Sin título Página normal

Literarias
Creadores
Escritores
Relatos
Salón de lectura
Películas
Arte en botica
Foro literario
Enlaces 

Literarias / Creadores / Escritores / Salón de lectura / Relatos / Películas / Arte en botica / Foro literario / Enlaces 


Cuentos

Edgar Allan Poe (1809-1849)

Comencemos esta nueva sección dedicada al relato, con la degustación de la cuentística de uno de los mayores autores norteamericanos del XIX: el bostoniano Edgar Allan Poe.

Nacido en 1809, llevó una vida turbulenta y rebelde, marcada por el consumo continuado de alcohol (y de opio) y por las dificultades económicas, dedicándose al mal remunerado oficio de redactor en diferentes publicaciones y localidades. Su intención original era la de convertirse en poeta, pero la prosa y la no-ficción ofrecían (entonces como ahora) mejores posibilidades monetarias. Hubiese deseado (quien no) obtener la suficiente independencia económica para poder dedicarse de lleno a la literatura y a la creación poética. Su temperamento era melancólico y depresivo; su resistencia al alcohol, escasa, aunque lo consumió con gran generosidad, al igual que el opio, bajo cuyos efectos tejió algunos de sus relatos más excitados y sobrenaturales. La muerte de su prima Virginia, con la que se casó cuando ésta tenía sólo catorce años, contribuyó a su definitivo derrumbamiento psicológico. Sucumbió finalmente en un hospital de Baltimore, en 1849, a los cuarenta años, no mucho después del fallecimiento de Virginia.

La obra de Poe se compone de una novela larga (el Gordon Pym), de poesía, ensayo, crítica literaria y sobre todo de esos cuentos apasionados por los que su nombre nos resulta más familiar. Entre estos figuran joyas del horror y del fantástico como pueden ser (junto a muchos otros) El caso del señor Valdemar, Ligeia, Manuscrito hallado en una botella, El descenso al Maelstrom, El Pozo y el Péndulo o El Gato Negro, y que lo convierten en uno de los puntales de la literatura norteamericana de la primera mitad del XIX y de la cuentística de todos los tiempos. Fue también precursor y creador de géneros como el de la novela de detectives o policíaco, con la invención de su Chevalier Auguste C. Dupin, primer detective analítico de la historia. Poe redactó sus cuentos entre 1833 y el mismo año de su muerte (1849) en que vieron la luz sus ultimas piezas, como Hop Frog.

Desde que los descubrí por primera vez, no he dejado de revisitar esos convulsos y aterrados escritos; recorrer las historias del bostoniano equivale a adentrarse en un oscuro reducto de peligro y obsesiones, de amor y de misterio, de terror y de locura. Sus narraciones son exponente de esas décadas iniciales del XIX, gozosas y atormentadas, marcadas por la hipertrofia del sentimiento, por la pasión y la aventura, por la exhibición del yo, y por el culto byroniano, que Poe también profesó.

Serafín, 2002

Charles Baudelaire habla de Edgar Allan Poe. En este interesantísimo escrito, el autor de Les Fleurs du Mal, traductor e introductor de Poe en Francia, nos habla del atormentado bostoniano.


Ahí va una pequeña muestra inicial de relatos:

El Pozo y el péndulo.
El horror en la tiniebla de una cárcel de la Inquisición.

El entierro prematuro.
La mayor pesadilla imaginable: ser enterrado vivo.

Manuscrito hallado en una botella.
Un enigmático relato sobre un buque pavoroso e inconcebible.


Literarias / Creadores / Escritores / Salón de lectura / Relatos / Películas / Arte en botica / Foro literario / Enlaces