Razón Española, nº 116; LIBROS: La corrupción y los gobiernos

pag. principal Razón Española

LIBROS: La corrupción y los gobiernos. nº 116

Comentarios de A. Landa al libro de J. Rose-Ackerman .

LIBROS: Les Libéraux indice LIBROS: Guerras de América del Sur en la formación de los Estados Nacionales

LIBROS: La corrupción y los gobiernos

Rose-Ackerman, Susan: La corrupción y los gobiernos, trad. esp. ed. Siglo XXI, Madrid, 2001, 366 páginas.



Este libro, aparecido en 1999, es desarrollo de una obra anterior de la autora, Corruption (1978). Ahora insiste en las negativas consecuencias de la corrupción sobre la economía general, independientemente de la cuestión ética. Esas consecuencias son limitación de la inversión, aumento de las desigualdades sociales, y disminución de la eficacia gubernamental y de la rentabilidad de los productos nacionales. Estos análisis empíricos se realizan, sobre todo, con datos de países en vías de desarrollo y con los resultados de las escandalosas privatizaciones en los países del capitalismo de Estado (URSS y satélites).

La autora aborda la interesante cuestión de si la corrupción es consustancial a las democracias, y reconoce que «la necesidad de financiar las campañas políticas introduce nuevos alicientes para favorecer alicientes especiales que no existen en los regímenes autocráticos». La solución que propone es un tanto vaga y utópica: «crear mecanismos de veto y fuentes independientes de poder político, administrativo y judicial». Pero precisamente lo característico de las democracias partitocráticas, que son la mayoría de las actuales, es la asunción de todos los poderes por la cúpula de los partidos y la eliminación de lo independiente. Como recurso último, en un mundo de mercados globalizados por las multinacionales, la solución sería, según la autora, convencer a éstas de que no paguen sobornos. Pero la realidad es que los mayores sobornos proceden precisamente de las multinacionales que operan sobre países menos desarrollados. Y son, además, los sobornos más difíciles de detectar (compras de armamento y medios de transporte, permisos de instalación, privilegios fiscales, créditos, etc.).

Los partidos políticos o son mínimos y circunstanciales, como en Suiza, o son grandes organizaciones. En este último supuesto necesitan enormes sumas de dinero para sostener su burocracia central y local, y para pagar las campañas electorales. Esas sumas o provienen del Presupuesto del Estado, que así convierte a los partidos en instituciones públicas y a sus miembros en funcionarios, o provienen de aportaciones de las grandes empresas (fórmula norteamericana), o de la corrupción sistemática (caso de Italia). En el supuesto primero, el gran capital condiciona la política; en el segundo crece la corrupción porque los agentes intermediarios reclaman su porcentaje. Las partitocracias son necesariamente corruptas. Esta es la cuestión que la «corrección política« impide abordar a los tratadistas.

Obra documentada, certera en la crítica; pero muy débil en las soluciones propuestas.



A. Landa



 

LIBROS: Les Libéraux indice LIBROS: Guerras de América del Sur en la formación de los Estados Nacionales


Cartas a Razón Española

Buzon Pulse aquí para enviar correo


La obra de Razón Española es propiedad registrada
Prohibida la reproducción total o parcial de estos documentos sin previa autorización y acuerdo.