Seis Generales de la Guerra Civil

pag. principal Razón Española

LIBROS: Seis Generales de la Guerra Civil . nº 93

Comentarios de J. L. Núñez al libro de R. Casas de la Vega.

artículo anterior indice siguiente artículo

LIBROS: Seis Generales de la Guerra Civil


Casas de la Vega, Rafael: Seis generales de la guerra civil, ed. Fénix, Madridejos 1998, 386 págs.



El general Casas de la Vega, ha publicado numerosos estudios, principalmente de historia militar, entre los que destacan sus últimos libros El terror en en Madrid de 1936 (1994)1 y Franco militar (1996). En la obra que acaba de aparecer traza la biografía de cinco generales y un coronel a los que caracteriza en estos términos: «Sin Mola no hubiera habido conflicto. Sin Queipo de Llano la guerra hubiera acabado en el Estrecho de Gibraltar. Sin Miaja no se hubiera detenido al ejército nacional en Madrid. Sin Vigón no se hubiera montado la decisiva campaña del norte. Sin Rojo las tres grandes batallas de la guerra (Brunete, Teruel y el Ebro) no hubieran existido. Y sin Casado no hubiera sido posible detener la tremenda sangría en marzo de 1939». Adelantemos que estas opiniones, como todos los futuribles, tiene poco valor lógico. Son, además, discutibles: sin Mola ¿media España habría preferido morir? Sin Queipo ¿Franco no hubiera pasado el Estrecho? Sin Vigón ¿no se habría atacado Bilbao? Sin Casado ¿no se habrían rendido los últimos restos del derrotado ejército rojo? etc.

La mayor parte de la vida militar de estos oficiales se desarrolló en Africa y a ello se consagra la mayoría de las páginas. El autor ya había abordado el tema en su monografía La última guerra de Africa (1985). De esta parte de la obra destacan el cambio de bando de Abd el Krim y el desastre de Annual.

A nuestra guerra civil se refieren las últimas 75 páginas. Califica de «pucherazo» las elecciones de 1931 y responsabiliza del conflicto al «dogmatismo republicano». Acusa a Miaja de no haber atajado las matanzas en Madrid y «como su patrón, Azaña hacía que no veía lo que sucedía». El general Vicente Rojo «era poco amigo de la República», pero cayó de ese lado por no haberse incorporado a tiempo a su destino en León; y aconsejó a los del Alcázar toledano que resistieran. Regresó a España en 1957 y fue indultado.

Segismundo Casado inició sus contactos con Burgos en febrero de 1936. Durante las negociaciones trató de ganar tiempo para, según el autor, «abrir caminos para que se fueran muchos, para los peores». El día 25 Franco conminó: «Si el jefe de Madrid se entrega no combatiremos; si no lo hace lo tomaremos por la fuerza; no nos preocupa». No hubo acuerdo, sino rendición, y Casado huyó a Valencia y a Francia. en su libro Así cayó Madrid (1977) Casado acusa a Azaña de «ser agente provocador y principal responsable de la guerra civil».

Obra de sobrio estilo castrense, apoyada en documentación militar oficial, muy vinculada a los tercos hechos y que contiene datos inéditos sobre la guerra de Africa y la preparación del alzamiento.



J. L. Núñez




artículo anterior indice siguiente artículo

Cartas a Razón Española

Buzon Pulse aquí para enviar correo


La obra de Razón Española es propiedad registrada
Prohibida la reproducción total o parcial de estos documentos sin previa autorización y acuerdo.