La página castellana de Gustav Meyrink

La página castellana de Gustav Meyrink

Copyright © S.G.L, 2001.


Inicio

Presentación

Vida y obra de Meyrink

Meyrink según Borges

Meyrink según Lovecraft

Fragmentos

Sobre el Golem

Enlaces


Meyrink según Lovecraft


Lovecraft (1890-1937), el consumado maestro del "cuento materialista de terror", en su excelente ensayo El horror en la literatura, nos da su visión sobre la literatura de estirpe judía y también, de manera tangencial, sobre Meyrink y el Golem:

La literatura preternatural en el Continente (fragmento). Por Howard Phillips Lovecraft.

 

"Una rama muy floreciente-aunque oculta hasta hace muy poco-de la literatura preternatural es la de los judíos, mantenida y alimentada en la oscuridad por la herencia tenebrosa de la antigua magia oriental, la literatura apocalíptica y la cábala. La mentalidad semítica, como la celta y la teutónica, parece poseer marcadas inclinaciones místicas; y quizas sea el caudal de saber espantoso y secreto que sobrevive en los guettos y las sinagogas mucho más grande de lo que generalmente se cree. La misma cábala, tan prominente durante la Edad Media, es un sistema de filosofía que explica el universo como emanaciones de la deidad, e implica la existencia de extraños reinos espirituales aparte del mundo visible, de los que pueden conseguirse fugaces visiones mediante ciertos sortilegios secretos. Su ritual está ligado a interpretaciones místicas del antiguo testamento, y atribuye un significado esotérico a cada letra del alfabeto, circunstancia que confiere a las letras hebreas una especie de encanto espectral y de potencia dentro de la literatura popular de la magia. El folklore judío ha conservado mucho del terror y el misterio del pasado; y cuando se estudie más a fondo se descubrirá probablemente que ha ejercido una importante imfluencia en la ficción preternatural. Los mejores ejemplos de su utilización literaria son la novela alemana El Golem, de Gustav Meyrink, y el drama El Dibbuk, de un escritor judío que utilizaba el pseudónimo de Ansky. El primero, con sus sombrías y obsesionantes sugerencias de prodigios y horrores inalcanzables, se situa en Praga, y describe con singular maestría el guetto de esta antigua ciudad, con sus fachadas puntiagudas y espectrales. El nombre procede de un fabuloso gigante artificial, supuestamente fabricado y animado por rabinos medievales valiéndose de cierta fórmula misteriosa. El Dibbuk, traducido y editado en América en 1925, y más recientemente trasladado a la ópera, describe con singular fuerza la posesión de un cuerpo por el alma demoníaca de un muerto. Tanto los golem como los dibbuk son tipos fijos y sirven a menudo de ingredientes en la tradición judía posterior."

H.P. Lovecraft, El horror en la literatura (1927)


"Also lapp'd up Gustav Meyrink's The Golem, lent me by little Bobby Barlow. The most magnificent weird thing I've come across in aeons!"

(Lovecraft to James F. Morton, April 4, 1935)