Revisión histórica. Por Pio Mora.

pag. principal Razón Española

Revisión histórica. nº 88

Por Pio Mora.

artículo anterior indice siguiente artículo

Revisión histórica

Luis Yáñez ha dicho que la Iglesia y el Ejército deberían pedir perdón por su participación en la guerra civil, y habla de "un juicio político", y una revisión histórica en relación con dicha guerra.

Este señor podría empezar por revisar la historia del propio PSOE, que seguramente conoce mejor que la de otros, y que ofrece excelentes oportunidades para la palinodia. Puede pedir perdón, por ejemplo:

1. Por haber colaborado con la dictadura de Primo de Rivera, en la que Largo Caballero fue consejero de Estado, habiendo aprovechado el favor de la dictadura para desbancar del mundo sindical a los perseguidos anarquistas y comunistas.

2. Por haberse declarado, el sector dominante del partido, a favor de la dictadura del proletariado ya en 1933. Besteiro se opuso, advirtiendo que eso equivalía a y por esa oposición defenestraron Largo Caballero y Prieto a Besteiro. Este es un episodio sumamente patético de la historia del PSOE y de la de España, que bien merece una adecuada .

3. Por haber organizado la insurrección de octubre de 1934 con el propósito declarado de establecer la dictadura del PSOE en España.

4. Por haber planteado dicha insurrección, abierta y oficialmente, como una guerra civil según consta en los papeles de Largo Caballero (las llamadas Memorias inéditas, guardadas en la fundación Pablo Iglesias). El propósito fracasó gracias a que la población no estaba todavía lo bastante radicalizada para querer una guerra civil, y los llamamientos del PSOE apenas los siguió nadie. Sólo en una parte de Asturias hubo verdadera guerra durante dos semanas.

5. Por haber mantenido, tras la derrota de la insurrección de octubre, una demagogia guerracivilista e irreconciliable, exagerando desaforadamente las acusaciones por la represión gubernamental en Asturias después de octubre del 34.

6. Por no haber investigado y aclarado a fondo dicha represión cuando pudo hacerlo, después de la victoria electoral del Frente Popular de 1936. Como se recordará, el líder derechista Gil Robles pidió reiteradamente en las Cortes una investigación oficial; pero el PSOE perdió todo interés por ella, después de haber utilizado sin tasa las acusaciones de crímenes represivos para crear en el país el ambiente de furia y odio que llevaría a la continuación de la guerra en 1936.

7. Por haber entregado a Stalin las reservas de oro españolas, dejando al Frente Popular completamente en manos del dictador soviético.

8. Por su participación en las matanzas masivas cometidas durante la guerra en el bando del Frente Popular. La prensa de Largo Caballero era una incitación permanente al asesinato en retaguardia. Vale la pena revisar aquellas hojas enloquecidas.

9. Por haber saqueado innumerables propiedades particulares, utilizándolas después para montar negocios en el exilio (el caso del barco Vita es un ejemplo destacado).

10. Por mantener, incluso en la época de la transición democrática, una demagogia favorable a una dictadura de izquierdas. Es una completa manipulación histórica la que identifica al antifranquismo con la democracia. El grueso de la oposición activa a Franco aspiraba a una dictadura mucho más férrea.

11. Por haber recibido en los años de la transición ayudas de la extrema derecha alemana (caso Flick). Sobre este asunto explica Carrillo en sus Memorias: «En la comisión del Congreso tuvo que comparecer el representante de Flick, que se llamaba Von Brauchitsch. En su interrogatorio intervine con la siguiente pregunta: "Tengo entendido que el Sr. Flick fue condenado por el Tribunal de Nüremberg como criminal de guerra Nazi. Y creo que usted es hijo del general dque fue jefe del estado mayor de Hitler...Entonces, ¿cómo se explica que ustedes financiasen al PSOE?" El Sr. Von Brauchitsch no vaciló en la respuesta: "Tratabamos de cerrar el paso al comunismo y el partido mejor situado para hacerlo era el Psoe".

Cabe añadir otro dato poco conocido, y es que buena parte de las armas con las que el PSOE preparó el intento de guerra civil de 1934, provenían de la Alemania nazi, como aclaran, entre otros, Juan Simeón Vidarte, uno de los jefes de la insurrección socialista.

Y así podríamos seguir largamente con datos de la historia por los que podría pedir perdón el PSOE predicando con el ejemplo, si es que tanto le gusta ese deporte pueril de los perdones políticos. La historia fue como fue, y coincido con el señor Yáñez en que no conviene ocultarla, sino enseñarla. Precisamente un motivo para que Yáñez y compañía pidieran perdón, y esta vez en serio, sería por estar empleando ahora argumentos guerracivilistas con el propósito de desviar la atención popular de otros asuntos poco ejemplares y más recientes.

A algunos que, como en mi caso, luchamos en la oposición arriesgando mucho, incluso la vida, nos irrita el feroche antifranquismo… de después de Franco…, exhibido por tantos que limitaban su oposición a charlas de café, mientras, a menudo, se afanaban en trepar en las instituciones del régimen. Y habiendo participado en la violencia y llegado luego a la conclusión de que la misma no sólo fue un tremendo error por los medios, sino más aun por sus fines, me irritan discursos como el de Yáñez, que reavivan los odios y los resentimientos, e inducen a jóvenes ignorantes a caer en la violencia.

Pío Moa.


 

artículo anterior indice siguiente artículo

Cartas a Razón Española

Buzon Pulse aquí para enviar correo


La obra de Razón Española es propiedad registrada
Prohibida la reproducción total o parcial de estos documentos sin previa autorización y acuerdo.