Razón Española, nº 112; LIBROS: Supuestos y principios fundamentales de la representación pública mixta

pag. principal Razón Española

LIBROS: Supuestos y principios fundamentales de la representación pública mixta. nº 112

Comentarios de G. Fernández de la Mora al libro de A. Sánchez Marín.

LIBROS: Las dos vías del liberalismo indice LIBROS: El Derecho natural hispánico

LIBROS: Supuestos y principios fundamentales de la representación pública mixta

Sánchez Marín, Angel Luis: Supuestos y principios fundamentales de la representación pública mixta, ed. Septem, Oviedo, 2001, 130 págs.



Sánchez Marín, docente en la Universidad de Murcia y discípulo de R. Fernández-Carvajal y de a. Montoro Ballesteros, aborda en esta investigación, que es su tesis doctoral leída el año 2000, el tema capital del actual Derecho Público, la teoría y práctica de la representación política.

Hasta la Revolución francesa todas las cámaras respondían al principio de la representación orgánica o de intereses ejercida por los mandatarios de los cuerpos sociales intermedios. El gran doctrinario de esta fórmula fue Althusio (1556-1617). A partir de dicha Revolución y como reacción contra el antiguo régimen, se fue imponiendo la representación inorgánica o ideológica ejercida individualmente por los ciudadanos, encauzados por los partidos políticos. El principal teórico del inorganicismo fue Rousseau (1712-1778).

En España la cuestión se planteó al discutirse la convocatoria de las Cortes de Cádiz. Entonces, frente a los afrancesados inorganicistas, se manifestaron los que defendían la representación orgánica como Jovellanos o los autores del llamado Manifiesto de los Persas. En la misma línea de la democracia orgánica se pronunciaron los tradicionalistas, los llamados krausistas, y una larga serie de doctrinarios, entre los que a mediados del siglo XX destacaron E. Gil-Robles, R. de Maeztu, S. de Madariaga y V. Pradera. Inspirado en esos doctrinarios, Franco institucionalizó una democracia orgánica mediante las Leyes Fundamentales. La II Restauración abolió la democracia orgánica para implantar, en 1978, la inorgánica con mayor radicalidad que en todo el pasado nacional, incluida la II República. Cuando ese cambio se llevó a cabo, los juristas italianos ya habían denunciado que en su país la democracia inorgánica había degenerado en «partitocracia» o gobierno de las oligarquías de los partidos, como previeron Pareto y otros grandes sociólogos que habían estudiado las democracias europeas del período de entreguerras.

Las partitocracias actuales adolecen de un evidente déficit de representación: los partidos apenas tienen afiliados y la mayor parte de la ciudadanía no se siente representada por los oligarcas partitocráticos. Este es el punto de partida de Sánchez Marín: «la representación pública mediante el cauce exclusivo de los partidos no consigue una sociedad integrada» (pág. 87); «el sistema de representación a través, exclusivamente, de los partidos es a todas luces insuficiente» (pág. 122). A una conclusión análoga habían llegado liberales como Duguit, socialistas como Cole y una pléyade de pensadores eminentes a la vista del fracaso del modelo inorgánico dominante después de la primera guerra mundial.

Lo que propone Sánchez Marín es un bicameralismo con una cámara ideológica o inorgánica y otra de intereses u orgánica, ambas con idénticas facultades y que en sesión conjunta resolverían los casos de desacuerdo. Frente a los publicitarios partitocráticos que pretenden monopolizar la representación política, el autor afirma con razón que «la ecuación representación orgánica=Estado totalitario no es cierta y queda demostrado, tanto teórica como empíricamente, que la representación de naturaleza orgánica puede ser tan democrática como la individual o ideológica» (pág. 112). Esta tesis es convincentemente argumentada a lo largo de toda la obra.

Investigación muy sistemática y documentada, llevada a cabo con un método objetivo que permite llegar a conclusiones razonables, al margen de la habitual politización ideológica. Esta investigación es una de las aportaciones más realistas de la politología española al capital tema de la representación política.



G. Fernández de la Mora



 

LIBROS: Las dos vías del liberalismo indice LIBROS: El Derecho natural hispánico


Cartas a Razón Española

Buzon Pulse aquí para enviar correo


La obra de Razón Española es propiedad registrada
Prohibida la reproducción total o parcial de estos documentos sin previa autorización y acuerdo.