La Letra de Carlos Cano

La Casa de los Sueños

La rumba del Pai-Pai
Canción de los marineros
A ver los barcos venir
El día de san Román
Ni luna ni estrellas
Andalucía Superstar
Los jornaleros se van
A orillas del río
Política no seas saboria
Por la verde alameda

No son palabras de amor
Elisa
La estrella perdida
Mi refugio son tus ojos
Hijo de la calle
Tango de las madres locas
De color rosa
El caso Almería
La metamorfosis
Despedida
Como la fuente

En la palma de la mano
Romance a Ocaña
Las murgas de Emilio el moro
Habaneras de Cádiz
Pasodoble torero a Gerald Brenan
Aires de cuna
A Rafael de León
Peteneras de Sierra Morena
Son de calabacín
Casida del cazador perdido
Casida del cazador perdido

¿Qué es lo que será?
Esperando las golondrinas
Luna de medianoche
Tengo querencia
Vele, vele
Razón de corazón
Poco a poco
Sin ti no puedo vivir
Paréntesis de Cádiz

 

 

 

 

 

 

 

 

La rumba del Pai-Pai

arriba

Pa l'Habana, caña y ron,

se fue el Pericón de Cai

en un barco de vapor

a tomar café una tarde

ay mama la salsamora... 

Y en cuanto desembarcó

allí fueron a esperarle 

el negro Benny Moré

y Mamá Inés la comadre

ay mama la salsamora...

Viene de l'Habana

camino de Caí

armando jarana 

con el pai-pai.

Pa darle su arte

a la rumba qu'echale 

azuca de caña, limón 

y aguacate, papaya y canela,

guayaba y tomate 

con agüita fresca.

¡Qué caló comadre! 

¡Cierra el ventaná 

que viene un mosquito

que te va picá!

¡Zas! ¡Zas!, ¡te picó!

ay mama la salsamora...

Se la inventó el Pericón

la rumba del pai-pai 

en Cuba con un tambor

pa una negra camelarse 

ay mama la salsamora.. 

¡Hay que ver!... 

-decía er gachó 

cogiéndola por el talle¡ 

Qué cerquita está l'Habana 

y qué lejos Alicante

! ay mama la salsamora...

 

 

 

Canción de los marineros

arriba

Ya se van los marineros cantando por alta mar,

y ni la Virgen de Carmen sabe cuándo volverán.

Ya salen por el Estrecho los barquitos a faenar

pa las aguas de Marruecos en busca del calamar. 

En busca del calamar. En busca del tiburón.

¡Marinero! ¡Marinero! ¡Qué vienen por estribor!...

En un barco trainero yo me quisiera enrolar

pa traerme en los anzuelos, madre, la Estrella Polar.

¡Qué bonita está la playa desde la gavia mayor, 

llena de pañuelos blancos al viento, diciendo adiós! 

Para los barcos de vela Sanlúcar tiene un camino 

y yo pa volverme loco tengo tus ojos. 

Tus ojos que me camelari en la orillita del río 

que cuando los veo de cerca pierdo el sentío.

-¿Dónde estará el marinero que su barco no llegó?

En la taberna del puerto una niña preguntó.

En aguas de Casablanca los vieron desembarcar

y ni la Virgen del Carmen sabe cuándo volverán.

 

 

 

A ver los barcos venir

arriba

Aguadulce, pueblo en ferias, en la solapa un clavel,

cordobés en la cabeza y cómo duelen los pies.

¡Vengan palmas y sevillanas que mañana dios dará: 

Y a ver los barcos venir y a ver los barcos pasar...! 

Ya han regresao de tierra extraña, ¡menudas ferias vamos a pasar!, 

que este verano s'han contratao en la caseta municipal bailes y orquestas, grandes artistas.

De las penitas mejor ni hablar: Se acabó las vacaciones y la gente en los vagones,

¡a aprender idiomas van!... ¡Vamos niños, pipas, globos y puritos p'al papá!

No sus hagáis los longuis y comprarle ar tito Juan.

¡Venga alegría y jarana que mañana dios dará:

Y a ver los barcos venir y a ver los barcos pasar...!

 

 

 

El día de San Román

arriba

- ¿A dónde va la luna por los trigales? 

- A pedir que no arranquen más olivares. 

Que me dan alegrías y me quitan hambres,

y en diciembre me alivian las penas, madre.

Y el día de San Román una ventana s'abrió 

y apareció en la mañana verde y blanca la color.

¡Ay que me diga que sí!... (que no me diga que no).

Desde Almería hasta Huelva tiembla un suspiro de amor.

Los niños juegan, el sol se va y en los alcores se oye el cantar:

- ¿A dónde va la rosa por los rosales? 

- A decirle a la luna tengo un amante. 

¡Un amante en la Sierra de labios tiernos 

que es de La jara madre, y es jornalero!

 

 

 

Ni luna ni estrellas 

arriba

iba el alma mía sedienta de amor.

Iba el alma mía cuando te encontró.

Cao mi vida te quiero.

Cao me muero mi amor.

De la nieve al trigo, de la luna al sol, 

del monte a la estrella, del frío al calor.

Buscaba entre llamas y en sombras cayó.

Creyó que la rosa era el corazón.

¡Ni luna ni estrellas! No hay más fuente que tú...

¡Dame el agua de beber! 

Estaba el jazmín y la almendra en flor

cuando ¡ay de mí! tu voz me llamó.

iba el alma mía sedienta de amor.

¡Iba el alma mía como un resplandor!

 

 

 

Andalucía Superstar

arriba

De la capital del Reino maletín, capa y sombrero,

vinieron a tomarnos el pelo y el plumero se les vio. 

Y la grasia de este invento ay señores que momento

cuando por Despeñaperros el cuento se le acabó.

De la manga se cayeron papeletas de febrero, 

al escenario salieron y se levantó el telón. 

Y aquí se acabó el carbón que entró como un vendaval

bata de cola, peinetas. ¡la Reina Superstar! ¡Viva Andalucía Libre!

-alimento principal-, que viene pidiendo tierra y la tierra abandoná.

Ay palomas que van a Cai y Cai como un palomar 

¿Qué habrá pasao en la carretera? ¿Qué habrá pasao? 

que pa ir a Cai hay que tirarse por los sembraos.

Más de lo que vale un peine aquí tú te va a enterar.

¡No me vengas con rebajas que la tela está cortá!

¿Qué habrá pasao en la carretera, que l'han cortao?

que pa ir a Cai hay que tirarse por los sembraos. 

Ay señor, ay mire usted la grasia tan natural:

¿Qué pinto yo en Sadañola siendo de Puerta Real?

... ¿Qué habrá pasao en la carretera? ¿Qué habrá pasao?

, que pa ir a Cai hay que tirarse por los sembraos.

 A la vera vera a la vera van detrás de una estrella 

por el olivar Ay palomas que van a Cai y Cai como un palomar

 

 

 

Los jornaleros se van

arriba

Los jornaleros se van pa la vendimia francesa. 

Sola queda una mujer con el pecho lleno pena. 

Tierna como un colorín en la cama se atormenta. 

No llores tanto morena que estoy en Trebujena cantando pa ti,

echando el sol por la boca que así se desboca oliendo a jazmín. 

No puede ser, no debe ser, hermana mía, yo bien lo sé.

Si tos uníos y el pueblo atrevío decimos ¡basta! no habrá otra vez.

Mientras despertamos tos y se rompen las caenas

más le valiera a mi voz quitarte un poco de pena.

Lo mejor que puedo hacer mujer de carne morena,

entonarme un pasodoble con garbo y redoble que se puea bailar.

Un pasodoble que diga ¡Viva Andalucía, que muerta no está!

 

 

 

A orillas del río

arriba

¡Quién será esa adelfa blanca que canta a orillas del río?

Tiene los labios morenos debajo de un velo al sol escondíos.

 

 

 

Política no seas saboría

arriba

De pueblo en pueblo el cantor con el ojú de su voz va levantando la vía.

Como pájaro de abril canta por el cielo gris al aire de la alegría.

¡Bendita sea la boca que sabe a la gente unir alrededor d'una copla que a tos nos da de vivir! 

Copla que arde en la garganta y es la luz de la razón 

devolviendo la esperanza como un clavel de pasión. 

Política no seas saboría y arrímate un poco al querer,

que no se escape la vía por esa hería que abre el poder

Escucha la guitarra loca y llena tus ojos de sol 

al ritmo de los cantantes fertilizantes marcando el son, 

el son del entendimiento con una mijita de corazón.

¿De dónde sale esa voz que al llegar al corazón se derrama por las venas?

Yo no sé lo que tendrá oírla a una le da escalofrío y dentera.

Viene del pueblo y la tierra con su sangre la escribió la sal de su inteligencia:

Voz de uno, vos de tos. De lo más alto que pueo me tiro abajo a cantar lo que más a gusto güelo:

la flor de la Libertad.

 

 

 

Por la verde alameda

arriba

Por la verde alameda que cría el campo yo vengo de la Sierra con un fandango.

¡Abreme Amparo que son de azúcar las coplas que yo traigo pa la amargura! 

Dicen que el pueblo mío nunca levanta, que cuando tienen penas tan sólo canta.

No hay esperanza que vele sombras. Pena que quede dentro: agria la boca.

Ya vienen por los vientos tos los harapientos, la plana mayor:

Mendigos, cojos, ciegos, borrachos, loteros, los pobres de dios.

Niños comiendo poco, locas, viejos locos, la liquidación.

Payasos, pordioseros, santos y toreros, en conversación. 

Músicos ambulantes, copias aliviantes, de la inspiración. 

¡España por las calles levantando al aire la Constitución!

 ¡Ay salero mira que te quiero que te quiero yo.

Sin plumas y cacareando como el gallo de Morón!

 

 

 

No son palabras de amor

arriba

No son palabras de amor lo que te quiero decir,

tienen el mismo color pero no saben igual. 

No son de ti ni de mí. No hay principio ni final.

Pensamientos solamente. No son palabras de amor.

Vencer en la oscuridad el miedo de un corazón sin dueño en la madrugada.

No son palabras de amor, Recuperar el silencio y en el silencio la voz, 

esa palabra perdida que de pronto se encontró.

Sentir que hay entre los ruidos el agua en la noche oscura música de la penumbra.

No son palabras de amor. Tienen el mismo destino: van de interior a interior pero por otro camino. 

No son palabras de amor.

 

 

 

Elisa

arriba

Lugar: Madrid de madrugada,

no sé por qué me imaginé que habría luz en tu ventana (perdona si te desperté).

Dicen los vientos que habla sola, que escribe cartas a Robinson, 

que en un café de Barcelona en el espejo se perdió.

Elisa ama las nubes, Elisa se echó a volar en una sala de espera y se olvidó de bajar.

Elisa la luna sale y Elisa ¿dónde estará? Escribiendo por las calles la palabra soledad.

¿Cómo te va la vida? Me duele el corazón. Los amigos no responden.

Siempre está el contestador. Adiós querida Elisa perdona la canción.

Tú te quedarás la herida, yo me llevaré la flor.

 

 

 

La estrella perdida

arriba

Cuando sientas que todo se fue, que la estrella su rumbo perdió, 

que el espejo no sabe de ti, que el amigo tu nombre olvidó, 

y te digan que ya no hay razón ni belleza por la que morir, 

que ese tiempo pasó, que eres ya un extraño en tu propio país,

las cenizas de un mundo vencido cubren los campos que no han de volve

y aquel sueño tiempo será un día: la Estrella perdida la imposible luz

y otro fuego por dentro arderá... ¡Hala, que la luz de la mañana azules pone las ramas!,

¡pajaritos a volar! ¡Hala! ¡Abrid que la vida llama, que le están saliendo alas que no las derrite el sol!

Tú que buscas otra realidad. Tú que sientes la fuerza interior,

imagina, sueña ese lugar donde sea posible el amor.

La utopía abrirá las fronteras que el mundo separan de la inmensidad,

donde la fresa vencerá tinieblas florecerá el canto de un pájaro azul

y la vida más vida será... Si este mundo ha de cambiar 

yo no me pongo a llorar que vienen tiempos mejores, 

porque quien mira p'atrás como una estatua de sal acaba por los rincones.

 

 

 

Mi refugio son tus ojos

arriba

Mi refugio son tus ojos una estrella de silencio

donde recupero el sueño que entre la niebla perdí.

mi refugio son tus ojos aquel invierno lejano

eso que pasa volando que no tienen eternidad.

Yo sé que es decadencia decir: muerto por ti.

Besarte en los portales una frivolidad, 

una novela rosa, una historia fatal y que me la voy a dar.

Sé que la luna estorba que es moda que pasó:

un cristal en la noche donde busca el amor esperanza 

y aliento bandera de ilusión. Otra forma de olvidar. 

Después de tantos años perdido en el sofá

te busco en los espejos sin luz de la pasión,

te espero en las esquinas de ayer con una flor.

Escribo versos de amor.

Me descubren tus manos otra forma de hablar 

después de tantos años de buena educación 

se presenta un fantasma algo sentimental que ama la inmoralidad.

 

 

 

Hijo de la calle

arriba

Hijo de la calle de este tiempo que no acaba de encontrar la salida. 

Anda por los bares, tirao en las esquinas, le ha pegao la vida más palos que una estera.

Nadie le echa un cable pa salir del fondo.

Dice la gente: acabará en el talego Tiene veinte años, falta de cariño, anda de piro, S.O.S

Si estuvieran abiertas todas las puertas nadie tendría que abrirlas con violencia,

todo sería de todos y habría amor, habría amor y el mundo andaría mejor.

Hijo de la calle, de este tiempo que no acaba está desesperado. 

Me dice: hermano la cosa está fea. lo miro, me callo y pienso para mí: 

Si estuvieran abiertas todas las puertas nadie tendría que abrirlas con violencia,

todo sería de todos y habría amor, habría amor y el mundo andaría mejor.

 

 

 

Tango de las madres locas

arriba

Todos los jueves del año a las once la mañana,

junto a la plaza de mayo, con lluvia frío o calor, 

te esperaré vida mía frente a la Casa Rosada, 

la espina de tu mirada clavada en mi corazón.

Me dicen que no te fuiste, mi bien, que te desaparecieron,

que te vieron en ¡a cuneta, cantando el «Yira» de Carlos Gardel,

que de pronto te esfumaste, que te borraron del mapa,

que ni siquiera naciste, que medio loca mamá te inventó.

Con Malvinas o sin Malvinas grito tu nombre por las esquinas

mientras que los generales se dan al tango por los portales.

Tango de las madres locas. Coplas de amor y silencio. 

Con vida se los llevaron y con vida los queremos.

Con Malvinas o sin Malvinas. ¿Dónde está Pedro? ¿Dónde está Lydia? 

Con Malvinas o sin Malvinas grito tu nombre por las esquinas. 

Cada vez que dicen: patria, pienso en el pueblo y me pongo a temblar

en las miserias que vienen y en los fantasmas de la soledad.

Petronila, ¿qué te hicieron? ¡qué mala cara tenéis!

-La que me dejó Videla -A mí Galtieri, ya ves...

 

 

 

De color rosa

arriba

Quiero vida mía en esta hora cuando cierran los bancos sucursales

y se abren las ventanas y entra el aire y la luna no es trampa ni cartón.

Quiero color rosa de la tarde -aquel aniversario de John Lennon

-decirte viva mía por ejemplo: la soledad no existe, 

es un rumor, una sombra, una duda, una quimera (toca madera), una superstición,

esa noche de amor que nunca llega otra salida para la canción.

No me hable de ayer que me hago viejo, que me asusta la vida en diferido.

Para pasar la tarde de] domingo prefiero que haya viento entre tú y yo.

No sé por qué hay miedo a la tristeza si anda siempre detrás de los cristales:

la mirada perdida, oyendo a Mahler, imaginándose morir de amor.

Ayer vi una sombra por la calle y me cambió la cara de color.

Pensé que era tu voz llenando el cielo y resultó que era la inspiración.

 

 

 

El caso Almería

arriba

Corría el 10 de mayo por tierras de Almería 

donde pasó la historia que vengo a relatar:

de Santander salieron Cobo, Mañas y Montero

y en tres sobres volvieron por un trágico error.

Por un error los años de fatigas se fueron 

para la funeraria la lápida y la cruz 

y en mitad de la vida sin frío ni calentura

los tres cuerpos quedaron negros como el carbón. 

¿A dónde están los brazos?

¿A dónde están las piernas?

¿A dónde están los gritos que el viento se llevó?

... En Casafuerte, amigo, perdidos en la arena

que como una bandera ardiendo levantó.

Si por Gerga. pasaras la curva de la muerte,

lleva claveles rojos y acuérdate de Juan y acuérdate de Cobo

-que nadie olvide nada que quien olvida paga-,

acuérdate de Luis. 

Así acaba esta historia que con sangre escribieron. 

De toda aquella vida sólo queda el horror. 

Así acaba esta historia de sombra y de tiniebla. 

Para que no se pierda aquí la dejo yo.

¡Qué pasó en Almería!, ¡pobre Almería! ¡ay Almería!...

 

 

 

La metamorfosis

arriba

¿Dónde va ese muchacho con el triunfo en la cara subiendo como un gamo la invisible montaña?

¿Qué gloria se reparte? ¿Qué será lo que dan que hace perder el culo? Señor, ¡qué barbaridad! 

¿Y ese chico de barba? De todo se ha olvidado, tiró por la ventana los sueños del pasado. 

El mismo que decía: ¡compañero a luchar! en la gastronomía encontró su, ideal.

¿Qué queda de aquel tiempo? ¿Qué fue de la ilusión? ¿Dónde está la esperanza de nuestra generación?

Entera a su servicio. No hay problema zeñó, para lo que usted guste, dispuesta, en posición.

Tiempo de los enanos, de los liliputienses, de títeres, caretas, de horteras y parientes,

de la metamorfosis y la mediocridad que de birlibirloque te saca una autoridad.

 

 

 

Despedida

arriba

Ya se fue la luz, en el mar se hundió. Amor. 

Estaba de mí tan cerca contigo. Adiós. 

Me dijo: soy la esperanza y le abrí mi corazón,

y el fuego que había dentro en la noche se perdió.

Esta soledad merezco y merezco este dolor,

porque a cambio de palabras nunca se abre el, corazón.

Amor mío adiós, despierta del sueño...

 

 

 

En la palma de la mano

arriba

(Dedicado a don Diego de los Santos y doña Concha Parejo,

de quien ellos saben, para que lo disfruten con salud en compañía de sus hijos y demás familia.) 
Yo no maldigo la suerte ni el castigo de quererte

que es un cariño de muerte que a vivir me condenó 

que yo tengo una cadena que sale del corazón 

y acaba metía en la tierra.

Peineta, bata de cola, manojito de claveles escaparse 
nadie puede cuando dices: aquí estoy yo.

Que así la buenaventura en la mano me leyó: 

Lo tuyo no tiene cura.

Por más que quiera esconderme en Oriente 
o en Occidente ya sea en blanco ya sea en verde

siempre acabo en un crespón. 
Por más que quiera esconderme

yo sé que me voy a topar. con tu carita de frente. 
Estribillo

Tú eres bomba, 

yo soy fuego

 tú eres viento, 

yo soy lumbre de esa boca

que los hierros funde 

y en la boca es una flor 

que nace como una fuente 
que a quien le da de beber

buscando el amor se pierde.

De to lo que hemos pasao 

yo na lo doy por perdío.

Bueno y malo va conmigo

ca vez que sube el telón.

Soledad del escenario donde

quiera que yo esté tiembla tu 
nombre en mis labios.

Estribillo 

Granada yo la quiero para perderme 

y a Sevilla la quiero para beberme los ojos,

las entrañas de Andalucía

y que se lleve el aire las penas mías.

Son como golondrinas que van 

y vienen volando por el río Guadalquivir 

y cantan por la mañana:

¡Tengo la menta! ¡La mejorana!

 Y pa las niñas bonitas

 la margarita que dice ¡sí!

 

 

 

Romance a Ocaña

arriba

(Dedicado a José Ocaña, torbellino andaluz en las ramblas de Cataluña.)

Era malvaloca loca de querer cerveza la boca lo ojos café

Y que bonita pintaba la ilusión y que bonita cantando en su balcón.

Regaba la rosa regaba el clavel y entre copla y copia soñaba con él.

Era alegría de las Ramblas, corazón armaba el taco. Era la revolución. 

Virgen de peineta y de mantilla pluma de abanico torbellino ¡ay! virgen como Carmen de lirio.

Estribillo

¡Ay! se fue se fue vestida de día.

¡Ay! se fue se fue vestida de sol.

¡Ay! se fue las malas lenguas decían.

¿Qué fuego la prendería?

¡El fuego del corazón!

 

 

Las murgas de Emilio el moro

arriba

(Para don Emilio Jiménez -Emilio el Moro- 

que me alegró las colas de la leche 
americana y el cartón de pobre. ¡A su salud!)

 

 Se fueron los pieles rojas a Jolivú 
Vinieron los federales ¡tatachán! 

y en mitad aquel ziquitaque se lió: Toro Sentado 
ojú -decía- ¡cuchi la caballería! y de teniente Glen Ford.

Hay que ver Maribel la cosa cómo estaría

que Emilio el Moro salió cantando por alegrías. 

Alegría la traigo a espuertas viene de Cai -qué calor---.

Alegría tienen las jambres de Andalucía. 

Frigoríficos volando la reconversión naval:

¡Guardias no tiréis pelotas que pa pelotas Puerto Real! 

Vecina asómate al patio ¡Maricruz!

A ver quién me aclara a mí este rebujar:

que si dentro, que si fuera, tú dirás. 

Que si bases, que si Citan, que si Morón,

que si Rota y el Peñón de Gibraltar.

Hay que ver Maribel esto sí que es Carnaval. 

Arsa y olé ¡viva Cai! y to la tribu de Alí Babá.

Como quieras que yo te quiera

¡ay! yo te quiero -qué valor-

Como quieras de marinera o de marinero

¿Salga el sol por Antequera?

Con tal de que salga ya que salga por donde quiera

lo que hace falta es tirititrán. 
¡Espárragos, caracoles, tagarninas de la sierra! 

A manojitos los niños venden por las carreteras.

No sé por qué te lamentas en vez de enseñar los dientes 
ni por qué llamas mi tierra a aquello que no defiendes.

Si en vez de ser pajaritos fuéramos tigre bengala

a ver quién sería el guapito de meternos en una jaula. 
Me han dicho que has puesto en Madrid

un despacho de mucho postín 

¡Colócanos! ¡Colócanos! ¡Ay por tu madre colócanos! 

¡Ay! Felipe de la Citan cataflota verigües 
... llegará a ser un gran torero como Velázquez y Gregory Peck.

Contraviento, contraviento yo me muevo a contraviento. 

Y es por mi mala cabeza que me muevo a contraviento

 y me paso de la raya que a mí no me dobla el viento.

Cascarabitos me los comía y así las jambres se entretenían.

No se me vaya a subir la rama de¡ perejil: ¡Sí!...

 

 

 

Habaneras de Cádiz

arriba

Desde que estuve niña en La Habana

no se me puede olvidar tanto Cádiz ante mi 
ventana tacita lejana aquella mañana pude contemplar.

Las olas de La Caleta que es plata quieta rompían

contra las rocas de aquel paseo que al bamboleo 
de aquellas bocas allí le llaman El Malecón.

Había coches de caballos era por mayo 

sonaban por La Alameda por Puerta Tierra

y me traían ay tierra mía desde mi Cádiz el mismo son: 

El son de los puertos dulzor de guayaba calabazas,

huertos aún pregunto quién me lo contaba.

Estribillo 

Que tengo un amor en La Habana 
y el otro en Andalucía

no te he visto yo a ti tierra mía 

más cerca que la mañana 
que apareció en mi ventana 

de La Habana colonial:

To Cádiz, la Catedral,

la viña y el Mentidero. 

Y verán que no exagero 

si al cantar la habanera repito: 
La Habana es Cádiz con más negritos,

Cádiz es La Habana con más salero.

Verán que tengo mi alma en La Habana

no se me puede olvidar

canto un tango

y es una habanera 

la misma manera tan dulce y galana y el mismo compás.

Por la parte del Caribe así se escribe 

cuando una canción de amores

canción tan rica se la dedican los trovadores 

a una muchacha o a una ciudad. 

Y yo Cádiz te dedico y te lo explico 

por qué te canto este tango 

que sabe a mango de esta manera

de esta habanera de piriñaca y de Carnaval.

Son de chirigota sabor de melaza 

Guantánamo y Rota que lo canta 

ya un coro en la plaza. Estribillo

 

 

Pasodoble torero a Gerald Brenan 

arriba

(A don Geraldo Brenan que echó a los aires del mundo un águila llamada Alpujarra.) 
Le voy a dedicar con to mi corazón un pasodoble a Gerald Brenan.

Pasodoble de sol de clavel reventón como si un torero fuera.

Y que nadie me hable de Londón ni ¡eches de britin ni cambrí.

Yegen, Alpujarra, Andalucía, Granada -su alegría- 
y rosas de Alhaurín. Y decirle bajico, mu bajico limón, azulina y yerbagüena. 
Y la casa encalá y el vino de Albondón y una sillica en la puerta.

-Y a las güenas tardes tenga usted don Gerardo.

Vaya animación- -Mucho forastero últimamente que no deja la gente vivir ni a Dios-

Estribillo

¡Ay! Alpujarra, Alpujarra. 
Qué grandes son las estrellas mas grandes los corazones olé y viva Gerald Brenan. 
Cierro los ojos y te siento aunque de ti yo esté lejos. ¡Ay! Alpujarra, Alpujarra, 
¡ay! Alpujarra... Yo te voy a cantar de lo jondo de mí y con palabras del pueblo. 
Tú te fuiste Sultán de la Cencia llustrá. Un trovero alpujarreño. Y te voy a 
cantar regorviura, prenda, algarabitos y balate, menda, capuana, jamucuco, olé 
y de trabuco: ¡Viva tu madre! Al estribillo

 

 

 

Aires de cuna

arriba

(Para las niñas Amaranta y Paloma de su papá que mucho las quiere,) 

Despierta niño mío que viene el aire.

Que te espera la luna que se hace tarde.

Cuando plata el rocío es oro el monte.

Entre zarza y espinos el sol se esconde.

Nana, nanita, nana. Nana que al alba se rompe:

¡Cómo levanta el día entrañas mías los ruiseñores!

 

 

A Rafael de León

arriba

A Rafael de León (A la memoria de Rafael de León, de la copla andaluza, que en gloria esté.)

Como carne de membrillo tiembla al aire una canción 
leo con el corazón una fecha en el anillo: Siempre novio. Andalucía.

Tiembla la voz que no es mía es Rafael de León.

Y el aire que lento sopla de] coro de la plazuela

me va trayendo esta copla que sabe a menta y canela.

Derrama plata y canela el faro de los veleros a los rubios marineros.

Serrano ¿me das candela? va preguntando La Lirio.

La respuesta es un martirio de acordeones morenos.

La noche de la Bahía que plata pone en las velas

esta copia me traía dulce como la mistela.

Estribillo

De tu landó de marqués sale una voz con corona

y es el pueblo, Rafael, en la radio de cretona.

Dalia de Sevilla chistera y pastillas.

¡Ay! pulsos que sangran rosa de La Alhambra. 

Clavel en la boca para malvaloca se muere de celos la cal de mis huesos. 

Moneda de oro caballito moro capote de grana anís de Parrala.

¡Ay! fuente de amor dímelo por Dios.

Se viste de negro la cal de mis huesos.

¡Ay! voz ronca de aguardiente que mancha los mostradores

que seca los surtidores que detiene la corriente. 

Como Rosa del Genil ninguna tarde de Abril 

la niña vuelve a la fuente.

La Bizcocha sabe el nombre era Lirio aquel tesoro

por el que ha pagao un hombre cincuenta monedas de oro.

¡Ay! quicio de mancebía.

¡Ay! duda del no y del sí.

¡Ay! menta y ajonjolí 

que a los hombres sonreía.

Blanca cal, verde persiana

asomada a la ventana una reina parecía.

Tu recuerdo es una faca 

que hiere y que me ahoga

lo repite en una placa esta copla de Quiroga. 
Estribillo

 

 

Peteneras de Sierra Morena

arriba

Quien dijo Sierra Morena bien supo ponerte nombre,

lo puso con la color del deseo de los hombres.

¡Tierra de mi corazón! Lo puso con la color del deseo de los hombres.

Quien dijo Sierra Moreno qué bien que nos conocía, 

lo puso pá que dijeran: «Por allí va una partía».

¡Tierra de mi rebelión! Lo puso pá que dijeran:

«por allí va una partía».

Va una partía que la está persiguiendo la luz del día.

II Quien dijo Sierra Morena qué bien hablaba el idioma

que hablaban los que mandamos de emperadores a Roma.

¡Tierra pá un emperador! 

Que hablaban los que mandamos de emperadores a Roma.

Quien dijo Sierra Morena de lo bien que bautizaba

le puso el nombre que tiene a la sierra de Granada.

¡Tierra que un moro lloró!

Le puso el nombre que tiene a la sierra de Granada.

Sierra Nevada, donde lloraba un moro que perdió el alma.

 

 

 

Son de calabacín

arriba

¿Qué es lo que será?

arriba

¿Qué es lo que será que alumbra 

y abre horizonte en el cielo 

llena de luz la mirada 

y en la boca pone fuego?

 

Vuela sin que tenga alas

da sombra sin tener cuerpo

da calor sin tener llama 

y se alimenta de sueños.

 

¿Qué es lo que será que me quema? 

¿Qué es lo que será que me ahoga?

¿Qué es lo que será que me lleva?

 ¿Qué es lo que será?

 

¿Qué será que cuando llega

s'arrebuja el mundo entero?

cambia el curso de la vida

revoluciona por dentro.

 

Se iluminan las palabras

hace libre al pensamiento 

quien lo tiene es alegría y

quien lo pierde lamento.

¿Qué es lo que será que me quema?

¿Qué es lo que será que me ahoga?

¿Qué es lo que será que me lleva?

¿Qué es lo que será?

 

Dame tu mano paloma 

que quiero salir M nido 

me han dicho que duermes sola 

y quiero dormir contigo.

 

¿Qué es lo que será que me quema?

 ¿Qué es lo que será que me ahoga? 

¿Qué es lo que será que me lleva? 

¿Qué es lo que será?

 

 

Esperando las golondrinas

arriba

Bajo el laurel y la espiga

con el alma enamorada

y la mirada encendida

te espero cada mañana.

Yo no sé por qué te fuiste

cuando más falta me hacías.

¡Ay! dime tú qué mal te hice

eras toda mi alegría.

Sólo sé que el tiempo

corre a cada hora.

Donde no estás tú,

la vida donde no estás tú,

la vida se convierte en una copia.

al norte, al sur... ¡yo qué sé!
¡ay! perdido me dejaste

perdido al anochecer 

sin una luz que alumbrara.

Si sólo estando contigo 

parecía otra persona 

¿por qué te fuiste amor mío? 

sin ti no soy ni mi sombra.

Sólo sé que el tiempo

corre a cada hora.

Donde no estás tú,

la vida donde no estás tú,

la vida se convierte en una copla.

 

 

Luna de medianoche

arriba

Recuerda cuando la ilusión se pierda

cuando falte la alegría cierra los ojos recuerda.

Recuerda y cuéntalo a los demás en la memoria

hubo un tiempo en que la aurora era el camino

¡qué transparente iba la vida al verde M olivo!

Recuerda a propósito de flores en el silencio

su nombre cierra los ojos recuerda,

y busca en el corazón aquella lámpara encendida

llena de palabras de amor antes que todo un día

se pierda dentro de ti recuérdalo.

La luna de medianoche se hizo un tulipán de fuego

cuando le dije tu nombre y cuando le dije el mío se hizo un tulipán de frío.

La vida contra la sombra

la vida contra la ilusión perdida

contra el silencio la vida...

La vida, la vida es para querer ayúdame guitarra,

mi guía ayúdame al amanecer

que lo que tengo nada importa que lo que importa es ser.

La luna de medianoche se hizo un tulipán de fuego

cuando le dije tu nombre y cuando le dije el mío

se hizo un tulipán de frío.

 

 

Tengo querencia

arriba

¡Ay! luz de luna que me lleva hasta tu puerta.

¡Ay! luz de luna sediento al anochecer.

¡Ay! luz de luna de tu boca beberé.

Tengo querencia y eso es por ti 

tengo querencia querencia, 

es consecuencia de tu amor

y amor es pertenencia

tengo querencia

tengo querencia

tengo querencia 

ésa es la única fuerza 

que no vence el olvido

porque eres tú la ausencia.

De la soledad yo vengo cantando 

pa que me quiera estoy

del amor hambriento

y el corazón es mi presa.

Ando que bebo el viento

allí donde te escondas

acabaré en tus ojos

terminaré en tu boca.

En las mimosas del parque

cuando la luz amanecía 

donde se detuvo el aire 

yo te sueño cada día.

La gloria fue un instante 

de flores amarillas

instante en que tu boca

en mi boca encendía.

Tengo querencia

y eso es por ti tengo

querencia querencia, 

consecuencia de tu amor

y amor es pertenencia 

tengo querencia

tengo querencia

tengo querencia

ésa es la única fuerza

que no vence e¡ olvido

porque eres tú la ausencia,

querencia,

consecuencia de tu amor

y amor es pertenencia

tengo querencia

tengo querencia

tengo querencia 

ésa es la única fuerza 

que no vence el olvido

porque eres tú la ausencia

 

 

Vele, vele

arriba

Vele, vele, vele, vele las campanas de la Vela vele,

vele, vele, vele cantando la primavera

verde campo, verde trigo verde noche, verde estrella

todo junto y tú el camino todo junto y yo la espuela.

Vele, vele, vele, vele verde vela,

verde luna donde las culebras mueren 

aparece la hermosura por lo más verde del tallo del amor

y su estatura yo tiré un limón por alto ¡se me fue la amargura!

Como se sueña se quiere 

como se quiere se vive 

como se vive se muere

 ¡ay, con tu corazón al vele vele!

Yo no digo que sí ni que no,

sólo digo que sin llama no hay calor.

Que huele a campo, que huele a campo

viene en guajira este son y se fue fandango,

y el aire que tienes verde y verde de rebeldía

cuanto más color le daba más silvestre y más bravía.

Vele, vele, vele, vele las campanas de la Vela.

¿Quién me compra los claveles que me quiero ir pa mi tierra?

Claveles pal vele vele los que sobren pa almendras 

y pa dar color a mi boca las moras de una morera,

Como se sueña se quiere como se quiere se vive 

como se vive se muere ¡ay, con tu corazón al vele vele!

Yo no digo que sí ni que no, sólo digo que sin llama no hay calor.

 

 

Razón de corazón

arriba

Me sabe a hierba

me sabe a fuego

me sabe a tierra

me sabe a vino

me sabe a nube

me sabe a cielo 

e sabe a lluvia y a vendaval 

me sabe a copia

me sabe a olivo 

me sabe a luz 

me sabe a sal

• eso todo revuelto, 1

• eso me sabe tu corazón.

No era la luna 

ni era una estrella 

que eran tus ojos

que me miraban 

y un paraíso

y una quimera 

que era el calor 

de tu corazón

ni un tiempo nuevo 

ni una bandera 

lo que buscaba 

en la oscuridad 

era más que una idea

 un medio contra la soledad.

A cambio M olvido

te entrego el alma

a cambio de¡ olvido

te doy mi amor 

a cambio M olvido

 abre tu corazón.

Sólo quien ama 

quiere a la aurora 

sólo quien sueña 

vence al olvido.

El mar no muere

mueren las olas 

el cuerpo pasa

 queda el amor.

Abrirá un día la primavera 

entre sus flores me encontrarás.

Donde vive el deseo

donde vive la realidad.

A cambio de¡ olvido

te entrego el alma

a cambio de[ olvido

te doy mi amor 

a cambio del olvido 

abre tu corazón.

¡Ay, corazón!

¿por qué me causas tormento?

¡Ay, corazón! 

si sabes que yo te quiero.

Vente conmigo niña 

que hay luna llena 

y el mar está quieto 

en un barco de vela

por la bahía de los luceros.

¡Ay, corazón!

que me embriagas

y enamoras.

¡Ay, corazón! 

que en el fuego 

me devora

 

 

Poco a Poco

arriba

Poco a poco, poco a poco, poco a poco

el corazón entra en el alma de tanta gente

que pierde el hilo de la razón.

Poco a poco, poco a poco

me confunden lo que siento 

dice tomillo, y soy tomillo dice paloma, paloma vuelo.

Siento que me estoy perdiendo,

siento que me estoy perdiendo.

Será que pasan los años

será que me hago viejo 

será la luna,

será el destino, 

será la estrella que llevo dentro.

La estrella que me domina

a dónde me llevará la soledad

es el precio que paga mi libertad.

Poco a poco, poco a poco

me voy hundiendo en el mar.

La luna, que me lleve

la luna si yo no soy de este mundo

y a mí me lleve la luna.

La luna, la luna por la ribera del río

que yo más quiero donde mi sombra navega.

Poco a poco, poco a poco

renaciendo cada día 

que es preciso hacerse fuerte sin renunciar a la vida.

Camino de lo que siento yo no pienso cuando canto 

dejo libre al corazón en otro mundo, volando.

Poco a poco más cerca la luna está.

La luna, que me lleve la luna si yo no soy de este mundo

y a mí me lleve la luna.

La luna, la luna por la ribera M río

que yo más quiero donde mi sombra navega.

 

 

Sin ti no puedo vivir

arriba

Me huyes, te persigo me maltratas,

te llamo reniego, te maldigo pero sin ti me muero.

Te cubro de caprichos

me desvivo a tu lado 

todo me parece poco

todo te parece raro.
Pendiente de tu vida

que no te falte nada 

el sol yo te lo busco y la luna también.

Sin ti no puedo vivir, 

sin ti no puedo vivir, 

sin ti no puedo vivir.
Causa de mi perdición

que me perdone el Señor

sin ti no puedo vivir.

Con la luz de la nieve

cuando estalla el almendro

con el romero verde 

y la gallomba en flor.
Libre M pensamiento 

paloma del instinto 

a tus ojos me rindo 

sin poner condición.

Sin ti no puedo vivir,
sin ti no puedo vivir,
sin ti no puedo vivir.

Causa de mi perdición 

que me perdone el Señor

sin ti no puedo vivir.
Llevadme donde la luz llevadme,

quiero cantar

tiene el corazón razones 

que nadie sabe explicar.

Amor si tú supieras 

el valor de la noche 

cuando el alma se pierde

 buscando una canción.
Removiendo en la vida la niebla,

los fantasmas buscando

en las palabras

trozos de corazón.

Vencido por la luna 

que es mi destino 

preso preso en su pasodoble

llega el amanecer.
Sin ti no puedo vivir,

sin ti no puedo vivir, 

sin ti no puedo vivir.

Causa de mi perdición

que me perdone el Señor

sin ti no puedo vivir.
Llevadme donde la luz llevadme, 

quiero cantar

tiene el corazón razones 

que nadie puede explicar.

Llevadme, quiero cantar

tiene el corazón razones 

que nadie puede explicar.

 

 

Paréntesis de Cádiz

arriba

Cádiz dormida sobre la arena soñando en Cádiz, despierta en Grecia.

Su pensamiento la mar abierta y el horizonte en la manera de vivir.

Cádiz dorada luz de Venecia las caracolas de la leyenda.

Cuentan que Cádiz era sirena y un marinero entre sus redes la encontró.

Diosa encendida ninfa secreta cuando en sí misma Cádiz despierta.

Tiene otro nombre habla otra lengua es otro mundo otra quimera.

Cuando en la noche de pronto sientas entre las olas que te desvelan,

un coro griego por La Caleta: Cádiz en la Viña está soñando careta de Carnaval.