Italia, 218 a.C.

ITALIA, situación antes del comienzo de la II Guerra Púnica.

 

Antiguamente los romanos consideraban que Italia se acababa en la linea formada por Etruria en la costa tirrena , y el río Aesis por la vertiente Adriática (mas adelante se adelanto la frontera hasta el Rubicon).

Los años que preceden a la II Guerra Púnica son años en que Roma comienza a practicar ya su ya próximo y despiadado imperialismo. Se dice que no pudo intervenir antes contra los avances cartagineses por los problemas y las guerras que se suscitaron en sus fronteras. Primero fue la I Guerra Iliria mas tarde la dura y difícil guerra final contra los galos de la Cisalpina y sus aliados, y por ultimo la II guerra Iliria.


LA FRONTERA DEL NORTE

Poco antes del comienzo de la guerra púnica, Roma parecía decidida a meter en cintura a los celtas y a tal efecto provoco una guerra en la que sus contrincantes, resueltos a derrotar de una vez a su enemiga irreconciliable, hicieron venir a gran numero de aliados desde la Galia, al otro lado de los Alpes. Roma contó por aquel entonces del concurso de algunos pueblos de la Cisalpina como los venetos y los cenomanes, pero finalmente la iniciativa corrió de a cargo de los celtas, estos, reunido un inmenso ejercito, dicen que el mayor visto en Italia, invadieron Etruria (225 a.C.) en donde se toparon con dos ejércitos consulares romanos ante quienes retrocedieron, por ultimo, acorralados por los romanos, que habían traído otro ejercito de Cerdeña, fueron exterminados en una sangrienta batalla, Telamon, en la que 40.000 celtas fueron muertos. La contraofensiva romana no se hizo esperar, se invadió la Cisalpina, los Boyos se entregaron y tras derrotar en batalla a los insubros se puso fin a la guerra con el asedio a Mediolanum, capital de este pueblo (222 a.C.). Para asegurarse bien el control de la región, Roma se anexiono el territorio suficiente para mantener una lineas de comunicación abiertas con las dos colonias latinas que se situaron en el corazón de la Cisalpina, Piacencia y Cremona. Otro fruto estratégico de esta guerra fue la alianza obtenida (parece ser que en esta época) con los ligures que habitaban en Genua (Genova) que entraron a formar parte del sistema de alianzas romano como foedus aecuum, la ciudad prestaría muchos e inestimables servicios como eslabón en las lineas de comunicación entre Italia e Hispania y la Cisalpina.

Todo el proceso de romanizacion de la Cisalpina estaba pues muy verde, la conquista y sujeción de los celtas estaba comenzando, de hecho se acelero la instalaciòn de las nuevas colonias de Piazencia y Cremona con las noticias de la guerra, se completaron sus fortificaciones y seis mil colonos fueron destinados a las mismas. La noticia de que el general cartaginés había llegado a la Galia y se aprestaba para llegar a Italia levanto de nuevo en armas a los Boyos y estos a su vez a los Insubros, pero fueron sobre todo Boyos, los mas afectados por la reciente guerra con Roma pues soportaban en sus tierras numerosos emplazamientos romanos, los que lucharon ahora con mas saña..

Situacion en la Cisalpina, 218 a.C.

 

Colonias latinas

Vía Emilia, mas o menos bajo control.

Territorio romano

Las mas belicosas tribus celtas, siempre dispuestas a la rebelión.

 

Lo cierto es que los cisalpinos, si bien se levantaron en armas, no dispusieron de la mas mínima iniciativa durante la II Guerra Púnica, de haberse comenzado esta tan solo cinco años antes habrían contado los cartagineses con un aliado potencial de gran envergadura y posiblemente decisivo para inclinar la balanza de su lado, en la gran guerra que enfrento a cartagineses y romanos, los celtas no fueron si no una triste sombra de lo que habían sido.


LA REPÚBLICA DE ROMA, La Italia sometida a Roma.

Siempre complicado, el sistema o red de alianzas o de distintos grados de sumisión que los romanos reparten por Italia es siempre muy difícil de definir y no digamos de señalar sobre el mapa, aquí va un ejemplo, siempre superficial y sin entrar mucho en detalles.

 

Entre los años 236 y 222 una sucesión de duras guerras contra los galos cisalpinos terminan con la sumisión de Insubros, Boyos y Sennones. Los Cenomanes son aliados de Roma.
Entran en esta denominación las ciudades conquistadas a la fuerza y que disponen por ello del status de civitates stipendiariae están obligadas a pagar tributos. Otras ciudades se asocian con Roma mediante tratado, son las civitates foederatae, de las que existen varias clases o modelos. Hay ciudades que incluso pueden recibir el derecho de ciudadanía incompleto, civitas sine suffragio.En general disponen de guarniciones romanas (con prefecto)
El territorio propiamente del pueblo romano, el Ager publicus, ampliado sucesivamente gracias a las confiscaciones echas a los pueblos que generalmente mas se han resistido a la expansión romana.
Son los socii que disfrutan de la condición del ius Latii, comparten con los romanos todos los costes y riesgos que conlleva la expansión pero son considerados en Roma como extranjeros, peregrinii, ya que no poseen la civitas romana. La lealtad es asegurada entregando precisamente a las oligarquías locales la ciudadanía romana.

Algunos son aliados, "socii"; otros tienen un pacto ("foedus") especial con Roma (raramente), firmado en pie de igualdad ("foederati"). Los pueblos no romanos son entendidos por Roma como compuestos por "civitates", análogas a Roma misma. A cada una se le asigna un estatuto jurídico determinado: excepcionalmente, se le concede la "civitas Romana". Un nivel privilegiado es conceder el "ius Latii", al modo de los antiguos aliados de la Liga Latina arcaica, que tendía a asimilarlos a los romanos cuando los latinos no romanos se trasladaban a Roma. Otros niveles son los de "civitates liberae", "inmunes" o "stipendiariae", según la benevolencia de Roma. Casi todas conservan su legislación e instituciones, lengua y costumbres y renuncian a política exterior propia. Según su grado de resistencia su territorio ("ager") es declarado por Roma, en todo o en parte, "ager publicus populi Romani" y se entrega, en ese caso, en "posessio" (no en "proprietas") a ciudadanos romanos. Estos repartos son decididos por la "nobilitas" (el Senado), cuyos miembros se lucran extraordinariamente de tales lotes, en detrimento del resto de la ciudadanía. Las categorías de "municipium" y "colonia (civium Romanorum)" aluden a entidades cuyos habitantes libres son ciudadanos romanos. Los municipios o colonias "Latinorum" se benefician del "ius Latii" y sus oligarquías (miembros de los consejos municipales) adquieren la ciudadanía romana.

 

 

Pagina principal Enlace con la Pagina principal de la Web Aníbal y la II Guerra Púnica   Ver diccionario de personajes Enlace con el diccionario de personajes históricos