CRONICA: La política. Por M. Jiménez Quílez

pag. principal Razón Española

CRONICA: La política. nº 96

Por M. Jiménez Quílez

artículo anterior indice siguiente artículo

CRONICA: La política

Resultados electorales. Pocas veces un resultado electoral contenta por igual a las partes que intervienen. Pues bien en las celebradas el 13-J (europeas, autonómicas y municipales) tanto el Pp como el Psoe se muestran satisfechos.

No ofrece dudas el triunfo del Partido Popular en las tres convocatorias electorales. Pero no lo es menos que el Psoe exhibe con razón su gozo por haber recortado las distancias anteriores.

El Pp vence en Madrid, Valencia, Zaragoza, Málaga y en la mayoría de los municipios. El Psoe conserva La Coruña y Barcelona, donde Ciu retrocede y «moja» en algunos Ayuntamientos de Castilla-León. El Pp gana en Vitoria y empuja en Bilbao, y el Psoe en San Sebastián mientras Eh sube a costa del Pnv. El Pp mantiene su mayoría en Madrid, Castilla y León, Valencia, Aragón y Murcia, Cantabria y Baleares, pero el Psoe le gana en Asturias. Bono y Rodríguez Ibarra retienen en sus manos a Castilla-La Mancha y Extremadura. Gil y Gil gana en Ceuta, Melilla y Campo de Gibraltar y algunos pueblos importantes de la provincia de Málaga.

El triunfador en Galicia es el Bloque a expensas del Pp y de su derrotado estratega, el Sr. Cuiña.

El gran pagano de la euforia del Psoe es Iu, que se derrumba y pierde un millón doscientos mil votos. Será difícil que levante cabeza.

Dicho de otra manera: en las elecciones del 13-J, el Psoe recorta su diferencia con el Pp a costa de ese derrumbamiento de Izquierda Unida. Los populares mantienen su hegemonía autonómica, salvo en Asturias, donde gobernará el Psoe; el Pp vence en la mayoría de las grandes ciudades, pero los socialistas podrían recuperar alcaldías con pactos con Iu; (ahora se habla de la posibilidad de pacto con el BNG), el Pp mantiene la mayoría absoluta en cuatro capitales andaluzas; los alcaldes de las tres capitales de provincias vascas depende de los pactos electorales. El Psoe barre a Ciu en Barcelona y Bono e Ibarra mantienen sus feudos.

Pero ojo: Eh entra en la Eurocámara, y el Bloque Nacional Gallego obtiene asimismo un avance espectacular que le hace ganar alcaldías importantes de Galicia.

Para sintetizar lo ocurrido, vale el titular: «Triunfo del Pp en las tres elecciones y sensible recuperación del Psoe».

El panorama de los días posteriores al 13-J se complicará bastante, pues son de prever toda clase de acuerdos entre el Psoe y los restos del naufragio de Izquierda Unida, pactos entre el Pp y Psoe para hacer frente al Bloque Nacionalista vasco; la presencia en el Parlamento europeo de una minoría abertzale integrada por eurodiputados de Ciu (3), Pnv (2), Eh (1), Bng (1) y Coalición Europea (1), nueve diputados en total, pueden enredar mucho y enredarán.

El Pp tendrá que hacer frente a un Psoe ensoberbecido por su avance y convencido de que las próximas generales son suyas. Para ganar no ahorrará demagogias ni dejará de ejercer una oposición permanente.

Aznar y los suyos deben cuidar muchísimo sus actuaciones y decisiones políticas. Como ha escrito un colega el Partido popular «no tiene ganadas las elecciones generales. Los resultados del 13-J demuestran que el Psoe no esta descompuesto sino vivo, no esta genuflexo sino en pié, no implora sino exige».

El Gobierno Aznar, por lo tanto, debe replantearse muchas de sus conductas actuales: rebajar el tufillo de cierta altanería que en ocasiones exhala, aplicarse más y más a detectar la voluntad de la opinión pública, respeto a sus orígenes y verdadera filiación, cumplir sus compromisos políticos, tomar la iniciativa y actuar con prontitud y eficacia. No puede, por ejemplo, mezclar a España en una contienda militar y prescindir de explicarlo ampliamente en el Parlamento y a la opinión pública, aspecto este en que su actuación ha dejado mucho que desear. No todo en materia de información se arregla con designar a un Ministro portavoz del Gobierno, menos si el Ministro elegido para esa difícil tarea es duramente combatido, con razón o sin ella; no caer en situaciones tan poco propicias para su imagen como el amparo a la actuación de Ministros como el de Fomento durante la pasada larguísima huelga de pilotos con los aeropuertos nacionales atascados durante semanas y semanas, evitar a todo trance situaciones humillantes como la originada en la visita a Rusia; conceder un poco de sosiego al avión presidencial, en constante ajetreo de un continente a otro, ofreciendo la impresión de que se trabaja de una manera vertiginosa, en vez de ofrecer las horas de despacho que la vida política parlamentaria exige; dando la impresión de un presidente absorbente incapaz de delegar funciones que no puede asumir porque el día no tiene más de veinticuatro horas y la semana no pasa de siete días. Y ser inflexible con quien lo merezca (no se puede perder el gobierno de una autonomía como la asturiana, por ejemplo). Hay que cortar cuando hay que cortar y caiga quien caiga. La confrontación política es necesaria con los partidos de la oposición. Oir a estos es obligado en el juego parlamentario que debe ejercerse sin crispación. En la medida en que ello sea posible, la opinión pública agradece el buen tono que no quita sino añade prestigio a quienes lo utilizan.

En estas elecciones ha surgido y ha triunfado Gil, ni liberal ni autoritario. Un grupo sin ideología que se está haciendo con el gobierno de zonas importantes del territorio nacional y en estos momentos se dispone a ejercer su triunfo electoral nada menos que en Ceuta y Melilla. Es un síntoma de la crisis de la partitocracia por su distanciamiento del ciudadano.



La campaña. Las campañas electorales de estas triples elecciones no han alcanzado el nivel de rigor mínimamente exigible. Se trataba, como es sabido, de las elecciones municipales, de los autonómicos y de los diputados europeos. Hubiera sido lógico que en cada uno de estos tres grandes temas hubiesen puesto en juego proyectos, ideas, posiciones originales y diversas. Reducida la campaña en términos generales a la confrontación entre las dos cabezas de lista de las europeas, ambas vascas: Loyola de Palacio y Rosa Díez han llevado, nunca mejor dicho, la voz cantante en los mítines. Con lengua desenvuelta, la candidata socialista se limitaba a repetir una y otra vez en términos vivos que este país es de izquierdas y que la izquierda es mayoría; Loyola de Palacio, que lo que hay que hacer en Europa es defender los intereses de los españoles. Luego, vienen los Sres Almunia, que ponía verde a Loyola de Palacio y a los populares, intervenía en los mítines populares el Sr. Arenas, quien en tono moderado ponía verdes a los socialistas. En ocasiones máximas, el Presidente del Gobierno certificaba lo óptimo de la situación actual, frente al expresidente González que volcaba toneladas de crispación sobre la campaña, insultaba a placer, llegó a calificar a sus adversarios de mierda (no caben eufemismos, hay que repetir lo que el expresidente dijo). Oir para creer.

En algún momento el Sr. Almunia se atrevía a porponer como candidata a la Presidencia del Gobierno de España a ¡la Sra. Diez!.

En otros mítines aparecía el cascabelero Sr. Morán, prometiendo un jardín en este barrio, una fuente en aquel otro y poco más. La señora Almeida, ofrecía de pronto cientos de miles de viviendas. No importa la cifra -cincuenta mil más o menos- pues es la que se le acababa de ocurrir. Nada obedecía a un plan ni a un proyecto: la más pura improvisación ha primado en estas ofertas de vivendas, rebaja de impuestos, transportes gratuitos, residencias para ancianos, campos de deporte, etc. Todo improvisado, lamentable y ordinario.

Se explica la profunda apatía que estas elecciones suscitan y la baja participación en las mismas. La parte central la ha ocupado la corrupción, el lino y los manejos de que es pretexto tan noble fibra. Y otra vez, el chalé de fulano, la finca que se compra a bajo precio mengano, la parentela bien colocada en el organismo que preside zutano.

Debieran las cúpulas de los partidos ocuparse en serio del prestigio de las elecciones. No se conoce a los candidatos; largas listas de aspirantes a los suculentos sueldos y dietas;pero nadie sabe de quiénes son de donde vienen y cuál va a ser su papel en el parlamento europeo, en el regional o en los consistorios municipales. No es de recibo el bajo tono que mantienen, el grado de crispación que suscitan y el tono notablemente camionero del lenguaje que emplean. No es exagerado afirmar que el ejercicio de la democracia que se hace en España ha acabado con el respeto al sistema. Se comprende la abstención.



España país de viejos. Los demógrafos preven para el año 2025 una España de ancianos. Nuestra natalidad continúa siendo la más baja del mundo y sigue cayendo en picado. Según datos del Instituto Nacional de Estadística en los años del baby boom, 1975, nacían 600.000 niños al año, en tanto que ahora, nacen unos 300.000. Por debajo de la unidad están Galicia, el País Vasco, toda Castilla-León, Cataluña, salvo Barcelona, Huesca, León, Zaragoza, Asturias, Cantabria, Cuenca.

Lo cierto es que la población está disminuyendo en las 17 Comunidades autónomas, lo que determina que España no tenga garantizado el relevo generacional.

Las causas de esta situación son varias y vienen determinadas por el género de vida que se esta imponiendo: la mujer abandona paulatinamente las tareas del hogar, y trabaja fuera de casa y no puede contar con una muchacha de servicio. Este es un problema muy importante. No podemos resignarnos a que el futuro de España sea convertirla en una inmensa Residencia de ancianos.



País Vasco y Cataluña. El problema español más difícil de este momento, lo que don Felipe González ha llamado proceso de desagregación de España. Vascos y catalanes, catalanes y vascos plantean cada día nuevas exigencias, la mayor parte imposible de satisfacer con la constitución en la mano si se quiere que la realidad política que se conoce con el nombre de España no se astille definitivamente.

Esta Crónica tiene que recoger aunque sea sumariamente, las últimas exigencias catalanas -y más que catalanas, del Sr. Pujol- relativas a la precedencia protocolaria. Pretende pasar por delante del Jefe del Gobierno español y no ceder preeminencia de protocolo sino al Rey. Sus diarias «exigencias», su imposición de la lengua catalana en toda manifestación literaria, artística o meramente conversacional, su constante reclamación de no admitir por igual a ninguna otra Comunidad Autónoma, su exclusivismo que en muchas ocasiones roza lo aldeano, su afán de contar con Conferencia episcopal propia, Colegios de Abogados catalanes sin cordón umbilical con Madrid, incluso el de poseer una selección de futbol catalana, rozan ya lo insoportable.

Y, sin embargo, el resto de España mira con cariño a lo catalan, segun encuestas recientes.

Pero Pujol lleva camino de cerrarse tanto sobre sí mismo en sus desaforadas exigencias y quedar recluido en un pequeño círculo, lo que Cataluña no merece. Pero él sigue erre que erre ajeno a todo lo que no sea su obstinado propósito.

El otro tema sumamente grave es el vasco. Estas elecciones del 13-J han tenido la virtualidad de demostrar que en el pais vasco no hay una fuerza hegemónica capaz de asumir el empeño independentista. Sí, en cambio que, felizmente, el País Vasco se distingue por la pluralidad, lo que exige buen ánimo y saber aprovechar esa diversidad en beneficio común.

Se estan celebrando conversaciones centre el Gobierno y la cúpula de Eta. Media la Iglesia, representada por el Obispo de Zamora. Mons. Uriarte.

Es muy pronto todavía para que se haya olvidado el millar de muertos en atentados y atracos. Estan muy vivas las heridas de hace semanas y el horror por esas muertes no se remedia con asignaciones presupuestarias. Lo más razonable es actuar con suma prudencia, dejar pasar un poco de tiempo que sirva de bálsamo al dolor de tanta familia desgarrada por la desaparición de sus seres queridos. Pero no añadir petróleo al fuego y pretender que de la noche a la mañana todo se haya olvidado. Evitemos en lo posible que un loco haga cientos.

Señalamos la vivificante presencia de un grupo amplio de católicos que acusan a la Iglesia vasca de parcialidad, en un documento importante hecho público. Ya era hora. Bienvenido sea.



La Justicia. De la Justicia, los ciudadanos, los medios informativos impresos y radiofónicos en sus tertulias e informaciones, se habla constantemente. Hay una opinión generalizada de que funciona mal y lentamente.

Sin perjuicio de que, en efecto, no todo sea perfecto en el funcionamiento de la gran y difícil máquina de hacer justicia, lo cierto es que hay mucha exageración y que la publicación de defectos notorios en su actuación, no quiere decir que la justicia sea un desastre y no una institución necesitada de reformas; pero que en su conjunto, dada la nueva formación de los jueces y su notoria probidad y decencia, insistimos, se abusa de la imagen de una justicia débil e inoperante.

Con motivo de la apertura del año judicial, en septiembre pasado, se hizo público que había más de 200.000 causas pendientes en los juzgados madrileños. Con razón, los magistrados advirtieron del peligro de un «colapso». Al 31 de diciembre de 1997 quedaban sin resolver 313.000 casos.

El trabajo, pues, es enorme. Y no es una materia en que quepa aplicar el stajanovismo. Cada caso requiere un tiempo de meditación y preparación por parte del juez. Otra cosa es, si los trámites pueden ser abreviados y llegar a juicios rápidos, como se pretende.

Los jueces alegan que no están suficientemente remunerados. Dicen que en los últimos años han perdido más de un veinte por ciento del poder adquisitivo de su sueldo. La ley de retribuciones a los jueces fue un mandato legal de 1985, nunca cumplido tampoco, el compromiso adquirido por el Gobierno en 1989.

Por eso es lógico que las cuatro asociaciones judiuciales se hayan unido para reclamar una mejora en sus retribuciones. En enero último los miembros del Tribunal Supremo se reunieron en Asamblea para solicitar una mejora salarial. Esta reunión fue interpretada casi como una insubordinación, aunque ni en el fondo ni en la forma revestía tal carácter. Se les ratificaron promesas, etc; pero el toro sigue en los corrales.

El Alto Tribunal sufre el cerco del Psoe que no asiste a los actos público que celebra -apertura del Año Judicial, etc-. Hasta tal punto que el Consejo General del Poder Judicial hizo pública una nota expresando que, en su opinión, el Partido Socialista se equivocaba.

Claro que, de vez en cuando, hay actitudes pintorescas insólitas, como la de un magistrado de la Audiencia de Málaga que ha justificado una pena leve en una sentencia porque «llevaba años arreando hostias al reo». Otro juez de familia en Tenerife incluyó entre sus resoluciones versos ripiosos o expresiones afrentosas. Tiene mucho trabajo también la Inspección judicial.

Dos inocentes magistrados españoles han sido expulsados con ludibrio de un restaurante en Santiago de Chile. La aberrante actitud del Gobierno Aznar en el caso del ex-Presidente Pinochet está envenenando la antigua solidaridad hispánica.



El caos aéreo. Este ha sido uno de los problemas más agudos a que el Gobierno ha tenido que hacer frente en las últimas semanas. Actuó con lentitud y debilidad, lo que dió ocasión a que los vuelos de Iberia cosecharan un desprestigio importante. Por fin, tras reuniones maratonianas entre el Sepla (Sindicato de pilotos) y la Compañía, después de la amenaza del Gobierno de tomar medidas drásticas si no se llegaba a un acuerdo, la firma del pacto llegó. Hubo un momento verdaderamente dramático en que Iberia anunció que suspendería ¡16.368! vuelos entre junio y fin de año a causa del conflicto.

Por cierto, que en estos días se ha hecho público que durante el año pasado Iberia ganó 55.000 millones de pesetas, un balance expléndido. Se anuncia para este ejercicio un beneficio de 45.000 millones, lo que favorece su inminente privatización.

Con este motivo el polémico Ministro de Fomento, Sr. Arias Salgado pasó por momentos muy críticos. Una moción de censura contra su gestión no llego a aprobarse por una diferencia de sólo ocho votos.



Edica. Monseñor Sánchez, obispo de Sigüenza-Guadalajara y exsecretario de la Conferencia Episcopal ha dicho en público que «perder el Ya fue un error histórico que la Iglesia todavía paga». «Permitir que se nos escaparan de las manos grandes medios de comunicación, como el desaparecido diario "Ya" fue un error histórico, un momento triste para la Iglesia». Una gran verdad sobre un tema del que se ha procurado no hablar porque ciertamente constituye un grandísimo error, víctima del cual fue la prensa católica seglar de España y especialmente los periódicos de la cadena de la Editorial Católica a los que afectó de lleno. Fue un momento de confusión en que prevaleció una visión esencialmente equivocada de la forma de resolver la crisis, más aparente que real, de la Editorial Católica, editora de «Ya», «El Ideal Gallego» de la Coruña, «La Verdad» de Murcia, «Ideal» de Granada y «Hoy» de Badajoz. Y la Agencia Logos. También, de la Biblioteca de Autores Cristianos (BAC).

Se sucedieron hechos muy dolorosos de protesta ante el cierre de la cadena que tantos y tantos servicios había prestado a la Iglesia a lo largo de años. Y podía seguir prestando, pese a todo, porque en su cierre prevaleció una desatinada visión equivocada mantenida por unas personas eclesiásticas que sabían del mundo de la prensa menos que nada. Otros, incluso prelados aprovecharon para negar la necesidad de la prensa católica.

El cierre de los periódicos de Edica fue tan trascendente que la Iglesia se quedó sin voz. Casi todos los periódicos de provincia de Edica lograron salvarse de la desaparición de ser malvendidos y caer en buenas manos empresariales. Ahí siguen publicándose. Otros, como «Ya» soportaron una cruel y triste agonía hasta su desaparción definitiva. No merecía ese final el gran periódico que fundó don Vicente Gállego y durante tantos años rigió la mano segura de Aquilino Morcillo.

Ahora, tras aquel doloroso traspiés, el episcopado español busca nuevos empresarios que quieran difundir el mensaje cristiano. Está bien el dolor de corazón expresado por Monseñor Sánchez, si presupone propósito de enmienda.

No puede repetirse el increíble desinterés de la Conferencia Episcopal por la suerte de la Editorial Católica que llevó a su desaparición.

En la cuneta quedaron servicios inmensos a la Iglesia y la suerte de unos fidelísimos servidores, de los que los Sres. obispos no quisieron saber nada, y la Iglesia española perdió su voz.



Pujol cierra emisoras. Pujol cerró tres emisoras que funcionaban en Cataluña, emitiendo en lengua catalana, con el solo argumento de que «decían mentiras».

Si se tiene en cuenta que esas emisoras pertenecen a la Cadena Cope, de la que es propietaria la Conferencia episcopal española, se advertirá la gravedad de la decisión. Como siempre, el Presidente, erre que erre, se ha mantenido en su posición y no solamente las ha cerrado sino que las ha redistribuido adjudicándolas -regalado- a nuevos propietarios, amigos de su círculo.

En tono enérgico la Conferencia episcopal española protestó. Pero el cardenal Arzobispo de Barcelona se mostró favorable a la decisión de Pujol. Al propio tiempo se supo que tres obispados catalanes habían sido beneficiarios de la adjudicación de tres emisoras. De parte de la Conferencia no se ha vuelto a saber nada más.

Para que se aprecie la presencia sacerdotal en la cadena, fue sustituido el Presidente seglar de la misma, Sr. Sánchez-Terán, por el Vicesecretario económico del Episcopado, Monseñor Herraez, que a sus anteriores funciones de consejero delegado unirá ahora las de Presidente del Consejo de Administración.

El Episcopado insiste en su querencia a utilizar eclesiásticos en tareas seglares.




Manuel Jiménez Quílez.

 


 

artículo anterior indice siguiente artículo

Cartas a Razón Española

Buzon Pulse aquí para enviar correo


La obra de Razón Española es propiedad registrada
Prohibida la reproducción total o parcial de estos documentos sin previa autorización y acuerdo.