LIBROS: Las cuatro vidas de Juan Ignacio Luca de Tena

pag. principal Razón Española

LIBROS: Las cuatro vidas de Juan Ignacio Luca de Tena

Comentario de A. Maestro al libro de Miguel Martín

LIBROS: El catecismo romano ante Felipe II y la Inquisición española indice LIBROS: La iglesia católica en la segunda mitad del siglo XX

LIBROS: Las cuatro vidas de Juan Ignacio Luca de Tena

Martín, Miguel: Las cuatro vidas de Juan Ignacio Luca de Tena, ed. Planeta, Barcelona 1998, 358 págs.



El autor, que es humorista, hace una escapada a lo real para redactar una biografía. Juan Ignacio Luca de Tena nace en 1887 en la posición excepcionalmente privilegiada de quien pronto se convertiría en el único heredero varón de Torcuato Luca de Tena, propietario del diario ABC, verdadero cuarto poder de España hasta que inició su decadencia moral al final de la décadas de los años 70.

Interesado en el periodismo y, sobre todo, en el teatro desde la adolescencia, estrena, a los diecisiete años, la comedia Lo que ha de ser. Pero el gran éxito llega con ¿Quién soy yo?, estrenada en 1935. La comedia más madura quizás sea Don José. Pepe y Pepito (1952). Luego vendrían las monárquicas y populares sobre un Alfonso XII idealizado. Escribió pocos artículos de periódico, y un libro de interesantes recuerdos Mis amigos muertos. Falleció en los primeros días de 1975 sin ver la II Restauración por la que había luchado.

Juan Ignacio Luca de Tena, además de prolífico comediógrafo y aún ocasional actor tuvo una importante faceta política como director de ABC en una enérgica campaña contra la II República, preparatoria del movimiento nacional. Entonces seleccionó un brillante grupo de colaboradores tradicionalistas a la cabeza de los cuales figuraba Ramiro de Maeztu, que era también el animador de la revista «Acción Española», instigadora a la rebelión militar. Sin aquella sistemática y valerosa campaña de su periódico es dudoso que se hubiera producido el alzamiento del 18 de julio de 1936.

Durante la guerra civil, desde el ABC de Sevilla, Luca de Tena fue uno de los más decididos apoyos de Franco, incluso antes de que asumiera la jefatura del Estado. Cuando al ser liberado Madrid, el Generalísimo entregó a su antiguo propietario el periódico que había sido confiscado por el gobierno republicano, Juan Ignacio estampó en la portada del primer número «nacional» este texto de su puño y letra «¡Viva Franco!». Luego fue embajador de Franco en Chile y en Grecia, y procurador en las Cortes por libre designación del Generalísimo. Hasta su muerte, Luca de Tena, que era un indefectible monárquico sentimental de la rama alfonsina, apoyó el Estado del 18 de julio y a Franco con sincera y firme adhesión. No hay la menor duda en suponer que jamás habría permitido que su periódico cambiara de campo y se pasara al antifranquismo pertinaz y a la cerrada propaganda de la izquierda intelectual, incluso comunista.

Biografía amena que, con simpatía apologética, se centra masivamente sobre el comediógrafo, y que confirma la imagen personal que Luca de Tena dejó entre quienes le trataron: fuerte carácter y hombre de honor.



A. Maestro



 

LIBROS: El catecismo romano ante Felipe II y la Inquisición española indice LIBROS: La iglesia católica en la segunda mitad del siglo XX

Cartas a Razón Española

Buzon Pulse aquí para enviar correo


La obra de Razón Española es propiedad registrada
Prohibida la reproducción total o parcial de estos documentos sin previa autorización y acuerdo.