Defensa de la Nación Española

pag. principal Razón Española

LIBROS: Defensa de la Nación Española. nº 93

Comentarios de Angel Maestro al libro de José Manuel Otero Novas.

artículo anterior indice siguiente artículo

LIBROS: Defensa de la Nación Española

Otero Novas, José Manuel: Defensa de la nación española, ed. Fénix, Madridejos 1998, 648 págs.



El autor es un abogado del Estado, que ocupó altos cargos bajo el gobierno de A. Suárez. En este voluminoso libro recoge varios ensayos, cada uno de los cuales tiene unidad propia y en los que se aborda cuestiones como la profesionalización de la política, el infundado complejo de inferioridad de algunos españoles, la crisis de los valores, la desmilitarización del ejército, la corrupción política, la educación nacional y la enseñanza privada, los contrastes entre derechas e izquierdas, y la integración de España en la Unión Europea. Respecto a este último punto se muestra sumamente escéptico y contempla otras posibilidades como la de la Comunidad Hispánica.

Pero el ensayo principal y más extenso, que inspira el título del tomo, trata de las autonomías y del riesgo de minimización (p. 62) del Estado y desintegración de España. En este punto el autor tuvo una notable responsabilidad puesto que, como Ministro de la Presidencia, fue quien refrendó los decretos leyes por los que el gobierno Suárez estableció las preautonomías (la primera de las trece, la de Cataluña, en septiembre de 1977) que condicionaron a las futuras Cortes y desembocaron en la Constitución de 1978. El autor reconoce que «estuvo plenamente de acuerdo con Suárez» (p. 183) en el modelo autonómico (el arbitrario y burdo «café para todos») y en adelantarlo por decreto a la elaboración de la Constitución. Justifica nuestra vigente ley fundamental y atribuye la grave situación actual a una equivocada aplicación. En esta línea denuncia no sólo laxitud y entreguismo a los nacionalismos periféricos, sino numerosos fraudes de ley por parte de los sucesivos gobiernos desde 1980 (acuerdos autonómicos con el Psoe, primero de UCD y luego del PP). En síntesis, el autor defiende el proceso cosntituyente del Estado de las autonomías en que participó; pero formula una dura crítica política y jurídica a lo realizado después.

¿Qué propone para detener la marcha hacia la desintegración de España por las vías confederales o secesionistas ya iniciadas? Propone movilizar a la opinión y a los partidos para que se llegue a un Gran Pacto que establezca el final de la espiral desintegradora. Esta receta, cuyo contenido no se concreta, no resulta muy realista puesto que no se ve ni a gobernantes, ni a políticos, ni a medios de comunicación de masas dispuestos a tal empresa; más bien el revés.

Otra propuesta es reformar la ley electoral hacia un sistema mayoritario (pág. 292) para impedir que los partidos nacionalistas condicionen la gobernación de España, como viene aconteciendo con González y, sobre todo, con Aznar. Pero el actual sistema proporcional, rechazado por Alianza Popular, fue impuesto por el Gobierno Suárez del que formaba parte el autor, y fue incluido en la Constitución (caso único en el Derecho público) por lo que resulta de muy difícil reforma. Además ¿cómo reaccionarían los nacionalistas, ya radicalizados por las concesiones, ante tan sustancial modificación de las reglas de juego que les favorecen?

Junto a dictámenes jurídicos de administrativista experto, el autor intercala anécdotas personales y consideraciones históricas y económicas. La gran paradoja de este libro es que se defiende la Constitución (se la compara con el «espíritu sincrético» -pág. 213- de los Reyes Católicos y de los Austrias) y no se reconoce que lo sucedido es consecuencia directa y necesaria del ambiguo pacto y de la anemia histórica y doctrinal que dieron lugar a los Estatutos de preautonomía y, luego, a la Constitución. El gran error y el origen de la desintegración hacia la que caminamos está en la vigente ley fundamental. Pura y simplemente.

Libro pluritemático, rotundo en alguna discrepancia, movido por un noble sentimiento de patriotismo español, y que tiene la excepcional virtud de no plegarse al pensamiento político único; pero no es convincente en el diagnóstico esencial.



Angel Maestro




artículo anterior indice siguiente artículo

Cartas a Razón Española

Buzon Pulse aquí para enviar correo


La obra de Razón Española es propiedad registrada
Prohibida la reproducción total o parcial de estos documentos sin previa autorización y acuerdo.