Francisco Franco

pag. principal Razón Española

LIBROS: Francisco Franco. nº 93

Comentarios de A. Landa al libro de Eduardo Chamorro Aylon .

artículo anterior indice siguiente artículo

LIBROS: Francisco Franco


Chamorro, Eduardo: Francisco Franco, ed. Plaza & Janés, Barcelona 1998, 236 págs.



No es una biografía más de Franco, sino una colección de ensayos, la mayoría de los cuales apenas tiene relación con el personaje, así los que rehacen la crónica de la Dictadura de Primo de Rivera o de la II República. Hay también un capítulo sobre Acción Española donde el autor sigue la monografía de Morodo y no la reciente de González Cuevas (Vid. reseña en «Razón Española», núm. 89, págs. 360-364) y, por tanto, incurre en errores.

Franco es presentado como un monárquico, pero leal colaborador del Gobierno republicano y contrario a todos los golpes militares que van siendo concebidos o realizados, hasta que el asesinato de Calvo Sotelo le decide a sumarse al alzamiento que capitanea Sanjurjo y dirige Mola. El autor interpreta incorrectamente la carta de Franco al ministro S. Casares Quiroga (23-VI-1936) que no es, como afirma, la «busca de un hueco bajo el sol republicano», sino, evidentemente, una última advertencia para frenar la radicalización frentepopulista y evitar la guerra civil.

En los capítulos finales el autor, apoyándose en un texto de Cassirer traido por los pelos, incluye un ensayo, entre culterano y conceptista, para presentar a Franco como un «mito» político sin que se acabe de entender si se trata de un elogio o de una objección, aunque más bien parece lo primero: Franco como encarnación españolista del humanismo cristiano en lucha contra la rusófila barbarie comunista.

En las páginas finales, el autor reproduce alguno de los más falsos tópicos del antifranquismo. Por ejemplo, que el ejército de Africa practicaba la «aniquilación» cuando, como se le ha reprochado, la táctica de Franco era avanzar con lentitud para evitar destrucciones y bajas; que carecía de «teoría política» cuando antes el autor afirma que dependía de la doctrina de Acción Española; que «contemplaba con manga ancha la corrupción administrativa» cuando la era de Franco es la más honesta de la España contemporánea; que no tenía «escrúpulos» cuando el proverbial prudencialismo de Franco era la traducción de una conciencia moral y nacional muy estricta; que tenía la «ilusión autárquica» cuando la autarquía económica fue la consecuencia del bloqueo y fue abandonada en cuanto el contexto mundial lo hizo posible; que la «prosperidad» de España fue ajena a Franco cuando era él quien nombraba a los ministros y quien les daba la base de poder para actuar (desde que murió, no hemos cesado de alejarnos de la convergencia real con Europa); etc. Además, el autor se hace eco de desinformaciones tan absurdas que resultan cómicas. Por ejemplo, que en los Presupuestos del Estado las fuerzas armadas y del orden absorbían el 45 por 100; la realidad es muy otra, (en 1950 2,6 por 100; 1960 1,7 por 100; 1970 1,6 por 100; 1975 1,5 por 100 del Pib). Otro divertido ejemplo es que Franco consumía seis mil cartuchos en una jornada de caza, lo que supone mil doscientos por hora, o sea, veinte por minuto, uno cada tres segundos (habría que usar decenas de escopetas repetidoras, criar y soltar unas diez mil perdices, y ni el hombro de Hércules podría resistirlo).

Hay un breve apéndice con opiniones sobre Franco donde apenas se selecciona alguna de los que fueron sus colaboradores próximos (Vid. el testimonial volumen colectivo Franco visto por sus ministros, ed. Planeta, Barcelona 1981) y se prefiere a críticos que no le trataron.

Que después de obras fundamentales como las de los profesores Ricardo de la Cierva o Luis Suárez, se escriban páginas como éstas sin un sólo dato inédito, no resulta intelectualmente justificable. No es un libro de historia, sino de columnismo periodístico.

Quien pretenda conocer la vida y la obra de Franco tendrá que acudir a otras fuentes.



A. Landa




artículo anterior indice siguiente artículo

Cartas a Razón Española

Buzon Pulse aquí para enviar correo


La obra de Razón Española es propiedad registrada
Prohibida la reproducción total o parcial de estos documentos sin previa autorización y acuerdo.