LIBROS: The Politics of Prudence. nº 85

pag. principal Razón Española

LIBROS: The Politics of Prudence. nº 85

Comentario de Juan M. Santos al libro de Ruselli Kirk

artículo anterior indice Página Indice

LIBROS: The Politics of Prudence

Kirk, Ruselli: The Politics of Prudence. ed. Intercollegiate Studies Institute (14 South Bryn Mawr Ave., Bryn Mawr, PA19010, EE.UU.), 2ª edición, 1995, 304 páginas.



Se trata de una aproximación a la política, desde una óptica norteamericana, según coordenadas basadas en el derecho natural y el orden. La base del libro fueron las conferencias que el autor dictó bajo los auspicios de The Heritage Foundation.

Kirk proclama: «cuidado con el Behemoth». ¿Quien puede negar la asfixia centralizadora -incluso bajo subespecies autonómicas- y regulatoria con la que el Leviatán nos atormenta? Frente a ello los libertarios norteamericanos han alzado una bandera con algunos elementos diagnósticos excelentes, como su anticentralismo, su antiigualitarismo o la defensa de una prudente política exterior sin intromisiones; y siempre pésimas terapéuticas. Kirk señala su talón de Aquiles: no se puede ser individualista a ultranza; no se puede basar una sociedad en los intereses personales y en los apetitos individuales porque el hombre es un ser social por naturaleza, necesitado de las venerables creencias y costumbres, del patriotismo como síntesis de amor al bien común y aceptación del legado histórico de nuestros antepasados. La libertad privada absoluta es imposible.

Kirk siempre citaba a Wilhelm Roepke, economista político que buscó las bases éticas de la economía y la humanización de las estructuras económicas, porque como él creía «en el gobierno de las instituciones locales hacia arriba, no el de una élite burocrática centralizada». El principio de subsidiariedad, desde Aristóteles hasta Santo Tomás, desde Vázquez de Mella hasta ahora ha sido, es y será patrimonio «de las cosas permanentes». El suizo-alemán se convirtió en «un campeón de la economía humana: esto es, un sistema económico adaptado a la naturaleza humana y a una escala humana en la sociedad, opuesto a los sistemas inclinados hacia la producción en masa independientemente de las contraproducentes consecuencias personales y sociales». No en vano Roepke combatió tanto el socialismo como el capitalismo, puesto que Kirk y él compartían la restauración de la libertad de los hombres promoviendo la independencia económica, amenzada tanto «por la especialización "capitalística" [como] por la consolidación "socialística"». Lo que les situaba de pleno en los presupuestos y soluciones distributivos, formidablemente expuestos por Belloc 1.

Uno de los mejores capítulos es el séptimo, donde recorre el pensamiento conservador sureño de este siglo basándose en la figura de Donald Davidson. La antigua Confederación se ha resistido históricamente a la prevalente tendencia al poder centralizador. Otro puntal de estos fecundos filósofos políticos ha sido su defensa del orden agrario como basamento de la estabilidad de una sociedad. Religión, política, literatura y tradición son conceptos ligados, no divorciados, como ocurrió desde el principio entre los yanquis. En definitiva, «un reproche al materialismo, un correctivo a la adoración del progreso, una reafirmación de las necesidades espirituales y estéticas del hombre».

Y un interesantísimo análisis de T.S. Eliot, un paseo con Malcolm Muggeridge, un ensayo sobre política exterior, otro sobre educación, una crítica demoledora contra los neoconservadores, y muchos más capítulos que no tienen desperdicio. Un poderoso antídoto contra lo que Orwell hubiera denominado «el hombre medio, que piensa en eslóganes y habla a balazos».

Lectuara obligatoria y ágil para cualquier joven versado en la lengua de Shakespeare. Y también para los cerebros bienpensantes de la ahogada derecha española.

Con un epílogo invitándonos a redimir estos atormentados tiempos.



Juan M. Santos



 

artículo anterior indice Página Indice


Cartas a Razón Española

Buzon Pulse aquí para enviar correo


La obra de Razón Española es propiedad registrada
Prohibida la reproducción total o parcial de estos documentos sin previa autorización y acuerdo.