LIBROS: Proceso contradictorio a la Inquisición española. nº 107 Razón Española

pag. principal Razón Española

LIBROS: Proceso contradictorio a la Inquisición española. nº 107

Comentarios de A. Landa al libro de J. Dumont.

La política indice LIBROS: Cambio de Régimen

LIBROS: Proceso contradictorio a la Inquisición española

Dumont, Jean: Proceso contradictorio a la Inquisición Española, ed. Encuentro, Madrid 2000, 280 págs.



Dumont es un historiador francés que ha centrado sus estudios en España. Es autor, entre otros libros, de una investigación sobre la controversia de Valladolid acerca de la evangelización de América, El amanecer de los derechos del hombre (trad. esp. 1997), y de una monografía sobre la defensa española de la Cristiandad y la traición de Francia que se alió con el turco, Lepanto la historia oculta (trad. esp. 1999). Ambos libros fueron reseñados en esta revista (núm. 91, septiembre 1998, págs. 249-250, y núm. 103, septiembre 2000, págs. 244-245). Ahora se enfrenta con un tema clásico, el de la Inquisición española. La primera mitad del libro está consagrada a reproducir literalmente los tópicos de la leyenda negra y su eco en nombres recientes como H. Kamen y los autores españoles de una Historia de la Inquisición (ed. BAC, Madrid 1984), que en parte considera lamentable. Entre la bibliografía moderna sobre el tema, el libro predilecto del autor es el de T. Azcona, Isabel la Católica (1964).

J. A. Llorente, en su tristemente famosa Histoire critique de l'Inquisition (París 1817-18), llegó a la cifra de tres millones para los judíos y moriscos perseguidos, Y Kamen estima entre 165.000 y 400.000 los judíos expulsados. Ahora bien, según las estadísticas fiscales, el número de judíos instalados en España era de unos 150.000, de los cuales se convirtió una tercera parte, y de los cien mil que se exiliaron, retornó un tercio; luego los que abandonaron España fueron menos de 65.000, siete veces menos de lo que calcula Kamen. Francia había expulsado a los judíos en 1394, e Inglaterra, en 1290.

La posterior expulsión de los moriscos no fue por la Inquisición, sino por el poder civil a causa de las rebeliones que pusieron en peligro la seguridad general. Frente a lo que el autor califica de «delirio estadístico», Dumont da las cifras reales: de los cincuenta mil procesados por la Inquisición entre 1560 y 1700, el número de condenados a la última pena no llegó al 1 por 100, cifra inferior a la de las persecuciones contra católicos por Enrique VIII y María Tudor en Inglaterra.

Una a una, el autor va desmontando las fabulaciones y exageraciones, reduciéndolas a su dimensión real. Por ejemplo, se atribuye a Cisneros la quema de «más de un millón de libros islámicos en Granada el año 1500». Pero en esa fecha la imprenta aún desconocía los caracteres árabes. Si fueran manuscritos, corresponderían a cien por cada casa, es decir, cien veces más de lo máximo previsible en la sociedad musulmana del siglo XV.

Analiza, entre otras, la acusación de racismo antisemita. Pero la sociedad española, sobre todo las clases más elevadas y los intelectuales, tenían sangre de judíos conversos. La resistencia racista a casar con cristiano era de los judíos, no de los hispanos a matrimoniar con conversos.

A finales del siglo XX, son indefendibles la obligatoriedad confesional y el delito de heterodoxia; pero en los siglos XV y XVI eran una convicción universal. En este contexto, el autor entiende que la Inquisición española no fue ni cruel ni oscurantista, y actuó con garantías procesales superiores a la media civil de la época.

Libro muy documentado y polémico, de estilo rotundo y demoledor en su refutación de la propaganda antiespañola de entonces, y de sus recuelos en la historiografía posterior.



A. Landa



 

La política indice LIBROS: Cambio de Régimen


Cartas a Razón Española

Buzon Pulse aquí para enviar correo


La obra de Razón Española es propiedad registrada
Prohibida la reproducción total o parcial de estos documentos sin previa autorización y acuerdo.