Sin título Página normal

Literarias
Creadores
Escritores
Relatos
Salón de lectura
Películas
Arte en botica
Enlaces 

Literarias / Creadores / Escritores / Salón de lectura / Relatos / Películas / Arte en botica / Enlaces 


Arte en botica
Farmacia y humanidades.

(Foto: interior de una elegante farmacia de Buenos Aires)

Esta sección la abrí en el 2001; en ella pretendía simplemente presentar figuras farmacéuticas que hubiesen tenido alguna relación con el campo de la cultura y el arte. Ahora quiero incluir más contenidos y dar a la sección un alcance mayor: explorar en profundidad el solapamiento entre la farmacia y el mundo de las humanidades; en ese campo complejo aunque poco frecuentado, la relación fármacos y substancias psicoactivas / creación literaria, que es lo primero que se nos viene a la cabeza, sería tan sólo una de las posibles temáticas.

No obstante sería una buena idea comenzar con ella. Aqui os presento un listado de figuras literarias que no rehuyeron a lo largo de su vida el consumo de substancias psicoactivas, tuviese o no ese consumo repercusión en el acabado final de su obra.

Sera, 2005

Listado

Boticarios y artistas.

¿Que relación existe entre dos disciplinas aparentemente tan dispares como son la farmacia y las humanidades? ¿Que justifica abrir una sección que relacione ambas, a parte de la excelente imagen que el webmaster de esta página parece tener de si mismo? (estudié farmacia pero me tira mucho la llamada Cultura). Para empezar diré que, en mi opinión, todas las disciplinas humanas (tanto humanísticas, como científicas, como técnicas) están interconectadas. Es posible concebir enlaces o puentes (que son otras tantas disciplinas) que relacionen dos materias en apariencia absolutamente alejadas. Consideremos por ejemplo, la Química y la Literatura. ¿es posible imaginar dos materias más diversas, más alejadas entre sí?. Y sin embargo, se puede concebir una relación, un enlace entre ellas (en realidad varios) y sin necesidad de dar ningún salto en el vacio: entre la Química y la Biología, tenemos la Bioquímica (una especie de disciplina intermedia); entre la Biología y la Sociología, existe la llamada Sociobiología, materia que cuenta con elementos de las dos disciplinas que la han engendrado; finalmente, entre la Sociología y la Literatura, no resulta ya difícil concebir un nexo inmediato: la sociología de la literatura, por ejemplo. Tenemos pues que, tendiendo tres puentes: bioquímica, sociobiología y sociología de la literatura, hemos conseguido enlazar dos materias tan alejadas a primera vista como la Química y la Literatura. Esto mismo podría plantearse con cualesquiera otras disciplinas dispares. Existe una unidad en lo que se refiere al conocimiento humano. Las distintas materias no son más que barriadas dentro de una misma población.

De todos modos, a la hora de enlazar la farmacia y las humanidades, quizá no haya que tender tantos puentes como para ligar la química y la literatura. Al fin y al cabo, la farmacia (que podría definirse como ciencia y como arte, el de la elaboración de un medicamento) tiene no pocas connotaciones culturales y humanísticas. Consideremos, por ejemplo, la historia de la farmacia (que es, en definitiva, una historia de la ciencia); el papel cultural que han tenido, en el seno de diversas civilizaciones, ciertas substancias con actividad farmacológica (como los alucinógenos); la dimensión histórica y humanística del que hasta el siglo XIX era conocido como boticario; etc...

Dejando al margen estas consideraciones sobre la unidad del conocimiento humano y de las materias que lo integran, y de la mayor o menor cercanía entre disciplinas en apariencia dispares, lo que me propongo en esta sección (a parte de explorar las relaciones entre farmacia y humanidades) es presentar una breve galería de personajes muy concretos, que guardan una estrecha relación con el tema del cual hablo: me refiero a boticarios o farmacéuticos (con ejercicio o no de la farmacia) que sintieron el impulso de la expresión artística o literaria para acabar siguiéndolo hasta el punto de pasar a la historia no como químicos o botánicos o microbiólogos, sino como músicos, escritores, artistas...seguramente estos personajes, a la hora de seguir su vocación (que al principio debió ser una especie de hobby u ocupación secundaria) no meditaron sobre las posibles relaciones entre farmacia y humanidades, sobre si había o no solución de continuidad entre las distintas disciplinas, y no creo que necesitaran definir intelectualmente ningún puente entre una cosa y otra. Simplemente, y de un modo que (salvando las distancias) recuerda el caso de Paul Gauguin -que abandonó una próspera carrera como agente de bolsa para dedicarse al incierto mundo de la creación artística, lo que le valió la casi indigencia pero también la inmortalidad-, estos personajes saltaron sobre el abismo que separaba su modo de vida cotidiano de su impulso y su pasión.

Me reconforta el que hayan existido.

Serafin, 2001

Raúl Guerra Garrido (1935). Escritor
Joan Isaac (1953). Cantautor
Carl Spitzweg (1808-1885). Pintor
Georg Trakl (1887-1914). Poeta expresionista

Francisco González León (1862-1945). Poeta


Literarias / Creadores / Escritores / Salón de lectura / Relatos / Películas / Arte en botica / Enlaces