Etica y enseñanza de la religión

pag. principal Razón Española

Etica y enseñanza de la religión

Por Jesús López Medel

artículo anterior indice siguiente artículo

Etica y enseñanza de la religión

Es habitual que, con los cambios gubernamentales en el Ministerio de Educación, aparezcan inmediatamente exigencias sobre reformas o contrarreformas pendientes. Los que vivimos la Ley General de Educación de Villar Palasí, años 1970, -una normativa vigente hasta 1990 con la Logse- y seguimos con inquietud los problemas escolares, podríamos tener parecida tentación: combinar nombres, programas, momentos, retos y urgencias para encontrar soluciones. Parece que la tesitura electoral próxima no facilitará el tratamiento de los grandes temas escolares. Sólo apunto el de la adaptación de las leyes socialistas Lode y Logse a las exigencias educativas que emanan del Tratado de Mastrique.

La cuestión es algo más y distinto a un contencioso, Iglesia-Estado, a lo que he dedicado Constitución, Democracia, Enseñanza de la Religión y varios trabajos en la «Revista del Poder Judicial», glosando toda la jurisprudencia al respecto. La vigencia del Acuerdo de 1979, en desarrollo del artículo 27 de la Constitución, es incuestionable. Cúmplase lo que dice la Ley fundamental. En cuanto a la forma, por el cambio social, podría graduarse. La voluntariedad de la enseñanza de la Religión, se estableció ya en la citada Ley del 70. Para los padres que opten para sus hijos a aquélla, se les da el derecho por la Constitución de 1978 a utilizarla. La Administración ha de asumir esa imperatividad. La Religión es asignatura normal, académica, regular, y valuable. Legalmente es así, tal como la regulan aquellos Acuerdos y la jurisprudencia. Desde luego, ahora ya no habrá -en los padres- el porcentaje del 90% de los años 80. Pero, para que se siga pensando en la opción, debe contarse con profesorado competente, retribuído normalmente, sin discriminación de sus derechos y obligaciones, y sin alternativas poco serias como la del parchís.

La enseñanza de la Religión, es algo más que cumplimiento de la ley. Afecta a la esencia de la educación: impulsa una formación en valores como soporte de una enseñanza de calidad, base de la competividad. Países como Suecia, Dinamarca, o hasta la propia Italia en donde han sido típicas sus restricciones sobre enseñanza de la Religión, aceleradamente han imitado el modelo alemán, definido con detalle en su propia Ley federal.

El cumplimiento de la legalidad y la natural dimensión educadora de lo religioso plantean el problema más allá de un contencioso Administración-Iglesia porque afecta a toda la sociedad. La escuela es una importante fuerza de rearme social. Cara al siglo XXI -que será un siglo en el que habrán de restaurarse los valores morales- la Religión ha de tener un lugar académico normal. Si se hace seriamente, habrá más optantes a la asignatura. En caso contrario, subsistirán las tensiones institucionales y no se atenderá al actual deterioro ético de la sociedad española.



Jesús López Medel




artículo anterior indice siguiente artículo

Cartas a Razón Española

Buzon Pulse aquí para enviar correo


La obra de Razón Española es propiedad registrada
Prohibida la reproducción total o parcial de estos documentos sin previa autorización y acuerdo.