Razón Española, nº 115; Del amanecer a la decadencia. Quinientos años de vida cultural en Occidente (de 1500 a nuestros días)

pag. principal Razón Española

LIBROS: Del amanecer a la decadencia. Quinientos años de vida cultural en Occidente (de 1500 a nuestros días). nº 115

Comentarios de Dalmacio Negro al libro de J. Barzun.

LIBROS: Chateaubriand o un espíritu incorrecto indice LIBROS: Albert Speer. Memorias

LIBROS: Del amanecer a la decadencia. Quinientos años de vida cultural en Occidente (de 1500 a nuestros días)

Barzun, J. Del amanecer a la decadencia. Quinientos años de vida cultural en Occidente (De 1500 a nuestros días). Trad. de J. Cuéllar y E. Rodríguez Halffter. Madrid, Taurus, 2001. 1303 págs.



Este gran libro por su volumen y contenido no es una filosofía de la historia, aunque pueda sugerirlo el título, sino una excelente síntesis de historia de la cultura occidental. El autor, de origen francés, es uno de los intelectuales de élite de Norteamérica.

El título resume el desarrollo y sentido del libro, distribuido en cuatro partes articuladas sobre la idea de cuatro revoluciones: la religiosa, la científica, la monárquica y la revolución social. Se combinan de manera ordenada y clara interrelacionándolas, la historia política y del pensamiento, las distintas manifestaciones del arte, la literatura y la ciencia de las correspondientes partes. En cada una de las tres primeras incluye el autor, admirador de Ortega, dos sugestivas secciones transversales en las que aplica el método perspectivista.

La primera parte abarca desde las «noventa y cinco tesis de Lutero» hasta la aparición de la Real Sociedad Londinense para el progreso del conocimiento natural sugerida por Boyle con su idea del «Colegio invisible». Es decir, los siglos XVI y XVII. En ellos aparecen las ideas rectoras de lo que va a ser la modernidad. Estas son según el autor, que destaca la influencia del protestantismo, el primitivismo que tiene tanto una función terapéutica, como ocurre en la literatura pastoril, como la de impulsar el ansia de novedades y el ideal de emancipación, más bien que de libertad; el individualismo, que dará lugar a la conciencia de lo propio, a la autoconciencia; la secularización (en el texto se dice secularismo); el cientificismo (palabra más adecuada que cientismo para traducir scientism); la abstracción como hábito obsesivo del pensamiento, del que es una consecuencia el análisis; y en la última parte, el reduccionismo. El mentor de Barzun es probablemente Pascal: Pascal «formuló una filosofía del hombre y la sociedad que ilumina críticamente lo ocurrido en la cultura occidental desde su tiempo». Las dos secciones transversales son «la perspectiva desde Madrid en torno a 1540» y «La perspectiva desde Venecia en torno a 1650».

En la segunda parte, titulada «Del cenagal y las arenas de Versalles a la pista de tenis», retrocede el autor al siglo XVI para explicar la revolución de las monarquías hasta llegar a la Restauración a comienzos del XIX. Aunque esta parte no es menos rica que las otras, podría resumirse aquí su sentido en la afirmación de que «el avance de la ciencia fue haciendo a la Naturaleza progresivamente más conveniente que la Religión como fuente de verdad». Las transversales son: «La perspectiva desde Londres en torno a 1715» y «desde Weimar en torno a 1790».

La tercera parte abarca «De la primera parte de Fausto a "Desnudo descendiendo de una escalera nº 2", en alusión a Goethe y al cuadro del cubista Marcel Duchamp. En ella hace irrupción la mujer que, según Barzun, «no comenzó a ser frágil por definición hasta finales del siglo XVIII, cuando penetró el sentimentalismo en la Ilustración, y después, para protegerla, el siglo XIX añadió al personaje el desconocimiento de amplios ámbitos vitales». Las perspectivas son aquí, «desde París en torno a 1830» y «desde Chicago en torno a 1895». Hay algún equívoco conceptual como el caracterizar de máquinas la primera hacha de piedra y la primera palanca de bomba, pues, en rigor son utensilio y artefacto respectivamente.

La cuarta parte se titula «De la "Gran Ilusión" a la "civilización occidental tiene que desaparecer"», o sea, desde la Gran Guerra hasta hoy. Eclosiona el igualitarismo, se llega por un proceso de reducción al absurdo constituido en consigna, que da lugar en la ética al relativismo y tiene lugar «la muerte del ignorante»: todo el mundo acepta entender lo que es ininteligible, como se ve especialmente bien en el arte. Y con ello se impone lo que considera el autor el dogma del siglo XX: «lo más reciente es lo mejor». Concluye con un brevísimo prólogo sobre el porvenir de la época que llega a su fin, en el que enumera las que podrían ser sus etiquetas descriptivas. Son quince, que van desde «época de la incertidumbre» a «época de las expectativas absurdas».

El libro, bien traducido, sigue una línea en la que se van mostrando los pasos sucesivos de la cultura occidental hasta su disolución. En este sentido el autor es pesimista, si es que ante la realidad son posibles las actitudes de pesimismo y optimismo, pues la realidad es como es. No obstante, cabe preguntarse: si por cultura occidental se entiende la europea y la americana, ¿no se advierten ya sin embargo líneas de separación, tanto de la americana anglosajona como de la española?; por ejemplo en esta última ya se teoriza con buenas razones sobre una hispanidad sin España. La disolución de la cultura occidental ¿afecta tanto a la parte europea, como a la americana? ¿Está disolviéndose la cultura americana? Y también: ¿hasta qué punto o en qué medida se han agotado las posibilidades históricas de la cultura europea? La historia es imprevisible.



Dalmacio Negro



 

LIBROS: Chateaubriand o un espíritu incorrecto indice LIBROS: Albert Speer. Memorias


Cartas a Razón Española

Buzon Pulse aquí para enviar correo


La obra de Razón Española es propiedad registrada
Prohibida la reproducción total o parcial de estos documentos sin previa autorización y acuerdo.