La vida de la acción

pag. principal Razón Española

LIBROS: La vida de la acción . nº 92

Comentarios de A. Maestro al libro de A. Medrano.

artículo anterior indice siguiente artículo

LIBROS: La vida de la acción

MEDRANO, Antonio: «La vía de la acción» Ed. Yatay. Apartado 252, Majadahonda. Madrid, 1998, 335 págs.

Antonio Medrano es un intelectual serio. De su penultima obra Magia y misterio de liderazgo, dijo Ricardo de la Cierva que «en ambientes como el de los Estados Unidos o el de Alemania, sería un libro de éxito fulminante».
El hacer justo y correcto frente al desorden activista, tal es el subtítulo que da idea del libro. Una denuncia razonada del desorden activista que caracteriza a la sociedad actual y que se acentúa con una aceleración preocupante, cayendo en el hiperactivismo frenético que aliena.
El fanatismo de la actividad, como acertadamente titula Medrano uno de sus capítulos. «En él se compendian casi todos los males que sufrimos en nuestra vida cotidiana y en él está también la raíz de la mayoría de ellos» (pág. 57). Esta actividad, a la que se sigue ciegamente como modelo de obligado cumplimiento, y que desconecta del ser.
El autor trae a colación argumentaciones que apoyan sus tésis, basandosé en Camoens por ejemplo, para quien la era activista constituye una edad del hierro, alejada de la edad de oro. palabras proféticas las del genial luso. Acertadamente señala Medrano la similitud de mensaje entre Os Lusiadas, el Quijote, obras contemporaneas. Diatriba tambien la de nuestro Cervantes contra el activismo y sus efectos destructores.
Incide el autor en un gravísimo problema de nuestra época: la violencia. «No hay parcela de la vida social que no se vea invadida por la violencia. Se extienden como males endémicos la rebeldía, la insubordinación, la falta de respeto, la furia destructiva, el afán corrosivo de brutalidad, la maldad…, la crueldad» (pág. 111). No puede negarse que la temática de las peliculas que se ven en el cine o la televisión contribuye a acelerar esa violencia.
El autor desmitifica el tópico de que con la democracia liberal el mundo hubiese encontrado el secreto de la paz perpetua, y el tan manido «fin de la historia». La sociedad norteamericana, paradigma de ese «fín de la historia», y de la civilización hiperactivista, padece el mayor índice de violencia, con intensidad desconocida hasta hoy.
La obsesión por el cambio: el cambio por el cambio, el mero hecho de cambiar es valorado como algo positivo. Y aquí radica, como expone el autor, uno de los males de nuestra época.
Analiza el autor el culto por la acción característico también de los
ideólogos nazis y de los neopaganos, el culto al guerrero, y al hombre productivo, la explosión de furor activo del nacionalismo (pág. 207). Acertadamente Medrano ve la componente vitalista como el rasgo más determinante de la ideología nazi. Ideología biológica, materialismo biológico. En el activismo comunista ve el extremo del fanatismo activista donde el marxismo-leninismo eleva la actividad al nivel de fuerza forjadora de la verdad. El marxismo-leninismo cree que tanto la inteligencia como la verdad son, en el fondo, un producto de la actividad práctica.
«A la vista de los dos ejemplos citados, el nacionalsocialista y el comunista, podemos comprobar que la aberración activista no se da nunca sóla; va siempre unida a una errónea concepción de la vida y del hombre, que se manifiesta en otros muchos aspectos no menos deplorables» (pág. 216)
El autor considera, a nuestro juicio acertadamente, que se impone llevar a cabo, para afrontar esa hiperactividad destructora, el penetrar en el castillo interior a que nos incita Santa Teresa, ese castillo en que la Doctora de la Iglesia ve los inmensos tesoros que encierra. Frente a ese… hábito y afán de exterioridad, que deviene en bestialidad» (pág. 273).
Un alegato fuerte contra la agresividad, la hiperactividad, y la trivialidad de gran parte de la sociedad actual.

Angel MAESTRO




artículo anterior indice siguiente artículo

Cartas a Razón Española

Buzon Pulse aquí para enviar correo


La obra de Razón Española es propiedad registrada
Prohibida la reproducción total o parcial de estos documentos sin previa autorización y acuerdo.