La diplomacia

pag. principal Razón Española

La diplomacia

Por The Wall Street Journal

La política indice  LIBROS: El 18 de julio no fue un golpe militar fascista

La diplomacia

Haider en Austria. La nueva coalición de gobierno en Austria entre el conservador Partido Popular y el Partido Liberal de Joerg Haider ha hecho saltar las alarmas. La UE ha amenazado con castigar a Austria. En realidad, se ha exagerado la amenaza que supone Haider para la democracia austríaca. Haider es más un oportunista que un nazi. Es cierto, ha realizado declaraciones incendiarias (…) pero Haider es un derechista modernizado, que defiende la economía de libre mercado, la industria de alta tecnología y medidas enérgicas contra el crimen, así como el rechazo a la moneda única europea y a un aumento de la inmigración (…)

Mientras Europa se encuentra atascada en un desempleo récord y fracasa en su adaptación a la globalización, el éxito de Haider es un signo de un creciente malestar popular contra los acuerdos corporativistas de la Guerra Fría, en los que las corruptas clases políticas ocuparon el poder en Italia, Alemania, Austria y otros países.

(…) Haider ha multiplicado sus bazas políticas atacando el fosilizado sistema político austríaco (…) Durante décadas, los partidos políticos han gobernado cómodamente Austria, con los conservadores completamente atados de pies y manos por los socialistas. El resultado han sido no sólo unos impuestos elevados y unos enormes déficit presupuestarios, sino también constantes dosis de escándalos políticos.

(…) Haider no representa una vuelta al nazismo, sino la hostilidad hacia la elite cultural de izquierdas por crear tabús políticamente correctos sobre el pasado (…)

Haider es un fenómeno desagradable, pero el final de la Guerra Fría ha ensanchado los límites políticos en Europa. Durante décadas, se suprimió la derecha artificialmente, mientras a los conservadores de países como Austria y Alemania sólo les interesaba conservar su propio poder. Hoy, una nueva generación de populistas está sacudiendo el continente (…).

El espectáculo de los corruptos Gobiernos europeos dando clases de democracia a Austria es risible. Mientras los escándalos financieros han convertido a Alemania en el último país cuya clase política queda completamente desacreditada, la fuerza de Haider en Austria debería servir de despertador a los líderes de todo el continente. Necesitan hacer a Europa más, no menos democrática. Por muy malo que sea que Haider llegue al poder, apartarle de forma poco democrática sería todavía peor.



The Wall Street Journal



 

La política indice  LIBROS: El 18 de julio no fue un golpe militar fascista

Cartas a Razón Española

Buzon Pulse aquí para enviar correo


La obra de Razón Española es propiedad registrada
Prohibida la reproducción total o parcial de estos documentos sin previa autorización y acuerdo.