Razón Española, nº 116; La política

pag. principal Razón Española

La política

Por J. F. Peñalba

«Maritornes», una nueva revista para una nueva Hispanidad indice LIBROS: Españolas reinas de Francia

La política

El mismo día. Llama la atención la coincidencia cronológica de los actos ejecutados por los dos mayores enemigos de la unidad de España en estos momentos. El mismo día 27 de septiembre que el lendakari Juan José Ibarretxe exponía su plan de libre asociación en el parlamento autónomo de Vitoria, el sultán Mohamed VI procedía a celebrar unas elecciones legislativas.



La libre asociación. El 12 de julio, Ibarretxe planteó un ultimátum al Gobierno nacional: o le cedía las 19 transferencias que reclamaba o las tomaría a los dos meses. Cumplido el plazo, y ante la inmovilidad de Madrid, el lendakari salió con otra propuesta, que consiste en la elaboración de un plan de libre asociación con el resto de España. De manera nada casual, Ibarretxe había presentado su exigencia de más competencias mediante una resolución aprobada en el Parlamento vasco mediante los votos de PNV, EA e IU y gracias a la abstención de Batasuna; en la siguiente ocasión lo hizo en un pleno de política general, en el que no se vota, para evitar la negativa de Batasuna.

El Gobierno central ha dicho que aplicará la ley si la Administración autónoma trata de proseguir su plan. Dentro de pocos veremos en qué consiste esa ley, ya que el Gobierno vasco ha empezado los trámites para seleccionar 200 nuevos ertzainas sin depender del permiso de Madrid. Por de pronto, esperemos que Aznar y sus ministros recuerden, pese a lo que digan los quintacolumnistas del abertzalismo en Madrid, que la mejor manera de domesticar al PNV es no cediendo a sus amenazas. Así pasó con la renovación del Concierto Económico. Ante el plante del Gobierno, el PNV hubo de hocicar.

De acuerdo con lo que dicen los propios peneuvistas, el objetivo del PNV y de su aliado EAes embaularse el electorado de Batasuna, que se ha quedado sin partido, para arrasar en las elecciones municipales de mayo próximo. Con los ayuntamientos y las diputaciones en su poder, el nacionalismo podría acallar la oposición y proseguir su espiral de tensión hasta que tras las elecciones generales de 2004 José Luis Rodríguez Zapatero o el sucesor de Aznar se avenga a pactar.

En este proceso, el PNV ha recibido el respaldo de los catalanistas, de los comunistas y toda la generación que hizo la transición y que se resiste a perder sus privilegios y trienios. como ha escrito Federico Jiménez Losantos («El Mundo, 3-10.20002), «el consenso de fondo entre los escasos partidos antifranquistas y los abundantes franquistas dispuestos a democratizarse en 1977 fue y es el de la deslegitimación radical de España (...) Pero llegado el momento del reto definitivo que es el de la secesión traumática, el despedazamiento del cadáver, hete aquí que los guardeses de la sepultura parece que lo defienden como si estuviera vivo. Vamos, que después de un cuarto de siglo en coma y desahuciada, el PP actúa como si España estuviera viva y valiese la pena defenderla (...). Este no era el guión de la transición».

El plan de Ibarretxe, que se desarrolla al tiempo que las pistolas etarras siguen disparando, está originando más tensiones en la sociedad vasca. En cartas al director varios ciudadanos se han preguntado que si Ibarretxe incumple la ley española, de la que emana su poder, por qué ellos tienen que pagar impuestos a una Administración rebelde.

Por si fuera poco, en Vitoria se produjo un incidente que da idea de la doblez de los nacionalistas moderados. Dos personas denunciaron que en Vitoria la noche del domingo 29 de septiembre, tras el Alderdi Eguna (día del partido) celebrado por el PNV, tres ertzainas de paisano les agredieron al confundir a uno de ellos con un guardia civil de paisano. los ertzainas llevaban pegatinas de Agur España y vitoreaban a ETA. En el acto partidista, Xabier Arzallus había pedido a sus militantes que acudieran a las sedes del PP y del PSOE para mostrar su apoyo a los amenazados por ETA.



El sultán elige un parlamento. Las elecciones se desarrollaron un viernes y hasta el martes no se conocieron los resultados. Todas las anteriores elecciones parlamentarias efectuadas bajo Hassán II fueron fraudulentas, y éstas no iban a ser la excepción. La participación fue del 52 por 100, aunque según conocedores del país africano la verdad es que fue inferior al 25 por 100 y las ganaron los islamistas moderados. Los vencedores oficiales fueron los socialistas de Abderraman Yusufi, con 50 escaños de 325. Les siguen los nacionalistas del Istiqlal, aliados en el gobierno, con 48. El tercer lugar se asignó al partido islamista moderado Justicia y Desarrollo, que recibió 42 diputados. El también islamista Justicia y Caridad no se presentó. Los verdaderos conocedores de la realidad marroquí aseguran que los vencedores fueron los islamistas.

En uso de sus facultades constitucionales, Mohamed VI nombró primer ministro a uno de sus consejeros personales, Driss Jetu, gestor de sus inversiones y ministro del Interior en el Gobierno sustituido. A la vista del fracaso de las elecciones que Jetu organizó, sorprende su designación. El sultán no se fía ni de los políticos que aceptan participar en su mascarada.

Con motivo de laFiesta Nacional del 12 de octubre, Mohamed VI envió un mensaje de felicitación a don Juan Carlos, en el que abría el camino para la solución de la crisis originada por la retirada del embajador de Rabat. Las causas de este aparente arrepentimiento pueden ser la dureza española ante la ocupación del islote de Perejil y la incorporación de nuestro país al Consejo de Seguridad de la ONU como miembro no permanente, donde sigue el asunto del Sáhara Occidental.



El régimen catalán. A finales de septiembre, el eurodiputado por CiU Pere Esteve anunció que dejaba el partido. El anuncio es tanto más llamativo cuanto Esteve fue secretario general de Convergencia Democrática durante cuatro años y, por tanto, cabe pensar, que hombre de confianza de Jordi Pujol. A éste, el portazo de Esteve le ha sentado mal y le ha acusado de megalomanía. Esteve es un político muy nacionalista, hasta el punto de que negoció en nombre de Convergencia la Declaración de Barcelona, que agrupa al partido calanista, al PNV y al BNG gallego. Su excusa para dejar Convergencia es que Pujol y Artur Mas han convertido el partido en apéndice del PP y puso como ejemplo el apoyo al Plan Hidrológico Nacional y a la Ley de Partidos.

Sin embargo, lo más sorprendente ha sido el futuro destino de Este. En los primeros días, Esteve dudó entre incorporarse al PSC o a ERC. Al comienzo de octubre declaró que iba a fundar un partido nacionbalista y de izquierdas. La posibilidad de que el segundo en la jerarquía de un partido considerado de derechas se plantee acabar en partido de izquierda demuestra como pocos ejemplos el carácter de régimen que impera en la política catalana. La clase política y la intelectual son perfectamente intercambiables de un partido a otro. Se ha dicho, con razón, que Pasqual Maragall quiere ser el sucesor de Pujol en lugar de Mas. En Cataluña nadie que cuente dará un grito más alto que otro. A todos les interesa mantener el tinglado.



La boda de Ana Aznar. La familia Aznar ha entrado en el Hola mediante la boda de la hija con Alejandro Agag, hombre de confianaza del padre y alto cargo del PP. La ceremonia, celebrada en el monasterio de El Escorial el 5 de septiembre, ha supuesto un escándalo, ya que era una mezcla de ceremonia de Estado con reunión privada, todo ello aderezado con la ostentación de un nuevo rico. Todas las personalidades de la sociedad española en torno a los Aznar: los Reyes, los candidatos a la sucesión (que fueron testigos por parte de la novia), los albertos (condenados por estafa por la audiencia Provincial de Madrid), primeros ministros amigos del padre, Isabel Preysler y Miguel Boyer, amigos de toda la vida de los Aznar, al igual que Emilio Ybarra, Francisco González, Isidoro Alvarez, César Alierta y Rupert Murdoch. Apenas hubo invitados del PSOE, y en cambio asistieron todos los cargos del PP. Ofició la ceremonia el arzobispo de Madrid. Vamos, que fue la boda de una pareja joven como cualquier otra.

Una ostentación de poder y riqueza que ha perjudicado mucho a Aznar, y que era completamente innecesaria, a no ser que se quisiera colocar a los recién casados. La marginación de toda la oposición en un acto casi de Estado ha revelado en Aznar un hondo perfil partidista a nivel personal, difícil de comprender en una sociedad como la española, para la cual las relaciones personales carecen de tensiones ideológicas.



Ataque a la Fundación Francisco Franco. A finales de febrero se desató una campaña contra la Fundación Francisco Franco por las subvenciones (menos de 14 millones de pesetas en dos años) para la clasificación de su fondo documental.la izquierda quería vengarse de Franco y arremeter contra la ministra Pilar del Castillo, cuyo ministerio concedió el dinero; los nacionalistas catalanes aprovechaban para reclamar el Archivo de la Guerra Civil de Salamanca, y varios historiadores, por resentimiento.

El Ministerio deEducación, en vez de amedrentarse, ha defendido la legalidad de las subvenciones. No es de sorprender que ante la Ley de Calidad y estas concesiones, Del Castillo sea ridiculizada por el grupo Prisa en su guiñol de Canal Plus.



Robos a personajes del PP. Hasta hace unos meses, el gobierno negaba que existiera inseguridad, pero en cuanto las encuestas lo señalaron y el PSOE se aprovehó del temor y del enfado de la gente, los ministros empezaron a hacer declaraciones y a presentar medidas. Es difícil que los planes y las convocatorias de nuevos agentes del orden funcionen, ya que no se atacan las causas de la delincuencia: unas leyes que conceden más derechos a los presuntos que a las víctimas y los policías y la persecución de la inmigración ilegal, con exigencias a los países de origen de las mafias más peligrosas, como Colombia y Rumanía, de colaborar o de cortarles la ayuda.

El único consuelo es que de los delitos no escapa nadie. Según publicó el diario de Internet elsemanaldigital, unos ladrones se llevaron uno de los automóviles oficiales de que dispone el ministro de Defensa, blindado y con mecanismos de seguimiento, y lo emplearon para un alunizaje en un centro comercial de Madrid.

Otro robo que está dando que hablar es el de los documentos de Pedro Arriola, sociólogo que pasó de la extrema izquierda de sus años mozos a asesorar a la CEOE, actividad en la que debió descrubir el arte de hacer negocios. Arriola, casado con Celia Villalobos, aconseja a Aznar desde hace años, formó parte de la terna que negoció con ETA durante la tregua-trampa y factura también a grandes empresas como Telefónica. A finales de agosto, unos ladrones entraron en su chalé del barrio de Chamartín (Madrid) y se llevaron unos documentos. El hecho, destapado por «El Mundo», no ha sido una casualidad.



Contra las cuotas. Acabemos con una buena noticia. el Tribunal Constitucional ha admitido el recurso de inconstitucionalidad presentado por el Gobierno nacional contra dos leyes electorales de Castilla-La Mancha y de Baleares que mandaban que los partidos que se presentaran a las elecciones autonómicas llevaran en las candidaturas el mismo número de mujeres que de hombres y, encima, colocados correlativamente. El Gobierno alegó que estas normas vulneraban diversos preceptos constitucionales y el sentido común.



Francisco Javier Peñalba



 

«Maritornes», una nueva revista para una nueva Hispanidad indice LIBROS: Españolas reinas de Francia

Cartas a Razón Española

Buzon Pulse aquí para enviar correo


La obra de Razón Española es propiedad registrada
Prohibida la reproducción total o parcial de estos documentos sin previa autorización y acuerdo.