Organicismo de la dictadura

pag. principal Razón Española

Organicismo de la dictadura

Por G.F.M.

artículo anterior indice siguiente artículo

Organicismo de la dictadura

Por real Decreto de 12 de septiembre de 1927 se constituyó una Asamblea Nacional consultiva cuyo número de miembros no podría exceder de 350, en la que habría representantes municipales, provinciales, de derecho propio y de corporaciones. Entre estos últimos figuraban Pedro Sáinz-Rodríguez, Fernando de los Ríos, Luis de Olariaga, Antonio Flores de Lemus, Francisco Largo Caballero, Manuel Llaneza, Víctor Pradera, Ramiro de Maeztu, José Pemartín, Blanca de los Ríos, Vicente Gay, Julio Senador, y José Lorenzo Pardo.

El trabajo principal, encomendado a la Sección primera de la cámara corporativa, presidida por el profesor Yanguas Messía, fue la elaboración de un anteproyecto de Constitución y de las leyes orgánicas complementarias que fueron publicados1 el 6 de julio de 1929. Tal esquema institucional apareció cuando la Dictadura de Primo de Rivera tocaba su fin. Ya el 25 de marzo de 1929, el General había declarado su voluntad de «abreviar los trámites preparatorios de mi cese en el Gobierno», y presentó su dimisión el 28 de enero de 1930, medio año después de que la comisión de constitucionalistas hubiera presentado su anteproyecto pronto truncado porque el nuevo presidente, Berenguer, decidió «retornar a la normalidad» anterior a la Dictadura, o sea, al modelo canovista de 1876, cuyo Senado incluía miembros corporativos.

La democracia orgánica que diseñaba el anteproyecto de la Asamblea Nacional pasó al archivo; pero no por eso deja de ser un fiel reflejo de la alternativa que se ofrecía a la democracia inorgánica o de representación partitocrática. La principal novedad era un Consejo del Reino.

El Consejo del Reino era una institución corporativa prevista en el título V (arts. 44-53) y regulada por una ley orgánica de noventa artículos. De sus treinta y seis miembros, nueve lo eran por derecho propio (Arzobispo de Toledo, Capitanes Generales del Ejército y de la Armada, Presidentes del Consejo de Estado, Tribunal Supremo, Tribunal de Cuentas, y Consejo Supremo del Ejército, Fiscal General del Reino, y Decano de la diputación de la Grandeza); otros nueve designados por el rey de modo vitalicio entre ex titulares de los más altos puestos de la administración; otros nueve académicos, profesores, etc.; otros seis serían elegidos por un colegio nacional de ciento veintiseis electores designados por los municipios, provincias y corporaciones económicas, profesionales y culturales. Este Consejo del Reino, cuyo informe era muchas veces preceptivo, funcionaría como órgano asesor del monarca y tribunal constitucional.

También el Parlamento tenía una estructura orgánica. Para esta cámara legislativa única, cada provincia eligiría a través de sufragio universal un diputado por cada cien mil habitantes y nunca menos de dos; pero sólo serían elegibles ex titulares de altos cargos, académicos y catedráticos. Los municipios y diputaciones elegirían otro diputado por cada provincia. Las Cámaras Agrícolas eligirían dieciocho diputados y otros tantos cada una de las Cámaras de Comercio, de Industria y de la Propiedad. También elegirían dieciocho diputados los Colegios profesionales, otros tantos los sindicatos, y otros tantos las Universidades, Academias y corporaciones científicas o artísticas. Finalmente, el rey podría designar treinta diputados vitalicios.

El esquema corporativo del anteproyecto de la Dictadura no prohibía los partidos políticos; pero los eliminaba como habituales monopolizadores de la presentación de candidaturas, con lo que su relevancia política quedaba considerablemente reducida. En este LXX aniversario del anteproyecto constitucional de la Dictadura se comprueba que el modelo de democracia orgánica, también presente en la II República2, no ha cesado de gravitar sobre el constitucionalismo español hasta que fue descartado en 1978, al institucionalizarse la II Restauración.

Sólo el modelo propuesto por Salvador de Madariaga en su libro Anarquía o Jerarquía (1934) fue más organicista que el de Primo de Rivera.



G.F.M.




artículo anterior indice siguiente artículo

Cartas a Razón Española

Buzon Pulse aquí para enviar correo


La obra de Razón Española es propiedad registrada
Prohibida la reproducción total o parcial de estos documentos sin previa autorización y acuerdo.