Razón Española, nº 112; LIBROS: El pensamiento político de Jaime Guzmán. Autoridad y libertad

pag. principal Razón Española

LIBROS: El pensamiento político de Jaime Guzmán. Autoridad y libertad. nº 112

Comentarios de Jerónimo Molina al libro de R. Cristi.

LIBROS: Obra literaria olvidada indice LIBROS: La vida y la obra del bibliófilo extremeño don Antonio Rodríguez-

LIBROS: El pensamiento político de Jaime Guzmán. Autoridad y libertad

Cristi, Renato: El pensamiento político de Jaime Guzmán. Autoridad y libertad, ed. LOM, Santiago deChile, 2000, 225 págs.



Renato Cristi es un chileno de 1940, estudioso de la filosofía politica y económica contemporánea y profesor en la Universidad canadiense «Wilfrid Laurier», que tiene su sede en la ciudad de Waterloo (Ontario). Entre sus obras, además de la que aquí presentamos, son muy recomendables una recopilación de artículos publicada en Francia por Ediciones Kimé en 1993, Le libéralisme conservateur. Trois essais sur Schmitt, Hayek et Hegel, y su trabajo más importante hasta el momento: Carl Schmitt and authoritarian liberalism, de 1998, editado en el Reino Unido por la Universidad de Gales. El libro que dedica al pensamiento político del jurista conservador chileno Jaime Guzmán ( 1946-1991), apoyado teóricamente en los hallazgos de los libros anteriores, constituye una sugestiva aportación a la historiografia constitucional chilena del periodo comprendido entre el golpe de Estado de 1973 y la constitución de 1981.

El autor adopta una actitud moralmente crítica ante la decisiva colaboración de Guzmán con la edificación en Chile de lo que este último denominó una «nueva institucionalidad». Tampoco acepta su justificación de la represión politica anterior a la Ley de amnistía de marzo de 1978
según Guzmán, tratábase de medidas extraordinarias requeridas por una situación objetiva de guerra civil-. Sin embargo, en el libro también se aprecia la admiración de su autor por el esfuerzo de un jurista para dominar las circunstancias.

Según el profesor Cristi, pueden tomarse en consideración tres etapas en la vida de Guzmán: su interés por el régimen español surgido de la Guerra civil marcó la primera de ellas, entre 1964 y 1973. Rechazaba entonces el liberalismo, si bien, paradójicamente, con argumentos liberales. Sin embargo, su actitud ante aquella doctrina económica cambió después de conocer a Hayek en 1978. Las soluciones constitucionales proporcionadas por Guzmán desde 1973, año en el que principia la segunda etapa, se inspiraron fácticamente en el modelo del proceso constituyente español (1938/1967), caracterizado por la progresiva autolimitación de las prerrogativas del Jefe del Estado; es decir, por la edificación del Estado de derecho a partir de una dictadura constituyente. Esta es, en esencia, la opinión sostenida por la Escuela española de Derecho politico, que a su vez se nutre de los conceptos schmittianos de soberanía, dictadura y poder constituyente, en los que también trae su causa este estudio. Por otro lado, el modelo de la nueva institucionalidad chilena, refrendado por la constitución de 1981, tiene como referencia el equilibrio entre los principios de autoridad y libertad. Operará así en aquella constitución un elemento decisivo, que le da un carácter peculiar y que en principio la vincula también con lo que Cristi ha llamado, siguiendo a Dieter Haselbach, liberalismo autoritario («Autoritärer Liberalismus»). El liberalismo autoritario de Guzmán consiste en un Estado fuerte y una economía sana, es decir, no intervenida, no colectivizada y no sometida a explotación monopolística. He aquí el «Estado total» de Schmitt; también la «Tercera vía» de Röpke. De este modo introduce el autor uno de los asuntos que más le preocupan, el de las relaciones de Schmitt con los economistas liberales. El profesor Cristi se ha centrado especia1m ente en Hayek, pero tan importantes o más son los contactos del jurista de Plettenberg con los economistas ordoliberales: el citado Wilhelm Röpke, Walter Eucken y, sobre todo, Alexander Rustow.

Durante la tercera etapa, que se abre con la promulgación de la nueva constitución, Guzmán se apartó del poder. Influyó en ello su decisión personal de fundar un partido (Unión Demócrata Independiente), para contribuir desde fuera del gobierno a la estabilización del régimen, promoviendo así más eficazmente la autolimitación del poder originario. Pero acaso también tuvo algo que ver en su actitud un cierto desencanto, típico del intelectual, ante el retraso de la transición inicialmente prevista desde la fase de poder personal de Pinochet a una nueva etapa caracterizada por la «impersonalidad del mando autoritario».

Cristi concluye con una crítica del liberalismo autoritario desde la perspectiva del republicanismo. Lo más valioso del libro, en nuestra opinión, es que propicia una reconciliación de las dos dimensiones del pensamiento «constitucional», la política y la económica, cuya separación nunca tuvo sentido. El asunto es del máximo interés, también para la historiografía constitucional española. Si las categorías que Cristi recibe por vía hispánica se tomasen otra vez en consideración entre nosotros, los resultados serían sorprendentes. Repararíamos entonces, por ejemplo, en el mercantilista Joaquín Garrigues, que en sus conferencias italianas de 1939, si bien con la terminología de la época, postulaba ya como solución constitucional implícita en el Fuero del Trabajo un liberalismo autoritario, inspirado precisamente en el jurista ordoliberal Franz Böhm.

Jerónimo Molina



 

LIBROS: Obra literaria olvidada indice LIBROS: La vida y la obra del bibliófilo extremeño don Antonio Rodríguez-


Cartas a Razón Española

Buzon Pulse aquí para enviar correo


La obra de Razón Española es propiedad registrada
Prohibida la reproducción total o parcial de estos documentos sin previa autorización y acuerdo.