LIBROS: El siglo XX y otros desastres. Comentarios de E. Beladiez al libro del Marqués de Tamarón.

pag. principal Razón Española

LIBROS: El siglo XX y otros desastres. nº 87

Comentarios de E. Beladiez al libro del Marqués de Tamarón.

artículo anterior indice siguiente artículo

LIBROS: El siglo XX y otros desastres

Tamarón, marques de: El siglo XX y otras calamidades, ed. Pre-textos, Valencia, 1997, 158 págs.

Para los que el ciclo vital se corresponde con el siglo XX el título resulta de lo más sugerente. Luego, la lectura se hace cautivante, amena. Todo está dicho con sobriedad, en un rico idioma con cuya simplicidad trata de ocultar humildemente la riqueza intelectual y los muchos saberes de este escritor que no se prodiga. No porque falten calamidades en el marco de este siglo XX, sino porque los trabajos reunidos en este volumen son de tal concisión y profundidad que le bastan para dar muestra de su nivel intelectual sin recurrir a centenares de páginas.

Confieso que nunca había leído nada de este autor, joven por los años de vida, viejo por su saber. Me temo que sus publicaciones previas no han tenido buena crítica porque pocos paladares están acostumbrados a tal densidad de ideas envueltas en un lenguaje tan claro.

Se trata de veinte estudios redactados a lo largo de un decenio, todos ellos muestrario de madurez intelectual y claridad de juicio. Sobre todo cuando se inclina sobre España y su idioma, y sobre la visión de esa España y de ese idioma por parte de los extranjeros. Y, comparando con otro pueblo y otra lengua, no vacila en escribir: «El español es propiedad mancomunada de una veintena de naciones. El inglés ya no es de nadie; por muy codiciado y manoseado que esté, es en rigor, un bien mostrenco».

Para no salir de la actualidad de nuestro siglo XX, califica con agudeza a los «famosos» de «epicenos arcángeles de la nimiedad. No necesitan hacer nada, sino limitarse a ser. Los famosos son». Y añade, arriesgándose a recibir todos los rayos del firmamento, que «lo mismo ocurre con los intelectuales». «Les basta con lo accesorio, no necesitan sustancia». Y yo añadiría que son, efectivamente, insustanciales. Tal vez eso explica el vacío que la pretendida asepsia del intelectual ha introducido, dejando al arte y la literatura en producciones «menores en comparación con las obras maestras de un pasado que se nutría de fe».

Las reflexiones sobre los conceptos de reaccionario, centrista, progresista, patriota, izquierdista, ecologista merecían no la brevedad de estas líneas, sino sumergirse a fondo en la semántica, la historia de las lenguas y las trampas de la cronología, sin olvidar las tergiversaciones producto del lavado de cerebro, esa actividad que ha puesto de relieve cuán pocos son, en realidad los genuinos cerebros. Siempre hay algo dentro de un cráneo, pero ¿cerebro? Nada menos que Hamurabi invitaba a mirar en torno «para ver que tantos hombres son estúpidos». Y desde que la escritura cuneiforme dio eternidad a la frase poco ha cambiado la especie.

En el origen fue la palabra. Y la batalla humana —y la del siglo XX— «está en la palabra, y la táctica consiste en suprimir las palabras peligrosas», creando una censura social que da forma a la vida política. O en tergiversar sus contenidos, llamando democracia a la oligarquía de partidos, y dando por buenas cosas inconcretas como progreso, o libertad, o ecología, o conservadurismo, santas palabras cuyo exacto contenido nadie conoce y que cada uno interpreta a su capricho, beneficio y oportunidad.

La filosofía de la Historia le inspira tan acertadas reflexiones como su demoledora crítica sobre el fanatismo de unos supuestos ideales en cuyo nombre se han cometido los mayores crímenes de que se tiene memoria. desde la noche de San Bartolomé, al Terror, las guerras de los siglos XIX y XX, las dictaduras del proletariado, las limpiezas raciales, la reeducación de los pueblos.

Este libro de Tamarón debe ser meditado, es de degustación lenta. Dice muchísimas cosas que muy pocos se atreven a escribir.

E. Beladiez.


artículo anterior indice siguiente artículo

Cartas a Razón Española

Buzon Pulse aquí para enviar correo


La obra de Razón Española es propiedad registrada
Prohibida la reproducción total o parcial de estos documentos sin previa autorización y acuerdo.