Nearer my God, an autobiography of Faith

pag. principal Razón Española

LIBROS: Nearer my God, an autobiography of Faith . nº 92

Comentarios de A. Figueroa al libro de W.F. Buckley.

artículo anterior indice siguiente artículo

LIBROS: Nearer my God, an autobiography of Faith

BUCKLEY, William F.: Nearer my God. An autobiography of Faith, ed. Doubleday, Nueva York 1997, 313 págs.

Estamos ante la obra número 38 de este popular intelectual conservador norteamericano, nacido en 1925 en el seno de una familia de clase alta y culta, de origen irlandés por su padre y alemán por su madre. El libro, en parte autobiográfico, es una peregrinación a través de su fe católica, siempre proclamada en su ya larga vida pública como director de la muy difundida «National Review» y en su programa televisivo «Línea de fuego». Se recuerdan sus polémicas académicas, sus campañas políticas incluso para presidente y para alcalde de Nueva York. El autor es gran amigo de España, buen conocedor de su cultura, y fue el español la primera lengua que aprendió pues sus padres residieron años en México.
La obra es muy pesimista ante la laicización progresiva de los Estados Unidos. Relató Buckley en su primer libro, El hombre y Dios en la universidad de Yale, el laicismo de los 50 de esa prestigiosa institución norteamericana que fue fundada por un gran puritano, pero cuya capilla se enseña ahora como una curiosidad. También se refirió a las decisiones del Tribunal Supremo de los Estados Unidos contra la enseñanza de la religión en la escuela pública, y a la prohibición de una escuela interconfesional aprobada en una asamblea de pastores protestantes y sacerdotes católicos.
Nos cuenta sus relaciones con su cuñado Brent Bozell, otro gran intelectual católico desaparecido hace pocos años, con Rusell Kirk, M. Muggeridge, y sus contactos con líderes cristianos de diversas confesiones.
En una entrevista con un juez revela que resultó imposible a este profesional del Derecho hacer comprender a las personas por él sentenciadas que existe una moral. Muchos de ellos, entre la pornografía, la escuela laica y un pragmatismo feroz no comprendían lo que es la moral, sólo lo que les divertía o molestaba. El resultado es la población penal más grande del mundo, tanto en términos relativos como absolutos; la frecuente brutalidad policial; el consumo masivo de drogas; los medios de difusión en estilo chabacano; y el menosprecio, desde las alturas, de la religión. Buckley, pasados ya los setenta, aunque lleno de vigor como gran deportista, ve a Dios más cerca y se pregunta muchas cosas sobre el destino ultraterreno.
Es un libro no exento de sentido del humor como el que muestra al relatar una entrevista con Juan Pablo II en la que iba con David Niven, Malcolm Muggeridge y Grace Kelly. Al Papa no le habían explicado bien quienes le visitaban y confundió a Buckley con un restaurador de arte, a Muggeridge con un locutor de radio, y Niven y Kelly, ya retirados del cine, no le sonaban nada más que ella comoPrincesa de Mónaco aunque no sabía que fuera una católica ferviente. El Papa se quedó boquiabierto al saber que Buckley tenía capilla en su casa de Connecticut y un capellán. La burocracia vaticana a veces funciona mal.
Nos deja muy perplejo ante el cambio radical experimentado en la Iglesia y, consiguientemente, en su mundo personal. Desde sus días de niño, educado por los jesuitas en Inglaterra, hasta los desastrosos resultados del II Concilio Vaticano con un descenso espectacular en los USA de la asistencia a misa. Pocas vocaciones sacerdotales con muchos seminarios casi vacíos. No obstante, Buckley ve el futuro con optimismo tras el desplome del marxismo, aunque cree que el comunismo no está muerto del todo.
Willian F. Buckley puede estar satisfecho porque ha luchado como un león y porque su obra es respetada, leída y hasta temida por sus muchos adversarios que también lo son de una concepción ética de la vida.

A. FIGUEROA




artículo anterior indice siguiente artículo

Cartas a Razón Española

Buzon Pulse aquí para enviar correo


La obra de Razón Española es propiedad registrada
Prohibida la reproducción total o parcial de estos documentos sin previa autorización y acuerdo.