LIBROS: Cartas españolas a mi mujer. Comentarios de F.M. al libro de J.M.ª Carrascal.

pag. principal Razón Española

LIBROS:Cartas españolas a mi mujer. nº 89

Comentarios de F.M. al libro de J.M.ª Carrascal.

artículo anterior indice siguiente artículo

LIBROS: Cartas españolas a mi mujer

Carrascal, José María: Cartas españolas a mi mujer, ed. Espasa, Madrid 1998, 396 págs.



José María Carrascal, corresponsal en el extranjero durante décadas, se ha hecho muy popular a través de sus charlas televisivas de madrugada porque no cae ni en el oficialismo, ni siquiera en el consenso, y dice verdades a los noctámbulos, sin mirar de reojo ni a la derecha ni a la izquierda. Su etapa más brillante coincidió con la del felipismo final. Por cierto que en este libro se torna bastante benévolo con González, quizás sea la piedad con el caído.

Carrascal está casado con una alemana y le escribe estas cartas para «explicarle» la historia de España, desde Atapuerca hasta La Zarzuela (nuestra historia no es más compleja que la de Alemania, Francia o Inglaterra). La lectura del arcaizante índice es muy ilustrativa porque los enunciados anticipan las valoraciones de cada etapa de nuestro pasado, por ejemplo, «Donde se cuenta cómo España fué la nación europea más moderna en la Edad Media pero puso las bases para ser la más medieval en la Edad Moderna». No hay que decir que esta tesis es muy discutible; pero eso es lo de menos.

Sobre un entramado de datos fundamentales, el autor elabora su narración con glosas, unas veces coloquiales y, otras veces, ensayísticas. El talante no es el entusiástico, tan escaso entre los cronistas españoles contemporáneos, ni tampoco el detractor que se impuso a partir del siglo XIX y que ahora domina hasta el punto de que Ricardo de la Cierva ha tenido que escribir una historia «total» para intentar recuperar la dignidad de ser español. El estilo de Carrascal es más bien irónico en cuanto a la forma, y ecléctico en cuanto al fondo. «Una de cal y otra de arena» podría ser su inconsciente lema a la hora de formular juicios de valor. En general, rehuye las sentencias condenatorias incluso cuando aborda nuestro lamentable siglo XIX, «nefasto» solía decir Franco.

José María Pemán publicó Una historia de España contada con sencillez que, en algunos aspectos, es un precedente de esta de Carrascal. Pero Pemán era más optimista, acaso porque escribía en una época de exaltación nacional y de veloz modernización. En el fondo de estas Cartas late un cierto pesimismo histórico que afecta al pasado y al presente. Quizás sea realismo.

El lector irá haciendo anotaciones mentales de adhesión o de discrepancia, como es inevitable en un examen general de la conciencia española. Las hechas al margen por el que suscribe son más de las primeras que de las segundas.

Un español terso (quizás la única errata aparezca en un vocablo alemán, Geselschaft) sirve de vehículo a esta crónica amable por el estilo, aunque tensa y a veces dramática por el argumento.



F.M.



 

artículo anterior indice siguiente artículo


Cartas a Razón Española

Buzon Pulse aquí para enviar correo


La obra de Razón Española es propiedad registrada
Prohibida la reproducción total o parcial de estos documentos sin previa autorización y acuerdo.