Hechos y datos que hacen pensar nº 102 Razón Española

pag. principal Razón Española

Hechos y datos que hacen pensar

Por J. Nagore Yárnoz.

D´Ors, Bonaerense indice Filosofía para la vida

Hechos y datos que hacen pensar

La distorsión de los hechos históricos es una constante en la «kultura euzkadiana». No solamente en cuanto concierne a sus orígenes como «nación» -nunca lo fue- sino a su infundado deseo de serlo; puesto que en realidad su actual «autonomía» es una consecuencia del Estatuto y éste de la Constitución de 1978. No tuvo el País Vasco otra autonomía legal sino la que hoy tiene por concesión del Estado español y que ha de ejercerse dentro y no fuera de España.

En una admirable síntesis, Luis Suárez, en el volumen recientemente públicado de la serie Franco. Crónica de un tiempo (1), explica así los orígenes y la ilegalidad del otro Estatuto para Euzkadi, el de 1936: «Al comienzo de la República el PNV aparecía como un partido autonomista, cristiano y popular, una especie de antecedente de la futura democracia cristiana, pero con el exceso de anteponer la condición vasca a la católica. A diferencia de la «Lliga» que se proponía «catalanizar» España, porque contemplaba el catalanismo como un patrimonio, los nacionalistas vascos aspiraban a atrincherarse en sus convicciones. Esto produjo en los años 1931 a 1936 dos fenómenos: uno de aislamiento, ya que nunca el PNV pudo contar con el apoyo de la derecha -tampoco de la izquierda socialista que sospechaba un intento de crear una especie de «Gibraltar vaticano»- y otro de ruptura interna, pues Alava nunca quiso acompañar a Guipúzcoa y Vizcaya en la aventura de prescindir de las convicciones católicas (Alava, como Navarra, con sus respectivos peneuvistas, se alzó con los militares). La maniobra de Indalecio Prieto fue habilísma: aprovechando los recelos que desde el rechazo del proyecto de Estatuo (febrero de 1934), sentían los nacionalistas hacia la CEDA, ofreció a éstos que si se mantenían dentro de la obediencia republicana, el Estatuto sería aprobado y con mayores facultades que en 1934 (…). Como resultado de esa alianza «rojo-separatista», vascos contra vascos se enfrentaron en la Guerra Civil; la presencia de guipuzcoanos y vizcainos en las Brigadas Navarras fue muy crecida. Cuando el Estatuto fue aprobado por las Cortes de la República (1 de octubre de 1936) tan sólo la cuarta parte de los diputados estuvo presente en la sesión. Y de este modo formalmente también era ilegal».

En cuanto a legitimidad, puede decirse que nunca la tuvieron los separatistas, ni la de origen -el Estatuto era ilegal- ni la de ejercicio puesto que se quedaron sin autoridad al rendirse en Santoña.

Tales fueron los hechos de entonces. Vamos a los datos para el futuro, desvelados en una estadística del pasado año sobre el País Vasco; país sin futuro pues sin población no lo hay.

Las polémicas sobre «vascos y españoles» o «sólo vascos», sobre «conciertos constitucionales», «autonomías o separatismo», etc. alimentan los medios informativos: periódicos, radio, TV, no cesan. Sin embargo, solamente parece cierto que no cabe prepararse para un futuro si no hay relevo generacional.

Ciertamente también en España la situación demográfica va hacia el fondo, pero en lo que llaman «Euzkadi» lo tocó ya. Si la fecundidad en España es de 1,15 hijos por mujer, en el llamado «Euzkadi» es de menos uno (-1). Es decir, en 1988 -año a que se contrajo la estadística- hubo más ataudes que cunas (-1.863).

Por otra parte, un informe de la agencia EUROSTAT de Bruselas sobre el futuro de las regiones de la UE, destaca las diez regiones que reducirán más su población de 1999 a 2025. De las diez, dos son españolas: La Rioja, con un descenso del 14%; el País Vasco («Euzkadi») con el 16%. Señala este informe -muy técnico y autorizado- que la única salida para esas regiones será su apertura a la inmigración. ¡Irónica justicia histórica!: «Euzkadi» dependerá de gentes cuyo RH les tiene sin cuidado.

Consecuencias e interrogantes: ¿Enseñanza en «batua», en español, o bilingüe? ¡Pero si en las aulas faltan niños! ¿Conciertos económicos? ¿Fiscalidad independiente? ¿Fomento de la «kultura euzkadiana»? ¡Qué más da! si faltarán ciudadanos, contribuyentes, gente joven; y sobrarán viejos, a los cuales ¿quién pagará sus pensiones? Y si falta gente ¿quién se aprovechará de los acuerdos políticos para el futuro? Sin población no hay futuro, ni tampoco herederos a los que transmitir «kultura».

Sí, «el futuro del País Vasco se juega también en la cama». Y eso depende de cada familia, más que del Gobierno central, o del Gobierno de «Euzkadi». Ese es «el ámbito de decisión por excelencia».

Muchos datos que hacen pensar.



Javier Nagore Yárnoz


1 Suárez, L. Franco. Crónica de un tiempo. El General de la Monarquía, la República y la guerra civil (Desde 1892 hasta 1939). Ed. «Actas», Madrid, 1999, 790 págs.
2 Arechaga, I., Un país sin futuro, «Aceprensa», octubre, 1999.



 

D´Ors, Bonaerense indice Filosofía para la vida

Cartas a Razón Española

Buzon Pulse aquí para enviar correo


La obra de Razón Española es propiedad registrada
Prohibida la reproducción total o parcial de estos documentos sin previa autorización y acuerdo.