Estudios de historia eclesiástica visigoda

pag. principal Razón Española

LIBROS: Estudios de historia eclesiástica visigoda. nº 93

Comentarios de A. Landa al libro de José Orlandis.

artículo anterior indice siguiente artículo

LIBROS: Estudios de historia eclesiástica visigoda


.
Orlandis, José: Estudios de historia eclesiástica visigoda, ed. Eunsa, Pamplona 1998, 246 págs.



El autor es nuestro máximo especialista en el periodo visigodo a cuyo conocimiento ha contribuido con excelentes interpreaciones globales y con innovadoras monografías. En este volumen se ordenan dieciocho trabajos (1986-1997) de los que sólo es inédito el introductorio, y que se refieren a la historia eclesiástica.

Los godos, probablemente originarios de Escandinavia, emigraron a la actual Rumanía, se federaron con Roma, se rebelaron, y se fueron desplazando hacia Occidente, y por dos veces, trataron de instalarse en el norte de Africa. Una tormenta en el estrecho de Mesina les llevó a crear el reino de Tolosa, y otra en el estrecho de Gibraltar les indujo a quedarse en España y constituir el reino de Toledo. Casi, pues, por un azar meteorológico España se benefició de la extraordinaria aportación cultural de unas gentes que apenas llegaron a superar el cinco por ciento de la población peninsular.

Los visigodos nos legan la sabiduría antigua a través del Isidoro de Sevilla, la idea de la legitimidad de ejercicio, el cristianismo (a pesar de Prisciliano y Elipando), el Derecho romano con un elemento germánico, la compilación canónica, y sobre todo, la unidad política. escribe Orlandis: «La España visigoda debe considerarse como una de las épocas más creativas de la historia del pueblo español».

Entre otras originales interpretaciones, el autor, sugiere que la famosa reina Baddo fuera una concubina estable de Recaredo y madre de Liuva II.

Quizás la monografía de mayor incidencia general sea la dedicada a la cuestión judía. El año 694, los hebreos traicionaron a la monarquía goda y llamaron a los correligionarios de ultramar, es decir, de Africa donde había bereberes judíos. Por eso, egica dispuso la dispersión de los he-breos y su condena a la servidumbre, drástica medida que fue aplicada de modo incompleto. La persecución incrementó el rencor de los judíos, que colaboraron estrechamente con los musulmanes para consumar el año 711 la «pérdida de España». Orlandis cita las fuentes árabes que reconocen la importante ayuda hebrea para la ocupación de Granada, Córdoba, Sevilla, y Toledo, ciudades entregadas al gobierno de los ju-díos después de conquistadas por los norteafricanos. En este punto, Orlandis ratifica su antigua tesis, compartida por la mayoría de los historiadores: la complicidad hebrea en la tragedia de la islamización de España.

Monografías muy eruditas, elaboradas con riguroso análisis crítico de las escasas fuentes, y desde un conocimiento exhaustivo de la época.



A. Landa




artículo anterior indice siguiente artículo

Cartas a Razón Española

Buzon Pulse aquí para enviar correo


La obra de Razón Española es propiedad registrada
Prohibida la reproducción total o parcial de estos documentos sin previa autorización y acuerdo.