LIBROS: Pablo de Tarso

pag. principal Razón Española

LIBROS: Pablo de Tarso

Comentario de A. Landa al libro de Joaquín Gilka

LIBROS: Ricardo Macías Picavea a través de su obra indice LIBROS: Epistolario de la embajada nacionalista latinoamericana 1937-1938

LIBROS: Pablo de Tarso

Gilka, Joaquín: Pablo de Tarso, trad. esp. ed. Herder, Barcelona 1998, 318 págs.



Sobre el apóstol de los gentiles hay una bibliografía inmensa, inaugurada por el libro Hechos de los apóstoles donde Pablo es el protagonista. Es natural puesto que, como escribe el autor: «Pablo es el teólogo más decisivo de la época neotestamentaria». Y, sin embargo, subsisten muchos problemas biográficos y exegéticos. El primero es el de las fuentes.

Hechos de los apóstoles ¿es una narración digna de crédito? Según el autor, sólo en parte. Hay en ese libro mucho de reconstrucción probatoria y de exaltación legendaria. Las Cartas, atribuidas en el canon bíblico a Pablo ¿son auténticas? Según el autor, sólo siete, la dirigida a los romanos, la primera y segunda a los corintios, las escritas a los gálatas, a los filipenses, a Filemón, y la primera a los tesalonicenses. Las demás son las llamadas deuterocanónicas o del círculo paulino. Incluso alguna de las auténticas es un arreglo posterior de dos o más textos.

Se da como seguro que Pablo nació en Tarso de Cilicia, una vieja ciudad engrandecida por persas, griegos y romanos, pero de cultura helenística (el griego fue la primera lengua de Pablo). Hijo de artesanos, descendientes de esclavos libertos y emigrados a Asia Menor. Una parte de su formación sucedió en Jerusalén en un ambiente de rígida ortodoxia, quizás fariseo. El autor distingue entre la conversión y la vocación, y no da demasiada importancia a la versión anecdótica tradicional. Denunciado por los judíos, fue condenado ante la justicia romana a la que apeló, y fue decapitado en la capital del Imperio.

También la cronología es problemática. Se ignora el año de nacimiento, aunque se sitúa en torno al comienzo de la era cristiana. Se desconoce la fecha de su muerte, aunque se sitúa en torno al 55. Murió, pues, joven. La carta más antigua es la dirigida a los tesalonicenses cerca del año 46; la última la destinada a los filipenses poco antes de ser ejecutado. Los escritos paulinos auténticos se escalonarían, pues, a lo largo de un decenio, y en ellos se revela una evolución teológica, cada vez más alejada del judaísmo. Es muy dudoso que Pablo viera a Cristo.

Los estudiosos se dividen respecto al enfrentamiento del apóstol con los primeros judeocristianos. El autor entiende que esa tensión se produjo y que terminó con el triunfo de la posición paulina, original y decisiva. Adopta una actitud ecléctica respecto al judaísmo o al helenismo de Pablo, que presenta como heredero de ambas tradiciones culturales. Nietzsche acusó al apóstol de «odio contra Roma». Exageró; pero la influencia de la filosofía romana en las Cartas no es apreciable.

Gilka dedica su capítulo central al tema de la justificación por la fe y no por las obras y, en parte, coincide con la exégesis luterana no radical.

Investigación erudita que toma en consideración la bibliografía reciente y que, dentro de la ortodoxia interpretativa, utiliza sistemáticamente la crítica filológica e histórica. Un homenaje académico al fundador de la teología cristiana, un gigante entre dos civilizaciones, la oriental y la occidental.



A. Landa



 

LIBROS: Ricardo Macías Picavea a través de su obra indice LIBROS: Epistolario de la embajada nacionalista latinoamericana 1937-1938

Cartas a Razón Española

Buzon Pulse aquí para enviar correo


La obra de Razón Española es propiedad registrada
Prohibida la reproducción total o parcial de estos documentos sin previa autorización y acuerdo.