LIBRO: El pasado y su inevitable manipulación. Comentarios de F.M. al libro de Francisco Murillo Ferrol.

pag. principal Razón Española

LIBROS: El pasado y su inevitable manipulación. nº 88

Comentarios de F.M. al libro de Francisco Murillo Ferrol.

artículo anterior indice siguiente artículo

LIBROS: El pasado y su inevitable manipulación

Murillo Ferrol, Francisco: El pasado y su inevitable manipulación,

ed. Academia de Ciencias Morales y políticas, Madrid 1997. 72 págs.

Los volúmenes en que se recoge la obra del autor no son tratados, sino recopilaciones de artículos. Así Ensayos de sociología política (1693) y Ensayos sobre sociedad (1987). Ahora, al filo de sus ochenta años, se aproxima a cerrar el círculo intelectual con otro ensayo, presentado como discurso académico. Hay en este trabajo dos clases de materiales, los que propiamente se refieren al título y, además, unas finas consideraciones sobre la humilde condición del individuo humano, sumido en el magma de su especie, de la vida y, en definitiva de la naturaleza. Aunque estas últimas reflexiones tengan el alto valor de unas confesiones maduras, resulta de mayor actualidad la crítica visión que Murillo tiene de la Historia, siempre sometida a manipulación más o menos falsificadora.

Se pregunta el autor si se trata hoy de la misma manera la destrucción de Coventry por la aviación alemana que la aniquilación de Dresde por los bombarderos norteamericanos. Cualquier lector tendría que dar una respuesta negativa y aún añadir ejemplos como el de la muerte de prisioneros en campos de concentración durante la II guerra mundial: se describe los horrores del holocausto judío, pero ¿y los más de dos millones de prisioneros alemanes fallecidos en recintos alambrados de Rusia y de Francia, incluso después del conflicto? Efectivamente, la historia la escriben los vencedores, lo peor es que la escriban con medias verdades o con falsía.

Cita el autor los dos museos berlineses de lección opuesta, el de Historia Alemana del Este y el Histórico Alemán del Oeste, ahora relativamente integrados. Aduce el famoso texto del decreto de 4 de mayo de 1814, firmado por Fernando "Vengo en declarar aquella constitución de Cádiz y Dcretos nulos y de ningún valor y efecto, ahora ni enn tiempo alguno , como si no hubiesen pasado jamás tales actos y se quitasen de enmedio del tiempo" . Fue, según escribe Murillo, promulgar "una suerte de coma histórico". Y recuerda la descripción que presenta Orwell en su famosa antiutopía de ese llamado Ministerio de la Verdad que adapta constantemente la Historia según las conveniencias del momento. Era una alusión a lo acontecido en los países donde se impuso el socialismo real.

Señala el autor que hay datos ciertos como que la Bastilla fue ocupada en 1789; pero la historia es selección, valoración, interpretación de hechos y, en cierto modo, manipulación según las circunstancias en que se escribe. "Estamos en manos de los historiadores. El condicionamiento que puedieramos llamar político es decisio en el terreno del pasado histórico". No hay resignación, sino un oscuro realismo en estas conclusiones.

Los españoles más o menos contemporáneos del autor, los que han vivido la era de Franco, asisten escandalizados a la actual deformación de ese periodo. Sin ir más lejos, en el otoño de 1997 una cadena televisiva ofreció una serie sobre la historia del fútbol español. Es un hecho que ese deporte nunca alcanzó tan altos éxitos como durante la era de Franco y, sin embargo, la visión era una diatriba de aquel honesto y eficaz Estado que hizo la revolución industrial y salvó a los españoles de malvivir medio siglo bajo el telón de acero. Se negaba la evidencia.

¿Es inevitable la manipulación? El autor se inclina por una respuesta positiva, lo cual es cierto a corto plazo. Pero no podemos resignarnos a que nunca se puede averiguar lo que efectivamente pasó cuando se realiza la correspondiente indagación personal. Además, se inventa el pasado escrito; pero no los hechos que insoslayablemente condicionan nuestro presente y el futuro. Como reza la sentencia medieval , lo hecho no puede deshacerse.

Este ensayo de Murillo, escrito en prosa precisa y brillante, y enriquecido con selecta erudición, es la lección magistral de un estudioso sincero y sutil.

F.M..


 

artículo anterior indice siguiente artículo


Cartas a Razón Española

Buzon Pulse aquí para enviar correo


La obra de Razón Española es propiedad registrada
Prohibida la reproducción total o parcial de estos documentos sin previa autorización y acuerdo.