Razón Española, nº 113; Crónica: La política

pag. principal Razón Española

Crónica: La política

Por Francico J. Peñalba

El oro de Moscú, sí existió indice LIBROS: La difesa del Regno: Gaeta, Messina, Civitella del Tronto

Crónica: La política

La oposición. Parece que hayamos retrocedido 15 años en el tiempo y hayamos vuelto a la época de gobierno omnímodo de Felipe González. En estos momentos, apenas existe oposición al PP hecha por los partidos; de esta tarea, imprescindible en cualquier régimen político, se encargan un grupo de comunicación y parte de la magistratura.

A José Luis Rodríguez Zapatero el guerrismo le ha puesto el mote de Bambi por la blandura de sus ataques. Además, se le empieza a llamar el Hernández Mancha del PSOE, en recuerdo del político cuyo mayor mérito fue sacar la oposición de abogado del Estado. (¿Por qué en la derecha española no se puede ser nadie sin haber obtenido antes un puesto de altura en la Administración?

Como en la AP de entonces, al PSOE de ahora todo le sale mal, como si estuviera gafado. Uno de sus mejores cargos, Nicolás Redondo, está a punto de dejar el partido, cuando su estilo y sus ideas deberían ser los propios de los renovadores. En cambio, la Ejecutiva prefiere apoyarse en nombres y estrategias derrotadas. Pascual Maragall es un ejemplo de los primeros y el acercamientos a los separatistas lo es de las segundas. El congreso extraordinario del PSE-EE acabó con el triunfo de los aparachik locales, como Patxi López y Jesús Eguiguren. Llevados por la comodidad, el miedo o el deseo de conseguir cargos en el gobiernos vasco, los nuevos dirigentes se alejan de la dureza frente al nacionalismo vasco y optan por la equidistancia.

Y si la AP de la crisis posterior a 1986 se perdió en un laberinto ideológico en el que se encontraban la crítica al franquismo y a los Estados Unidos de Ronald Reagan, el PSOE actual propone medidas que antes el mismo partido tachaba de derechistas o reaccionarias. A la rebaja de impuestos que ya había propuesto el equipo económico socialista se han unido en las últimas fechas sendos proyectos de ayudas a la familia y la maternidad y de combate a la delincuencia. Estas medidas muestran la desorientación, o desesperación, del PSOE, no tanto por el cambio ideológico que suponen (a fin de cuentas otros partidos de la Internacional Socialista también prometen la reducción de la criminalidad), sino por la contradicción que suponen. José Luis Rodríguez Zapatero y muchos de los miembros de la nueva Ejecutiva respaldaron las sucesivas reformas penales y legales a favor de los delincuentes en la época de gobierno de González. Por otro lado, no casan las promesas a las familias con hijos con las realidades de promoción de las parejas de hecho, las parejas homosexuales y el aborto en las Administraciones en que el PSOE gobierna y en las tribunas políticas y periodísticas. Sin embargo, como la progresía domina el pensamiento, podemos esperar que aquí se haya iniciado una recuperación de las ideas y conceptos más sanos que perviven en la sociedad y de la que se contagiará la derecha.



Cuentas secretas del BBVA. El banco opaco montado por el antiguo BBV es el asunto de mayor interés en España en los últimos meses, muy por encima de la presidencia europea. Por ahora las preguntas no tienen contestación: ¿de dónde salió el dinero para las cuentas secretas en los paraísos fiscales?, ¿a qué pagos se destinó?, ¿hubo partidos españoles y americanos que cobraron sobornos y a cambio concedieron favores al BBV?, ¿influyó este secreto en la retirada anticipada de Emilio Ybarra que, casualmente, se llevó a los directivos vinculados
ideológicamente con el abertzalismo? y ¿sirvió el dinero para pagar a ETA? Este asunto vuelve a traer a debate la polémica sobre la propiedad de las empresas que pone en solfa los dogmas neoliberales. A raíz de lo visto con el BBV y con la eléctrica estadounidense Enron, los gestores, esos amos del universo que gobiernan el libre mercado, no pasan de ser una casta que se coopta y luego saquea las empresas a ellos entregadas. Por de pronto los consejeros están dando un espectáculo de cobardía impropio de gente tan mayor y tan adinerada. Los unos denuncian a otros y los hay que llegan a decir que no sabían nada de las cuentas y los fondos, pese a sentarse en el consejo de administración de uno de los mayores bancos del mundo.

Tampoco podemos olvidarnos de una institución que brilla por su ausencia. Tras los consejeros y el dinero están el Banco de España, el Ministerio de Hacienda, la Comisión Nacional del Mercado de Valores, la Audiencia Nacional y la Fiscalía Anticorrupción, pero falta la Hacienda foral de Vizcaya, dotada de capacidad inspectora y bajo cuya jurisdicción caen las personas de Ybarra, Uriarte y otros banqueros. Por lo que se ve, estos funcionarios ni se plantean que haya habido delito fiscal. ¡Y luego el diputado Iñaki Anasagasti va diciendo que «Neguri es el PP con boina»! Ya me gustaría a mi tener enemigos tan despiadados.



Beatificación de Isabel la Católica. La Conferencia Episcopal Española nos ha dado una alegría a los fieles al mostrarse tres cuartas partes de sus miembros a favor del proceso de beatificación de la reina Isabel de Castilla. Resulta patético que muchos medios y periodistas católicos hayan callado al respecto o incluso hayan acogido críticas. El jesuita José Ramón Scheifler, que ocupó altos cargos en la Universidad de Deusto, reprochó en el diario del PNV (Deia, 11-3-2002) el proceso. Recordó la expulsión de los judíos y la fundación de la Inquisición. No se entiende que el nacionalista Scheifler permanezca en la Compañía de Jesús, porque San Ignacio de Loyola no fue precisamente un modelo de tolerancia posconciliar. Aparte de los méritos y deméritos de la reina, Scheifler carga también en la balanza contraria a Isabel la Católica acciones ajenas. El sacerdote acaba su artículo con esta frase: «Y no se puede olvidar que el proceso se inició en otros tiempos, el del nacionalismo, en 1958, promovido por el entonces arzobispo de Valladolid con el decidido apoyo de Franco». El País soltó un editorial cargado de soberbia, el pecado de Lucifer, y de resentimiento (4-3-2002). Al final, los creadores de opinión que se mojaron y al menos respetaron el derecho de la Iglesia a elegir sus figuras heroicas fueron articulistas no creyentes como César Alonso de los Ríos (ABC, 28-2-2002) y Federico Jiménez Losantos (Epoca, 18-3-2002).

La paletada de cal la encontramos en la encuesta de El Mundo (21-4-2002) en que se pide su opinión a los 100 españoles sobre el celibato eclesiástico. Los 11 teólogos consultados más tres curas se pronunciaron en contra de su mantenimiento. El más ortodoxo y claro fue el filósofo marxista Gustavo Bueno: «la supresión del celibato acabaría con la Iglesia católica y quienes la piden deberían llamarse protestantes y no católicos». Ante la traición a los fieles debemos preguntarnos qué se se enseña en las facultades de Teología y los seminarios. Recordemos que un tercio de los sacerdotes en ejercicio en la diócesis de Gerona se pronunció también a favor del celibato opcional y su obispo no les sancionó. Creo que conviene que los fieles contrarios a estas revueltas y a la blandura con que se castigan expresemos nuestra postura con, por ejemplo, el boicot a la asignación religiosa en el IRPF. Que nos insulten pase, pero que encima les paguemos el sueldo... De la misma manera que los clientes del BBVA deberían de cancelar sus cuentas en este banco.



Guerra vasca. Como el asunto de la agresión separatista vasca contra la unidad nacional es el mayor problema de España, viene permanente a estas páginas, a pesar de resultar ya agotador. El Gobierno vasco consiguió que el Legislativo del estado de Idaho se inmiscuyera en un asunto interno español y se pronunciara a favor del derecho de autodeterminación del pueblo vasco. El PNV prosigue su estrategia de internacionalizar el conflicto con la esperanza de forzar una intervención exterior a la manera de la producida en el Ulster. Volvemos a hacernos la pregunta que siempre suele quedar sin respuesta: ¿qué hace la diplomacia española? Los abertzales de todas las tendencias viajan a Idaho y a Porto Alegre (Brasil) para difundir sus mentiras. ¿Por qué el Gobierno español y las embajadas no organizan giras de intelectuales contrarios al nacionalismo y de las víctimas de ETA?, ¿será por falta de dinero o por falta de ideas?



Marruecos: Los españoles estamos asombrados ante el rigor con el que el Gobierno está llevando la crisis causada por la retirada del embajador marroquí. El presidente José María Aznar ha dicho que España no va a hacer gestos para el regreso del representante marroquí. Esta actitud prueba que para relacionarse con Marruecos, al menos mientras perdure el actual régimen, lo más conveniente es la independencia y no la sumisión. Lamentablemente, el Gobierno español cometió un error al acusar a Felipe González de haberse reunido a escondidas con el primer ministro y el sultán marroquíes. González reconoció que él podía verse con los gobernantes cuando quería, lo que, por cierto, indica lo mal que escoge sus amistades el ex presidente del Gobierno español, ya que Marruecos no deja de ser una finca propiedad de la familia real alauita en la que el socialista Abderramán Yusufi hace las veces de guardés. ¿Qué doble vara de medir tienen los socialistas españoles y franceses que arremeten contra Jean Marie Le Pen a la vez que defienden a un tirano como Mohamed VI? No olvidemos además que Marruecos reprime a unos ciudadanos españoles, los saharauis. Para conocer más ese Marruecos maravilloso y en transición a una democracia europea, como nos recuerdan González, Juan Goytisolo y Alfonso de la Serna, es aconsejable la lectura del libro El último rey, de Jean Pierre Tuquoi. Los partidarios del diálogo ecuménico y de la alianza con los musulmanes en causas comunes, como la defensa de la vida, encontrarán un hecho que debería inducirles a replantearse sus tópicos: el sultán Hassán IIobligaba a abortar a sus concubinas para no enredar la sucesión al trono.



Prohibido aprender. La educación es una actividad que parece perseguida por los pedagogos (profesión quie rima con demagogo) y por los políticos.La consejería de Educación de la Comunidad de Madrid, que dirige Carlos Mayor Oreja, hermano del ex ministro de Interior, ha ordenado a los colegios concertados que ofrecen un horario lectivo de seis horas diarias de clase en primaria, la supresión de una en el próximo curso. La medida del equipo democristiano es equiparar por abajo a los centros concertados con los públicos, donde el horario es de cinco horas. Si en los colegios privados la dirección o los padres consideran necesaria esa hora, se podría impartir, pero como actividad extraescolar, y por tanto, pagada aparte. El intervencionismo no sólo es socialista. Mayor Oreja, que ordenó la escolarización de la niña marroquí en el Escorial con su solidario e igualitario hijab, en vez de dotar de mejores medios a la enseñanza pública prefiere zancadillear a la privada para que no destaque y le ponga en ridículo. Otra metedura de pata de Mayor Oreja ha sido realizar una campaña publicitaria a favor de la escuela pública con la persona del actor Emilio Aragón, que no lleva a sus hijos a un instituto, precisamente. ¿Y en qué centros han estudiado los hijos de Mayor Oreja? ¿Por qué casi todos los responsables de Educación que ha habido en España, desde José Antonio Maravall a Pilar del Castillo, han matriculado a sus hijos en centros privados y carísimos, sin cuotas de inmigrantes ni experimentos pedagógicos? ¿Por qué los demás hemos de comer los platos que ellos no quieren?



Francisco Javier Peñalba



 

El oro de Moscú, sí existió indice LIBROS: La difesa del Regno: Gaeta, Messina, Civitella del Tronto

Cartas a Razón Española

Buzon Pulse aquí para enviar correo


La obra de Razón Española es propiedad registrada
Prohibida la reproducción total o parcial de estos documentos sin previa autorización y acuerdo.