A MIS HIJOS DE OTOñO / Carlos López Dzur
TuWeb
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Mis aficiones
Mis libros / C. López Dzur
Álbum de Fotos
carlosdzur1998: Mi curriculum
Mis enlaces
El viene de un monte verde
Tantralia
De ANTI-MANUAL PARA MICROEMPRESARIOS
Cuentos de mis libros
Análisis de mundo / Bitácora de C. López Dzur
Poemarios en la red
Profecía del que espera en vano
ECOLOGIA Y SUSTENTABILIDAD
El nuevo libro de Newt
Presentan 'Canto al hermetismo' de López Dzur
Huertos / Siembra de la haba y el achiote
Huerto / El Maíz y siembra de eucalipto
Huerto / Siembra de la calabaza y del frijol
La oscura historia de la experimentación médica
El intelecto cósmico
Beneficio de los árboles
carlosdzur1998: Tres árboles boricuas
El animal-hombre / Cuento
Piratas judíos en el Caribe / Reseña de libro de E. Kritzler
Del poemario HOSTOSIANAS
A Walt Whitman
Un adolescente cualquiera
Del poemario YO SOY LA MUERTE
Sobre el libro LA ZONA DE EMERGENCIA
Carlancas / Aforismos / Folclor
Los niños fumigados de a soja
TRECE MONOGRAFíAS / Historia Pepiniana
Un Historiador con Trascendencia
La sonrisa del siglo XXI / EN TORNO AL PERIODISMO
Función del hipotálamo y la agresividad
La hiena como asesino
La Ley de la Mordaza en Puerto Rico
Primer poeta y el periodista pionero en Borinquén
Aprendizaje del Cashrut y el Shejitá / Poema ecologico
Proceso de concentración del ingreso sin precedentes
El ladrón raptador
La víctima dormida / CUENTO
Lo incompatible / POEMA
Cuento: El hombre que enamoraba las hormigas
Mi pueblito en su épica histórica inicial (1)
Mi pueblito en su épica histórica inicial (2)
Mi pueblito en su épica histórica inicial (3)
Los poderes interventores / poemario
Economía subterránea prevalece en Puerto Rico
Extranjerización de la tierra
Meditaciones sádicas / al Marquis de Sade (1740 - 1814)
Consignas políticas para tiempos de crisis
La pubertad de la palabra
Yo soy la Nube Roja
Ética a Nicómaco o alguna sapiencia que tenga el corazón: López Dzur
TLANIHUIC / EXISTO
Amonestación a Gilles de Rais
EN ESTA MISMA ISLA
El Señor de los vientos / ECOLOGíA
Te lloro, Princesa
Energía renovable y de sustento
A Dafnis, inventor de la poesía bucólica
El arte permite brotar a la verdad
LA MADRE VERDADERA / LAMIA / ETNOCIDIO
Excluídos del abrazo
Desde la bárbara Troya
La sustentabilidad y sus contextos: C. López Dzur
Encontrar un interlocutor
Defiende tu pozo / Ecología
Bitácora de Carlos López Dzur: Nemoroso y la memoria de Elisa
La protección de las bestias del campo
Memorias de la caverna / Frags. poemario
La deconstrucción del modelo protagónico hegeliano
Lección de economía de un delincuente
Crisis alimentaria (2007-2008) e inestabilidad
Soberanía alimentaria: Un Nuevo concepto
Poetas Invitados a mi Website: Fanny Jaretón
Venga quien canta
A Astarté, diosa del Amor
Genocidio y despoblamiento de América
El sentido de comunidad
El feminicidio como patrón en la historia
La mística tántrica: Textos lopezurianos
Foro: De la Guerra: ¿sabía Ud.? / Palestina / López Dzur
Dzur: Del libro «La revolución profunda»
El Sendero de Lágrimas de 1831 y 1838
Anexión de California, 1846
Poetas Invitados a mi Website: César Vallejo
Escuelas Libres, Extinción y genocidio
Bitacora comunitaria de Carlos López Dzur
Mi amigo Baudelaire
¿Qué realmente sabe de la corrupción en Puerto Rico?
De Teoría de la sustentabilidad
Escríbanos / Cartas / Enlaces / Amigos
ENLACES DE AMIGOS
Del libro Teth, mi serpiente
Ecología y sustentabilidad: Credos y Principios
Irak, neo-colonia de los EE.UU., al costo de 1.3 millones de civiles muertos
Cómo se templa el espíritu para la Revolución
Presentimiento / cuento
Narcotráfico e imperialismo
Por qué condeno el sionismo de Israel
Poeta Invitado: Rubén Darío
Biografías de Educadores pepinianos: Proyecto de Investigación
Seis compañías judías poseen 96% de los Medios del Mundo
Por qué creo en el socialismo autogestionario
En el Bicentenario de la Independencia Mexicana
Diez razones para dejar la CocaCola
Deseo, sexo, alma y mitología
ECOLOGIA Y SUSTENTABILIDAD
Los EE.UU. e Israel
ECOLOGIA Y SUSTENTABILIDAD
Librepensamiento y comunidad
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
«Sin comunidad no hay moralidad»: Tonnies
Poeta Invitado: Charles Baudelaire
Datos sobre el terrorismo en Puerto Rico
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
De Estéticas mostrencas y vitales
Carlos López Dzur / Foro Comunitario
Teoría de la sustentabilidad / Carlos López Dzur
Ecología y sustentabilidad: Enlaces y Teorías
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
El proceso femenino / Poemario / Carlos López Dzur
El proceso femenino / CONT.
El proceso femenino / CONT. / 3
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Diálogo con Shiva en invierno (O meditación de Navidad)
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Amor a la vida
Poetas Invitados a mi Website: Beatriz Ojeda
Foro Comunitario: Propuesta: Cien mil empleos productivos...
Declaración de amor / A Matoaka, alias Pocahontas
LA NADA Y LA POESIA
El capitalismo enfermo
Y LOS BOSQUES SE SECAN
Folclor y mitología zorruna
Mi música / Carlos López Dzur / Bitácora
Sobre la amistad
En días de enfermedad y convalescencia
Mis libros y autores favoritos
Foro Comunitario: Remembranza del ex-diplomático y ex-gobernador
Foro político: Carlos López Dzur / Bitácora
Foro de cuentos: Carlos López Dzur / en Galeón
Foro de poesía: Carlos López Dzur / en Galeón
Foro de eco-poemas: Carlos López Dzur / en Galeón
Foro de poemas: Evocación de Orfeo / Galeón
Foro Ambiental: Ideología del Movimiento Ecologista
Index / Artículos de C. López Dzur
Huertos: Una revolución en la forma de sembrar
Poeta Invitado a mi Website: Jaime Sabines
Organum: Poemas para ecosembradores
Organum: Poemas para ecosembradores / cont.
Organum: Poemas para ecosembradores / 3
La queja de Eros
Las llamas del Ser / De «La Revolución profunda»
Foro político: Carlos López Dzur / Bitácora
Puerto Rico: Proyecto Constitucional de Reforma
Pasión y muerte del Agua
Reflexiones sobre la devastación / Foro de Cuentos
carlosdzur1998: Las cuentas claras del capitalismo en USA
Santidad de la Luna / Carlos López Dzur
Foro Comunitario: Estadísticas concernientes a la prostitución
A Antonio José de Sucre (1795-1830)
A MIS HIJOS DE OTOñO / Carlos López Dzur
Para hablar sobre la libertad con Gabi / Carlos López Dzur
VOMENASAL O LA VIDA COMO UN PUGILATO
Canto a la Libertad / CARLOS LOPEZ DZUR
DE LA ZONAS DEL CARACTER / Los niños
TODOS SOMOS INMIGRANTES / Carlos López Dzur
Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Esbozo de declaración poético-ambientalista
Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Poetas Invitados a mi Website: Ana Romano
Sesiones / Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Lección 1 del Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Lección 2 / Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Lección 3 / Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Lección 4 / Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Entrevistas interesantes
Mi currículum antisofista
La ley de la selva en la estatalidad moderna
La puntera / Sociología de los Delitos
Carlos López Dzur / Me voy a parar encima de tu cabeza
Carlos López Dzur / Poemas al Padre Sol / El dragón de las Tinieblas
CANTO AL AGUA OXIGENEDA / ECO Y DISONANCIA
Entrevista a Robert Faurisson / por Mourad Ouabass
Huertos: Las Hierbas contra la Depresión
Lo amenazante / Las cosas más feas / Bitácora de Carlos López Dzur
KETUVIM / ESCRITOS / POEMAS DE LOPEZ DZUR
Colaboraciones interesantes: Bitácora / López Dzur
Libro: Estado de alerta y esperanza: Carlos López Dzur
Dzur: Proyecto Fortune, Gente del 10 porciento, Cuando el fraude fue de $300 billones
O'Higgins ¿Bisexual? / El Padre de la patria
DZUR / INDICE / ¿SABIA USTED?
DZUR / INDICE / ¿SABIA USTED? / MATRIARCADO
DZUR / INDICE / BOLIVAR Y YO / A HUGO CHAVEZ
carlosdzur1998: La brutalidad policial en Anaheim desata la furia
DZUR / INDICE / NOTA / sobre Estado de Alerta y esperanza
Huerto: Soja de Monsanto y sus efectos adversos
DZUR / Textos sueltos / Estado de Alerta y esperanza
Victor López Nieves: poeta de SS del Pepino / PR
Cuentos sediciosos y bolivarianos / López Dzur
DEL ALMA BORICUA / CARLOS LOPEZ DZUR
BENDICION DE LA ZORREADA / LOPEZ DZUR
ESTADO DE ALERTA Y ESPERANZA / Indice
Los 25 poemarios de Carlos López Dzur
15 Libros de Narrativa de López Dzur
Huertos: SAUCE (Criollo o Colorado; Bardaguera)
Huerto: EL CULTIVO DE YUCA (Manihot sculenta)
Huerto: La sábila o alóe vera, propiedades medicinales
Remedios populares para curar cataratas del ojo
Huertos: Una revolución en la forma de sembrar (1)
Cuento: LA LEY DE LA PISTOLA Y EL GOBIERNO «PARA SIEMPRE»
Cuento: LA PESADILLA DE TANTON
Cuento: EL PERMISO
Cuento: EL NIETO Y EL MECHON DE PELO
INDICE: Cuentos sediciosos y bolivarianos
Cuento: EL DIA UNO
Cuento: LA CRUZ PARLANTE
Cuento: TESTIMONIO SOBRE INSECTOS Y GUSANOS
 
A MIS HIJOS DE OTOñO / Carlos López Dzur

imagen
Como una hoja en el otoño es el cuerpo
del hombre, el alma viviente de los huesos.
Como una primavera eternizada,
el salmo de la unidad de la vida
al que HaShem designó con su nombre favorito,
Unidad, el Todo en todo,
Iejidá como el reino de sus hojas
en el Arbol de la Vida.

Alma de otoño, deja de llamarte Mortal
si todavía no sabes qué es la Vida, calma
y no quemes tus hojas en lamento
si no has mirado mi eterna primavera,
la voluntad de Jaiá.

Te hablaré sobre la amarillez que pigmenta carotenes
y el ocre de tus lutenoides, delicado protoplasma
de tus hojas; tú, lamentador de células,
nada sabes sobre el rojo de los antocianinos
que puse en tu tejido como púrpura.
[¡Por algo te llamé, primer Adam,
hombre de tierra roja!]

Te hablaré como el Jardinero que Sabe
de su Oficio / que conoce / la Tierra sembrada
porque creó el Edén, el jardín perfecto
para tu delicia y, desde él, te dio el secreto
de probables futuros.

2.

Tú elegiste la palabra.
Es casi elegir el lamento
si palabra no signficara Mi Lenguaje / Nuestro.
HaShem tiene Su lenguaje; lo tiene aunque uno
no sea quien lo escuche.

Lenguaje que embelesa, arroba con colores,
lenguaje que no tiene abstracciones,
lenguaje que viaja por nanosegundos
y se aferra al tronco frondose de los árboles
y respira en otras dimensiones
y con ellas forja a Neshamá, tu Ser íntimo,
el pasajero; la Naturaleza es el Coche
y Todo el Universo, las raíces.

Te la ofrecí la disyuntiva para que la ames en silencio,
pero has preferido un alma de otoños,
de Viento de los polos, el Otro Lado
del alma dulce de Mi savia, rica en azúcar
como son los arces, robles, sicómoros,
árboles de púrpura y escalata
donde puedas cobijarte
sin necesidad de que te ilumine la Serpiente.

Arce de azúcar, te escondes bajo otros árboles
y tus pálidas mejillas amarillas no enrojecen.
No desprecies mi sol, alma del otoño.
No prefieras la escarcha.
No prefieras el día nublado o los secos veranos.

Bella y saludable es la noche fresca
que no guarda el azúcar, sino que la comparte
con el Sol brillante.

Que no me gustan los pálidos
porque a sus hojas las tira la escarcha
y los cristales de hielo que rompen
sus fibras leñosas y no adornan el campo.

*

NO TE LAMENTES

No te lamentes, hijo del otoño, cuando venga
la lluvia escarlata y el oro de tus hojas
revolotée a ras de suelo.

Ojalá seas como el roble que aún en su invierno
viste con hojas del alma; permanece en follaje
dignamente. Los hijos otoñales, aquellos
con hojas caídas y mohosas, aprendan este secreto.

Con sus almas hago pilas de abono.
No las quemo, valiosO acondicionar hago
para mis jardines en el Universo, aún con ustedes,
pasajeros del Otoño, pero son ustedes
otoñales y envejecen porque así lo quisieron.

05-12-2000 / Teth / Indice acualizado
Ver
Diez millones de reclusos en el mundo
Ver
Canto a las pistolas
Ver
Manual de Cuneo para violar una doncella
imagen
Ver
ME SUBI A TUS OJOS
En tus pupilas enclavaste el relámpago
y, en constante nostalgia del secreto,
lo buscaba en tu mirada.

Para dispensar el secreto,
vida mutua, poco a poco, estás conmigo.
En la tribu de las moléculas
más tersas y lipoides, estás colaborante
y yo amo cuando te derrites,
y das tu flujo, otros pequeños seres
que me aman y sigo por ello,
navegante por tí, atento a los faros,
a la luz de tus ojos.

3-5-1985

*

2. ¿Dónde cayó el huevo del mundo?

Llamaré a tu corazón Luna,
porque no parece Razón el alma tuya;
no señora del poder lo que meditas
desde Cáceres, metido en ese rincón
de sombras del Monasterio en Yuste.
No. La razón tiene secuencias dialécticas,
se mueve un paso más allá del capricho.
Y tú, al contrario, retrocedes, reactivo,
arbitrario, torpe, transido de penumbras.

¿Dónde cayó tu corazón?
No. Tú no lo sabes, aunque quieras
ser justo, noble, comedido, Gobernante.
Eres la misma fiera que suma su codicia;
tú, represor de comunidades castellanas
y germanías de Valencia.
Como Francisco I, el galo primitivo, eres.
Demasiado sol hay en tus manos frías,
demasiada lunas para saber
de sus contínuas transiciones,
¡ay! de tí, hijo de Felipe I de Castilla.

Como la misma horda de los turcos
te filtras en los cielos nuevos de la tierra,
invasor, depredatorio, expansivo.
Sol y luna se te irán de las manos.

3-2-1987

*

ROBALO TODO

Róbalo todo, sí...
lo mínimo y lo novedoso que irrumpe
en plenitud siglo a siglo.
Maximiza, aprusiana, habsburgueriza.
Haz todo magno, carolingio, hispánico,
imperial, anglofílico.

En nombre del Estado determina lo Unico,
su heredero de prendas, lugares y utensilios,
su continuado imperio de cursos idolátricos.

¡Harta de alimento, progreso, beneficios
en los espacios vitales y seguros,
al perro hambriento de la nobleza fiel,
consolada, pretenciosa, civilizadora,
sin que ninguno pueda creerlo todavía!

Despliega el Espíritu absoluto
que con la historia ladra su apetito.
Haz de la Humanidad la Gran Ramera
sentada al trono de formas coactivas.
A cada realidad concreta da cimiento.

Endéchala (porque van a darle golpes
en cada fundo y trasero que ella tenga)
y la prostituirán aún más... ustedes,
sus custodios, sus fideicomisarios.

Con jaurías de Grandes Hombres y Proyectos
van a pedir lechiga entre sus brazos y sus besos
los que siempre ofrecen consignas enjundiosas:
Orden, Sociedad, Nación, Mundo, Universo...

¡Hazlo, avanza de una vez!
pues si vacilas diré lo que no quiero:
¡no me quites el Mí Mismo,
porque que, sin él, me envileces y destruyes!
¡No me prives de mi rabia distintiva, no!
¡Mis cantos son mis zorrunas carlancas!

8-4-1986
imagen

Ver
PARA HABLAR SOBRE LA LIBERTAD CON GABI
a Gabrielita

*

«¿Cuándo vamos a ser libres?»,
mi hija preguntó
(y ¿libre de qué o ante quiénes?)

Ella entra a un silencio
y habla y no concreta
sus generalizaciones.

Entonces, igualmente contesto:
«Rotundamente libres, no seremos nunca;
relativamente, cuando no te falte
alimento o salud o ropa
que te proteja del frío.

¿Libre?
cuando hagas lo que realmente te gusta
y dignifica tu tiempo y veas que ninguno te obstruye,
cuando sepas hasta qué punto tolerar
las sutiles esclavitudes
y tengas la opción de entender
cuán profundamente benéfico es ser libre,
o saber que no lo eres del todo».

Pero libre, libre lo que se dice libre
no hay nadie;
porque unos somos más esclavos,
tristes, destructivos, que otros
y da tristeza
porque no lo merecen
y, al verlos, oprimidos
les decimos imbéciles,
criminales, malnacidos
y tal vez no lo son al grado
que dicen y de que lo sean,
si la acusacón se validara,
somos en parte culpables.


2.

Libres, lo que se dice libre,
ninguno es,
porque el dolor nunca se irá del todo
y cuando se envejece,
la vejez se tornando
en cadenas,
te va robando bríos,
y sujetando a sutil yugo.

¿Qué libre puede ser uno
de mala salud
y dolencias,
qué libre de la mitad
del salario
y las pensiones miserables?
¿Qué libre el planificó con la decencia
antes que con la ventaja
y la truhanería
para llegar a la edad
de toda merma?

La vejez te impide que realices
muchas cosas
aunque todavía quieras hacerlas.

Uno se echa al lado con tristeza y eso no es
libre criatura, es vuulnerable,
aunque la vejez necesariamente inevitabe.

Un día se muere alguien que no quieres
que se muera y eso te dice que no tienes
el poder de evitarlo...

... cuando uno no es dios,
uno no es libre... Díme si quieres ser una diosa,
o si ya lo eres, y yo digo:
«Mi hija es libre».

3.

Puede que la libertad sea una
oculta parte del presente potencial;
pero el presente ahora
se llama necesidad
por todos lados,
desigualdad estructural de todos los privilegios,
engaños idolatrados en boca de tontos;
pero déjame hablarte, hija,
sobre la parte buena
de esa esperanzaque se llama libertad....

Cuando la quieras en tí para ser
al menos profetisa de la Libertad,
jamás te unas al que no cree en ella
y vitorea a opresores.

Aprende a distinguirlos.
Los autores de esclavitud
ya no son tan fáciles de vislumbrar
como en antaño.

Ahora discursan como redentores
y su frase favorita es «Sé libre»,
SER LIBRE, pero siguen construyendo
las falsas dependencias, falsas instituciones...
sí, libre eres ante ellos
para joderte
cuando no tengas
mansedumbre.

4.

Uno se admite paradógicamente libre
para esclavizarse;
las emociones son
muchas veces grilletes, oprobiosos
y desconfiables grilletes
y hay que ponerles ritmo
porque si no te matan.

Libre para que compres y consumas
cuando no eres tú quien vives abundancia,
entonces libre para endeudarte
y pagar por lo que no necesitas,
libre dice el mall y los supermercados,
libre proclama la propaganda
y no eres libres para decir lo que realmente
ni sientes ni crees ni quieres.
Libres somos, en conjunto, para ser
capturados, confundidos, traídos y llevados
por las cosas, los manipuladores, las ilusiones
de menor cuantía, las inautenticidades.
La libertad puede ser un disfraz.
una hiena vestida de cordero.
Un embuste decorado con credibilidad
del ansia ingenua de confiarle.

5.

Pero, si has de comenzar a meditar el ser
de la libertad, así como yo lo voy absorbiendo
como heideggeriano, el punto de partida
que sea sque estás agradecida
de vivir. Esclavitud más amarga
no hay que no sea vivir sin quererlo
encojonad@.

Da gracias porque hay un Claror en el monte
y que en el fondo de las más apretadas tinieblas
se filtra una luz, hay una brasa encendida,
hay llama oscura en lo denso.

Hay abertura, señal, rumbo, lo alternativo,
dialéctica entre opuestos o polaridades.
Ten fe en eso: la sntesis libera.

06-12-2001 / Las zonas del carácter

imagen
Ver
Prosopografía de la matriz espaciotemporal sin la Nana

1.

Madre, que habitas
en el tiempo cotidiano del que no te quiere
sublime ni santa en la boca del Hoy.
Tremendo es el desafío emprendido
hacia el espacio que crees
que tú mereces.

Toda la maldición del mundo, su tiempo
que origina los lamentos regidos por incomprensiones,
prosaicos hacen los lenguajes que te nombran
y todo lo reducen a faena: «Lava esos platos,
cámbiale los pañales a esos para su mal
y nuestro mal nacidos.
Toma la escoba y no cantes».

Tras un instante y otro, cuesta llenar las bocas
de alimento, falta pan en la casa y hay que pagar
cuentas de hospicios y medicamentos.
Parir parece gratis y no lo es, carajo.
«Aprende a callarte y calla al niño», dice él.
Los vecinos se quejan y el salario es escaso
y la impaciencia abundante, por desgracia.

«Cada parto es tu culpa, no te cuidas»,
dice él ante lo contingente y lo predeterminado.
(«ya te dije, no te subas a mí.
Hoy no tengo condones y estoy caliente»).

Para que no nazca como una carga
de instantes de rutina y eche a él sus quejas,
«opérate, niégate», le dice.
«Ya sabré si salgo a eventos
porque fuíste tú quien te quisiste esclava
de la casa, criadora de mocosos
y yo te dije: el mundo tiene otras cosas,
otras diversiones y me condenaste contigo».

«¡Amarrados estamos!», dice ella ...
«pues, tú lo quieres
así, así... pariendo, uno tras otro...»
porque tiempo y espacio sin marido
no tiene sentido, no supo estar sola
y la tirria de sus discursos,
sean o no, lenguajes hablados y aprendidos,
son mutuos modos de soñar pocavergüenzas
y cantar la anti-nana de inculpación y chantaje.
Ellos fabricaron su hastío y ni siquiera
son hoy los buenos padres.

A los hijos no dan atenciones.
Ella emite un grito cada instante.
En destemple de vida habita con la guerra
y la hace sentir con las ollas,
tirando platos, maldiciendo el destino
de que un hombre la mantenga y no sepa hacer
otra cosa, sexo y tareas que ya la aburren.

Ganas tiene de largarse a otros mitos
y no cantar nanas al dormir a esos piojosos
(y, ¿qué va a hacer? ¿cambiarlo por otro marido?
¿quedarse sola? ... no sabe estar sola.
No sabe vivir sin hombre).

El asunto, en esta vil maternidad, era ésto.
En el Tiempo, la vida es una tragedia,
un hastío. Se es madre o se es puta.
«Díme tú lo que quieres ser», él le pregunta.
Y no sabe. No sabe.

2.

Ella, madre de las Crías,
habita en la dinámica disfuncional de un criadero.
Ella quisiera ser la puta divertida
en lo prosaico que a él le gusta,
pero ya no puede. Y no quiere ser puta
(ella creyó verse enamorada de su hombre,
pobre y tradicional, como todos en su miserable pueblo).

Admite que ya, por familia engendrada
de sus óvulos, tiene a doce
y que son muy pocas cunas, pero muchos
quienes duermen sin espacio blando en el suelo
sobre el paño hediondo, dizque alfombra.

Y la casa decayendo y el pueblo sin empleo
y su esposo, en la brega, no por ello
afortunado, ¿cómo? con diez diez hijos
en bostezos, uno de cuna, otro
en el vientre de su mujer, creciendo.

Su voz es cada vez más pobre.
Como cantora, ella es avecilla cansada.
Toda desgaste moral y sicológico,
vector de epidemias crecientes.
Gorjea como los cuervos y nada hay que sea
dulce timbre en su garganta.

Son doce críos y el mayor es delincuente
y él no recuerda que haya capturado
una pizca de amor en el indecible Decir
de su madre.

Alguna vez ella creyó que hubo sustento feliz
en el espacio y desafió propiedades
de objetos carentes de existencia maldita
y no fue cierto. De su vientre salen
todos los conflictos y se abren paso
entre portales amplios; «himen / virginidad
de puerta estrecha, ¡qué falta haces!
aquí, acullá, fuera, con heterogénas ínfulas,
donde la virtud huye y se expresa
en su lugar la madre amarga, el macho,
el cazador,
el dominio homologante,
lo que no quiere coexistencia,
nivel de desarrollo,
lo que mutua y simultáneamente
excluye, destruye y nunca recompensa...

Pero ella, madre de la Nana inaudible,
tenga o no ya la matriz pequeña, hoy es
quien odia la devoción por las aguas,
ahora fluye como lamento libre,
año a año.

Envejece y sigue echando sobre el fango
los mogrullos y no hay canción de cuna
ni hijo vibratorio de su canto,
sólo el asomo por cesárea de nuevas caras
hambrientas, tristes, frustradas,
hijos del desencanto.

Niños que no tienen futuro potencial
ni plenitud. Ya son tres en la droga
y uno en la cárcel de menores
y una madre está pensando
quitarse la vida y dejar una nana
en suspenso.

03-06-2003 / Las zonas del carácter

Ver
La matriz espaciotemporal de la Nana