LIBROS: Derechas e izquierdas en el mundo actual. nº 101

pag. principal Razón Española

LIBROS: Derechas e izquierdas en el mundo actual. nº 101

Comentarios de Miguel Ayuso al libro de AA.VV.

 LIBROS: El 18 de julio no fue un golpe militar fascista indice LIBROS:Pincipios de Derecho Público Económico

LIBROS: Derechas e izquierdas en el mundo actual

AA.VV., Derechas e izquierdas en el mundo actual, Real Academia de Ciencias Morales y Políticas, Madrid, 1999, 216 págs.



No resulta fácil dar cuenta, siquiera descriptiva, mucho menos críticamente, de los aportes recogidos en el número sexto de los Papeles y Memorias de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas. Con participación mayoritaria de los numerarios de la Corporación (M. Herrero de Miñón, M. Fraga, G. Peces-Barba, L. López Rodó, G. Fernández de la Mora, P. Cerezo y P. Lucas Verdú) y el aporte del invitado V. Pérez Díaz, se abordan las transformaciones actuales de la dicotomía entre izquierdas y derechas. M. Herrero, en su inteligente presentación, resalta el fundamento antropológico y por lo mismo prepolítico de la distinción, su difuminación actual -por la fragmentación postmoderna, los nuevos problemas que rompen los cánones y el pragmatismo del ocaso de las ideolo-gías- y su permanencia retórica. Para revolotear de seguido por los sentidos que entrecruzan la visión de la derecha liberal y la izquierda socializante con las acepciones anglosajonas del liberalismo y el conservatismo.

M. Fraga, tras un recorrido histórico y unas consideraciones tan inarticuladas teoréticamente como en buena medida razonables y sensatas en su tenor, tiene el valor de reconocer cómo opera en la política contemporánea un complejo que determina no haya enemigo a la izquierda y, en cambio, permite siempre el pacto con el comunismo. G. Peces, entre otras lindezas, escribe gravemente: «La izquierda que participa de la defensa de la libertad y de la igualdad, que es liberal e igualitaria, profundiza su perfil con el valor solidaridad, en un contexto de relación entre poder y derecho». La contribución de López Rodó, de matriz histórica, visiona un tanto descriptivamente el curso del nacionalismo catalán. Fernández de la Mora, tras repasar el origen ocasional de la dicotomía, su traslación española y su concreción en la topografía parlamentaria, concluye su significación equívoca: «La distinción entre derecha e izquierda políticas es más histórica que lógica y, consecuentemente, tiene un valor nominal, un contenido mutante, una significación ocasional, y no es una terminología hermenéutica invariable para exponer la historia de la teoría y de la praxis políticas, ni siquiera en la edad contemporánea». Después, y sin maquillar el complejo de inferioridad de la derecha -que me parece mana del origen y utilización de la oposición por la izquierda en su beneficio, de manera que de derecha es el que la izquierda, condenándolo, designa como tal-, se enfrenta con las interpretaciones formal, moral y estatal del fenómeno, abordando finalmente de modo incisivo la «cuestión del centro». Y decide: hoy derecha es menos Estado y más sociedad, mientras izquierda es más Estado y menos sociedad.

Tras texto tan terso ha de resultar un tanto babélica la referencia a la «topología» (sic) -que hasta ahora yo creía fuese una rama de la matemática- del espacio político que nos ofrece P. Galán. C. Lisón, como luego J.L. Pinillos, ahondan los fundamentos prepolíticos, antropológicos, como antes decíamos, de la disyunción izquierda-derecha. Me permito recordar a este respecto el libro del estudioso argentino Martínez Albaizeta, Izquierdas y derechas: su misterio y su sentido (Speiro, Madrid, 1974), que examina esmerada y minuciosamente las significaciones e implicaciones semánticas, simbólicas, sociológicas y psicoanalíticas de ambas palabras en numerosas lenguas. Había, pues, un uso valorativo preexistente sobre el que vino a injertarse su uso político, si bien el cambio inducido por éste ha tenido su reflejo en lo que aquél expresaba. Lo más interesante de la contribución de S. Fernández Campo es la insistencia, desde ángulos desprovistos de toda pretensión, en la relativización presente de las categorías a las que se dedica el libro que comentamos. Como cabe destacar la ironía un tanto irreverente que cruza la de F. Murillo.

D. Negro, que comienza su texto torrencial subrayando las amplias y antiquísimas connotaciones que tienen ambas palabras, las pastorea hacia los predios de la teología política. Concluyendo así su interesantísima inquisición: «No parece aventurado inferir de la experiencia histórica que la dicotomía derecha-izquierda es propia de una época desacralizada, ligada al Estado, a la politización, siendo esta última la causa del auge de la izquierda. Y que, al contrario, en las épocas religiosas prevalece la derecha». En resumidas cuentas, de ser así, la antítesis derecha-izquierda depende del estado de la relación entre la religión y la política. P. Lucas, en singular aporte, renuente ante las imposiciones del pensamiento único, califica de evanescente y obsoleta la tricotomía derecha-izquierda-centro. Finalmente, Pérez Díaz, más proclive al wishful thinking, se las ve con la división horizontal del espacio simbólico, situando el centro político en un orden de libertad.



Miguel Ayuso



 

 LIBROS: El 18 de julio no fue un golpe militar fascista indice LIBROS:Pincipios de Derecho Público Económico


Cartas a Razón Española

Buzon Pulse aquí para enviar correo


La obra de Razón Española es propiedad registrada
Prohibida la reproducción total o parcial de estos documentos sin previa autorización y acuerdo.