TRAYECTORIA PERSONAL
WEB DE FLOREN DIMAS BALSALOBRE | LA INVESTIGACION DEL "PRIMER FRANQUISMO" (1939 - 1945) | TRAYECTORIA PERSONAL | Enlaces | Eventos y Noticias en Murcia | LÍNEAS DE INVESTIGACION | LIbro de Visitas | Consejo de Guerra en Lorca | IN MEMORIAM | Fernando Chuecos: un homenaje pendiente | RECUERDO Y HOMENAJE A MI ABUELO GINES | ALGUNOS ARTÍCULOS
TRAYECTORIA PERSONAL
 
imagen
IMAGENES PARA EL RECUERDO.- Aquí me tienen, de pie sujetando el cable estático y con la sonrisa característica de los que tienen que hacerlo para demostrar que no están nerviosos antes de saltar del avión en caída libre. El aparato en un Aviocar CASA C-212 y el paracaidas es el legendario "Papillón" francés, en la vertical de Alcantarilla (Murcia) Año de Gracia de MCMLXXIX.
Mis orígenes ideológicos habré de situarlos, precisamente, en la órbita del Franquismo, en las postrimerias del Frente de Juventudes: en la O.J.E. (Organización Juvenil Española). De mi paso por aquel ambiente, he de reconocer que tuvo aspectos muy positivos y que, en manera alguna, abjuro de la amistad de muchas personas que, aunque en las antípodas ideógicas que hoy sostengo (muchos de éllos, también han evolucionado, siendo ganados para la Democracia), solo pensaban -como yo entonces- en lo mejor para su país.

En el curso de mi vida profesional, gracias al encuentro con amistades afortunadas, he tenido oportunidad de ir modificando mi primitiva visión simplista de las cosas, siendo ganado para una percepción de la realidad desde posturas democráticas.

Mi "evolución" es común a miles de jóvenes que allá por los "felices sesenta" se abrían al mundo, inmersos en una Dictadura de la que la mayoría de éllos no eran conscientes. Hoy rescato aquellos recuerdos para mejor comprender la labor de "deformación educativa" que -soterradamente- pretendió instalar el Franquismo en todos nosotros, afortunadamente, sin conseguirlo.

imagen
ANTE EL DRAGO MILENARIO. ICOD DE LOS VINOS (TENERIFE) ENERO DE 2004
Al comenzar el Bachiller, como a todos los niños de entonces, nos engolosinaron con campamentos, marchas y uniformes. Eran tiempos grises para la juventud: sin instalaciones deportivas ni dinero, ni posibilidad de hacer nada que no fuera jugar el fútbol o perder el tiempo en ocios estériles. Mi curiosidad y mi amor por la Naturaleza, me llevó -en el curso de las campañas de "captación" al uso entre los estudiantes de Bachiller de los primeros cursos- a aceptar la sugerencia del profesor de F.E.N. (Formación del Espíritu Nacional) del Instituto -un falangista, excelente persona, contestatario del sistema pero instalado en él- y "me apunté" a la O.J.E. Tenía once años. A los 20 ya era Jefe Local -posiblemente por que no tendrían otro de repuesto-, pese a que siempre fuí conceptuado como conflictivo e incluso, calificado como "demagogo" -según pude leer subrepticiamente en mi ficha de alumno, en el campamento de Jefes de Centuria en Covaleda (Soria)-. Mis principios de turbulenta disciplina se vinieron abajo un mes de Febrero de 1972, cuando me negué en redondo a que "mis muchachos", a los que trataba de apartar de todo lo que no fuese la práctica del Aire Libre, (deportes, marchas y montañismo) asistieran como comparsas, un año más. a un acto de significado falangista, al que nos convocaban para "haber bulto", en memoria de un "mártir" de la Guerra Civil. Poco tiempo después, mi madre -que siempre respetó escrupulosamente mis iniciativas, aunque disintiera de ellas en silencio- me contó una historia que me hizo reconsiderar totalmente mis convicciones. Su padre -mi abuelo Ginés, al que nuca conocí- no murió de tuberculosis (enfermedad tan común en la posguerra), si no fusilado. Por ser maestro, por ser republicano, por pertenecer a Izquierda Republicana y por pertenecer al Frente Popular. Entre recuerdos y lágrimas, me fue desgranando una vida de dedicación a la enseñanza, de entrega a su familia, de silencios, ausencias y tristeza. Ese abuelo, del que pocas veces hablaba en mi presencia, fue una persona excepcional.

Su "crimen" fue estar del lado de la República, incluso, poniendo en peligro su vida para contener los desmanes de 1936, en la ciudad donde ejercía el magisterio: Yecla (Murcia). Me fuí a los parajes de Ramonete (Lorca), a Valdepolo (León) a la villa de Sierro (Almería) y a Yecla; hablé con antíguos alumnos suyos, que aún le recordaban como "don Ginés, el maestro que daba clases en las majadas, cuando las vacaciones, a los que pastoreábamos durante el curso...", "el que hacía de juez de paz poniendo orden en las disputas familiares..." A este hombre, a este maestro, como a tantos maestros y tantos abuelos, lo fusilaron. Fue un 7 de Noviembre de 1939. La "derecha" cruel y vengativa de aquella Yecla valiente y republicana, lo denunció, presentó pruebas falsas y promovió su asesinato por la "justicia" franquista.

Aquella revelación marcó mi vida. Ya nunca volvería a creer en los cantos de sirena de la "España imperial" de las "Montañas Nevadas y banderas al viento". Aquella fantarria, solo ocultó a los jóvenes de entonces, una época de revanchismo, de odio, de injusticia y de odio.

En 1972 elegí mi porvenir profesional. Entré a formar parte de la administración de aquel régimen en la que, como me sucedió en la OJE, no me marcó para servirlo; al contrario: aproveché de el lo que me fue posible para dar rienda suelta al sentido humanista y deportivo de mi vida y gracias a encuentros personales y lecturas afortunadas, fui descubriendo una valores y unas ideas democráticas, desconocidas entonces para mí.

En 1975 viví, como tantos jóvenes de mi generación, la muerte del viejo dinosaurio con expectación morbosa, pero sin tener entonces clara conciencia de lo que ello significaba, aunque ya percibía que un nuevo horizante aguardaba a España, a los españoles y a mí mismo.. Voté "SI" en el referéndum de 1978 y posteriormente, siempre he dado mi voto a candidaturas progresistas.

El 23 de Febrero de 1981 a las 7 de la tarde, (la noche de Tejero) eché en el matelero del coche mi mochila con ropa, comida, linterna y mapas y me eché al monte... hasta que se confirmó que la insurrección militar había fracasado. También yo, como mi abuelo -paradojas de la vida- quería estár con el gobierno constitucional, pasase lo que pasase. En 1996, dejé voluntariamente mi trabajo como funcionario del Estado y desde ese momento, me he dedicado a la apasionante tarea de la investigación del período republicano, historia militar de la guerra civil, y particularmente la represión franquista en la Región de Murcia.

Participo en encuentros y congresos de investigación histórica sobre la Guerra Civil y el Franquismo, habiendo presentado varias comunicaciones publicadas en las Actas, relativas a la represión política franquista de posguerra. Soy miembro de AGE (Archivo Guerra Civil y Exilio) y participo en conferencias y debates, seminarios y actos de homenaje, que tengan por objeto difundir el conocimiento de la Memoria democrática y antifascista española, como merecido homenaje a quiénes pagaron con la vida su coherencia con los ideales de Libertad en los que creyeron, y que nos legaron.
Quisiera dejar aquí constancia del emorme respeto que me inspiran TODAS las víctimas de la represión en sona republicana, también objeto preferente de mi investigación. Mucho de éllos cayeron por ser fieles a sus ideales, como igualmente a cuantos dejaron su vida en los combates o en la retaguardia de aquella guerra infame. Hago responsable de esta matanza, a los militares que se sublevaron y a los civiles que les apoyaron en 1936, rebelándose contra el régimen constitucional de la II República. Éllos y solo éllos, tienen sobre sí el cargo de todas las muertes y violencia desatadas con su traición.
MIS OTRAS AFICIONES
imagen
El autor bajo un bombardero alemán Heinkel-111. Aviones de este tipo bombardearon ciudades como Guernica durante la guerra. La visita a museos de arte e historia y las consultas a archivos militares son algunas de sus dedicaciones favoritas.
LA MONTAÑA: una de las dos pasiones deportivas de mi vida. He disfrutado de la ascensión a las cumbres más emblemáticas de los Pirineos, Picos de Europa y otros vértices de España. En 1974 alcancé por primera vez la cima del Mont Blanc. En 1991 lo volví a hacer... esta vez con mi perro, "Káiser", mi inolvidable pastor alemán, compañero de penas y fatigas.
Dos años antes, había tenido mi última experiencia de escalada en hielo, fue eligiendo para subir la cara Norte del Mulhacén, el peor de todos los días de la Semana santa de 1989. "Si salgo con vida, ésto se acabó". No volví a escalar en hielo.
EL PARACAIDISMO: practicado initerrumpidamente desde 1977 hasta 1996. Ha sido una de las actividades que más satisfacción personal me han aportado. Saltos en apertura manual y automática, de día y de noche, en tierra y en agua, con paracaídas redondo y plano... desde 400 metros hasta los 5.000. Algo maravilloso. Pero mejor que la práctica del paracaidismo, ha sido la convivencia inolvidable con mis compañeros: un colectivo en el que predominan personas extraordinarias y protagonistas -muchas de éllas- de hechos sacrificados y anónimos.
imagen
Posando ante una pieza Vickers de 381 mm. de la Batería de Costa de "Castillitos", que defendió Cartagena hasta el final de la Guerra Civil. La conservación de los vestigios de la guerra y evitar su degradación y destrucción por abandono, es una preocupación cada día compartida por mayor número de personas.
imagen
A bordo de mi caravana, hago periplos por esa España "profunda" tan rica en experiencias como en paisajes y monumentos. Enamorado de la Alta Saboya francesa y del Portugal medio-norte. Me encanta la fotografía, las filmaciones de paisajes en vídeo, colaboro en tertulias radiofónicas y soy asíduo de la sección de "Cartas al Director" de la prensa regional sobre asuntos relativos al periodo de la investigación. Cultivo la correspondencia personal con los amigos. Fiel auditor de música clásica y apasionado de la lectura (Historia y tecnología). Bicicleta y travesías de media montaña, completan mi actividad laboral y lúdica (que se confunden en una misma cosa).
imagen
BUJALANCE (CÓRDOBA), JUNIO DE 2005.- Junto a un grupo de guerrilleros antifranquistas supervivientes, pertenecientes a la asociación AGE, en la clausura de unas jornadas de estudio de la Guerrilla.
imagen
ATAPUERCA (BURGOS), AGOSTO DE 2005.- Tenía una cita con mis antepasados en el yacimiento arqueológico de Atapuerca, la Historia escrita en la tierra.
imagen
AGOSTO 2005 - CAMARGO (CANTABRIA), EN EL MONUMENTO ERIGIDO POR AGE EN 2003 A LOS GUERRILLEROS CÁNTABRO-ASTURES CAÍDOS CONTRA EL FRANQUISMO Y A LOS CÁNTABROS ASESINADOS EN EL CAMPO DE EXTERMINIO DE MAUTHAUSEN