Abc cultural

pag. principal Razón Española

Abc cultural

Por A. Maestro

artículo anterior indice siguiente artículo

Abc cultural

A pesar del cambio de director, muchas páginas del anejo cultural del periódico «ABC» parecen arrancadas a una gaceta literaria de la Praga anterior a la caída del telón de acero. Semanalmente se confirma la predicción de Lenin: la burguesía fabrica la soga para que se pueda ahorcarla.

En uno de los últimos números del citado anejo (17-IX-98) se consagran las páginas centrales al encomio de un señor llamado Eugenio Granell. ¿Quién es el homenajeado desconocido? Según se nos informa por la redacción es un comunista exiliado hasta 1968 que deambuló por diferentes repúblicas de América Central (fue expulsado de Guatemala) y que pinta, esculpe, y escribe de todo, incluso versos.

El Abc incluye tres páginas donde el autor se retrata y, entre otras cosas, escribe: «Cuando vine por primera vez a España, en 1968… había algunos automóviles, pero no los usaba la gente normal. Los usaban solo los militares y las monjas. Todos los automóviles estaban llenos de militares y de monjas».

En 1968 circulaban por las carreteras españolas 3.538.187 vehículos de motor y, el número de monjas era de 85.064, de las cuales 21.315 eran de clausura y no abandonaban sus conventos. Restan pues, 63.749 monjas disponibles para ser vistas en la calle. Una sencilla división demuestra que, suponiendo que todas las monjas se trasladaran en un vehículo todos los días, lo que es inverosimil, cada automóvil español podrá transportar como máximo 18 milésimas de monja, o sea, poco más de un gramo, el peso de un cabello ¡Vaya vista la del señor Granell que desde lejos percibe un cabello monjil en un autobús!

Respecto a los militares sirven en sus cuarteles. Cuando los soldados salen con permiso no llevan uniforme ¿los identificaba el señor Granell por la mirada? Y, dividido un remplazo por el citado número de vehículos, también tocan a muy pocas milésimas de militar por automóvil.

¿Cómo es posible que el Abc publique textos tan esperpénticos? No es sólo una falsedad monumental, o un repulsivo reflejo del rencor marxista, es irracionalidad total, pérdida de la cordura y, por tanto, insulto a los lectores. Así es el personaje ensalzado por el diario madrileño.

Y esto es sólo un botón de muestra del anejo llamado «cultural»



A. Maestro




artículo anterior indice siguiente artículo

Cartas a Razón Española

Buzon Pulse aquí para enviar correo


La obra de Razón Española es propiedad registrada
Prohibida la reproducción total o parcial de estos documentos sin previa autorización y acuerdo.