DE LA ZONAS DEL CARACTER / Los niños
TuWeb
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Mis aficiones
Mis libros / C. López Dzur
Álbum de Fotos
carlosdzur1998: Mi curriculum
Mis enlaces
El viene de un monte verde
Tantralia
De ANTI-MANUAL PARA MICROEMPRESARIOS
Cuentos de mis libros
Análisis de mundo / Bitácora de C. López Dzur
Poemarios en la red
Profecía del que espera en vano
ECOLOGIA Y SUSTENTABILIDAD
El nuevo libro de Newt
Presentan 'Canto al hermetismo' de López Dzur
Huertos / Siembra de la haba y el achiote
Huerto / El Maíz y siembra de eucalipto
Huerto / Siembra de la calabaza y del frijol
La oscura historia de la experimentación médica
El intelecto cósmico
Beneficio de los árboles
carlosdzur1998: Tres árboles boricuas
El animal-hombre / Cuento
Piratas judíos en el Caribe / Reseña de libro de E. Kritzler
Del poemario HOSTOSIANAS
A Walt Whitman
Un adolescente cualquiera
Del poemario YO SOY LA MUERTE
Sobre el libro LA ZONA DE EMERGENCIA
Carlancas / Aforismos / Folclor
Los niños fumigados de a soja
TRECE MONOGRAFíAS / Historia Pepiniana
Un Historiador con Trascendencia
La sonrisa del siglo XXI / EN TORNO AL PERIODISMO
Función del hipotálamo y la agresividad
La hiena como asesino
La Ley de la Mordaza en Puerto Rico
Primer poeta y el periodista pionero en Borinquén
Aprendizaje del Cashrut y el Shejitá / Poema ecologico
Proceso de concentración del ingreso sin precedentes
El ladrón raptador
La víctima dormida / CUENTO
Lo incompatible / POEMA
Cuento: El hombre que enamoraba las hormigas
Mi pueblito en su épica histórica inicial (1)
Mi pueblito en su épica histórica inicial (2)
Mi pueblito en su épica histórica inicial (3)
Los poderes interventores / poemario
Economía subterránea prevalece en Puerto Rico
Extranjerización de la tierra
Meditaciones sádicas / al Marquis de Sade (1740 - 1814)
Consignas políticas para tiempos de crisis
La pubertad de la palabra
Yo soy la Nube Roja
Ética a Nicómaco o alguna sapiencia que tenga el corazón: López Dzur
TLANIHUIC / EXISTO
Amonestación a Gilles de Rais
EN ESTA MISMA ISLA
El Señor de los vientos / ECOLOGíA
Te lloro, Princesa
Energía renovable y de sustento
A Dafnis, inventor de la poesía bucólica
El arte permite brotar a la verdad
LA MADRE VERDADERA / LAMIA / ETNOCIDIO
Excluídos del abrazo
Desde la bárbara Troya
La sustentabilidad y sus contextos: C. López Dzur
Encontrar un interlocutor
Defiende tu pozo / Ecología
Bitácora de Carlos López Dzur: Nemoroso y la memoria de Elisa
La protección de las bestias del campo
Memorias de la caverna / Frags. poemario
La deconstrucción del modelo protagónico hegeliano
Lección de economía de un delincuente
Crisis alimentaria (2007-2008) e inestabilidad
Soberanía alimentaria: Un Nuevo concepto
Poetas Invitados a mi Website: Fanny Jaretón
Venga quien canta
A Astarté, diosa del Amor
Genocidio y despoblamiento de América
El sentido de comunidad
El feminicidio como patrón en la historia
La mística tántrica: Textos lopezurianos
Foro: De la Guerra: ¿sabía Ud.? / Palestina / López Dzur
Dzur: Del libro «La revolución profunda»
El Sendero de Lágrimas de 1831 y 1838
Anexión de California, 1846
Poetas Invitados a mi Website: César Vallejo
Escuelas Libres, Extinción y genocidio
Bitacora comunitaria de Carlos López Dzur
Mi amigo Baudelaire
¿Qué realmente sabe de la corrupción en Puerto Rico?
De Teoría de la sustentabilidad
Escríbanos / Cartas / Enlaces / Amigos
ENLACES DE AMIGOS
Del libro Teth, mi serpiente
Ecología y sustentabilidad: Credos y Principios
Irak, neo-colonia de los EE.UU., al costo de 1.3 millones de civiles muertos
Cómo se templa el espíritu para la Revolución
Presentimiento / cuento
Narcotráfico e imperialismo
Por qué condeno el sionismo de Israel
Poeta Invitado: Rubén Darío
Biografías de Educadores pepinianos: Proyecto de Investigación
Seis compañías judías poseen 96% de los Medios del Mundo
Por qué creo en el socialismo autogestionario
En el Bicentenario de la Independencia Mexicana
Diez razones para dejar la CocaCola
Deseo, sexo, alma y mitología
ECOLOGIA Y SUSTENTABILIDAD
Los EE.UU. e Israel
ECOLOGIA Y SUSTENTABILIDAD
Librepensamiento y comunidad
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
«Sin comunidad no hay moralidad»: Tonnies
Poeta Invitado: Charles Baudelaire
Datos sobre el terrorismo en Puerto Rico
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
De Estéticas mostrencas y vitales
Carlos López Dzur / Foro Comunitario
Teoría de la sustentabilidad / Carlos López Dzur
Ecología y sustentabilidad: Enlaces y Teorías
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
El proceso femenino / Poemario / Carlos López Dzur
El proceso femenino / CONT.
El proceso femenino / CONT. / 3
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Diálogo con Shiva en invierno (O meditación de Navidad)
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Amor a la vida
Poetas Invitados a mi Website: Beatriz Ojeda
Foro Comunitario: Propuesta: Cien mil empleos productivos...
Declaración de amor / A Matoaka, alias Pocahontas
LA NADA Y LA POESIA
El capitalismo enfermo
Y LOS BOSQUES SE SECAN
Folclor y mitología zorruna
Mi música / Carlos López Dzur / Bitácora
Sobre la amistad
En días de enfermedad y convalescencia
Mis libros y autores favoritos
Foro Comunitario: Remembranza del ex-diplomático y ex-gobernador
Foro político: Carlos López Dzur / Bitácora
Foro de cuentos: Carlos López Dzur / en Galeón
Foro de poesía: Carlos López Dzur / en Galeón
Foro de eco-poemas: Carlos López Dzur / en Galeón
Foro de poemas: Evocación de Orfeo / Galeón
Foro Ambiental: Ideología del Movimiento Ecologista
Index / Artículos de C. López Dzur
Huertos: Una revolución en la forma de sembrar
Poeta Invitado a mi Website: Jaime Sabines
Organum: Poemas para ecosembradores
Organum: Poemas para ecosembradores / cont.
Organum: Poemas para ecosembradores / 3
La queja de Eros
Las llamas del Ser / De «La Revolución profunda»
Foro político: Carlos López Dzur / Bitácora
Puerto Rico: Proyecto Constitucional de Reforma
Pasión y muerte del Agua
Reflexiones sobre la devastación / Foro de Cuentos
carlosdzur1998: Las cuentas claras del capitalismo en USA
Santidad de la Luna / Carlos López Dzur
Foro Comunitario: Estadísticas concernientes a la prostitución
A Antonio José de Sucre (1795-1830)
A MIS HIJOS DE OTOñO / Carlos López Dzur
Para hablar sobre la libertad con Gabi / Carlos López Dzur
VOMENASAL O LA VIDA COMO UN PUGILATO
Canto a la Libertad / CARLOS LOPEZ DZUR
DE LA ZONAS DEL CARACTER / Los niños
TODOS SOMOS INMIGRANTES / Carlos López Dzur
Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Esbozo de declaración poético-ambientalista
Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Poetas Invitados a mi Website: Ana Romano
Sesiones / Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Lección 1 del Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Lección 2 / Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Lección 3 / Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Lección 4 / Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Entrevistas interesantes
Mi currículum antisofista
La ley de la selva en la estatalidad moderna
La puntera / Sociología de los Delitos
Carlos López Dzur / Me voy a parar encima de tu cabeza
Carlos López Dzur / Poemas al Padre Sol / El dragón de las Tinieblas
CANTO AL AGUA OXIGENEDA / ECO Y DISONANCIA
Entrevista a Robert Faurisson / por Mourad Ouabass
Huertos: Las Hierbas contra la Depresión
Lo amenazante / Las cosas más feas / Bitácora de Carlos López Dzur
KETUVIM / ESCRITOS / POEMAS DE LOPEZ DZUR
Colaboraciones interesantes: Bitácora / López Dzur
Libro: Estado de alerta y esperanza: Carlos López Dzur
Dzur: Proyecto Fortune, Gente del 10 porciento, Cuando el fraude fue de $300 billones
O'Higgins ¿Bisexual? / El Padre de la patria
DZUR / INDICE / ¿SABIA USTED?
DZUR / INDICE / ¿SABIA USTED? / MATRIARCADO
DZUR / INDICE / BOLIVAR Y YO / A HUGO CHAVEZ
carlosdzur1998: La brutalidad policial en Anaheim desata la furia
DZUR / INDICE / NOTA / sobre Estado de Alerta y esperanza
Huerto: Soja de Monsanto y sus efectos adversos
DZUR / Textos sueltos / Estado de Alerta y esperanza
Victor López Nieves: poeta de SS del Pepino / PR
Cuentos sediciosos y bolivarianos / López Dzur
DEL ALMA BORICUA / CARLOS LOPEZ DZUR
BENDICION DE LA ZORREADA / LOPEZ DZUR
ESTADO DE ALERTA Y ESPERANZA / Indice
Los 25 poemarios de Carlos López Dzur
15 Libros de Narrativa de López Dzur
Huertos: SAUCE (Criollo o Colorado; Bardaguera)
Huerto: EL CULTIVO DE YUCA (Manihot sculenta)
Huerto: La sábila o alóe vera, propiedades medicinales
Remedios populares para curar cataratas del ojo
Huertos: Una revolución en la forma de sembrar (1)
Cuento: LA LEY DE LA PISTOLA Y EL GOBIERNO «PARA SIEMPRE»
Cuento: LA PESADILLA DE TANTON
Cuento: EL PERMISO
Cuento: EL NIETO Y EL MECHON DE PELO
INDICE: Cuentos sediciosos y bolivarianos
Cuento: EL DIA UNO
Cuento: LA CRUZ PARLANTE
Cuento: TESTIMONIO SOBRE INSECTOS Y GUSANOS
 
DE LA ZONAS DEL CARACTER / Los niños

imagen
Ver
Poemas de Carlos López Dzur
Los niños hablan todo el tiempo y creen que no lo hacen
porque no siempre lo que dicen acude a las palabras.
Ellos no saben suficientes frases / semantemas / para decir
lo que sienten; hablan entonces con códigos
de gestos, con los comportamientos.

Sus manos hablan más que la suma y multiplicación
de muchos labios y lenguas de adultos, significan
su decir por el modo en que caminan.
Cuando pausan, quietos en sus dos pies, habla su postura.
En el silencio, siempre están delatados.
Conversan con la mirada. No son, en rigor,
distracciones. Están juzgando el mundo,
la clase, cada vecino, cada alumno.

Cuando agachados están soltando la sopa;
en ellos todo conversa multiformemente
(hasta un pañuelo, un lazo, una papirola
que lanzan al aire, o un sonido de trompetilla
o de pedo)... habla ropa y gesto
sobre necesidades, o insatisfacciones.

Y no tienen que gritar algo, apalabrándose,
para comunicar qué intensa dicha, al fin y al cabo.
le propuso un apretón de manos.
O una noticia que es consuelo, o una estretegia
que los condujo al asombro, o la noción
de que son especiales, amables, dignos
de una misión de futuro. Que ellos tendrán
que ser los salvadores, no los salvados.

Cuando los abrazas, éstos niños discursan su gratitud
en silencio, les bailan los ojitos. Saben que los confirmas.
Pules sus egos. Batallarás junto a ellos,
contra esa amarga, traidora, subterránea
invasión de los complejos, la inferioridad, la exclusión,
el que no se les haya sonreído cuando así lo esperaban.

En este lenguaje con rituales de mano, brazos
alrededor de sus cuellos, el verbo se llama consistencia.
El sujeto es lealtad, la conjugación es gerundio
de siempre,
ahora es cuando,
juntos estamos CAMINANDO,
confirmando, queriéndonos
en la escuela y el barrio.

Ver
TIENEN UN ALMA INTERROGANTE
Aquí los niños tienen un Yo / un Alma / el ego
que no cesa, que lo pregunta todo,
a veces sin palabras
pero con trámite inmediato que vive
husmeando. Viven a prisa y hay que aprovecharles
el mímimo momento, sin subertir su ocio,
su lúdico contento, donde su libertad
se apertrecha.

Con el rabillo del ojo están mirando al adulto,
si valida o valoran la valía de sus yoes o, por el contrario,
los van poniendo en menos, porque hubo días
que orinaron la cama, o días de coraje y de rabia
y nadie se interesó en el por qué. Ni dijo
ésto es lo que pasa, no es la culpa de nadie.

Los niños de mi barrio aprenden.
Nunca dejan de decir lo que saben, pero a menudo
es con la conducta que lo dicen: «Todo anda mal
en casa»; y es que su padre alcohólico golpea,
o es que su idiota y tonta madre, sisea como serpiente,
maneja el insulto como arte, no sabe poner fin
a lo intempestuoso, la neura siempre arriba
y la hormona endiosada en su carácter.

Entonces, tiene la autoridad en la chancleta
y quiere golpear más que un marido malo
y la víctima la queire chantajeada e inocente.

Y los niños de mi barrio lo saben. Odian el lenguaje
que se oye; porque son los hijos de la alborotadora
cuya lengua es más sucia que un culo cagado
y por eso, en la escuela, nunca hablan,
¿para qué tiene que ser eco de sonido
el hijo de dos padres reculeros?; pero, no es un capricho
que él, allí en medio del salón de clases,
quiera aprobación social, él necesita otro niño
que le diga, «no hagas caso», «vente conmigo»
y se van a vagar y, a escondidas,
se fuman un cigarro...

Ver
EL NIñO MAS LISTO
¡Qué triste es también lo contrario!
Un niño que sabe mucho y lo guarda.
El que quiere ser líder; pero su sentido de ego
en su casa es ignorado.
No lo quiere oír. Es invisible.

No lo será en la escuela. Aquí el rechazo social
no lo permite... aquí sabrá confirmarse como sea.
Yo le hice de mi sonrisa cómplice; quiero que descubra
simpatía en cada uno de su grupo y que la ofrezca
a todos, tal como yo lo hago; él es el niño listo
de mi barrio, él sabe de los golpes ocultos
que se les pega a la estima, simplemente
diciéndole que calle, que no es el momento del tema
porque el momento es nunca.

Entonces, él se viste de vampiro con señales
que hablan en las penumbras; tiene sus aretes
en la lengua, en las orejas, en los ojos
y se pinta de oscuro los párpados
y yo entiendo si luto, el desierto emocional
donde vive y no le dré que su auto-imagen es pobre
ni su conducta agresiva, que vista como quiera
(pero le digo: no dejes de confiar o amar a otros;
no humilles al que exhíbe su comportamiento retraído,
ayúdalo tú, el líder, quien juegas intutitivo
con símbolos pues nacíste
con mayor sutileza que ellos).

Ver
Y SON CUANTIFICADOS COMO CIFRAS
Y los niños se comparten tristezas entre ellos,
no las lloran con palabras conocidas;
no las toman en cuenta ni los programas escolares
ni gestores de currículo; la burocracia no sabe
cuando los jóvenes hablan; apenas cuantifican
fracasos o deserciones o en si eladooescente
trae una pistola o el guardia
sorprende a algunos en malabar de droga,
o sexo, o cualquier otro evento en lo ilícito.

Pero yo veo, oigo, me inmiscuyo
dulcemente espiante en síntomas de depresión
de esos niños que a veces me parecen más viejos
porque creen que el mundo es una guerra
en la que no ganarán ni naciendo de nuevo
y es que a vece vienen con ojeras,
y los problemas al dormir hablan sobre angustias
indisciplinas irresueltas, desapegamientos...

Los niños de mi barrio a veces parecen
tardos, pasivos, autodestructivos
(algunos, he sabido, se han matado,
no hallaron a nadie socialmente aprobativo
que le dijese: «Alma sintiente» y le sacara
de la lástima y el celo con que se compara
ante otros; nadie que dijera
«Ven por tu recompensa»:
una palabra amable, un consejo sincero,
una muestra de lealtad, una sonrisa,
un estímulo... ni todos ni ninguno son /
para mí / cifra del ghetto.
imagen
Escribeme...
carloscald.lopez4@gmail.com