La política
pag. principal Razón Española

La política

Por M Jiménez Quílez

artículo anterior indice siguiente artículo

La política

El Gobierno. El Ejecutivo no gana para sustos. Cuando se disponía a disfrutar de la victoria parlamentaria de su Presidente frente al candidato socialista Borrell en el debate sobre el estado de la Nación, ocurre que el "efecto Borrell" llega por otros caminos: por el del reconocimiento general del acierto de las elecciones primarias, que es del Sr. Almunia. A las gentes les pareció tan bien esta propuesta que el Psoe dió un salto y se colocó dos puntos por delante del PP.

Ya se ha iniciado la campaña contra el candidato socialista. Se le recuerda que fue el Ministro de impuestos de Felipe González y responsable de Hacienda. Entre 1984 y 1991 dirigió el mayor aumento del paro y del déficit de la democracia española y de cualquiera de los países desarrollados. Parece que la posición del candidato socialista, favorable a una política muy abierta de protección a la empresa publica, exige fondos importantes y unos impuestos que estaría decidido a patrocinar en el caso de llegar a la presidencia del Gobierno.

Por otra parte, cuando parecía que todo iba bien en política exterior, nos encontramos con que nada avanza, encalla el tema del olivo y se avecinan el del vino, la leche, etc. Y por si eran pocas estas dificultades, el canciller Kohl y el Parlamento europeo se empeñan en disminuir la importante aportación a los llamados "fondos de cohesión", de los que se beneficia especialmente España. Alemania mantiene tercamente su posición y a lo más que accede en Cardiff es a aplazar hasta octubre el tratamiento de la cuestión. Es esta una muy grave amenaza comunitaria para los intereses españoles.

No favorece al Ejecutivo la crisis interna de su partido que se ofrece con pelos y señales diariamente desde Oviedo. Nadie sabe que es lo que verdaderamente sucede. El PP de Asturias, actualmente en el poder y responsable del Gobierno autonómico de aquella región, esta en escandalosa crisis, y Aznar mantiene un extraño silencio.

Es evidente que no se ha logrado la fluidez necesaria en las relaciones Gobierno-opinión publica. No es un problema del que sólo sea responsable el polémico Secretario de Estado de Comunicación. El Gobierno mantiene silencios que le perjudican. Otra cosa es que se cometan errores, como el de que por boca de su portavoz oficial, el Gobierno reconozca que los españoles "no van a votarnos", pero que no hay preocupación por ello porque quedan dos años para las elecciones.

Hay demasiada verticalidad en la conducta informativa del Gobierno; demasiadas preguntas que no reciben respuesta: como ejemplo máximo de esta situación aparece la catástrofe de Doñana, realmente grave. Esta es la hora en que no se conoce el verdadero alcance de lo sucedido. Ha habido un peloteo de acusaciones, entre el Ministerio de Medio Ambiente y la Junta de Andalucía, y al final, no ha quedado esclarecido. Se ha diluido en una compleja maraña de Comités, Consejos consultivos, asesores, etc. El importe de los daños se eleva a decenas de miles de millones. Tampoco ha quedado claro, a quien hay que exigir responsabilidades.

Se ha ampliado la participación española en las Fuerzas que operan en Centro-Europa bajo las siglas de la OTAN. Pues bien, informativamente todo se reduce a que tal Brigada ha tomado el relevo de la que anteriormente se encontraba en aquel escenario; que aviones españoles van a tomar parte en las operaciones militares, y que el esfuerzo español es solamente comparable al de los Estados Unidos, lo que no es un hecho que se pueda acoger con general satisfacción.

Estas cuestiones deberían ir precedidas de debates informativos patrocinados por el Gobierno, en que se explicasen las razones que le obligan a que esa política sea precisamente la que se efectúa y no otra.

La misma Ley de la leve rebaja del actualmente confiscatorio impuesto sobre la renta y patrimonio que podía constituir una bandera electoral, pierde su impacto en las cuestiones de detalle en que el Gobierno se enzarza con el Psoe. A estas horas, muchos creen que esta prometida rebaja esta hecha para los ricos y no para los pobres cuando la realidad es lo contrario.

Pero el Gobierno celebra haber llegado al ecuador de la legislatura amparado por la economía, a pesar de sus problemas en Justicia, en terrorismo, y en la cada vez más debilitada unidad nacional.

Psoe. Desde su pase a la oposición, el Psoe no ha encontrado su lugar en la vida política. Ha utilizado diversas estrategias; las ha abandonado después; intentó convertirse en el perro ladrador del Gobierno, pero bien pronto vió que por ese camino tenía poco que hacer. Don Felipe actuaba desde Gobelas, pero cada vez más débilmente. Las bases le secundaban. Nombrado Almunia Secretario General, se registraba día por día una baja de tensión en las filas del primer partido de la oposición. Abroquelada sobre si misma, la Junta directiva Nacional se replegaba una y otra vez.

Un día, el nuevo Secretario General tuvo una idea luminosa: adoptar el sistema de elecciones primarias para designar a los representantes del Psoe. Pensado y hecho. A todos pareció una idea magnifica; sobre todo a don Felipe que lamentó en publico que no se le hubiera ocurrido a él. Se hicieron los preparativos necesarios y todo marchaba sobre ruedas para el candidato oficial Almunia, cuando José Borrell decidió concurrir a tan atractivo sarao con tal acierto que lo que nadie sospechaba sucedió: triunfó sobre Almunia. No hubo más remedio que ungirle como candidato del Psoe a la Presidencia del Gobierno.

Era muy fuerte negarse a acatar la decisión de las urnas. Se inició la lucha entre el candidato vencedor (56,1 por ciento) y el vencido (44,6 por ciento). Almunia amenazaba con irse, que es lo que debería haber hecho después de su derrota. Componenda tras componenda, se llegó a un acuerdo de bicefalia que no sabemos lo que dará de sí. El candidato vencedor se ha quejado de que se le ningunea en las decisiones importantes del Partido. En efecto, la Agrupación de Madrid llegó a un acuerdo con Nueva Izquierda, partido apenas existente, para concurrir a las próximas elecciones con la veterana Cristina Almeida como cabecera de lista. El escándalo fue máximo. Una persona ajena al partido aparecía como numero uno de la candidatura del Psoe. Sin primarias y sin nada, por el deseo de los jerarcas de la Agrupación madrileña. En aras de la unidad, Borrell accedió a revalidar el acuerdo.

El triunfo de Borrell fue saludado como un adiós del Psoe al felipismo. Desde entonces el ex-presidente decidió dirigir sus tiros a Europa.

La elección de Borrell coincidió con el debate sobre el estado de la Nación y fue designado para llevar el peso de la interpelación al Gobierno. La expectación era grandísima. Se iban a medir dos hombres de características muy diferentes: Borrell y Aznar. En general, los pronósticos fueron de entrada favorables a Borrell, de estilo oratorio más incisivo. La cachaza de Aznar aparecía como un elemento negativo para una contienda tan viva.

Llegó el día de la confrontación. Tras el discurso de Aznar, plomizo y sin ángel, tomó la palabra el nuevo líder socialista. Pronto se vió que el candidato del Psoe se iba por las nubes y planteaba temas de escaso interés para el gran público: además, exponía sus tesis de una manera absurda y enrevesada. Y lo que nadie pensaba: en su turno de respuesta, Aznar adquirió brío e incluso brillantez y poco a poco se fue merendando a su opositor. Resultó tan evidente la victoria aznariana que Borrell explicó el por que de su fracaso: le habían molestado mucho los gritos y las invectivas de los diputados populares.

El match se cerró con un piadoso silencio por parte del Psoe sobre el tema. Había fracasado el nuevo candidato en su máxima oportunidad. Tardará tiempo Borrell en rehacer su viejo prestigio de incisivo jabalí, perdidos los humos de que alardeaba antes del debut.

Lo peor es que Borrell insiste en su tema: las cuentas del Estado y sobre todo las de la Seguridad Social no son reales y el Gobierno engaña a la opinión publica. Con ser importante, esta cantinela no suscita el entusiasmo de los electores. Pero Borrell erre que erre, a pesar de que tiene el tejado de vidrio por sus enormes déficits expresos y ocultos .

Si a los traspiés de Borrell y del propio Felipe González, que no acaba de ser admitido como mediador en Bosnia y mucho menos como presidente de la U.E., y a las evidentes luchas internas surgidas en el Psoe como consecuencia de la adopción del sistema de primarias —véase la agria lucha entre los candidatos Moran y Leguina—que no parece pugna entre miembros del mismo partido, se une la celebración de los juicios orales diversos que afectan al Psoe (Roldán, Gal, Lasa-Zabala, Filesa, etc.), los lectores se darán cuenta del momento tan difícil por el que atraviesa el partido de la oposición.

En el Tribunal Supremo se celebran las sesiones del juicio por el secuestro del súbdito español en Francia Sr. Marey. En el banquillo, como acusado, toda la cúpula política del Ministerio del Interior de una determinada época. Cada jornada aporta un nuevo interest Se habla de la prescripción como salida de emergencia.

Al propio tiempo que el juicio Marey se celebra el juicio oral contra don Mario Conde, juicio muy complicado.

En breve plazo se iniciara el juicio por el caso Lasa-Zabala que también dará mucho que hablar y escribir. Y en estos días ha terminado la celebración del juicio oral a los secuestradores de José Ortega Lara, que han hecho gala de un cinismo singular.

Y el juez procesador Liaño ha sido procesado: Polanco exultante.

García Lorca. Se cumple el centenario del nacimiento del poeta granadino. Y es tal la inflación de conmemoraciones que la familia ha hecho pública su protesta contra "los que sólo ven al poeta como andalucista, gay y de izquierdas". El premio Nobel Camilo J. Cela se ha quejado públicamente de la conmemoración anecdótica de Lorca. Cela declaró que esperaba algo más só1ido. Y manifestó poco comprensión hacia los homosexuales. Esta intervención de Cela le ha proporcionado insultos de fascista, recordarle sus tiempos de censor, etc. etc.

Cesid. La parsimonia gubernamental en ocuparse a fondo de determinados problemas, hace que éstos se le enconen y resulte más difícil resolverlos a medida que transcurre el tiempo. Eso sucede con el Cesid cuya reorganización hace mucho tiempo que debería haber sido acometida. Como no lo ha sido, aparece a la vuelta de cada esquina.

Las escuchas han originado ya numerosos incidentes, algunos importantes. Toda la época del Teniente General Manglano se caracteriza por una gran autonomía en la acción de este organismo. En la época socialista el curator del Cesid era el Ministro Narciso Serra, quien sin duda se aficionó a las actividades de la inteligencia y creó verdaderos problemas al gobierno del que formaba parte. Salió Manglano y fue nombrado un colaborador suyo: el Teniente General Calderón. Y como el Cesid sigue sin definir las normas de su actuación ni sus objetivos, ahora rebrotan las cuestiones. Una de ellas es saber que el Cesid controló, al menos hasta 1995, la sede de HB en Bilbao con micrófonos y cámaras. Se llegó a grabar reuniones de su Mesa Nacional.

Como pese a todo, HB todavía es una organización legal, con su propio grupo parlamentario, los vascos del PNV, EA, etc. han puesto el grito en el cielo. El Cesid envió varios informes al Gobierno sobre los contactos entre HB y dirigentes del PNV. También la sede en Vitoria de HB fue escrupulosamente espiada. El gobierno, pues, poseía la clave de las actuaciones de la organización independentista.

Tras el escándalo inicial, el Gobierno se planteó destituir al Jefe del Cesid, responsable de las escuchas ilegales. Las responsabilidades alcanzaban al Jefe máximo, el Ministro de Defensa. Este reaccionó alegando que la investigación tenía como finalidad salvar vidas humanas. Y la verdad es que, después de varias semanas todo quedó en agua de borrajas. Hubo un sargento Vázquez del Cesid en Vizcaya responsable por no haberse enterado de las obras que HB llevó a cabo en su sede con la única finalidad de comprobar si estaban siendo vigilados. Colgados de este traspiés de los servicios de inteligencia, Psoe y Ciu y Cc exigieron al Ministro Serra una reforma profunda del Cesid.

Se discute ahora si al frente del Cesid debe colocarse a un civil o a un experto policial. En todo caso, parece que se desea librar al estamento militar de la responsabilidad de esta función. El problema reside en la degeneración de instituciones que son puestas al servicio de partidos, ideologías o personas. Es urgente, definir los límites y objetivos de su actuación.

El Gobierno defiende la legalidad de las escuchas del Cesid sin autorización judicial. Es un error.

Autonomías. Los presupuestos autonómicos se han disparado este añoo: sobrepasan los diez billones y medio de pts. Andalucía, Cataluña y País Valenciano acaparan la subida. El incremento sobre los presupuestos de 1997 es de 750.000 millones.

La deuda autonómica bajó solo en Navarra, la Rioja y Canarias. Aragón y Baleares aumentaron un 18 por ciento. El endeudamiento actual asciende a 5,7 billones de pesetas. Cataluña con 1 billón trescientas mil pts es la Comunidad más endeudada. Le siguen Andalucía, con 969.000, la Comunidad Valenciana con 572.000 millones y Madrid con 487.000.

Siete autonomías del PP se han unido para evitar que los hechos diferenciales supongan privilegios.

Hay alguna resistencia a que la llamada normalización lingüística de algunas regiones se deslice hacia una prepotencia de la lengua vecina. Así, en Aragón donde el mapa lingüístico es muy complejo se piensa que con esas leyes pueden desaparecer las hablas locales y fomentar una standarización del catalán. "No queremos el catalán normalizado, queremos que se enseñe el habla local", manifiestan los aragonesistas.

Sigue una lucha para convertir el Estado español en plurinacional. Pnv, Cdc y Bng quieren que se redefina el modelo de estado actual. Como ha declarado el Presidente de la República portuguesa Jorge Sampaio "la complejidad del modelo autonómico español es una justificación para decir "no" a la regionalización".

Pero aquí seguimos dándole al yunque y de nada valen los esfuerzos para contener el avance de este proceso autonómico, que es insaciable y al que no se le quiere poner fin. El Presidente Aznar ha afirmado que la etapa de vivir pendiente de reclamar al Gobierno una competencia más es una etapa que culmina.

Entre 1988 y 1997 el Estado cedió a las Autonomías más de 1.500 competencias. Ahora, el Gobierno dejará a las autonomías participar más en los Consejos de Ministros de la Unión Europea, insensible a la alarma de la administración ante este deseo autonómico.

Hasta los socialistas han propuesto modificar la Constitución para frenar las reivindicaciones nacionalistas. En tal sentido se ha hecho pública una propuesta de Alfonso Guerra: hay que sacar del armario los viejos sentimientos de patriotismo español.

En marzo de este año estaban pendientes de tramitarse 70 traspasos para Cataluña y 39 para el País Vasco, que se llevan la palma y la chicha en este tema.

Cataluña, el País Vasco y Galicia (Ciu, Pnv y Bng), exigen vetar en el Senado las leyes que afecten a sus autonomías, y en la Comisión que estudia la intensificación de las Humanidades en el sistema escolar, piden que el catalán, euskera y gallego sean nuevas asignaturas y se puedan ofrecer para toda España como optativas. El Congreso pretende que se emitan billetes en catalán, euskera y gallego. La iniciativa de la Unidad del Catalán, que afecta a Baleares y Comunidad Valenciana y parte de Aragón, sigue siendo una iniciativa muy polémica.

Sin embargo, las fuerzas nacionalistas no han dejado de perder terreno electoral desde 1986, salvo el Bng, único que ha experimentado un aumento de votos.

La Iglesia. Numerosos han sido los temas que han merecido declaraciones publicas de la Conferencia Episcopal en las ultimas semanas. Coleaba todavía el incidente de la Cope. Como se recordara, esta red de emisoras había dirigido a la portavoz del Gobierno socialista, Rosa Conde, un virulento ataque. Inmediatamente se lanzaron contra el entonces Director de la Cope, Antonio Herrero, fallecido unas semanas después, toda clase de ataques. El Episcopado, en su condición de propietario de la emisora, fue inmediatamente puesto en la picota.

El conflicto venía de antiguo. Reiteradamente, el Psoe se había quejado de los ataques a su política por las emisoras católicas. Las protestas fueron continuas e incluso se intentó llevarlas al Vaticano. En este caso, pues, llovía sobre muy mojado y la reacción del partido socialista fue aura e implacable. La equiparación de la diputada socialista con Mónica Lewinski, la becaria de la Casa Blanca que supuestamente tuvo relaciones con Bill Clinton, exasperó a la cúpula del Psoe.

Monseñor Sánchez estimó "desquiciada", la crítica a la Cope por el indicado ataque. Como los Obispos catalanes habían manifestado su disgusto por tal comparación Monseñor Sánchez dijo que no entendía la actitud de sus compañeros de episcopado.

No fueron solamente los obispos catalanes los que discreparon de la Cope. El de Tuy se declaró molesto "por todo lo que suene a insulto. Por lo tanto, si en la Cope ha habido insultos, yo lo censuro". El Cardenal de Barcelona declaró: "somos muchos los Obispos que pedimos otro estilo en la Cope". En pleno delirio, José Borrell juzgó la declaración episcopal de que no pensaban modificar la línea de la Cope, a la vista de los buenos resultados económicos obtenidos y aconsejó a los Obispos que les sería más rentable un prostíbulo. Para obtener más dinero los Obispos — según Borrell— deberían pasar películas pornográficas en todas las parroquias.

De nuevo monseñor Sánchez encendió la polémica al pedir a los Obispos que no criticasen a la Cope a través de la Ser "que esta en una lucha de competencia a muerte con la Cope".

El tema, que llevaba camino de desbocarse gravemente por ambas parses se apagó con el fallecimiento por accidente de Antonio Herrero, cuya presencia en la Cope era el principal motivo de los ataques del Psoe, que había elevado su protesta indignada al Presidente de los Obispos.

Ha cambiado el Secretario de la Conferencia Episcopal, después de cumplir el tiempo reglamentario en su cargo Monseñor Sánchez. Fue designado para sucederle Monseñor Juan José Asenjo Pelergina, Obispo auxiliar de Toledo, persona muy vinculada al anterior secretario.

Ningún otro obispo ha secundado la petición de Carreras, Obispo auxiliar de Barcelona, de que la Iglesia española pida perdón por su colaboración con el gobierno del General Franco. La propuesta en un tiempo en que los creyentes pueden señalar el destino de sus impuestos o a la Iglesia, o a otra organización o a ninguna, no ha podido ser más oportuna. Tampoco ha obtenido un gran eco; pero la proposición fue hecha y ahí queda.

Como acertadamente señala un diario, hay más creyentes que contribuyentes. Según datos publicados estos días, el 91 por 100 de los españoles se declara cató1ico, pero solamente el 33,6 por 100 favorece a la Iglesia en su declaración de la renta. Año tras año la cifra de contribuyentes que asignan el 0,5 por 100 en su casilla a la Iglesia católica, se reduce.

En ciertos medios eclesiásticos se atribuye el hecho de esta disminución a motivos técnicos, a ignorancia de los que los suscriben, a colisión entre los fines sociales de la columna en cuestión con los fines de la Iglesia cató1ica. Es evidente, que muchos creyentes no marcan la casilla que aplica su impuesto a la Iglesia, por propia voluntad, irritados por las actitudes del episcopado, a veces incomprensibles: la falta de unidad de ese Episcopado, divididos los obispos en catalanes y vascos y "nuestros hermanos de España".

Ahora mismo está en tramite la constitución de la Conferencia episcopal catalana. La propia Conferencia Episcopal española ha propugnado la creación de esa Conferencia parcial y también de la vasca. La actitud del sacerdocio vasco de negarse a asistir a los funerales por las víctimas de ETA, la propia constante reticencia de Monseñor Setien, las medidas contra el creyente castellano-parlante en Cataluña, que le dificulta poder escuchar una misa en su propio idioma; no digamos del resto de actividades religiosas, novenas, triduos, conferencias, constantemente expresadas en lengua catalana; la unanimidad de los ocho obispos de Cataluña en considerar de segunda clase a los creyentes castellanoparlantes, influye en muchos para negarse a que sus impuestos beneficien a la Iglesia que con tanta asiduidad organiza reflexiones y jornadas de estudio, y que debería tratar de enmendar el por que de muchos rechazos. Ahora mismo y por segunda vez se ha producido el hecho insólito de que un obispo haya sido vapuleado de palabra y casi de obra; el primero fue Monseñor Sánchez. El pueblo de Vitigudino (Salamanca) se alzó contra su prelado ante el hecho de no poder celebrar la festividad del Corpus en jueves por la decisión que hace años tomó la Conferencia Episcopal de traspasarla al domingo. El incidente fue grave y pudo serlo todavía mayor si el Obispo de Salamanca no hubiera decidido abandonar el templo apresuradamente por la puerta trasera. Con estos cambios injustificados la Iglesia contribuye a secularizar la vida española. Luego, uno lee que Su Santidad tomó parte en la procesión del Corpus celebrada el jueves.

Temas serios, como el del aborto, en contra de cuyo avance deberían los obispos echar el resto no pasan de ser tratados con débiles declaraciones del Presidente de la Conferencia. El Papa ha pedido a los católicos que emprendan acciones políticas contra el aborto. Los datos españoles son cada vez más alarmantes, y es necesaria una acción firme, intensa y conjunta de todos los que no están dispuestos a admitir el aborto y mucho menos la ampliación del ya autorizado. Pero esta firmeza no se aprecia.

Los obispos reclaman una reforma profunda de la asignación tributaria y no se sienten, al menos, públicamente muy alarmados por el divorcio. En 1997 se elevó a un 33 por ciento más que en 1996 (118.854) y caen las bodas.

La Universidad Católica de Avila esta a punto de cerrarse. La Diócesis se ha alzado en contra de que su patrimonio garantice el funcionamiento del casi nonnato Centro Universitario.

Los Obispos de Aragón buscan una mayor implicación de los seglares en la Iglesia. La necesitan porque los de cuatro pueblos del Mataraña celebran desde hace unas semanas la Eucaristía. Mientras, se les "cuela" una ley favorecedora de las parejas de hecho.

La Iglesia ha iniciado una masiva campana para salvar la clase de Religión al amparo de la sentencia del Tribunal Supremo que confirma la obligatoriedad de la clase alternativa.

El PP asturiano descalificó al Arzobispo de Oviedo por apoyar la manifestación popular organizada por los sindicatos, como protesta a la crisis de la economía regional, su declive industrial y el paro.

Y para finalizar este capitulo una noticia positiva: los jóvenes se acercan cada vez más a los monasterios contemplativos.

Eta. Los del PNV han olvidado el espíritu de Ermua y el Pacto de Ajuria Enea porque su obsesión es sentar al Gobierno a dialogar con ETA y no ahorran esfuerzos ni declaraciones ni estrategias para conseguirlo. Importa un bledo que ETA mate o no. La Policía descubre zulos, documentación y armas, bien nutridas listas de posibles víctimas e incluso, por vez primera, consigue penetrar en el entramado financiero de la organización terrorista. Quienes se ocupan de poner en marcha la maquina de la muerte tienen su sueldo, con cargo a los fondos de extorsión que deben ser muy frondosos.

Para demostrar que no esta a la deriva, el Pnv ha hecho aprobar en el Parlamento vasco una propuesta de Hb relativa a la organización del deporte vasco, que preve la formación de selecciones autonómicas. También en fútbol, lo que ha parecido muy bien al seleccionador nacional español Javier Clemente. ¿A dónde vamos a ir a parar?.

Hasta tal punto llega el nivel de la marea autonómica que Psoe y Pp intentan atraerse al Pnv para una política de limitación en el tema autonómico. Será difícil lograrlo.

No se comprende que el Psoe esté en una orilla y en la otra también: que forme parte del Gobierno vasco con participación en consejerías importantes.

Pero aquí estamos en la celebración continua del Patrono de la Democracia, San Voto, que es lo único que se busca para mantenerse en el poder o ampliar la presencia.

El Sr. Pujol entre peroración y peroración siempre logra algo, que inmediatamente se olvida para seguir reclamando más. Tan insaciable como siempre y frente a un complaciente Gobierno español al que se considera atornillado por los votos pujolistas.

Casticismo. Va a caer en desuso otro tópico: "España sierra de garbanzos". Se avisa que esta en peligro de extinción. La Consejería de Agricultura de la Comunidad de Madrid ha puesto en marcha un plan de recuperación de veintitrés productos agrícolas, entre ellos: los garbanzos de Navalcarnero; la lenteja de Colmenar; el espárrago de Aranjuez; el ajo fino de Chinchón; el melón negro de Villaconejos; el melón mochuelo; la fresilla de Aranjuez, incluso el madroño, tan emblemático. Bien necesario para competir con el "fast food" que avasalla.

Visitas regias. Don Juan Carlos I cumplimentó a Alberti en su domicilio andaluz. El casi centenario poeta es el más empedernido de los estalinistas supervivientes y, según se ha dicho formó parte de "tribunales populares antifascistas", y en unión de José Bergamín depuró al estamento cultural de Madrid.

El Rey hizo una visita a la región extremeña de las Hurdes, para conmemorar la gira que, acompañado del Dr. Marañón con quien se retrató desnudo, efectuó Alfonso XIII trace 46 años a aquel territorio, famoso por su pobreza. Las crónicas ocultaron que entre 1922 y 1940 apenas se hizo nada por sacar a Las Hurdes de su atraso y que fue durante la era de Franco cuando se incorporó a la modernización general de España. Así se reescribe la Historia, al modo orweliano.

También visitó el parador de Gredos inaugurado por Alfonso XIII para albergar a los cazadores, especialmente de la cabra hispánica. Los turiferarios silenciaron que la casi totalidad de los paradores de turismo ahora existentes, más de medio centenar, fueron creados durante la era de Franco, entre ellos, los admirables de Compostela y León, únicos en el mundo por los grandiosos edificios históricos que para tal fin fueron rehabilitados.

Nota. Ha alcanzado tal gravedad el tema de la situación actual de la Justicia en España que no es posible reducir su descripción a un capitulillo de esta crónica. Hay que considerarlo en su dimensión verdadera: "in extenso". En el próximo numero.




artículo anterior indice siguiente artículo

Cartas a Razón Española

Buzon Pulse aquí para enviar correo


La obra de Razón Española es propiedad registrada
Prohibida la reproducción total o parcial de estos documentos sin previa autorización y acuerdo.