviesen una educación esmerada.

El colegio hoy en ruinas, se componía de tres partes, a mano izquierda estaba la capilla, una nave central donde se impartía la clase a los niños, separada de la capilla con una celosía para que los niños pudiesen oir misa desde sus pupitres y en la parte derecha del edificio estaba la casa del profesor, era un sacerdote que hacía las veces de profesor y capellán.

A los niños además de enseñarles a leer, escribir, historia y matemáticas, les enseñaron a hablar "el esperanto".
La fundación creada sería a perpetuidad para hacerse cargo de todos los gastos ocasionados tanto del material ,como del profesor y del mantenimiento del colegio, haciéndose constar por escrito en un documento.
escalera capilla
imagen


Hoy, el colegio está en ruinas sin que nadie se preocupe de su rehabilitación, ni herederos de los condes ni autoridades
Mientras tanto las niñas acudían a una escuela donde además de eaprender a leer y escribir aprendian a coser, y al llegar a casa tenían que cuidar de los hermanos pequeños y hacer las tareas de la casa.
Entre las maestras de las niñas de aquella época o un poco más tarde antes de la guerra, tenemos que recordar a Dña. Pilar ( madre de Cortina, el famoso Cortina que perpetuo las imágenes de los niños y personas de Trasona en las películas que hizo en los años 60).
Dña. Pilar trato de enseñar a sus alumnas todos sus conocimientos, pero fue destituida de su puesto por motivos políticos.
.
imagen
Poco a poco los colonos, fueron comprando fincas y construyendo sus casas, otros siguieron viviendo en las casas que pertenecían a los condes.
A todos los vecinos se les conocía por "motes": Ca el Pino, ca Tanaxo, ca Xuan, ca el roxo, los del molín, ca María, ca Santa....
Esta aldea de Trasona vivía en su mayor parte de la ganadería, en casi todas las casas tenían vacas para leche, cerdos gallinas y conejos. También se dedicaban a la agricultura cultivando patatas,cebollas, hortalizas, legumbres que almacenaban en los horreos, en los desvanes de sus casas o en las tenadas y maiz, que colgaban de los horreos despúes de las esfoyazas a las que acudían todos los vecinos y esos días eran de fiesta, y se contaban cuentos o se cantaban canciones.





imagen
Otra reunión importante era cuando había matanza, en la que los vecinos se ayudaban unos a otros a la hora de matar el cerdo y hacer el embutido, se hacían chorizos, morcillas, se salaban los jamones y el tocino y se guardaban cubriendolos con sal en una duerna o arcón para que aguantasen todo el año.
Un plato típico de esos días de matanza eran las pelotas o fariñona, se cuecen con el pote de berzas, están exquisitas.
Ahora es muy dificil encontrar casas en Trasona donde se realicen estas costumbres.

En algunas casas donde la cosecha era muy abundante, bajaban a la villa de Avilés, caminando o en burro, más tarde en el tranvia, con la mercancía para venderla. Leche, fabes o verdura, que por estar en unas vegas muy buenas eran consideradas de gran calidad y tenían mucha aceptación entre la población de la villa.

Durante la guerra y posguerra los habitantes de Trasona no pasaron tantas necesidades como los de otras zonas ya que con los productos del campo podían alimentarse sin necesidades.

En la guerra hubo denuncias entre los vecinos como en todos los pueblos, lucha y muertes, se quemó y destuyó la Iglesia. Cuando todo pasó, se construyó una iglesia nueva en la que cada vecino del pueblo colaboró con lo que pudo.
Se restauró la capilla de San Pelayo que está construida en el siglo XVII.
Dicen que antiguamente casi cada barrio tenía una capilla , pero la única que sigue en pie es esta.
Durante la restauración de la iglesia, la misa se decía en la capilla del colegio del Sagrado Corazon de Jesús.
imagen
el molino
Al lado del palacio estaba "el molín" donde el pueblo iba a moler el maiz para hacer "las papas", mezcla de harina con leche y cocido hasta formar una masa consistente, cena habitual de los trasoniegos, con la harina de maiz tambien se hacía la boroña un pan típico asturiano.
Hoy el molín sigue estando pero ya no funciona.

El río que pasaba por el molín cruzaba el pueblo desde el sur llegaba por Trevías en los Campos y salía por el norte hacia Avilés, es el río Alvarés. Al pasar por Sopeña había unas piedras grandes que las mujeres aprovechaban para lavar y mientras lavaban ponían la ropa al verde extendiendo las sábanas enjabonadas sobre los prados para que al darles el sol quedaran más blancas.Un poco antes en un gran pozo todos los niños de Trasona aprendieron a nadar.
en Cuba
En la época en que se emigraba a America, también muchos vecinos de Trasona que fueron en busca de fortuna, unos lo consiguieron y otros no.
Generalmente iban a Cuba y allí la mayoría se hicieron comerciantes, otros se dedicaron al ganado, primero se marchaba un miembro de la familia y luego reclamaba a hermanos, los hijos o sobrinos.
Los que volvieron con dinero se establecieron como comerciantes en Avilés, y construyeron buenas casas en trasona, cuando se veía la casa nueva suntuosa y con dos palmeras en la parte principal ya se sabía que era una casa de indianos ricos.
El carreño y Trasona
Hacia 1920 comenzó a funcionar el tren que comunicaba Avilés con Gijón, tenía estación en Trasona y era el medio de locomoción que utilizaban para ir a la villa o los de la villa venir a Trasona.
Cerca de la estación surgió un salón de baile "la Flor del Bosque" donde todos los domingos acudían las mozas y los mozos a bailar y a cortejar.
Se acudía a las romerías de los pueblos cercanos, bailaban al son de la gaita y el tambor casi siempre en verano,siempre cuando se terminara la hierba,(recoger la hierba seca y hacer bálagos con ella en el prado para cuando se pueda bajar a la tenada) y se dejara atendido el ganado, allí se conocían los jovenes y luego ellos acudían a casa de ellas a cortejar en la quintana de las caserías, siempre supervisados por los padres de ella.
bálagos
En los años cincuenta la vida de la aldea de Trasona se vio transformada con la llegada de la industrialización.

Las fincas fértiles del pueblo fueron expropiadas y los vecinos de la Marzaniella, Fafilán, S. Pelayo y el Cueto se vieron obligados a dejar sus buenas casas de aldea para hacer la empresa teniendo que construir una nueva en otro lugar.
Trasona se empezó a llenar de máquinas y gente que venía de toda España para comenzar a construir Ensidesa, al principio vivían en barracones (especie de casas prefabricadas que solo tenían camas), el responsable de estos barracones cocinaba para los obreros, todo esto estaba subvencionado por Ensidesa. Existian las llamadas "camas calientes" habitaciones que alquilaban las familias donde siempre había una persona descansando, porque los obreros trabajaban a tres turnos.

A los que venían a trabajar de afuera les llamaban "coreanos" porque al llegar con una maleta, les recordaban a los coreanos que escapaban de sus casas en la guerra de Corea y que veían en las noticias que salían en el NODO.
En cuanto empezaron a ganar dinero los obreros traían a sus familias, al principio, vivían en los horreos o en habitaciones que alquilaban con derecho a cocina.

Trasona empezó a cambiar, la vega al lado del rio desapareció para dar paso a naves.
Se usaban unas campanas para proporcionar oxígeno a los obreros que trabajaban en la profundidad, muchos murieron en aquella época.
Se construyó un pantano al paso del río por la zona de Overo, dejó unas cuantas casas del pueblo atrapadas bajo el agua, se trajo el agua desde el rio Narcea para abastecer a la empresa y poder construir el acero.
Para construir el pantano vineron obreros navarros, era un grupo grande de la empresa Huarte y con ellos llegó la alegría a Trasona, se juntaban para hacer comidas, siempre estaban contentos,enseñaron a los oriundos de Trasona muchas cosas, entre ellas a difenenciar y comer las setas que había en los prados.
También llegaron de Andalucía,Extremadura, Castilla..., practicamente de toda España,se empezo a entender otros acentos y otras comidas, tambien vinieron muchos jovenes procedentes de Rusia, eran los niños de la guerra que retornaban a España con ganas de trabajar y con otro idioma además del suyo, algunos venían casados con rusas, tenemos muy buen recuerdo de estas familias, sobre todo a los niños de entonces nos impresionaba esto mucho y los conocíamos más que por su nombre por el mote "El Ruso".

Muchos vecinos de Trasona empezaron a trabajar en la "Empresa", seguían con las vacas y trabajando los terrenos, pero tenían el sueldo asegurado y las vacaciones eran para ir a la hierba.

Se comenzaron a construir casas para los obreros y sus familias, en Trasona se hicieron dos poblados,la vivienda era gratuita,tenían economato, médico,tenían luz, agua y carbón gratis además de colegio para los niños/as.
Para los niños, se creo en LLaranes el colegio de Los Salesianos,también se construyó una escuela de aprendices para enseñar a los niños a trabajar y para niñas el colegio de María Milagrosa donde además de estudiar el bachiller, aprendían secretariado e inglés. Los hijos de los empleados podían hacer todo tipo de deporte, se hicieron canchas y campos de futbol, en Trasona se practicaba el hockey y piraguismo en el pantano.Los colegios estaban ubicados en Llaranes a dos Km. de Trasona donde también se hicieron poblados para los empleados.
Todos los días pasaba un bus para recoger a los niños y niñas y acercarlos al colegio.


el pobladín ahora
Se hicieron más poblados en Llaranes y la Luz, según la categoria que tenía el empleado así le correspondía la vivienda.

En esa época había muchos niños en el pueblo,todos iban al catecismo y por el verano se hacían unas excursiones a las que acudía todo el pueblo, solo faltaban los que trabajaban.
Salían cuatro o cinco autocares de ROCES desde la estación cada año para recorrer Asturias, todo era armonia y felicidad en ese día, también había algún mareo por las curvas y el olor de aquellos medios de transporte.
Las imágenes de algunas de estas excursiones están recogidas en súper ocho por Cortina un practicante de Ensidesa, que tuvo paciencia y medios para reflejar un poco de historia de este pueblo, hoy treinta años más tarde las colocamos en este blog para que como decía él, a Juanito o Pedrito los puedan ver sus nietos donde quiera que estén.


Los niños y niñas del pueblo que sus padres no eran empleados de Ensidesa acudían a la escuela nacional, había en el pueblo tres escuelas nacionales de niños y niñas,nunca juntos, habia una al lado del cementerio que era solo de niños, otra estaba en el Cueto, y en Gudín de niñas, otra en Santa Cruz y al crearse el barrio de Favila en los años 60 se hizo allí otra escuela para las niñas y niños de la zona.
Los maestros de las escuelas nacionales en los años 50 y 60. y a los que los niños y niñas de nuestro pueblo deben muchos de sus conocimientos fueron D. Pablo y D. Manuel, maestros de los niños y Dña Angeles y Dña Delfina, una en Gudín y otra en Favila trataban de explicar a las niñas que tenían que esforzarse para ser iguales en todo a los niños y que tenían que estudiar para poder hacer una carrera.
En nuestras fotos de las escuelas salen casi todos los maestros que educaron a los niños de Trasona.
No debemos olvidarnos de "maestros", que en esa época enseñaron a leer y a escribir a los niños pequeños de Trasona, lo hacían en sus casas, fueron : Vigón que daba clase en el sótano de la casa de su tía Benigna, enfrente del pobladín, unos años más tarde Luis el de la garbosa daba clase enfrente del poblado de Ensidesa y Josefina que enseñaba en su casa del pobladín a todos los niños pequeños.
Algunas familias alrededor de los años 50-60 comenzaron a enviar a sus hijos a estudiar a Avilés, las chicas estudiaban en el Santo Angel o las Doroteas y los chicos en el San Fernando o en los Agustinos.
Los niños de Trasona en los años sesenta empezaron a ir al instituto de Avilés despúes de estudiar primaria en las escuelas del pueblo y años más tarde pasaron a la universidad para estudiar una carrera, otros marcharon a la Universidad Laboral de Gijón.

Cuando eramos pequeños siempre teníamos un poco de envidia los que no pertenecíamos a Ensidesa a los que si eran y al contrario, ellos por los veranos siempre se iban de vacaciones al pueblo y venían contando historias, nosotros no salíamos de Trasona, no teníamos otro pueblo, además todos los años ellos podían hablar con los Reyes Magos cuando les entregaban los regalos en la Plaza Mayor y nosotros teníamos que dormir toda la noche si queríamos tener regalos.
Ellos tenían calles y aceras para jugar con bicicletas y patines y nosotros caminos que por el invierno se llenaban de barro y charcos.
A nosotros nos envidiaban por tener arboles con fruta que a ellos les encantaba venir a coger y columpios colgados del manzanal y casas más grandes,además cuando helaba nuestros charcos se cubrían con una capa dura de hielo que nos encantaba a todos romper a pedradas.

En este tiempo en nuestro pueblo se hacían muy buenas fiestas, teníamos carrozas que salían con la reina y sus damas de honor,las carrozas las hacía Isidro, un personaje muy popular y emprendedor de aquella época.
Había romerias y partido de futbol de solteros contra casados.
Se empezó también en los años sesenta la gira al pantano del día 1 de Mayo para celebrar la fiesta del trabajo, venía gente de toda la comarca.

En Trasona, antes de esta época teníamos algún chigre donde los paisanos jugaban a las cartas y tomaban sidra o "pintas" de vino.
Estaban el bar Braulio, el Blanco, el Varela, etc.
Con la llegada de la empresa se empezaron a construir bares, en casi todos se daban comidas.
Se hicieron tiendas: El Villanueva,Casa Elena, Casa Alicia, el Belarmino, casa Fructuoso la Chapa, casa Engracia,casa Cotarón Casa .....
Carnicerías la de Conchita y Angel,y la de Celestina y Paco, el pescado se traía cada dos días al pueblo lo traían Pilar y Tomás en un "isocarro" primero y luego en una furgoneta.
Teníamos dos zapateros en el pueblo, porque en esa época los zapatos tenían que durar mucho y ya se llevaban los tacones en Trasona, hasta los años cincuenta lo habitual era usar madreñas o alpargatas.

Había un cartero aunque casi siempre venía la mujer repartiendo las cartas y desde la carretera tocaba un silbato para que bajaran a por ellas desde las casas alejadas.
Modistas y sastre,un "practicante" con titulo, era Ureña, los niños le teníamos pánico y además estaban unos cuantos aficionados que también eran el terror de los pequeños y algún que otro grandullón.

A partir de los años setenta los niños nacían en el Hospital o en la Cruz Roja de Avilés, pero antes todo el mundo paría en casa si no había complicaciones.
Se construyó un Hospital en LLaranes para los empleados de la Empresa donde se les atendía médicamente. Un " practicante" del hospital de LLaranes era Cortina que siempre estaba dispuesto para hacer lo que se necesitara por sus vecinos de Trasona.

Las viviendas en Trasona aumentaban de día en día, surgieron barrios nuevos como Favila, Varela, el Valdés, normalmente cogían el nombre de la persona que lo empezaba o promovía.
En los años cincuenta y sesenta había dos "contratistas de obras" que hacían casi todas las viviendas que se construían en ese tiempo eran: Belisario el del Roxo y Rubín de ca´ la Pepa.

Muchos vecinos construían ellos solos con sus mujeres sus casas, es de destacar Vicente y Maruja que hicieron una casa en Fafilán de dos plantas con escalera de caracol externa, construidas las columnas con botes grandes de tomate en conserva, además de un pozo excavado por él mismo que casi le lleva la vida, la casa y el pozo todavía se conservan en perfecto estado.
Fué una época de progreso para nuestro pueblo.
imagen
A Trasona, la atraviesa la carretera nacional que une Avilés con Gijón, antiguamente y desde que yo recuerdo, además tenía una vía paralela a esta carretera como a unos 50 metros al sur de esta. La utilizábamos sobre todo en verano ya que atajábamos y como no pasaban los coches era mucho más segura. En invierno era algo más complicado ya que era todo barro y el acceso se hacía casi imposible. A pesar de esto a los que no nos quedaba más remedio que atravesarla, teníamos que hacerlo. Como no se hacía ningún tipo de mantenimiento siempre había ratas que a los niños nos daban miedo, más que ratas eran “aguarones”.
Esta vía era el resultado de un proyecto para construir un tren que nunca se llevo a cabo, por lo de siempre “malversación de fondos”, la llamaban la vía del estratégico, tenía varios puentes para unir las dos partes del pueblo, estos puentes servían en invierno para que las familias de raza gitana que llegaban a nuestro pueblo les sirviesen para resguardarse de la lluvia y las heladas.

Recuerdo a dos o tres familias que llegaban en sus carros tirados por mulas o caballos, aquellos carros tenían de todo, sobre todo el de una de las familias que más venían era un carro con estanterías donde la mujer colocaba todos sus utensilios perfectamente ordenados. Esta familia estaba formada por el matrimonio y, al principio siete hijos que luego fueron aumentando. Por las noches y para calentarse hacían fogatas, sus hijos, tocaban las palmas, cantaban y bailaban y muchos niños del pueblo queríamos ser gitanos y vivir como ellos.

Pasados unos años llegó otra expropiación al pueblo, eran los años 70, esta vez seria para hacer la autopista que uniría Avilés, Gijón y Oviedo la famosa “Y”, se utilizo el trazado de la anterior vía del estratégico y continuaron expropiando casas y fincas. Como era para un bien social dejo a los vecinos sin casas y con una aportación muy pequeña que les habían dado por la expropiación.
Muchas familias vieron como casas que ya habían pertenecido a sus padres, abuelos, casas muy antiguas, llegaban las excavadoras y en un visto y no visto la casa estaba destruida, con los hórreos, al ser un monumento regional, no se podían derrumbar por lo que se desarmaban y se volvían a armar en otro lugar.

Fueron tiempos difíciles para todas las familias afectadas ya que no les dejaban construir una nueva casa o cuadra en sus fincas por estar todo Trasona considerado zona industrial en el PGOU, al fin se consiguió autorización para construir a los expropiados, todas las casas tenían una construcción parecida, era el modelo de casa asturiana de labranza en los años setenta.

La autopista cambio la vida del pueblo, lo dividió en dos partes, la norte más urbana e industrial y la sur más rural. Los vecinos teníamos que rodear mucho para poder ir al otro lado de la autopista y hasta los muertos después del funeral tenían y tienen que dar un paseo bastante grande hasta el cementerio.

La autopista se construyó de cemento con ranuras, dijeron que daba seguridad con lluvia pero que provoca un ruido tremendo al pasar los coches y afecta en el sistema auditivo de los que viven a un lado y al otro de ella.

Los primeros meses y hasta el primer año, había un accidente por semana en el tramo que pasa por nuestro pueblo, los coches daban vuelta de campana, se caían a la mediana o chocaban al adelantar, todo fruto de la inexperiencia, por suerte, no eran muy graves y los vecinos acudíamos a auxiliarlos, entonces no había vallas en la autopista y no pasaban tantos coches como ahora.

Con la industrialización además de puestos de trabajo, dinero y prosperidad a nuestro pueblo llegaron la contaminación, los ruidos y los humos, a nuestras casas caían y caen unas partículas negras brillantes que lo invadían todo, especialmente nuestros pulmones.

Además de esta contaminación al inicio de la carretera de Candás están los hornos de cal que dejan los tejados de las casas vecinas blancos como si estuviesen regados con harina, con todo esto pusieron otra empresa contaminante en esa zona ENFERSA, una empresa de fertilizantes de la que salían y salen unos humos amarillos, acido nítrico, que produce la lluvia ácida, pero en los años que hicieron todo esto a nadie le importaba nada, hoy estamos pagándolo muy caro, hubo y hay muchas personas enfermas de cáncer.

Quizá sea el precio que hay que pagar al vivir en una zona industrial.

A pesar de todo esto Trasona se llenaba de edificios, se construyeron bloques en el Cueto al lado de la estación el edificio San Vicente, un poco más arriba en el Pedrero otros bloques de pisos también de cinco alturas pero sin ascensor en los bajos de esos pisos se hicieron bares, tiendas y hasta un banco, hoy cuarenta años más tarde se están colocando ascensores en todos los portales porque a los vecinos cada vez les cuesta más trabajo subir los cinco pisos.

Enfrente de esos pisos que estaban construidos entre dos de los restaurantes más famosos de nuestro pueblo de aquella época, que eran "Casa Generosa " y "el Xavina" regentado por Ramón Perez una de las personas mejores de Trasona, se constituyó el Centro cultural y recreativo de Trasona una entidad con muchos socios que estaba situado en una casa con unas escaleras muy empinadas, con un bar y en sus salones se hacían bailes de Fin de Año, de disfraces, funciones de teatro, partidas de parchis para las señoras, juegos de billar, etc.

Al lado del centro los socios hicieron una piscina, la primera de la zona en la que se comenzaron a impartir clases de natación, hasta entonces los niños del pueblo habían aprendido a nadar en el río o en Perlora que era donde íbamos todos los niños por el verano en el Carreño , al llegar a la estación, las riadas de gente que bajaban por la cuesta eran impresionantes, nuestras madres llevaban unas enormes cestas con la ropa para cambiarnos, las toallas y sobre todo la merienda para comer en el prado después del baño entre las rocas de la playa de la Residencia, allí aprendimos muchos a nadar cogiéndonos a las rocas y con las clases que daba mi madre a nosotras y a todos los niños ya que ella nadaba muy bien, ella y Conchita la carnicera, las dos se llevaban la palma nadando porque siempre habían vivido al lado del mar.
Casi todo Trasona íbamos a esta playa , otros iban a la de Carranques porque era mejor , no tenía tantas piedras pero era más peligrosa.
Este año hemos vuelto a visitar la playa de nuestra infancia y nos a pareció pequeñísima, no entendíamos como podíamos entrar tantos y el sacrificio que teníamos que pasar hasta llegar al agua cuando la marea estaba baja, cuantas culadas llevábamos al patinar en las rocas, pero no pasaba nada todo quedaba compensado con el baño y con los bígamos y la llámparas que cogíamos, antes no estaba nada prohibido no es como ahora y recuperábamos fuerzas con los bocatas que merendábamos en el prado después del baño.

El centro también construyó pistas de tenis en donde se daban clases, pero a últimos de los años noventa la casa del centro amenazaba ruina y el Ayuntamiento llegó a un acuerdo con los socios para derribarlo y construir un centro municipal es un local grande con una cafetería en la parte de abajo para que los que se pasen no bajen a " rollones " como antiguamente bajaban por las escaleras los que se pasaban un poco, tiene unas salas muy amplias para reuniones o exposiciones, biblioteca y un salón para conferencias en la parte alta, con ascensor para las personas impedidas, pero ya no es lo mismo , ya no se celebraron más fiestas de Fin de Año, la música retumba mucho, uno de los actos principales es la noche de reyes en la que los Reyes Magos después de recorrer el pueblo subidos en unos tractores y regar el pueblo con caramelos, que regalan a los niños, reciben a todos los niños de Trasona recogen las cartas y les hacen un regalo a cada uno posando con ellos para la foto. Al hablar del centro no podemos olvidarnos de Angel y de Chas que fue el alma del centro y de las fiestas durante muchos años, ahora su hija Noelia a cogido el testigo de su padre esperemos que relance el centro como en sus años de oro
.
En Trasona no estaban solo las instalaciones deportivas del Centro Cultural, antes se construyó una pista para jugar al jockey que estaba situada entre los dos poblados de Ensidesa y era para jugar el equipo perteneciente a la empresa, los niños y niñas que pertenecían a ese equipo casi todos eran de Trasona, hoy ya son todos cincuentones y en ese lugar se construyó un campo de fútbol municipal, cerca del palacio hay otro campo de fútbol, el del C. D.Trasona, también había instalaciones para el tiro al blanco y tiro a precisión y club de piraguas de Ensidesa, club de tiro con arco, y club ciclista de Trasona, en la actualidad en nuestro pueblo tenemos un polideportivo privado con piscinas climatizadas y un campo de golf de 18 hoyos.
Un deporte que hizo famoso a nuestro pueblo en todo el mundo es el piragüismo que empezó bajo la protección de Ensidesa, hoy todavía continúan y en las instalaciones que hay en el pantano está el centro de alto rendimiento nacional.
Hablando del Chas me vienen a la memoria el nombre de unas cuantas personas que hicieron posibles las fiestas de San Pelayo en nuestro pueblo el primero fue Isidro, que construyó hasta carrozas, también están Reguera, Penin, Angel y Manolo el de C`María, todos trabajaron para que el pueblo disfrutase.
En los años setenta y ochenta un a parte de la juventud de Trasona se fue a estudiar a Oviedo, hicieron carrera de ingenieros, médicos, otros se fueron fuera para hacer farmacia, la mayoría a Santiago, y otros hicieron ingeniería en Gijón, pero lo que abundó en la Trasona de la época fueron enfermeras y maestras, aparte de los jóvenes que hicieron maestría o fueron a Aprendices de Ensidesa, se colocaron en la Empresa y empezaron a ganar dinero desde muy jóvenes, otros muchos castigados por no estudiar bien, aprendieron el oficio desde muy niños en alguna empresa relacionada con el metal o la construcción que era lo que más había en nuestro pueblo y se acostumbraron al dinero y ya no quisieron estudiar más , el castigo de sus padres no resultó como ellos esperaban.

Hoy nuestros jóvenes casi todos tienen estudios superiores pero los trabajos no están como hace años y si quieren trabajar en lo que les gusta tiene que irse fuera de Trasona y lo que es peor fuera de Asturias y de España.
En nuestro pueblo los cambios parecen cíclicos cada 20 años se realiza un nuevo proyecto que cambia la vida de los vecinos, fue en los años 50, en los 70 y en los 90 se volvió a repetir para construir un gran centro comercial, Parque Astur.
Los terrenos eran de especial protección por estar en el entorno del pantano, los propietarios nunca pudieron construir, pero llegaron los promotores madrileños y consiguieron los terrenos por expropiación forzosa, alegando bien social.
Tras muchos disgustos de los dueños de las fincas y tener que contratar abogados para que los asesoraran, el propio Ayuntamiento contrató "al abogado más caro de Asturias" según palabras del concejal de urbanismo, para recurrir el precio dado por justiprecio y luchar contra los propietarios de los terrenos, los vecinos del pueblo, para beneficio de los promotores, el ayuntamiento de Corvera fue en contra de sus vecinos.
Muchos de los expropiados todavía están esperando el dinero.
Fue una postura penosa por parte de los políticos de aquellos años" luchar en contra de los vecinos con el dinero de los propios vecinos", no lo hemos perdonado.

Se ofrecieron muchos puestos de trabajo, se hicieron grandes colas para dejar el curriculum, pero luego como siempre, los puestos fueron dados a quien ellos quisieron.
Lo mejor de este centro comercial aparte de ocho cines, tiendas y cafeterías fue que se hicieron accesos a la autopista porque antes las entradas nos quedaban a dos o tres Km.

Al hacer el centro comercial y los accesos, los promotores inmobiliarios vieron una gran oportunidad de hacer dinero en nuestro pueblo, esta situado en el centro de Asturias, a pocos Km. de Gijón, Oviedo y el Aeropuerto de Asturias, además tenían todas las facilidades por parte de las autoridades.
Lo primero que hizo el Ayuntamiento fue cambiar en uno de los sitios mejores del pueblo, más de un millón de metros cuadrados de genéricos a urbanos, para hacer una urbanización con campo de golf, los propietarios de los terrenos no dieron importancia a estos cambios, cuando llegaron las cartas con los precios de tasación del suelo se unieron y contrataron un abogado que se ofreció a defenderlos a cambio de un ocho por ciento del dinero que pudiese conseguir por encima de lo ofrecido.
Fue pasando el tiempo y parecía que el abogado había parado el proyecto con sus alegaciones.

Cuando llegó la hora de pagar la contribución los propietarios debían de pagar una gran cantidad de dinero, y así un año tras otro durante cuatro años, aumentando más cada año, algunos estaban un poco apurados pero el ayuntamiento no tenía prisa, el abogado tampoco ni las promotores y menos los ganaderos que estaban sacando rendimiento a sus terrenos y a los de los vecinos.

En 2004 con las elecciones cambió el gobierno municipal, y algunos propietarios asfixiados por los impuestos y de acuerdo con el nuevo alcalde, acordaron vender sus terrenos a los promotores y se realizó el campo de golf con sus casas, y un gran hotel de cuatro estrellas y un spa y gimnasio abiertos a todo el publico, el primer año con precios muy accesibles y los muchos vecinos aprendimos a jugar al golf y nos relajamos en el spa, la urbanización se llama "los Balagares".

Los ganaderos que vivían en Truyés que así se llamaba esta zona compraron terreno para sus caserías fuera de Trasona. Una de las personas que más sufrió y luchó con este proyecto fue Kuki, se estableció en la zona de Gozón y falleció antes de poder disfrutar de la casa que estaban construyendo a causa de un accidente en su finca, desde aquí un recuerdo para ella por su lucha para seguir en sus tierras.

Mientras se llevaba a cabo este proyecto, aparecieron en escena, como siempre respaldados por el alcalde y concejal de urbanismo, unos ¿promotores? madrileños que pretendían hacer 474 viviendas en unos terrenos de especial protección, donde los propietarios no podían construir una vivienda típica asturiana, situados al lado del centro comercial y del pantano de Trasona.

Los propietarios de los terrenos se volvieron a unir y acudieron al mismo abogado de Oviedo que llevaba la expropiación de Truyés, ya que algunos propietarios estaban afectados por los dos casos.
El abogado volvió a ofrecer las mismas condiciones, y si no se hacía el proyecto no cobraría nada, pero según el no había quien parase una expropiación.

Como no les parecía suficiente con todo esto, los mismos promotores del centro comercial pretendían construir 1500 viviendas entre el campo de golf y los núcleos rurales de Fafilán y Overo invadiendo mediante un plan parcial los terrenos de los núcleos rurales para construir viviendas de ocho alturas.
Se pretendía expropiar cerca de dos millones de metros cuadrados en nuestro pueblo.

Los propietarios nos unimos y formamos una "plataforma de afectados por expropiaciones", luchamos contra el Ayuntamiento, contratamos un abogado maravilloso que nos dio consejos, nos hizo alegaciones que fotocopiábamos y entregábamos a todos los vecinos afectados, buzoneamos por todo el concejo informacion, y recogimos 2900 firmas de apoyo, hicimos manifestaciones con pancartas, salimos denunciando en la prensa, visitamos la Junta General del Principado para hablar con todos los partidos políticos buscando el apoyo de la oposición que llevo la causa a debate en la Junta, vinieron todos a Trasona para apoyarnos y conseguimos que no se hiciese nada más que la urbanización del campo de golf, porque muchos de los propietarios querían vender más del 60%.

El abogado de Oviedo que decía que no se iba a poder parar nada, quedó asombrado cuando lo conseguimos hacer y sin él, aunque decía que no nos iba a cobrar nada nos pidió una cantidad de dinero por las alegaciones que había hecho, todo lo contrario que el abogado de Avilés, que fue una excelente persona, un recuerdo muy especial para él.

Los promotores de el proyecto de las 474 viviendas que se iban a construir en Gavitos al lado del pantano se habían puesto a vender los pisos antes de tener los terrenos, amenazaron a la presidenta de la plataforma en la prensa con demandarla por estropearles la venta al salir en la prensa advirtiendo que el terreno todavía era de los propietarios que no habían vendido.

Muchas personas no hicieron caso y dieron dinero a cuenta y como reserva, aprovecharon el efecto 2000, se demostró que los " promotores " no tenían dinero , se pelearon entre ellos y nadie se responsabilizo de nada, hubo mucha gente que perdió todo lo que había pagado.

El proyecto de las 1500 viviendas para Villastur nunca se llevo a cabo, el promotor que era el mismo de Parque Astur, debe de estar dando las gracias a la Plataforma de afectados por no dejarle comprar los terrenos porque con la crisis actual hubiese quedado sin dinero y sin poder construir.

En los terrenos de Parque Astur se construyó ademas de los centros comerciales el hotel" Parque Astur" de cuatro estrellas, igual que el de " Los Balagares " en el campo de Golf de 18 hoyos y con Spa. y muy buenas ofertas de fines de semana y puentes.

Hoy en nuestro pueblo ya no quedan ganaderías, solamente dos familias en Santa Cruz tienen ganadería, y alguna que otra familia sigue criando cerdos y algún xatin para casa, además de gallinas y conejos, pero cada día son menos.

Hay alguna plantación de manzanos en torno del pantano, manzanas de sidra, y árboles frutales sobre todo perales y ciruelos, así como tierras plantadas con berzas, lechugas tomates, fabas y patatas, en la época del maíz también se ven campos plantados, casi todos por la casería de C´Llazaro que son los que actualmente siegan casi todas las fincas de Trasona, exceptuando las que siega Agustín el yerno de Arturo C´lelo que tiene ganado entre Trasona y Piedeloro.