LIBROS: Isabel I, reina. nº 106 Razón Española

pag. principal Razón Española

LIBROS: Isabel I, reina. nº 106

Comentarios de Julio Iranzo al libro de L. Suárez Fernández .

La diplomacia indice LIBROS: José Antonio. La Phalange Espagnole

LIBROS: Isabel I, reina

Suárez Fernández, Luis: Isabel I reina, ed. Ariel, Barcelona 2000, 404 págs.



Isabel I, reina, es uno de los últimos libros, del profesor Luis Suárez. Una obra que abruma por su documentación, fruto de un trabajo de muchos años, la lectura y subsiguiente reflexión de más de 50.000 documentos.

Isabel I, es una figura enormemente atractiva, impresionante en su pensamiento y en su acción, en la coherencia de ambos. Personalidad que se multiplica por su matrimonio. Isabel I y su entorno son estudiados no sólo con profundidad, sino con objetividad, objetividad que eleva a su autor, (lo que ya sabíamos), al máximo rigor moral de historiador, pues narra la realidad, aunque esa realidad, a veces sea triste, pero todo se rinde a la verdad histórica. Sus comentarios revelan una formación y profundidad envidiables. Cuando se va leyendo la obra, se va uno familiarizando con aquel tiempo, como si lo hubiera uno vivido, con sus virtudes y sus defectos, va uno sintiéndose impresionado por la obra colosal del reinado, vamos entendiendo el porqué de la grandeza de España con Carlos I y Felipe II. La superioridad moral, intelectual, política y militar de España en estos reinados, tuvo su fundamento en Isabel y Fernando.

Claramente aparece cómo aquellos soberanos estaban lejos de ser absolutos, por el contrapeso de poderes, Iglesia, Municipios, Nobles, Cortes, Fueros, Costumbres, pero, sobre todo, por la conciencia religiosa, que llegaba a altas sutilezas espirituales, en quienes eran soberanos, pero que eran conscientes, de que iban a ser sometidos al juicio de Dios y de la Historia, y que se materializaron, en frecuentes ocasiones trascendentales, como en la legislación de Indias, en donde subordinaron el derecho positivo al derecho natural, reconociendo en los indios derechos inherentes a ser hombres, en plenitud de opciones ante Dios.

De la lectura se sacan consecuencias y conocimientos en el mundo del derecho y se explican las razones y evoluciones de muchas instituciones.

A la Castilla de Enrique IV, débil, anárquica, sin proyecto, con instituciones infecundas, le sucede la de Isabel y Fernando, y pasa en pocos años a ser, junto con Aragón, la primera potencia del mundo y todo por obra de Isabel y Fernando, lo que evidencia que el hombre es en gran parte el sistema cuando esos hombres poseen valores idológicos y morales; sin ellos, su obra, si la hay, es efímera, sin hondura histórica, incapaz de comunicar ilusiones comunes.

La política exterior aparece con su complejidad; cómo la unidad de España hizo posible la defensa de territorios, como Cataluña, que separadamente era imposible, y que condicionaron toda la política del reino unido, hasta sus ultimas consecuencias. La unión de los pueblos de España se traduce en ayudas, en entrecruzar intereses, en tener una ilusión y, como consecuencia, una política común con beneficios también comunes.

Hoy, se desaprovecha la Historia, no sé si por maldad, por ignorancia, o por ambas razones.

Resalta la hondura religiosa de Isabel para quien el mayor patrimonio de una sociedad son sus valores morales, y lo contrario su carencia. Aquella monarquía no regateaba esfuerzos en favor de la Iglesia, a veces frente a ella misma, tocándoles a estos reyes vivir un momento decadente del papado y del clero.

La concepción del nuevo orden en el mundo es adelantado, y por ello imaginativo en la mente de Isabel y Fernando.

En lo militar, cambiaron de doctrina a traves de los juicios críticos de la guerra de Granada, con avances significativos, logísticos, orgánicos, tácticos, en la información sobre el enemigo, todo ello, con la resultante de la aparición del ejército regular y permanente, lo que significó también en parte su profesionalización. Se avanza en el saber operar simultáneamente, conjuntando el esfuerzo y la misión de las armas, la idea poliorcética, especialmente en su versión ofensiva, el empleo masivo con mayor amplitud de misiones de la artillería, la utilización con las minas de lo que actualmente llamamos zapadores y, sobre todo, un tipo nuevo de unidades de infantería, que facilitaba despliegues más rápidos y amplios, todo ello con la utilización del fuego y el movimiento simultáneamente.

Las victorias en tierra fueron eficazmente ayudadas por la armada española, marcadamente superior a la francesa, y que aseguró los medios al ejército español, e impidió eso mismo al ejército francés, entonces claramente el mejor ejército del mundo, que fue vencido por los españoles en Italia, apareciendo la superioridad de la infantería española, mandada por Fernández de Córdoba, que derrotó a la caballería francesa de manera total, utilizando nuestra infantería, la fortificación de sus posiciones, haciendo gala de las marchas y contramarchas, en definitiva, venció por su modernidad.

Lo económico es estudiado por Suárez, con la profundidad que permite una obra biográfica, no de historia económica.

Cada vez me inclino más a la idea de que la historia es el gran laboratorio para los conocimientos no experimentales, derecho, política, teoría económica, y por ello ignorarla o apartarla es reducirnos en nuestra escasa capacidad de pronóstico.

Anonada, en este reinado, el hecho de la profunda transformación, atreviéndome a decir en todos los aspectos de la vida, materiales y abstractos. Ese deseo de superación produce y descubre hombres excepcionales, sin los cuales no hubiera sido posible esa gran realidad.

El autor le va llevando, a uno de manera insensible, a la visión de dos fundamentales modelos de imperio, el que está en la idea del forjador para su uso y disfrute, y el que está (es la idea de los Reyes Católicos) no absolutamente, pero sé primordialmente, para ser objeto de aportación, cultural y material, y que sólo estas aportaciones lo legitiman.

Aparece la preocupación por la unidad legislativa, las complicaciones, que representaron un avance en el mundo del derecho, y éste como instrumento del orden, de la justicia y del progreso. Ese hacer compilador, que tan brillantemente sí manifestó en la España del siglo XIX, se rompe hoy con esa pluralidad legislativa nacida de las autonomías, en el siglo XXI cuando las distancias físicas se han acortado de tal manera, que los hombres colocados en las antípodas de la tierra pueden comunicarse y verse en tiempo real. La España actual se manifiesta anti-histórica y anti-progresiva con esas autonomías, rompiendo un trabajo de siglos, olvidando que la memoria es intelectualmente, la diferencia esencial del hombre con los irracionales. Ese hombre que como dice Ortega "merced a su poder de recordar, acumula su propio pasado, lo posee y lo aprovecha", o como define Nietzsche, el hombre es superior porque es el ser "de la más larga memoria".



Julio Iranzo



 

La diplomacia indice LIBROS: José Antonio. La Phalange Espagnole


Cartas a Razón Española

Buzon Pulse aquí para enviar correo


La obra de Razón Española es propiedad registrada
Prohibida la reproducción total o parcial de estos documentos sin previa autorización y acuerdo.