Razón Española, nº 116; LIBROS: Guerras de América del Sur en la formación de los Estados Nacionales

pag. principal Razón Española

LIBROS: Guerras de América del Sur en la formación de los Estados Nacionales. nº 116

Comentarios de Jerónimo Molina al libro de C. González Espul.

LIBROS: La corrupción y los gobiernos indice LIBROS: La fe ante el reto de la cultura contemporánea

LIBROS: Guerras de América del Sur en la formación de los Estados Nacionales

González Espul, Cecilia: Guerras de América del Sur en la formación de los Estados Nacionales. Presentación de Alberto González Arzac. Ediciones Theoria. Buenos Aires. 2001. 205 páginas.



La historia de los Virreinatos americanos, es decir, la de las Españas transoceánicas, nunca ha interesado demasiado al público lector español, pese a los esfuerzos denodados de unos pocos investigadores para poner en valor aquel legado. Cuesta trabajo comprender, todavía hoy, la vastedad de ese mundo espanol y su delicada articulación interna. ¿Acaso no tiene un valor extraordinario que, ratificados en 1778 por Floridablanca los acuerdos de San Ildefonso del año anterior, sobre la cesión portuguesa de Annobón, Fernando Poo y «los puertos y costas opuestos a la isla», la expedición para posesionarse de aquellas tierras, al mando del Conde de Argelejo, la fletase el Virrey del Río de la Plata? De este modo, entre la incomprensión y la sorpresa, debe hoy añadirse a las falsificaciones contemporáneas de la historia de España, particularmente de su historia política desde la traición socialista a la República en octubre de 1934 hasta la defección de buena parte de las elites del régimen de Franco entre el 4 de enero y el 15 de junio de 1977, el lastre de la amputación hispanoamericana. Pero igualmente descorazonador resulta nuestro desconocimiento de los hechos más significativos de la historia de las nuevas repúblicas americanas. La tristeza se ve aquí doblada por las consecuencias de la ignorancia o la incuria españolas durante el siglo XlX, pues la expulsión de España del hemisferio occidental bien puede verse como el acto final de la balcanización del subcontinente. Precisamente sobre este último asunto, la Klein-Staaterei como modelo de la formación de los Estados nacionales en Hispanoamérica, versa este libro de Cecilia González, investigadora de la Universidad de Buenos Aires e intelectualmente próxima al Instituto Nacional de Investigaciones Históricas Juan Manuel de Rosas.

Partiendo de la evidencia de una conciencia hispanoamericana común, siempre referida a Bolívar y San Martín, la autora sostiene consecuentemente que las guerras de las que se ocupa -todas ellas relacionadas con la desmembración del Virreinato del Río de la Plata- no fueron internacionales, sino más bien interestatales. También, por tanto, guerras civiles, prolongación, cabe añadir, de la que originalmente enfrentó a criollos y peninsulares. Dejando a un lado los errores de los gobernantes americanos, cegados frecuentemente, en su emulación de los grandes próceres, por ambiciones geopolíticas y económicas absurdas, en las páginas de este libro se ofrecen buenos argumentos para demostrar, una vez más, la influencia del imperialismo anglosajón, primero británico y luego Yanqui, sobre el proceso de estatificación hispanoamericano. En las guerras examinadas, desde la argentinobrasilera de 1825 hasta el conflicto del Chaco boreal de 1932, se pone de manifiesto particularmente la imposibilidad de consolidar un gran Estado bioceánico (Provincias Unidas de Sud América) sobre la demarcación del Virreinato rioplatense. Una de las escisiones más dolorosas, mirando, no hace falta decirlo, desde el lado argentino, fue la de la margen izquierda del río Uruguay, origen de la República Oriental del Uruguay en 1828. El problema se remonta a la ocupación portuguesa en 1816 y al vuelo que después tomaron las pretensiones de Pedro de Braganza, Emperador de Brasil. Tuvo también enorme trascendencia la guerra de Chile y Argentina contra la Confederación Peruano-Boliviana (1836-1839), también conocida como la I Guerra del Pacífico. El movimiento federador del Perú y Bolivia, impulsado por el Mariscal Andrés de Santa Cruz, fue visto con malos ojos por Chile, preocupado por su predominio comercial en el océano de Núñez de Balboa, pero también por Argentina, que tenía aspiraciones sobre el Chaco central. Debe tenerse en cuenta que el antiguo virreinato rioplatense se asomaba al Pacífico por Atacama y Tarapacá. Mas para González Espul la causa última de esta guerra no fue económica ni territorial; en realidad se libró «contra la existencia misma de la Confederación, que amenazaba absorber a los Estados vecinos» (pág. 117). En el juego de las alianzas y de los intereses, Santa Cruz encarnó en esta ocasión el ideal federativo; por su parte, Chile y Argentina vinculáronse con los proyectos localistas del Estado-nación. Aquel simpatizaba empero con las fuerzas liberales e ilustradas, mientras que Portales y Rosas representaban la «mentalidad tradicional, hispánica y premoderna, que fue la que configuró la idiosincrasia de los pueblos americanos, plasmada en la matriz indígena» (pág. 119). Del conflicto entre estas dos mentalidades se nutrió también la Guerra de la Triple Alianza (1865-1870), que enfrentó a Argentina, Uruguay y Brasil con Paraguay. Su motivo inmediato fue la negativa argentina a reconocer la independencia paraguaya proclamada en 1840. Con esta guerra se consuma definitivamente la balcanización de Hispanoamérica. Guerras posteriores como la del salitre o la II Guerra del Pacífico(1879 1883), entre Chile, Perú y Bolivia, o la ya mencionada del Chaco boreal, entre Bolivia y Paraguay, tienen que ver más bien con los intereses económicos (el guano y los salitres de Atacama; el petróleo del Chaco) y con la rectificación de fronteras de Estados ya consolidados.

En suma, González Espul ofrece en este libro una sintética y selecta revisión de un siglo de guerras civiles hispanoamericanas, para mejor resaltar sus efectos: la creación de «20 débiles repúblicas, en un espacio geográfico que había sido gobernado en tres divisiones administrativas por un solo rey» (pág. 68). Los lectores que esta obra merece agradecerían a la autora, sin duda, una investigación equivalente que apuntase al norte y alcanzase hasta el Río Grande.

Jerónimo Molina



 

LIBROS: La corrupción y los gobiernos indice LIBROS: La fe ante el reto de la cultura contemporánea


Cartas a Razón Española

Buzon Pulse aquí para enviar correo


La obra de Razón Española es propiedad registrada
Prohibida la reproducción total o parcial de estos documentos sin previa autorización y acuerdo.