Esbozo de declaración poético-ambientalista
TuWeb
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Mis aficiones
Mis libros / C. López Dzur
Álbum de Fotos
carlosdzur1998: Mi curriculum
Mis enlaces
El viene de un monte verde
Tantralia
De ANTI-MANUAL PARA MICROEMPRESARIOS
Cuentos de mis libros
Análisis de mundo / Bitácora de C. López Dzur
Poemarios en la red
Profecía del que espera en vano
ECOLOGIA Y SUSTENTABILIDAD
El nuevo libro de Newt
Presentan 'Canto al hermetismo' de López Dzur
Huertos / Siembra de la haba y el achiote
Huerto / El Maíz y siembra de eucalipto
Huerto / Siembra de la calabaza y del frijol
La oscura historia de la experimentación médica
El intelecto cósmico
Beneficio de los árboles
carlosdzur1998: Tres árboles boricuas
El animal-hombre / Cuento
Piratas judíos en el Caribe / Reseña de libro de E. Kritzler
Del poemario HOSTOSIANAS
A Walt Whitman
Un adolescente cualquiera
Del poemario YO SOY LA MUERTE
Sobre el libro LA ZONA DE EMERGENCIA
Carlancas / Aforismos / Folclor
Los niños fumigados de a soja
TRECE MONOGRAFíAS / Historia Pepiniana
Un Historiador con Trascendencia
La sonrisa del siglo XXI / EN TORNO AL PERIODISMO
Función del hipotálamo y la agresividad
La hiena como asesino
La Ley de la Mordaza en Puerto Rico
Primer poeta y el periodista pionero en Borinquén
Aprendizaje del Cashrut y el Shejitá / Poema ecologico
Proceso de concentración del ingreso sin precedentes
El ladrón raptador
La víctima dormida / CUENTO
Lo incompatible / POEMA
Cuento: El hombre que enamoraba las hormigas
Mi pueblito en su épica histórica inicial (1)
Mi pueblito en su épica histórica inicial (2)
Mi pueblito en su épica histórica inicial (3)
Los poderes interventores / poemario
Economía subterránea prevalece en Puerto Rico
Extranjerización de la tierra
Meditaciones sádicas / al Marquis de Sade (1740 - 1814)
Consignas políticas para tiempos de crisis
La pubertad de la palabra
Yo soy la Nube Roja
Ética a Nicómaco o alguna sapiencia que tenga el corazón: López Dzur
TLANIHUIC / EXISTO
Amonestación a Gilles de Rais
EN ESTA MISMA ISLA
El Señor de los vientos / ECOLOGíA
Te lloro, Princesa
Energía renovable y de sustento
A Dafnis, inventor de la poesía bucólica
El arte permite brotar a la verdad
LA MADRE VERDADERA / LAMIA / ETNOCIDIO
Excluídos del abrazo
Desde la bárbara Troya
La sustentabilidad y sus contextos: C. López Dzur
Encontrar un interlocutor
Defiende tu pozo / Ecología
Bitácora de Carlos López Dzur: Nemoroso y la memoria de Elisa
La protección de las bestias del campo
Memorias de la caverna / Frags. poemario
La deconstrucción del modelo protagónico hegeliano
Lección de economía de un delincuente
Crisis alimentaria (2007-2008) e inestabilidad
Soberanía alimentaria: Un Nuevo concepto
Poetas Invitados a mi Website: Fanny Jaretón
Venga quien canta
A Astarté, diosa del Amor
Genocidio y despoblamiento de América
El sentido de comunidad
El feminicidio como patrón en la historia
La mística tántrica: Textos lopezurianos
Foro: De la Guerra: ¿sabía Ud.? / Palestina / López Dzur
Dzur: Del libro «La revolución profunda»
ENLACES INTERESANTES / DZUR / 1
Anexión de California, 1846
Poetas Invitados a mi Website: César Vallejo
Escuelas Libres, Extinción y genocidio
Bitacora comunitaria de Carlos López Dzur
Mi amigo Baudelaire
¿Qué realmente sabe de la corrupción en Puerto Rico?
De Teoría de la sustentabilidad
Escríbanos / Cartas / Enlaces / Amigos
ENLACES DE AMIGOS
Del libro Teth, mi serpiente
Ecología y sustentabilidad: Credos y Principios
Irak, neo-colonia de los EE.UU., al costo de 1.3 millones de civiles muertos
Cómo se templa el espíritu para la Revolución
Presentimiento / cuento
Narcotráfico e imperialismo
Por qué condeno el sionismo de Israel
Poeta Invitado: Rubén Darío
Biografías de Educadores pepinianos: Proyecto de Investigación
Seis compañías judías poseen 96% de los Medios del Mundo
Por qué creo en el socialismo autogestionario
En el Bicentenario de la Independencia Mexicana
Diez razones para dejar la CocaCola
Deseo, sexo, alma y mitología
ECOLOGIA Y SUSTENTABILIDAD
Los EE.UU. e Israel
ECOLOGIA Y SUSTENTABILIDAD
Librepensamiento y comunidad
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
«Sin comunidad no hay moralidad»: Tonnies
Poeta Invitado: Charles Baudelaire
Datos sobre el terrorismo en Puerto Rico
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
De Estéticas mostrencas y vitales
Carlos López Dzur / Foro Comunitario
Teoría de la sustentabilidad / Carlos López Dzur
Ecología y sustentabilidad: Enlaces y Teorías
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
El proceso femenino / Poemario / Carlos López Dzur
El proceso femenino / CONT.
El proceso femenino / CONT. / 3
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Diálogo con Shiva en invierno (O meditación de Navidad)
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Amor a la vida
Poetas Invitados a mi Website: Beatriz Ojeda
Foro Comunitario: Propuesta: Cien mil empleos productivos...
Declaración de amor / A Matoaka, alias Pocahontas
LA NADA Y LA POESIA
El capitalismo enfermo
Y LOS BOSQUES SE SECAN
Folclor y mitología zorruna
Mi música / Carlos López Dzur / Bitácora
Sobre la amistad
En días de enfermedad y convalescencia
Mis libros y autores favoritos
Foro Comunitario: Remembranza del ex-diplomático y ex-gobernador
Foro político: Carlos López Dzur / Bitácora
Foro de cuentos: Carlos López Dzur / en Galeón
Foro de poesía: Carlos López Dzur / en Galeón
Foro de eco-poemas: Carlos López Dzur / en Galeón
Foro de poemas: Evocación de Orfeo / Galeón
Foro Ambiental: Ideología del Movimiento Ecologista
Index / Artículos de C. López Dzur
Huertos: Una revolución en la forma de sembrar
Poeta Invitado a mi Website: Jaime Sabines
Organum: Poemas para ecosembradores
Organum: Poemas para ecosembradores / cont.
Organum: Poemas para ecosembradores / 3
La queja de Eros
Las llamas del Ser / De «La Revolución profunda»
Foro político: Carlos López Dzur / Bitácora
Puerto Rico: Proyecto Constitucional de Reforma
Pasión y muerte del Agua
Reflexiones sobre la devastación / Foro de Cuentos
carlosdzur1998: Las cuentas claras del capitalismo en USA
Santidad de la Luna / Carlos López Dzur
Foro Comunitario: Estadísticas concernientes a la prostitución
A Antonio José de Sucre (1795-1830)
A MIS HIJOS DE OTOñO / Carlos López Dzur
Para hablar sobre la libertad con Gabi / Carlos López Dzur
VOMENASAL O LA VIDA COMO UN PUGILATO
Canto a la Libertad / CARLOS LOPEZ DZUR
DE LA ZONAS DEL CARACTER / Los niños
TODOS SOMOS INMIGRANTES / Carlos López Dzur
Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Esbozo de declaración poético-ambientalista
Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Poetas Invitados a mi Website: Ana Romano
Sesiones / Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Lección 1 del Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Lección 2 / Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Lección 3 / Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Lección 4 / Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Entrevistas interesantes
Mi currículum antisofista
La ley de la selva en la estatalidad moderna
La puntera / Sociología de los Delitos
Carlos López Dzur / Me voy a parar encima de tu cabeza
Carlos López Dzur / Poemas al Padre Sol / El dragón de las Tinieblas
CANTO AL AGUA OXIGENEDA / ECO Y DISONANCIA
Entrevista a Robert Faurisson / por Mourad Ouabass
Huertos: Las Hierbas contra la Depresión
Lo amenazante / Las cosas más feas / Bitácora de Carlos López Dzur
KETUVIM / ESCRITOS / POEMAS DE LOPEZ DZUR
Colaboraciones interesantes: Bitácora / López Dzur
Libro: Estado de alerta y esperanza: Carlos López Dzur
Dzur: Proyecto Fortune, Gente del 10 porciento, Cuando el fraude fue de $300 billones
O'Higgins ¿Bisexual? / El Padre de la patria
DZUR / INDICE / ¿SABIA USTED?
DZUR / INDICE / ¿SABIA USTED? / MATRIARCADO
DZUR / INDICE / BOLIVAR Y YO / A HUGO CHAVEZ
carlosdzur1998: La brutalidad policial en Anaheim desata la furia
DZUR / INDICE / NOTA / sobre Estado de Alerta y esperanza
Huerto: Soja de Monsanto y sus efectos adversos
DZUR / Textos sueltos / Estado de Alerta y esperanza
Victor López Nieves: poeta de SS del Pepino / PR
Cuentos sediciosos y bolivarianos / López Dzur
DEL ALMA BORICUA / CARLOS LOPEZ DZUR
BENDICION DE LA ZORREADA / LOPEZ DZUR
ESTADO DE ALERTA Y ESPERANZA / Indice
Los 25 poemarios de Carlos López Dzur
15 Libros de Narrativa de López Dzur
Huertos: SAUCE (Criollo o Colorado; Bardaguera)
Huerto: EL CULTIVO DE YUCA (Manihot sculenta)
Huerto: La sábila o alóe vera, propiedades medicinales
Remedios populares para curar cataratas del ojo
Huertos: Una revolución en la forma de sembrar (1)
Cuento: LA LEY DE LA PISTOLA Y EL GOBIERNO «PARA SIEMPRE»
Cuento: LA PESADILLA DE TANTON
Cuento: EL PERMISO
Cuento: EL NIETO Y EL MECHON DE PELO
INDICE: Cuentos sediciosos y bolivarianos
Cuento: EL DIA UNO
Cuento: LA CRUZ PARLANTE
Cuento: TESTIMONIO SOBRE INSECTOS Y GUSANOS
Comparative Statistics On Crime / International
Esto tambien es Israel
 
Esbozo de declaración poético-ambientalista

imagen
Ver
Por Eduardo Llanos Melussa
El deterioro del ambiente conlleva forzosamente un deterioro del espíritu. Atentar contra la naturaleza o atentar contra la cultura son dos caras de una misma moneda. Así, el ambientalismo y la poesía no son sólo compatibles: en lo más esencial, convergen hacia un mismo norte.

Pero la convergencia entre ambientalismo y poesía no suele ni necesita hacerse perceptible como tema directo u obvio, ni tiene por qué responder a una intención didáctica o moralizante. La perspectiva ecosistémica y la visión poética coinciden más bien por la voluntad integradora y vinculante que las anima. El poeta y el ambientalista saben o presienten que, tanto para la vida del espíritu como para la naturaleza, todo desarrollo hipertrófico y unilateral de una parte termina afectando negativamente el desarrollo de las otras partes y de la propia totalidad; incluso más: solucionar un problema parcial sin atender al todo, casi siempre implica generar nuevos problemas, los que a su vez crean otros círculos viciosos.

Para que el desarrollo de una parte sea sustentable, deberá no sólo ser compatible con el desarrollo de las demás partes, sino contribuir de hecho a crear condiciones para que ello ocurra.

Lamentablemente, hoy asistimos a ciertos crecimientos exitosos; de algunos países o esferas de producción que conllevan daños irreparables para el entorno, lo que a la vez significa más pobreza y menos calidad de vida. Informes especializados revelan que, mientras la población crece día a día, los bosques y la superficie cultivable se reducen en proporción inversa. Y ocurre que, para la superación efectiva del hambre y el subdesarrollo, la ampliación de la tierra fértil resulta imprescindible.

La poesía y la literatura vienen percibiendo o intuyendo esta dificultad desde hace mucho tiempo; pero quizás no han sido escuchadas precisamente por expresarse en un lenguaje diferente.

Allí donde los especialistas hablan correctamente, por lo demás, de «desertificación», la poesía nos alerta respecto a un desierto galopante, que amenaza arrasar los campos; allí donde las voces autorizadas nos advierten sobre la escasez de recursos hídricos, potables y no potables, un poeta hablaría directamente del envenenamiento del agua, de esa misma agua que beben los humanos, los animales, los árboles y la tierra toda.

Sin embargo, más allá de estos matices semánticos, una misma inquietud y un mismo temor nos hermanan y nos obligan moralmente a mancomunar nuestros esfuerzos en pro de una conciencia ambientalista transversal, capaz de trascender las naturales diferencias ideológicas, culturales, religiosas y aun económicas. Porque hay que decirlo de una vez: cuando la avidez nubla la mente de los humanos, sus acciones resultan casi necesariamente depredadoras y dañinas para sus congéneres y hasta para sí mismos.

Tanto el capitalismo como el socialismo han tenido, cual más, cual menos, actitudes antiecológicas, pero también es un hecho que todos los regímenes y sistemas políticos están llamados a sensibilizarse y a preservar el mundo para salvar al hombre. Los excesos del industrialismo –de un signo o de otro– deben ser corregidos hoy mismo.

En este sentido, valoramos sinceramente la iniciativa de ONU, la cual, a través de la Secretaría de la Convención para Combatir la Desertificación, podrá contribuir a aunar voluntades en favor de una conciencia ambientalista generalizada, condición indispensable para promover actitudes y acciones concretas.

Creemos que, siguiendo esa iniciativa, los gobiernos del mundo deberán sumar la voluntad política necesaria y activar las palancas macrosistémicas a su alcance para frenar la deforestación y el empobrecimiento de la tierra cultivable, diseñando al mismo tiempo estrategias eficaces de cooperación internacional para progresar juntos en un desarrollo sustentable.

Resulta triste ejercer el rol de emisarios que traen malas noticias. No obstante, esas noticias deben ser conocidas por todos, de lo contrario no sólo no hallaremos las soluciones, sino que agravaremos los problemas. Aunque hoy por hoy algunas zonas del planeta no lo sufran como una urgencia, es un hecho que una parte importante de la población mundial debe vivir en una inseguridad alimentaria sin horizonte. Por otro lado, la población presente tampoco tiene asegurada el agua potable y de regadío para la subsistencia elemental, no digamos ya para recrearse en piletas colectivas o siquiera para simples duchas cotidianas. A esto hay que agregar el crecimiento hipertrófico de los basurales, los desechos tóxicos exportados desde países ricos a países pobres, la lluvia ácida que azota suelos hasta hace poco fértiles, la progresiva desaparición de ríos y la consiguiente extinción de parte de la flora y la fauna mundial.

En cada uno de nosotros habita un depredador potencial, un cazador al acecho de presas indefensas. Esa presa puede ser un animal o una planta, pero también un niño, un marginado, un representante de alguna minoría. La poesía, la literatura y el arte nos recuerdan que, sin embargo, todos llevamos dentro un niño, un marginal, un minoritario.

Y si el cuidado del ambiente comienza por el cuidado en las relaciones personales, el vínculo con los otros depende de cuán tolerantes y solidarios seamos con nosotros mismos. Tolerar los aspectos ingratos o menos exitosos de nosotros mismos nos abre una puerta hacia la comprensión del otro, puesto que, en esta existencia inarmónica que sobrellevamos, cada uno es también otro para sí mismo.

En consecuencia, la tarea que tenemos por delante convoca no sólo a ambientalistas y poetas. La creación de una conciencia global requiere también una participación global. Sin perjuicio de ello, creemos que hay ciertos agentes particularmente relevantes en la modificación de las conciencias. Uno de ellos es el sistema educacional, en todos y cada uno de sus niveles: primario, secundario, superior, formal e informal.

Los habitantes actuales y futuros serán tanto mejores ciudadanos cuanto más interiorizados tengan el respeto a la diversidad (humana, animal y vegetal), los hábitos de cooperación y la voluntad de entendimiento mutuo. Modernizar la educación tiene que ver precisamente con fomentar de modo decidido tales actitudes, pues no habrá modernidad ni posmodernidad para nadie mientras no aprendamos a tolerarnos y a protegernos recíprocamente. Cuando un niño aprende, por ejemplo, el origen del papel, también comprende que derrocharlo equivale a tumbar un árbol, árbol que además está vivo y nos da vida; cuando entendemos que el agua que bebemos hoy puede faltarnos mañana, entonces no dejamos abierta la llave del lavamanos o del lavaplatos mientras nos aseamos los dientes o limpiamos un plato. La educación tiene, pues, una misión irrenunciable, y comienza a cumplirla ocupándose precisamente de esas pequeñas enseñanzas.

También los líderes religiosos y espirituales serán de gran ayuda en esta cruzada. Otro tanto se puede decir de los medios de comunicación masiva, en especial de la televisión. Asimismo, la familia deberá promover desde la infancia más temprana las nuevas actitudes.

En este sentido, no hay propiamente enemigos por vencer, sino amigos por convencer. La amenaza de la pobreza, de sufrimiento y de violencia nos interpela a todos por igual, así como la voluntad de preservar el ambiente nos transforma a todos en aliados naturales. Llamamos, pues, a cada cual a colaborar en esta magna tarea de sensibilización y acción por un presente y un futuro más vivibles. Realmente, no queda tiempo que perder.

Nota: Este documento me fue encargado (mediante un voto de confianza sugerido por Heriberto Feraudy y Álex Pausides) en el contexto de una reunión sostenida entre algunos poetas participantes en el VII Festival Internacional de Poesía de La Habana (Salón de la Presidencia de la UNEAC, 08.02.2002). Las palabras que siguen procuran sintetizar las principales ideas allí intercambiadas; sin embargo, tienen necesariamente un carácter tentativo y provisional.

Febrero 3, 2012

* La Habana, febrero 9, 2002
Ver
La sustentabilidad en el arte / HomeTECH
Ver
Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Ver
Teoría de la sustentabilidad: Las preguntas tradicionales y las respuestas inesperadas
imagen

Ver
Lo prohibido
Ver
En la búsqueda erótica hay siempre una dimensión autoerótica movilizada por la vida fantasmal. En esto es en lo que estriba su carácter de señuelo, es decir, que el objeto soñado, el objeto fantasmado, será siempre más rico que la realidad, de manera tal que abrirá perspectivas infinitamente insospechadas: Dr. Guillermo Pozo, M. D., psiquiatra docente, Universidad Central de Venezuela

&

Hay un incesto cósmico / grato, protectivo,
sin agresión, in incestus divino, voluntario,
que no se apropia del otro. Es incesto inclusivo,
telúrico, en-Teo, en tí, en lo Real,
pleno hasta el inferus predio.
uno que funde, que acaricia, que nutre,
que no es condena que escinde
con la que alguno dualiza, transgrede,
castiga. Sale a buscar lo numinoso,
ya teniéndolo dentro.
Es luminosidad del Ser
y realidad del ente.

Este amor es intenso y eleva, por tanto,
los placeres, y anula hasta neutralizarlos
impulsos violentos. Quita de verdad la tristeza,
la amargura, los celos, los tormentos

No es una posesión. En ese instante,
todo lo vivo es tuyo, toda la bioquímica se hermana,
se acuna y la agresividad no existe.
Esta es la verdadera cuna que deleita la Nana,
con música de esferas, con perfecta sinfonía
del Prana. La angustia nunca es deliciosa.
Es mentira. Es la lactancia de lactancia.
La perfecta coincidencia de los seres.
La multiplicidad de Ser Madre-Padre-Hijo.

El que tiene una culpa oedipiana
(y se afana en buscar lo prohibido, mal hijo es.
El es un parricida; todo lo puede ser, menos sublime,
todo lo puede conocer, menos lo erótico.
Todo lo puede gozar, menos su madre.

Nada hay más triste que la satisfacción diferida
de estar en lo prohibido, anulado en la exogamia,
falseado en el incesto, nada más angustiante
que saberte reo de su propia raíz y oscilarse
en el engaño de desear ser deseado
y no lograrlo; y entonces ir a urdir como un paria
la ceguera de los ojos, la falsa luz de un delito,
el falso consuelo de un engaño.

El deseo (deseo del otro) es mérito,
no regalo; es un nivel divino, es transparencia
de la bondad gigante; entonces, todo viene a tí,
todo rompe la gris monotonía de lo que vivo
se quiere y parece negado, tabú,
prohibiciones.

Todo llega a tí cuando tu en la Cesta
de amor, lo llenas Todo, no para un bruto, violento
regocijo; para contemplación. Para Delicia de ambos,
cuando un Tú dice a lo Otro, Eres lo Divino
y Yo te pertenezco.

12-02-1980.

CARLOS LOPEZ DZUR


Ver
INCESTO SOLAR
En todo vientre estoy.
Debajo y encima de tu Lengua
me duermes, tú, sol cuando me das el rayo
y la tibieza, me despiertas y, enseguida sé
que tú me lames, tú, sol, estás
amando a mi Madre, la tierra.
Me estás coparticipando en el amor,
a mí también con tus labios...

Ahora siiento el peso vibratorio del sexo
sobre la cama verde de la aurora,
tu energía me ha perseguido dulcente,
se fue al río cuando me doy chapuzones en el agua.
Tú me das la Madre como amante
y me penetras en el calor de la sangre,
en temperatura fresca de tu aliento.
Y cuando besas a ella, tú, sol incestuoso,
me tienes a mí, tu hijo, involucrado a priori
en tus amores. Me acaricias.
Tú eres mi incesto solar y me doy cuenta.
Y no protesto. Estoy agradecido y te amo.

18-02-1980 /
CARLOS LOPEZ DZUR

imagen
Ver
El poema que bendice
Y los bendijo Dios; y díjoles Dios: Fructificad y multiplicad, y henchid la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces de la mar, y en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra: Génesis 1:28

*

Les dejo mi bendición y es un claro poema
de trabajo para que sean próspero.
Lo que fructifica guarda en sí su ley oculta.
Multiplica lo que no es visible:
la esencia de mi bendición.
El poema con que les bendigo no es una espada.
Es una herramienta de trabajo, la más honesta
que les puedo dar. Es magia de sentido para escarbar
el fruto; es un anzuelo para que pesquen el pez
y es un árbol de amor para que hagan nido las aves
y así conozcan misterios lejanos de otros cielos
y oigan trinos de pájaros hermosos.

Todas las bestias que se mueven en la Tierra
son Mi Conocimiento, estudiénlas, utilicen su fuerza
porque las bestias son mansas, si las ama el hombre,
hermosa es toda la zoología y nada es más generosa
que un árbol y una bestia y nada es más dulce
que un pájaro... Cuando les bendigo, mi palabra
le dicen «Señores», o que sean como padres,
y lo protejan todo, debajo del cielo, «señores» les dije
para que no estén solos y la bestia sea su enemigo,
o razones para un miedo diverso; «sojuzagad»
les dije al miedo que le tenga a ellas
porque hice bestias enormes; pero, tu poema
puede sentarse encima del caballo,
puede pasear sobre el elefante, su fuerza
puede ser un motor que te sirva para mover
las piedras, con bueyes puedes arar los campos.

Todo lo que puse en derredor tuyo, toda geografía,
con la idea de que sea amiga productividad
y digo como fruto lo puse, mas no hagas indigno
mi fruto, no sea que te maldiga el mismo fruto
que te come, el mismo animal que te ayuda,
la misma semilla que se pudre, naturalmente,
para que haya flor desde lo oculto.
Aprende a leer mis bendiciones.
Por eso te doy el dominio del Poema
y lo pongo en el Edén de Tu Texto.
No hagas mofa del Dominio con que bendigo
pues el más santo de mis secretos.

15-04-2000 / «Estéticas mostrencas y vitales»
Ver
Ante Pilatos
«Jesus answered (Pilate), «My kingdom is not of this world: if my kingdom were of this world, then would my servants fight (to defend him)»: John 18:36

*

Yo defiendo el Reino del Poema que bendice.
Y mi reino no es la mofa del Dominio.
Quienes leen de mis textos para el Edén
sabrá que yo hice señores para el gozo,
varones que descifran secretos.

Lo mejor de los Reinos es el Cielo
de verbos, metáforas de Dichas y traslaciones
donde la bestia es amada
como si fuera un ave, o un pez del cielo
que se mete en las aguas terrenales.

Mi reino no es para genocidas.
Allá de donde vengo no están; aquí abajo
en su Viejo edén los formaron.
E hicieron ustedes sus tribus y sus reinos
y crucifican el árbol y a las palomas queman
y al sembradío lo tornan, in aornis, en lugares
sin aves, sin trinos, basurales de asco.

Yo defiendo el Reino del poema que bendice.
Un reino de señores verdaderos, no de sátrapas,
no de naciones con tiranos, no la mofa
del Dominio sublime con que dije a mis sacerdotes:
Nación quiero de profetas, discernidores,
no idólatras corruptos, no jerarcas de la ecofobia.

Yo defiendo el Ser que pastorea el lenguaje
y con la Palabra multiplica el amor, unidad,
armonía, elevando hasta los Cielos lo terrestre.

No, Pilatos, mi reino no es de este mundo.
En el estrado de sus pies, hay demasiada mierda:
pueblos esclavos, sacrificios inmundos,
burocracias insolentes, matanzas de animales,
expoliación de montes, minas de bisutería
con que fabrican dioses; aquí no hay señores
de la talla sublime que desde el Poema que bendice
resultan ad aeternum necesarios.
Mi reino nunca ha sido maldito.
Ni castiga ni transgrede. Y yo lo defiendo
desde el principio de los tiempos
y le sigo obsequiando el árbol,
las aves y los peces de la mar.

15-04-2000 / Estéticas mostrencas y vitales

Ver
Materiales para el Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Poemas de lectura voluntaria
* «Madre Tierra», Miguel Ángel Escudero García (poeta valenciano) Ver. en YouTube
* «Madre Nuestra La Tierra» / A Coatlicue, Madre / de Aurora Reyes