LIBROS: La ligne de mire II. Comentarios de A. Landa al libro de Alain de Benoist.

pag. principal Razón Española

LIBROS: La ligne de mire II. nº 87

Comentarios de A. Landa al libro de Alain de Benoist.

artículo anterior indice siguiente artículo

LIBROS: La ligne de mire II

Benoist, Alain de: La ligne de mire II, ed. Labyrinthe, París 1996, 222 págs.

Alain de Benoist, que sigue siendo el principal portavoz de la Nueva Derecha francesa, se hizo popular con su antología de textos más o menos «derechistas», Vue de droite (1977). Desde entonces ha publicado dos docenas de libros, traducidos a varios idiomas, e inspira revistas culturales en numerosos países. Algunos de sus escritos en favor del neopaganismo le enajenaron muchos admiradores.

En 1955 recogió en un volumen, La ligne de mire I, una serie de ensayos. En el nuevo tomo que nos ocupa reúne ocho textos que datan del periodo 1988-1995. El primero es una discutible reivindicación de Rousseau al que se presenta como una figura tan «compleja» que es posible disentir de casi todas las interpretaciones clásicas. Claro que al comienzo de su relectura, el autor cita el famoso texto de Maurras que define a Juan Jacobo como lo que efectivamente fue, un «miserable». Y para confirmarlo, basta hojear las memorias del ginebrino. En el segundo ensayo se denuncia la repetición de la historia respecto a la unidad europea. En el tercer ensayo, por encima de la idea de nación se presenta la de imperio: «no nos limitemos a decir que todo lo que es de nuestra casa es lo bueno». El cuarto trabajo es una diatriba de los EEUU., un tema muy recurrente en el autor y que le lleva hasta la caricatura y el repudio visceral de lo norteamericano casi sin excepción. El quinto texto es un análisis de la Europa diseñada en Mastrique ante la cual el autor se abstiene de votar después de señalar ventajas e inconvenientes. Sorprende que sea partidario de fragmentar la actual «unidad francesa» en una federación de vascos, corsos, alsacianos, bretones, etc. El sexto discurso se centra en la ecología, y el pronunciamiento es favorable, pero sin fanatismo.

El penúltimo trabajo, es un replanteamiento de la tan manida dicotomía entre la derecha y la izquierda políticas. El autor, después de proclamar que la distinción, al menos en Francia, ha perdido la mayor parte de su valor, concluye: «defendamos las ideas de derecha y de izquierda; pero, sobre todo, las ideas justas». El volumen finaliza con unas consideraciones sobre el iniciado renacimiento de formas sociales tribales, neofeudales, en suma, comunitarias.

Páginas de claridad cartesiana, ingeniosas (es el eterno «esprit» tan francés), disidentes de la llamada «corrección política», lo que es su mayor atractivo, y eruditas porque el autor es un intelectual de amplios saberes y doctas lecturas.

A. Landa.


artículo anterior indice siguiente artículo


Cartas a Razón Española

Buzon Pulse aquí para enviar correo


La obra de Razón Española es propiedad registrada
Prohibida la reproducción total o parcial de estos documentos sin previa autorización y acuerdo.