Razón Española, nº 111; Antropología del capitalismo

pag. principal Razón Española

LIBROS: Antropología del capitalismo. nº 111

Comentarios de I. Flores al libro de Rafael Termes .

LIBROS: Alfonso y Victoria indice LIBROS: Fundamentalismos enmascarados

LIBROS: Antropología del capitalismo

Termes, Rafael: Antropología del capitalismo, ed. Rialp, Madrid, 2001, 380 pags.



Esta obra es una versión muy ampliada y, en parte, conceptualmente revisada del discurso de ingreso del autor en la Academia de Ciencias Morales y Políticas en noviembre de 1992. Se compone de dos partes. La más extensa e introductoria es una historia del pensamiento económico en relación con la ética. Ese proceso es estudiado desde el judaísmo veterotestamentario hasta J. Stuart Mill, si bien aparecen luego digresiones sobre liberales de la talla de Hayek o Nozick. A modo de primera conclusión el autor entiende que "hasta Adam Smith, la economía era una parte de la filosofía moral; después de éI, especialmente a partir de Ricardo, el cuerpo doctrinal se escinde y el estudio de la economía prescinde de la ética". Hay que observar que tal separación la experimentaron otros muchos saberes: todavía en tiempos de Newton la física era un capítulo de la filosofía. La cuestión sustanciaI no es la especialización de los saberes, sino la determinación de si la economía, como Maquiavelo pretendió con la política, es independiente de la moral. El autor reitera que "la teoría económica, en sí misma, carece de presupuestos éticos o filosóficos'' (p. 314), concretamente, "el sistema capitalista es, en sí mismo, éticamente neutral" (p. 316). Con este postulado, el autor recusa la acusación socialista de que la economía de mercado sea constitutivamente injusta. Que el modelo económico de propiedad privada y mercado libre ha producido más bienestar general que el modelo estatal centralizado es evidente. Lo que interesa al autor es demostrar que, además, el capitalismo no es, en sí mismo inmoral.

Para su defensa ética del liberalismo económico, el autor alude a la autoridad de doctrinarios y a las encíclicas pontificias. Tambien esgrime sólidos argumentos meramente racionales para desmontar las objecciones procedentes del campo socialista o de economía centralizada.

La conclusión es favorable al modelo económico capitalista no sólo por su éxito empírico, sino por su asepsia ética y su compatibilidad con la moral más exigente, lo cual no significa que, de hecho, las sociedades capitalistas sean ejemplares.

La argumentacion del autor es convincente. pero ¿existe una sociedad donde se aplique el modelo económico de libre mercado? En el mundo no socialista se ha impuesto el llamado Estado de bienestar que consiste en confiscar a los trabajadores y a las empresas una parte importante de sus rentas para redistribuirla desde el poder político. Esa "redistribución" implica, entre otras cosas, pensiones y servicios sanitarios a personas que no han cotizado; también supone salarios mínimos y pensiones máximas. Todo ello atenta contra las leyes de la oferta y de la demanda. En Europa no existe ninguna sociedad donde se aplique el modelo liberal no ya íntegramente, sino ni siquiera muy aproximadamente. ¿Preconiza el autor la aplicación plena del modelo o acepta ese híbrido que es la llamada economía social de mercado? Esta cuestión práctica no es directamente abordada en el libro.

El autor, muy sensible a los valores morales, reconoce y denuncia la anemia ética de las sociedades capitalistas y la penosa situación de la fracción más pobre de la Humanidad. Ese panorama no le deja indiferente; pero cree que la culpa de tal situación no es del modelo económico liberal, sino de la ausencia de virtudes, y recomienda una regeneración moral de las personas. Como prueba empírica de su posición cabría citar el caso de sociedades de economía centralizada donde el nivel moral es incluso inferior al de sociedades capitalistas. En síntesis, el modelo económico de mercado necesita para perfeccionarse que los individuos "vivan en sus actuaciones todas las virtudes morales". De ahí que, según el autor, el problema no sea averiguar si la antropología del liberalismo es negativa, que no lo es, sino "postular una antropología para el capitalismo". La propuesta por el autor es la cristiana.

Libro muy erudito en el que, retornando a la tradición clásica, un economista aborda su disciplina desde presupuestos filosóficos y con clara voluntad moralizadora. Termes es un Adam Smith convertido, o sea, confesional, que incita a la libre práctica de la virtud. Su ideal es óptimo, pero lamentablemente las actuales sociedades desarrolladas, y la española velozmente, caminan en dirección inversa. ¿Puede seguir siendo el Estado neutro, como preconizó el liberalismo político?'' Esta es la cuestión metaeconómica.



I. Flores



 

LIBROS: Alfonso y Victoria indice LIBROS: Fundamentalismos enmascarados


Cartas a Razón Española

Buzon Pulse aquí para enviar correo


La obra de Razón Española es propiedad registrada
Prohibida la reproducción total o parcial de estos documentos sin previa autorización y acuerdo.