LIBROS: Atando cabos nº 108 Razón Española

pag. principal Razón Española

LIBROS: Atando cabos. nº 108

Comentarios de A. Maestro al libro de Raúl Morodo .

LIBROS: El genio militar de Franco108 indice LIBROS: El evolucionismo en apuros108

LIBROS: Atando cabos

Morodo, Raúl: Atando cabos, ed. Taurus, Madrid, 2001, 656 págs.



Como el que más y el que menos ha escrito alguna vez un diario, parecería que redactar unas memorias está al alcance de cualquiera, y ahora abundan en España. Sin embargo, es uno de los géneros más difíciles porque sólo admite tres formas de excelencia, ser una obra de arte, ser el autorretrato de una personalidad fascinante, o ser el testimonio de un protagonista de sucesos memorables. Las dos primeras posibilidades son extremadamente raras; la última lo es menos, pero la mayoría de los sujetos de la Historia -políticos, artistas o científicos- han muerto sin narrar sus recuerdos. Por ejemplo, sólo un jefe de Estado español desde Pelayo a Franco ha legado unas memorias cabales. A pesar de esta dificultad inicial, Morodo, que no ha sido actor de sucesos destacados, nos presenta este grueso tomo como primero, puesto que se extiende al período 1935-1966, es decir, hasta que el autor cumple treinta y un años. Es de suponer que el segundo tomo, ahora sólo anunciado, abarcará desde 1967 hasta la actualidad.

Los acontecimientos en que participó Morodo durante su juventud son de relevancia limitada. Por eso su narración es más bien una crónica crítica de una década española, y un tejido de anécdotas en las que intervienen centenares de amigos y conocidos; en total, los citados son más de dos mil.

El propósito central de estas glosas y evocaciones es demostrar que Morodo fue un «partisano progresista», que es como el autor se autodefine (Stalin desprestigió lo de «progresista»). Otras aportaciones secundarias se refieren a la formación del efímero partido socialista de E. Tierno Galván, a precisar las memorias de éste, y algunos ajustes de cuentas con líderes de la izquierda política. Además, al cabo de veinticinco años, aparece el todavía consabido «palo a Franco» a quien Morodo identifica con el «terror», seguramente como un atavismo o como una broma (en la centuria recién transcurrida, frente a la paz desarrollista de Franco, España sólo ha conocido dos terrores, el del trienio socialista en la zona roja, y el etarra del último cuarto de siglo).

La alusión a tantísimas gentes conlleva elogios, ciertos desdenes y, sobre todo, reservas y objeciones. Por eso, el balance del período resulta, en conjunto, adverso. Lo más logrado del volumen son las primeras setenta páginas, evocadoras de la niñez y la adolescencia ferrolanas porque son las más emotivas y las menos beligerantes. Algunos capítulos sobre conspiraciones de tertulia, que no logran captar el interés del lector, son mínimas y lejanas. El autor ha querido ser exhaustivo en la reconstrucción de sus recuerdos, no ha querido seleccionar sólo en función de la brillantez o del impacto histórico. Acumula una gran masa de noticias.Con frecuencia se limita a exponer una valoración personal de hechos conocidos. Al final, la categoría dominante es el talante antifranquista, más declarativo que argumentado.

Aunque Morodo no aporte en esta ocasión novedades factuales para uso de los historiadores, ha salvado del olvido lances puntuales y tramas secundarias de la pequeña política en el ámbito estudiantil oposicionista. Y, probablemente, deja para el segundo tomo el desarrollo doctrinario de su modelo de sociedad



A. Maestro



 

LIBROS: El genio militar de Franco108 indice LIBROS: El evolucionismo en apuros108


Cartas a Razón Española

Buzon Pulse aquí para enviar correo


La obra de Razón Española es propiedad registrada
Prohibida la reproducción total o parcial de estos documentos sin previa autorización y acuerdo.