LIBROS: The myth of the noble savage. nº 109 Razón Española

pag. principal Razón Española

LIBROS: The myth of the noble savage. nº 109

Comentarios de A. Landa al libro de T. Ellingson.

LIBROS: Confesiones y recuerdos 109 indice LIBROS: El derrumbe de la segunda República titulo109

LIBROS: The myth of the noble savage

Ellingson, Ter: The myth of the noble savage, ed. University of California, Bekeley, 2001, 466 págs.



El autor es un antrólogo de cuya erudita investigación se deducen importantes consecuencias morales y políticas. Sostiene la tesis de que es mítica y sin fundamento real la idea de ese «buen» salvaje que sirvió de base a las construcciones sociales de la Ilustración. El autor se remonta al libro del viajero francés Marco Lescarbot Histoire de la Nouvelle France (1609) que describió a ciertas tribus del Canadá como ejemplo de nobleza, en contraste con la «errupción» de los colonizadores, europeos. En análoga línea sitúa el libro de G. Sagara, Grand voyage au pays des hurons
(1932), la tragedia de J. Dryden The indian queen (1664), idealizadora de los aztecas, y la obra de L. A. de Laontan Dialogues de l'Auteur et un sauvage de bon sens (1703).

Pero el que elevó a categoría sociológica la bondad natural del hombre, apoyada en el mito del buen salvaje, fue Rousseau. Es esa espontánea bondad la que justificaría que el poder y el Derecho sólo se legitimen por el consenso del hombre de la calle, del ciudadano aún no corrompido por la sociedad. El esquema demoliberal se inspira en la sublimación de un ficticio amerindio justo y benéfico. La idea de un «edad de oro» aparece en los orígenes del pensamiento griego, y la supuesta «Arcadia feliz» es un tópico de la literatura occidental durante centurias. Pero es a finales del siglo XVIII cuando la imagen del buen salvaje sirve para afirmar una antropología optimista, una naturaleza humana originariamente buena. Era también una toma de posición contra la idea cristiana del pecado original y de la caída de la especie humana desde su aparición paradisíaca.

La etnología, como muestra el autor, ha ido desmontando el mito, y la lista de las fuentes primarias utilizadas (págs. 397-423) acredita la seriedad de esta investigación sobre un capítulo principal de la historia de la antropología empírica.

El mito del buen salvaje no es una curiosidad erudita, es una ficción muy actual y operante puesto que resulta, tácitamente, el supuesto de la teoría sobre la justicia de Rawls y de cuantos le han seguido en la actualización del hipotético postulado del contrato social como fundamento de la equidad normativa.

Una investigación importante no sólo para el antropólogo, sino también para el sociólogo y el politólogo.



A. Landa



 

LIBROS: Confesiones y recuerdos 109 indice LIBROS: El derrumbe de la segunda República titulo109


Cartas a Razón Española

Buzon Pulse aquí para enviar correo


La obra de Razón Española es propiedad registrada
Prohibida la reproducción total o parcial de estos documentos sin previa autorización y acuerdo.