Organum: Poemas para ecosembradores
TuWeb
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Mis aficiones
Mis libros / C. López Dzur
Álbum de Fotos
carlosdzur1998: Mi curriculum
Mis enlaces
El viene de un monte verde
Tantralia
De ANTI-MANUAL PARA MICROEMPRESARIOS
Cuentos de mis libros
Análisis de mundo / Bitácora de C. López Dzur
Poemarios en la red
Profecía del que espera en vano
ECOLOGIA Y SUSTENTABILIDAD
El nuevo libro de Newt
Presentan 'Canto al hermetismo' de López Dzur
Huertos / Siembra de la haba y el achiote
Huerto / El Maíz y siembra de eucalipto
Huerto / Siembra de la calabaza y del frijol
La oscura historia de la experimentación médica
El intelecto cósmico
Beneficio de los árboles
carlosdzur1998: Tres árboles boricuas
El animal-hombre / Cuento
Piratas judíos en el Caribe / Reseña de libro de E. Kritzler
Del poemario HOSTOSIANAS
A Walt Whitman
Un adolescente cualquiera
Del poemario YO SOY LA MUERTE
Sobre el libro LA ZONA DE EMERGENCIA
Carlancas / Aforismos / Folclor
Los niños fumigados de a soja
TRECE MONOGRAFíAS / Historia Pepiniana
Un Historiador con Trascendencia
La sonrisa del siglo XXI / EN TORNO AL PERIODISMO
Función del hipotálamo y la agresividad
La hiena como asesino
La Ley de la Mordaza en Puerto Rico
Primer poeta y el periodista pionero en Borinquén
Aprendizaje del Cashrut y el Shejitá / Poema ecologico
Proceso de concentración del ingreso sin precedentes
El ladrón raptador
La víctima dormida / CUENTO
Lo incompatible / POEMA
Cuento: El hombre que enamoraba las hormigas
Mi pueblito en su épica histórica inicial (1)
Mi pueblito en su épica histórica inicial (2)
Mi pueblito en su épica histórica inicial (3)
Los poderes interventores / poemario
Economía subterránea prevalece en Puerto Rico
Extranjerización de la tierra
Meditaciones sádicas / al Marquis de Sade (1740 - 1814)
Consignas políticas para tiempos de crisis
La pubertad de la palabra
Yo soy la Nube Roja
Ética a Nicómaco o alguna sapiencia que tenga el corazón: López Dzur
TLANIHUIC / EXISTO
Amonestación a Gilles de Rais
EN ESTA MISMA ISLA
El Señor de los vientos / ECOLOGíA
Te lloro, Princesa
Energía renovable y de sustento
A Dafnis, inventor de la poesía bucólica
El arte permite brotar a la verdad
LA MADRE VERDADERA / LAMIA / ETNOCIDIO
Excluídos del abrazo
Desde la bárbara Troya
La sustentabilidad y sus contextos: C. López Dzur
Encontrar un interlocutor
Defiende tu pozo / Ecología
Bitácora de Carlos López Dzur: Nemoroso y la memoria de Elisa
La protección de las bestias del campo
Memorias de la caverna / Frags. poemario
La deconstrucción del modelo protagónico hegeliano
Lección de economía de un delincuente
Crisis alimentaria (2007-2008) e inestabilidad
Soberanía alimentaria: Un Nuevo concepto
Poetas Invitados a mi Website: Fanny Jaretón
Venga quien canta
A Astarté, diosa del Amor
Genocidio y despoblamiento de América
El sentido de comunidad
El feminicidio como patrón en la historia
La mística tántrica: Textos lopezurianos
Foro: De la Guerra: ¿sabía Ud.? / Palestina / López Dzur
Dzur: Del libro «La revolución profunda»
El Sendero de Lágrimas de 1831 y 1838
Anexión de California, 1846
Poetas Invitados a mi Website: César Vallejo
Escuelas Libres, Extinción y genocidio
Bitacora comunitaria de Carlos López Dzur
Mi amigo Baudelaire
¿Qué realmente sabe de la corrupción en Puerto Rico?
De Teoría de la sustentabilidad
Escríbanos / Cartas / Enlaces / Amigos
ENLACES DE AMIGOS
Del libro Teth, mi serpiente
Ecología y sustentabilidad: Credos y Principios
Irak, neo-colonia de los EE.UU., al costo de 1.3 millones de civiles muertos
Cómo se templa el espíritu para la Revolución
Presentimiento / cuento
Narcotráfico e imperialismo
Por qué condeno el sionismo de Israel
Poeta Invitado: Rubén Darío
Biografías de Educadores pepinianos: Proyecto de Investigación
Seis compañías judías poseen 96% de los Medios del Mundo
Por qué creo en el socialismo autogestionario
En el Bicentenario de la Independencia Mexicana
Diez razones para dejar la CocaCola
Deseo, sexo, alma y mitología
ECOLOGIA Y SUSTENTABILIDAD
Los EE.UU. e Israel
ECOLOGIA Y SUSTENTABILIDAD
Librepensamiento y comunidad
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
«Sin comunidad no hay moralidad»: Tonnies
Poeta Invitado: Charles Baudelaire
Datos sobre el terrorismo en Puerto Rico
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
De Estéticas mostrencas y vitales
Carlos López Dzur / Foro Comunitario
Teoría de la sustentabilidad / Carlos López Dzur
Ecología y sustentabilidad: Enlaces y Teorías
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
El proceso femenino / Poemario / Carlos López Dzur
El proceso femenino / CONT.
El proceso femenino / CONT. / 3
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Diálogo con Shiva en invierno (O meditación de Navidad)
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Amor a la vida
Poetas Invitados a mi Website: Beatriz Ojeda
Foro Comunitario: Propuesta: Cien mil empleos productivos...
Declaración de amor / A Matoaka, alias Pocahontas
LA NADA Y LA POESIA
El capitalismo enfermo
Y LOS BOSQUES SE SECAN
Folclor y mitología zorruna
Mi música / Carlos López Dzur / Bitácora
Sobre la amistad
En días de enfermedad y convalescencia
Mis libros y autores favoritos
Foro Comunitario: Remembranza del ex-diplomático y ex-gobernador
Foro político: Carlos López Dzur / Bitácora
Foro de cuentos: Carlos López Dzur / en Galeón
Foro de poesía: Carlos López Dzur / en Galeón
Foro de eco-poemas: Carlos López Dzur / en Galeón
Foro de poemas: Evocación de Orfeo / Galeón
Foro Ambiental: Ideología del Movimiento Ecologista
Index / Artículos de C. López Dzur
Huertos: Una revolución en la forma de sembrar
Poeta Invitado a mi Website: Jaime Sabines
Organum: Poemas para ecosembradores
Organum: Poemas para ecosembradores / cont.
Organum: Poemas para ecosembradores / 3
La queja de Eros
Las llamas del Ser / De «La Revolución profunda»
Foro político: Carlos López Dzur / Bitácora
Puerto Rico: Proyecto Constitucional de Reforma
Pasión y muerte del Agua
Reflexiones sobre la devastación / Foro de Cuentos
carlosdzur1998: Las cuentas claras del capitalismo en USA
Santidad de la Luna / Carlos López Dzur
Foro Comunitario: Estadísticas concernientes a la prostitución
A Antonio José de Sucre (1795-1830)
A MIS HIJOS DE OTOñO / Carlos López Dzur
Para hablar sobre la libertad con Gabi / Carlos López Dzur
VOMENASAL O LA VIDA COMO UN PUGILATO
Canto a la Libertad / CARLOS LOPEZ DZUR
DE LA ZONAS DEL CARACTER / Los niños
TODOS SOMOS INMIGRANTES / Carlos López Dzur
Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Esbozo de declaración poético-ambientalista
Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Poetas Invitados a mi Website: Ana Romano
Sesiones / Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Lección 1 del Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Lección 2 / Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Lección 3 / Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Lección 4 / Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Entrevistas interesantes
Mi currículum antisofista
La ley de la selva en la estatalidad moderna
La puntera / Sociología de los Delitos
Carlos López Dzur / Me voy a parar encima de tu cabeza
Carlos López Dzur / Poemas al Padre Sol / El dragón de las Tinieblas
CANTO AL AGUA OXIGENEDA / ECO Y DISONANCIA
Entrevista a Robert Faurisson / por Mourad Ouabass
Huertos: Las Hierbas contra la Depresión
Lo amenazante / Las cosas más feas / Bitácora de Carlos López Dzur
KETUVIM / ESCRITOS / POEMAS DE LOPEZ DZUR
Colaboraciones interesantes: Bitácora / López Dzur
Libro: Estado de alerta y esperanza: Carlos López Dzur
Dzur: Proyecto Fortune, Gente del 10 porciento, Cuando el fraude fue de $300 billones
O'Higgins ¿Bisexual? / El Padre de la patria
DZUR / INDICE / ¿SABIA USTED?
DZUR / INDICE / ¿SABIA USTED? / MATRIARCADO
DZUR / INDICE / BOLIVAR Y YO / A HUGO CHAVEZ
carlosdzur1998: La brutalidad policial en Anaheim desata la furia
DZUR / INDICE / NOTA / sobre Estado de Alerta y esperanza
Huerto: Soja de Monsanto y sus efectos adversos
DZUR / Textos sueltos / Estado de Alerta y esperanza
Victor López Nieves: poeta de SS del Pepino / PR
Cuentos sediciosos y bolivarianos / López Dzur
DEL ALMA BORICUA / CARLOS LOPEZ DZUR
BENDICION DE LA ZORREADA / LOPEZ DZUR
ESTADO DE ALERTA Y ESPERANZA / Indice
Los 25 poemarios de Carlos López Dzur
15 Libros de Narrativa de López Dzur
Huertos: SAUCE (Criollo o Colorado; Bardaguera)
Huerto: EL CULTIVO DE YUCA (Manihot sculenta)
Huerto: La sábila o alóe vera, propiedades medicinales
Remedios populares para curar cataratas del ojo
Huertos: Una revolución en la forma de sembrar (1)
Cuento: LA LEY DE LA PISTOLA Y EL GOBIERNO «PARA SIEMPRE»
Cuento: LA PESADILLA DE TANTON
Cuento: EL PERMISO
Cuento: EL NIETO Y EL MECHON DE PELO
INDICE: Cuentos sediciosos y bolivarianos
Cuento: EL DIA UNO
Cuento: LA CRUZ PARLANTE
Cuento: TESTIMONIO SOBRE INSECTOS Y GUSANOS
 
Organum: Poemas para ecosembradores

imagen
Preliminar
Una colección sobre estrategias de vida y trabajo sustentable, dedicado por su autor, Carlos López Dzur, a los agricultores y cooperativistas de todo el mundo...

CONTENIDO
De los prólogos espirituales:
* La Oda a la agricultura / Andrés Bello
* No des tu tierra al extraño / Virgilio Dávila

INDICE / ORGANUM
De CARLOS LOPEZ DZUR
Ver
* Geografía / frag
* Frag. 3 / La lluvia es nueva hoy
* El amor que crece / Frag.
* Geografía parental
* Desde hoy al aire canta
* Mama Qullla
* El árbol y el consolador / Frags 2. y 3.
* Toda la energía de mi aliento
* Naturaleza idílica / Frag.
* La protección de las bestias del campo / Frag.
* Abre el camino / Frag.
* Agricutura / Frag.
* El campo surtirá todas las cosas
* La libertad que el campo da
* Todavía hay lirios
* El molino / Frag.
* El jardinero
* El Trabajador
* El Campesino arquetipal / poema órfico
* Adiós, patria
* Jibaritas y criollos / Frag.
* Levántate, José Benigno
* Los sátiros / De la Tierra
* El tronco / O el árbol / Frag.
* Del cascarón de Juan Evangelista
* Uno tiene que tener todas las esencias



*
GEOGRAFIA / Frag.
Toda la geografía que define
tu extenso Ser, Urania, es hermosa
¡y cuántas veces, al asomar el horizonte,
te bendigo! ... El sol se esparce
sobre tus pechos montañosos.

Cubre tus cumbres y tus cordilleras.
Me invita a subir y besarte en reposo.
Entonces, las oprimo delicadamente.
Te beso. Chupo sal láctea de tus bendiciones.

Tus costas son curvaturas de guitarra.
Con susurros las canto.
Les comunico mis táctiles secretos.
Les musito la melodía digital de mis sensualidades.

Muslos tersos te sobran, se extienden
como si buscaran la raíz en tus rodillas.
Se fugan de las rótulas; a veces
se tornan como rastreros huesos de maravillas
porque son hiedras frágiles que descienden
al talón y solicitan, mendicantes,
sube, como serpiente, conmigo.

6-12-1997 / De «El hombre extendudo¤
de Carlos López Dzur
*
Frag. 3 / LA LLUVIA ES NUEVA HOY
¿Cuál es la naturaleza de esta lluvia
que reparte viejo amor, con nueva democracia,
por qué azota un dulce trueno, su ánimo de luz
y desaparece, en puntillas,
eyaculándose al parecer sobre el gran cántaro
de los cielos abiertos como muslos?

¡Está lloviendo a cántaros!

El grandioso evento, la lluvia misma,
es nueva hoy, ¿será nueva mañana?
*
EL AMOR QUE CRECE / Frag.
Desde hoy el aire canta,
silva, anda conmigo,
me susurra secretos,
se asoma a mis ventanas.

Será mi amigo;
no dirá vendavales.
por mucho que sea el Viento,
lo comprendo.

También seré un hijo de sol.
Amaré su clorofila,
su amor por cada hoja,
su ardor en mi frente.

Amaré su luz en todas mis mañanas,
su transparencia que desoculta todo.
Su ausencia será deliciosa,
menos tibia en mi noche.

Amaré las lunas que vea. Les diré
el nombre de mis bellas deidades.
Me observarán de hito en hito.

Aprenderé a agradecer.
Lo había olvidado:
Lo Bueno dura, siglo tras siglo,
milenio tras milenio,
y lo que existe vale
por su necesario sentido.

Del libro El Hombre extendido /
de Carlos López Dzur
*
GEOGRAFIA PARENTAL
Felix qui potuit rerum cognoscere causas.
Virgilio, «Geórgicas», Libro II, verso 480

Feliz el hombre que está capacitado para descubrir
las causas de las cosas: Virgilio, «Geórgicas»

*

Hay un padecimiento histórico que viene
de ignorancia, de quien nunca a la Patria
osa llamarla su madre benéfica,
geografía parental,
'alma parens',
depositaria
de secretos naturales.

Estos hombres nunca deducen su Luna de cosecha,
no escuchan palabras mágicas en el viento,
ni velan la gravedad en los jardínes,
ni observan su presencia voltaica
en soles que dan a beber a las flores.
Carmina coelo possunt deducere lunam.

¡Qué desgraciado es el hombre de órbitas excéntricas
a la que la Fortuna nunca le sonríe; qué triste
el hombre que no tiene imagen pura
y tiempo natural donde reconocer
su tarea, labores campiranas que adquiren
los secretos con palabras mágicas
de la Madre-Tierra!

Triste la ausencia de los seres divinos
o sabe Dios qué leyes intuitivas de Energía
y son los que permanecer
entre mortales, sin voces que vibran
con franqueza, con todo el corazón todo lo dicen,
ab imo pectore, desde el profundo pecho
donde se procesa la memoria de Elisa
para que no sufra Nemoroso.

De mi «Soliloquio de Nemoroso»
de Carlos López Dzur
*
DESDE HOY EL AIRE CANTA
Desde hoy el aire canta, silva, anda conmigo,
me susurra secretos, se asoma a mis ventanas.
Será mi amigo; no dirá vendavales
por mucho que sea el Viento, lo comprendo.

También seré un hijo de sol.
Amaré su clorofila, su amor por cada hoja,
su ardor en mi frente, amaré su luz
en todas mis mañanas,
su transparencia que desoculta todo.
Su ausencia será deliciosa,
menos tibia en mi noche.

Amaré las lunas que vea. Les diré
el nombre de mis bellas deidades.
Me observarán de hito en hito.

Aprenderé a agradecer, lo había olvidado:
Lo Bueno dura, siglo tras siglo, milenio tras milenio,
y lo que existe vale por su necesario sentido.
*
MAMA QUILLA
La unidad del mundo es inagotable.
Sacaré raja del detalle de su ramería
y con ella, Mama Quilla,
fea como covacha de abandono,
me pondré al tupe con la masa
(que es medida de la inercia)
y lavaré su rostro, transformándola,
con gusto, de rositas.

Y entre nexos gravitatorios
será llamada Esposa mía, deseada.

Iré al infrarrojo profundo,
al rulé de los tiempos,
al remoto azul,
y de la más larga longitud de onda,
en ríos y relámpagos,
que han de morir en los bosques
y en mis manos,
traeré la selva, le haré casa.

Jalaré la mijarra,
zarzos de juncos y causalidades
para hacerla libre en lo contínuo,
diosa manifestada de mis días.
Que la vean sentada como reina
en el más alto monte, el Púbis.

¡Que digan que la Quilla, ay madre,
está de parto, vestida de raíz!
Que la vean en la rosa de los vientos,
en su ecuador y en trópicos, soberana
en los cuatro puntos cardinales;
libre de los Rompegalas Cósmicos,
nunca más cautiva del Determinismo predeterminado.

02-05-1980 «El hombre extendido»
*
EL ARBOL Y EL CONSOLADOR / Frags 2. y 3.
Le diré que a mí me ha consolado un árbol
(por eso es que voy humildemente a sus pies,
a esas raíces que se ruborizan y se meten
debaJo de la tierra, cuando le digo:
«árbol consolador, dios abajo,
me sentaré a tu lado,
como si fuera un indio, o druída que te oye,
mueve tu cabeza como un guenda
en el jigüe, saca tu alma del tronco
y háblame como un pájaro
y agujera la roca de mi corazón
como un ave-carpintera».

3.

En realidad, como el árbol, el consolador
nada dice; pero uno lo ve (y hasta lo oye)
cuando habla con la brisa, acariciantemente.
Da abrazos de hojas que tiemblan
y vibran y alzas la vista y ves su rostro,
siempre amable como un racimo
con frutos.

El consuelo lo dan siempre los generosos
y valientes. Y un árbol lo es.
Todo el mundo se duerme en sus falsos laureles,
pero él, árbol consolador, nunca duerme/
Siempre está en pie, a la intemperie,
siempre mirando un cielo para que haya espacio
y demandar al sol que haga luz donde abunda tiniebla
o que apague sus fulgores para que el cansado
descanse, se meta en su lecho y haga el amor
a oscuras y se acuerde de los ciclos
del tiempo y las polaridades.

¡Si supiera usted cuánto el árbol
es capaz de decirnos, duro y rugoso en su tronco
como parece; pero él tiene sangre-savia!
Tiene edades, dolores, envejece,
pero el cansancio suyo no lo distrae.
No importa,
ya que él es fuerte y protege a otros, con sombra,
porque la gente llora sus agotamientos.

El da nido a los pájaros. Si tuviera manos
él mismo edificaría sus nidos, alimentaría
los pichones, pondría de sus frutos
en sus picos!

Un árbol no se queja, puede usted
destrozarlo, llevarse madera para su casa, leña
para su fuego, flores para jardines y cercos.
Y no se queja.

¿Cómo no amar a un árbol, cómo no
llamarlo el padre terrestre del consuelo,
si él todo lo da sí, cuando hay saqueadores
y con él se asocian, hombres infértiles
y parásitos? ¿Y sabe usted qué me dijo
el árbol de mi consulta y que más lo ofendiera,
casi hasta el punto de enojarse?

Que en la altura de sus ramas se han colgado
a otros hombres, reos que han sido
ahorcados, por algún crimen que no es suyo
y enganchan el suplicio a él, lo asocian a lo punible.

Por eso añade:
«Y ya muerto: ¿qué le puedo dar si no siente
que doy sombra, si alguno de mis frutos
puede ser dulce a sus labios,
si alguna de mis maderas,
quemada en la noche, quitaría lo friolento?»

Sabe usted, si yo viniera, a pasar por consolador,
a palmear su espalda, yo sería mentiroso,
pero yo le puedo hablar de algún árbol,
ente tan ordinario, tan visible desde esta esquina
en que estamos, y decirle que son materializados,
silenciosos consuelos y que vale la pena
consultarlos y sentarnos al fondo,
o al rasero de sus raíces...

___

De «El hombre extendido»
de CARLOS LOPEZ DZUR
*
TODA LA ENERGIA DE MI ALIENTO
Toda la energía de mi aliento
te será renovable, energía de tu sustento.
Vientos con potencia de grado 3
te serán bendiciones en el Mar del Norte,
en la isla de Tasmania
y en los Grandes Lagos
y me levantarás los más bellos altanes
más y más molinos,
esa mi ofrenda, isla de vientos eólicos
y el Juracán aruaco de los Viejos Taínos
me será en las Antillas
Mi Sacerdote Maestro,
el Brujo invocador de mi Nombre
y que pide mi secreto,
el Verbo, la Mirada, el oculto poder
de mi energía, eletrogénesis inagotable
surgida de mi aliento,
briznas en megavatios con que muela
el viento y reconstruya lo que se contamina
con los hidrocarburos.
*
NATURALEZA IDILICA / Frag.
Siendo que creo en los árboles
y me gustan las palabras como son
rosa y flor y raíces y sol y primavera
y que no sé sobre el por qué me gustaron
las nociones, vegetalmente irruptas,
de lo idílico, debo estar loco:
el mundo es duro como guayacanes
y muros calafateados.

Y hay los que engañan
con la dulce invocación de rosa,
con fragancia de cielo,
gotas de rocío,
sorbos de aromáticas raíces
y hasta con neumas cordiales
que llegan a ciegos velos,
los ojos al soñar, al creer,
por mirar al infinito.

Adoro a la Naturaleza
y, por igual, a cada criatura que es,
no siendo humana.

Y cuando brama la mar bajo los cielos
y cuando brotan las flores y los misterios
de cada semilla, me fascina.

Madre Naturaleza: te personifico
para creerte más en tu vínculo conmigo;
si no tienes corazón, tormenta y rayo,
mar bravo, violento ciclón, amargo sismo,
yo te doy uno; pero sé, mujer, madre,
parturienta, amante en celo...

14-9 1992 / De «Tantralia»
*
LA PROTECCION DE LAS BESTIAS DEL CAMPO
Hagan que giren y fluyan aguas de mi pozo,
y suba energía del viento sobre mis manantiales.
Que me devuelva la vida porque soy
liquidez pura del fondo de la tierra,
vello encinar cubriendo un pozo.

Que del escarpado túmulo de Licaónida
sobre esta tumba de Arcade
me devuelva la isla,
con aquella amada solidaria,
con aquel espíritu original donde fue fundado
mi Hallazgo, mi ética en la verdad
de la Madre Benéfica / 'Alma parens'.

Sin este Pan que se fue a las cumbres del Liceo,
¿quién enseñará las artes de siringa
cuando sea yo quien muera?
¿quién que festeje lo natural, el instinto,
los rústicos misterios, la protección
de las bestias del campo
*
ABRE EL CAMINO / Frag.
Ven y házme obrero, jornalero de tu amor.
Cultiva en mí, flor de tu espíritu.
Sol eres que no se agota.
Yo, la hoja, que pide fotosíntesis;
Yo, la piel, que sin tí es vulnerable y pálida.
Tú, mi zarza ardiente, fuente de anhelos.
Mi biopolítica eres tú, mi deseo
es por fí que se infunde.
Tú, la fuente.
En la rivera de tu río, soy la nava.
En los días de tu amor, habitaré.

10-12-2008 / «El hombre extendido»
*
AGRICULTURA / Frag.
Déjate ver, tú que puedes.
Aparécete, Ser Eco-agrario, juega en lo oscuro,
pero reviente tu luz de clorofina, foto-sintético,
solar, en el libre claro de lo abierto.

Reposa para que yo repose y me hagas
tumba de honra. No sea yo tenga
un intrincado precipicio de vacíos,
fosa de erranzas que son sólo penumbras.

Esta existencia quiere un fin y lo circunda,
lo espía, lo ha llamado destino de sí mismo,
sed de estar hacia él, hombre real
que no quiere un falso señorío,
sino verdad de agricultura.

03-20-1965
*
EL CAMPO SURTIRA TODAS LAS COSAS / Frag.
De la alegría de tu boca y tu mirada,
Orfeo el Tracio da las mismas noticias
que Virgilio [Dá / vila y Calíope]
que bendijo al poeta, y a Lino
cuando naciera el hermoso Apolo.

«¡Oh! ¡Que mis últimos años sean tan largos
y me alcance el aliento para cantar tus hazañas!»
Comienza, ¡oh parvulillo! digno Pan
y lechuiguino de la Arcadia.
Comienza, ¡oh parvulillo!. por conocer
la Madre Tierra y el lecho de la diosa
que ornado ha sido con diversidad biológica.

Sea tu salud sustentada con sus agrosistemas
porque se dispone que te alimentes
con variedades distintas de lo que crece
bajo el cielo y se adquiere del vasto mar
y dentro las aguas.

Después, cuando alcances la edad plena,
el viajero dejará de cruzar el mar,
y el náutico embarque
no te mercará los bienes
ni las producciones
porque vivirá Soberano para Tu Delicia.
El ecosistema agrario proporcionará
la generosa estabilidad, el campo
surtirá todas las cosas.

De «Teoría de la sustentabilidad»
*
LA LIBERTAD QUE EL CAMPO DA
Que nadie de tu corazón quite
el extracto de libertad que el campo da,
verdadera eklogué y selección de albedrío.
Que nadie te quite la verdadera hermosura
nadie / náyade / nadie / nay-ni ay-ni diez
que vengan como Nomia o Lice
o como Xenea, o la hija de rey que emplaza:
«Dafnis, sé solamente mío,
soy celosa y te ciego si traicionas».
Pues entonces: Ni haya diez ni una.
Que nadie quiera la doncellez
de tus huesos y el extracto de tu alma
porque son églogas que le debes
a los dioses.

__

De «Teoría de la sustentabilidad»
de Carlos López Dzur
*
TODAVIA HAY LIRIOS
«The lily can signal growth, development, and a quality
of innocence in our lives»: M. González Whippler

*

Gracias a que nada es tan fértil como la inocencia,
aunque haya fiereza y ventisca en el campo,
en patios de las ciudades, en jardines,
hay vibración de lirios y amapolas
que nacen cadía día y germinan con pureza.

Todavía hay lirios y se observan en las mañanas,
no como flores frágiles. Hablo en torno a lirios cantarines
y nerviosos, con puro afán de exponerse a la brisa,
pero son vulnerables, es cierto.

Casi siempre se cuidan en la orilla y se derraman
como canto del agua sobre la inmensidad del prado
o la llanura; yo sé que la calle es una selva,
pero yo veo los lirios, pétalos hermosos y aromados
de sol y me brillan las pupilas de contento.

Hay lirios tan libres que uno sonríe cuando pasan.
Ellos te devuelven noción de belleza y esperanza.
Son puros. Puede que dejen de serlo
(con el tiempo y por causas de fieras y ventiscas),
trágica es la depredación humana, infanticida,
pero todavía el lirio conserva la inocencia
y va a la escuela y se alegra al pasar
la casa frente a tus ojos.

Siempre gráciles, en ufanía, saltan,
alborosadamente,
al regresar al campo.
Esos niños que son lirios
y esas niñas, amapolas.

23-03-2000 / «Las zonas del carácter»
*
EL MOLINO / Frag.
Me gustaría que me llamaras molino
porque tengo aspas por pestañas
y soy el vigía que no puedo estar quieto
(vigía con brazos y ojos, con altura
y movimientos cuando me elevo
sobre mi torre y giro).
Izo con banderas inefables la energía...
Entonxes, el golpe del viento
pega en la lámina
del rotor que cargo.

* * *

... me gustaría
que me llamaras Molino, porque yo soy
quien muelo la tormenta, dosifico la fuerza
y la violencia para que existas y consumas
lo que hay sobre la Tierra, ¡ay! amado,
hijo de Ki, no menosprecies el Viento
porque es padre de la Luna / Sin,
guardián de las fertilidades,
generador de sabias aguas de Enki...
y el primero que te amó soy
y quien te hizo promesa de abundancia
sobre los predios de Ninhursag
si alguna vez te vio destruirte....

De «Teoría de la sustentabilidad»
*
EL JARDINERO
a María H. Escoda

Como sangre de mis cinco sentidos
ha nacido el deseo que sustancia en sí
toda atracción y espacio,
que fluye su energía y en una semilla
de lirio reposa y ve sus esplendores.

Para restablecer la vida y belleza
que en su verdad tiene el instinto
y el deseo como semilla,
lavaré el vestido de mi alma.
Lo abriré como se abre la tierra
para que no se encubra el apetito
Y ella salga desnudamente,
plena su empatía.

Ya sé que quiero ser, cuando diga
soy hombre, en los prados del lenguaje,
el mago que busca la hembra
en las esferas sublimes de su tallo.

Quien, con sus cinco rosas en la mano,
permuta la experiencia de verse
desnudo junto a ella,
con el destino de vivir a su lado.

Como un jardinero la quiero,
abriendo la tierra en que Ella está.
Como la mujer es la semilla compañera,
ya sé que quiero ser, habitante de su verdad.
El que transforma su jardín
y se lava en sus pétalos.
El dice a ella palabras de sus fértiles óvulos
en lo oculto de la Cueva de Macpelá.

19-12-2004 / De «El libro de la amistad y el amor»
*
EL TRABAJADOR
De todo cuanto en el mundo existe y vive
y siente, eres tú lo más valioso,
lo más imprescindible.
Puede que nadie te haya explicado la maravilla
de tus brazos, la gracia de tus manos,
el valor de estar en pie, seguro de tus ojos,
humecido de sudor, endurecido en las faenas
a pesar del cansancio y la sed y el escozor
y el fango o el polvo.

Ciertamente, sólo aquellos
con corazón generoso y admirado,
se allegaron y dijeron: «Hombre grato,
jornalero, sea cual sea tu rincón del mundo,
eres lo más valioso que la vida diera».

Puede que nadie te haya corregido
cuando te mientas a tí mismo rudo,
casi bestia de carga y te comparas
con el amo y el patrón y contratistas,
a quien llamas jefecitos,
señores educados.

No. Ciertamente, no todos son
propietarios de corazones generosos,
valientes y admirados,
aunque puedan concluirlo:
«Vales mucho, eres lo más valioso
que el universo diera».

Por tí tiene sentido la vida.
Sólo que trabajas con tus manos y en tí se gestó
la obediencia, la lealtad, las humildes virtudes.
Tú me siembras los campos, campesino.
Tú recoges mis cosechas, migrante.
Tú edificas, tú cargas mis camiones,
tú, el peor pagado, el perseguido,
el más rudo y torpe de labios.

Puede que nadie te haya explicado
por qué no se hicieron escuelas en tu rancho.
Ni por qué, por tradición, siglo tras siglo,
es tu familia pobre. O tu ascenso tan lento.
O se mueren tus críos antes que venga
un médico o el socorro propicio.
O el alimento idóneo.

No. Ciertamente, no es corazón generoso,
quien te mantiene simple, manso, soportador,
aún cuando intuye: De todo cuanto en el mundo existe
y vive y siente, eres tú lo más valioso, lo más imprescindible.

22-11-2000 / De «El hombre extendido»
*
EL CAMPESINO ARQUETIPAL
¿Te imaginas cómo es sentirse hijo divino?
Tener la llave exacta de Alegría y abrir lo hermoso
con los ojos abiertos aunque vengan
los cuchillos de la duda a cegarte,
¿te imaginas la vida,
dando pasión a todo lo que haces?

Saberte un poco árbol y echar ramas y frutos.
Saberte la vendimia y esparcir el vino
como si la mar fuese una cava, la vid lícua
de vida y de embriaguez, el sabor gustoso
de los entusiasmos.

¿Te imaginas tú ser dos veces nacido
aunque vengan piratas a tu barco
y el abordaje sea impulso vil de asesinos.

Saberte secuestrado y que Dios mismo
festeje tu rescate, que envíe lo que tú pides:
nada que sea absoluto, tal vez una canción,
un cabrillo, una tupida hiedra.
unas mejillas protectoras, como yerba
húmeda y fresca, recuerdo difuso de Luna
y muslo de Dios, sabor de hueso vivo
entre bacantes, ¿te imaginas?

Saberte vecino de Orcómeno y de Nisa
y viajar entre montañas, educado por ninfas
y musas y ménades, viajar por cada mundo
a la mano, ser la cabrilla lujuriosa,
la rumorosa orilla, azul de cielo y pájaro,
saberte Tierra y Luna, exaltar la verdad
desde el placer interior, en theos, arrobamiento,
enloquecer por el amor ilimitado y no envejecer,
ser entre árboles, con el tirso de hiedra,
ser desnudo detrás de una parra
o un uvero, ¿te imaginas?
morir cada invierno
y resucitar en primavera…

10 / 07-1986 / «El hombre extendido»
*
ADIOS, PATRIA MIA
Una comunidad fue lo que quise:
familia, hermanos, vecinos, amistades,
pequeño lugar al que he de llamar la patria,
hábitat al que clamar dulcemente
mi paisaje, nicho mío,
ecología de mis ojos,
cercanía íntima con ecos.

El día llegó. En cierto modo, inesperado.
De la comunidad salí,
con adioses fragmentarios.
Me secuestró el exilio, me chantajeó
la causalidad del poderoso,
imperios interventores,
extraños, suplantadores,
industriales, traficantes.
Bancos transnacionales,
engendros globalizadores.
Miseria reinventada,
desempleo, traiciones.

Se burló lo universal con su sarcasmo
y la historia, con su construcción de privilegios.
Me dijeron: La patria es la nación, borincano.

No fue poco lo que yo quise
y todavía lo busco dentro de mí mismo;
pero ya no es lo mismo, la patria no es
la comunidad íntima, nostálgica,
que se quedó conmigo.

Hoy es la nación
(sí, la nación, la nueva idea con sus ultrajes)
cosida de retazos, una neutra y laica
confabulación que me distancia y me divide
en otros reinos, con banderas y engañifas estrelladas.

2-18-2000 / «El hombre extendido»
*
JIBARITAS Y CRIOLLOS / Frag.
Las jíbaras a solas escarban el ñame
de las jaldas y van por agua al pozo
y desentierran los jigües
de sus miedos en el fondo cristalino
y puro, así han sido las miradas de sus ojos.

El cemí de sus gozos en veneros
las baña, las proteje y ellas vuelven
en la tarde a desvainar gandules
y hacer ordeño en cabras
y alimentar al padre y al hermano.

Ellos se duermen muy temprano,
siempre cansados, fustigados de sol
y de silencio, y a veces una copla,
una décima, el canto les despierta
y la Navidad es más dulce que los Salmos.

... pero más temprano aún se levantan.
Son jornaleros. Sirven a la cepa de ricos
que ha llegado: Alers, Cabrero, Laurnaga,
Arvelo, Castro, Juliá, Domenech, Díaz....

De «Epica de San Sebastián del Pepino»
*
LEVANTATE, JOSE BENIGNO
a Nilita Vientós Gastón (1903-1989)

*

Levántate, José Benigno,
ve a buscar la arcilla de Calabazas,
al sur de Cidral y Piedras Blancas.

Madruga, Antonia Gastón,
madre bendita, y llena jarras
con aguas del Culebrinas,
flujos del Norte de Guacio,
que voy a cocer una vasija:
honra para tu pueblo.

Mi luz la sacaré ex-nihilo de mi aliento vibratorio
de Tiqquim; pero alguien tendrá que ir a recoger
el barro, alguien que sepa de arcilla
y tenga una fragua en Pepino.

A los ríos yo los llamo Consciencia
y los universalizo sobre el Bazo
de los montes, los fluyo
sobre los cuatro elementos
de mi cruz en los mundos; hoy elegí
tu barrio, José Benigno, sal de la sombra,
y aguas del Culebrinas, peces dulces
y amargos, peces de Marah.

Más allá de las luchas en que has estado,
más allá de los triunfos sagastinos,
más allá de arrecifes coloniales,
voy a sembrar una luz en la arcilla.
Y mujer fértil hallé en Ana.
Y de la ostra de su útero fecundo,
se escuchará una perla,
su llanto de soprano.

Vaso de honra, tesoro, dejaré
en sus manos, alfareros.
Han de llamarla Nilita.

La tarea se ha dado, Ana Gastón.
Hazle en el plexo esplénico el Bazo
de su arrecife, házle un kelim de arcilla,
calabaza del alma; yo la transformo
en perla, yo llenaré su corazón
de oro con mi brajá, doy la bendición
del amor trascendente: la hago Honra
y Tesoro, mujer que defienda
a tu pueblo y sea profeta
de hombres libres y buenos.

Coopera, Vientós Lamourt.
Este es el verdadero triunfo:
que nazca con la arcilla que me traes,
que filtro hepático para purificarla
proveas, ángel del hígado,
que el río de Ana lama la perla,
se descanse en mi espacio,
y las Palmas de mis nubes
la protejan cuando comience el parto.

Tráela al Olam Hatikún: voy a llenarla
de mi ley para que mi lenguaje sea
libre y ejemplar, pueblo por pueblo.
Que sea ella quien corrija las naciones,
que parte de mi corona sea,
mi vasija amada en el Caribe,
con arcilla amasada por mis alfareros,
por el Culebrinas abrazada
entre los pepinianos.

Del libro «Epica»
*
LOS SATIROS / DE LA TIERRA
¡No huyan, son gnomos,
migajitas del Pan todo inclusivo,
no corran, son silfos, no teman
de estas coquetas apariencias del deseo,
no eludan su presencia
porque tiemble la tierra,
o se agiten las aguas!
Son íncubos para el amor y el sueño.
Son larvas de atracción.
Son kóbolos.
Son sátiros.
Son amor del cosmos,
sinagogas del proceso natural
de la masa y el fuego.

2-5-1989 / Tantralia
*
EL TRONCO / EL ARBOL / Frag.
Son muchos los árboles
que vienen a tu ribera a dejar cada hoja,
a enflacarse de otoño, a pedirte amor
y ligamentos y raíces.

Son tan dulces tus costillas unidas
a cualquier tallo, te quieran o no
los comegenes que repudias,
los iguales que aman, los que sueñan
inútilmente parecerse a tí para atraparte.

Si no tienen esa suerte, corazón adentro,
es porque ya andas conmigo.
No hay tonto que replique para su provecho.

No hay tonta que no se trepe
al tronco de nogal y no se mueva hasta sacar
su pulidez y lustre al pardo rojizo.

La voluntad del placer es tan soberana,
tan soberana que traiciona,
que separa, que solve...
*
DEL CASCARON DE JUAN EVANGELISTA
Cuando estuvo entre barrotes del presidio
y no era ya el honorable Alcalde del Pepino
durante aquel primer lustro del '40,
le siguieron hablando acerca de fascinaciones,
anexionismo del PER, la tierra edénica
del Norte, sobre cómo los sucesores de Abarca
y la Central La Plata cedieron sus grandes
fundos de la caña de azúcar
porque el Gobierno presiona a ricos ausentistas
como a corporaciones con miles de acre
en sembradíos; y el auge de la caña
hace a Muñoz el ídolo,
el campo está crecido de entusiasmo político
y el campesino contento con aspavientos
de triunfo von La Pava
«y tú en la cárcel, Nito, por culpa
de Felito y de republicamos, La Mogolla
que por tí no mueven un dedo».

Como si no fuera ya angustia innecesaria
te dan quejas de El Culebrinas
y la inferioridad genética del pueblo
y que el mejor indio es el indio muerto
y el mejor jíbaro quien se sigue recordando
como un negro esclavo, enamorao del progreso
que nunca llega ni sembrando y cortando
,ucha caña para el molino...
y, pasada la posguerra,
a Nito le susurran sobre las nuevas etapas.
de «La amenaza roja», el McCarthismo,
la «amenaza amarilla» de Mao,
la superpoblación del mundo, desgaste
de vida en océeanos, agricultura escaseada
que anticipa ya hambrunas,
fin de los bosques,
calentamientos globales
y «choque de civilizaciones»
y hablan sobre el peligro albizuísta y moreno
y el nacionalismo como sentimiento peligroso,
peor que el sovietismo y el Islam
creciente en fronteras de Occidente...

Entonces, dice: «Calla, calla.
No vengan. Quiero estar en el viejo huevo
de mi esencia y solo, quiero días
junto a Padró y Liborio
y no saber novedades, nada de eso.

Tengonostalgia de cursos por correspondencia:
sobre cómo reparar motores / cómo bregar
con el Diesel y no de odios político:
vivamos, como antes,
con la decencia del trabajo
y evitemos depender de intermediarios.

A la hora del despojo del salario
y las compensaciones, son tan ladrones
los colonos de las grandes centrales
como los agentes del gobierno
de turno.

De «Epica»
*
UNO TIENE QUE TENER TODAS LAS ESENCIAS
El era uno que entonces, entre pocos,
supo que el Gobierno es el destructor mayor
de los valores. Y por valor sólo se indica
lo que une, o concilia componentes y nutre.

«Cuando hable sobre valores y caudales de fondos
o capitales, cuando les hable
sobre verdaderas inversiones,
recuerden ustedes, peonaje de La Plata,
el huevo albuminoide, yema, clara
y cáscara, huevo cósmico todo».

Creyó en la multiculturalidad
de la lengua castellana
y todo lo que trajo por raíz, se solazó
en lo que pudo, no con España o su gobierno.
Con la gente, la esencia, la raza.
Juan Evangelista, maestro obrero.

El podía como un visionario observar
en las caras de los jíbaros, jinchos o prietos,
campesinos quemadoa de sol,
pálidos o muy colorados,
a los viejos godos. celtíberos, griegos,
fenicios, romanos, árabes, judíos y vascos.

Sus amigos lo recordaron.
Le gustaba la palabra klipot / esfera externa
del huevo / cascarón santo y, si viviera
en el siglo XIII en la Corte de Alfonso el Sabio
la haría pasar por castellano, siendo
la palabra del hebreo mención
de la visión judaica del Tesoro de Vasos
en barro / vasijas para echar espíritu,
almas para echar luz.

«Desde que perdimos el klipot,
cojones, huevos, no, ganamos,
perdimos», una vez dijo y Muñoz Marín
era dios en la Tierra y HaShem,
dios en los cielos, y se estaban repartiendo
parcelas para el pobre con el lema de la Pava:
Pan, Tierra y Libertad, pero robaron
el Klipot y la Libertad no vino, y el pan
fue insuficiente porque, tarde o temprano,
racionaron y la tierra se abandonó,
tras «Manos A la Obra» y en Edén Americano
hay más futuro y, sin klipot,
«volvimos a lo mismo».

De «Epica»
*
EL LLAMADO DE LA TIERRA
Me llama a su materia bruta,
a su vientre geográfico
y el Padre / Ausente /
me da el espacio preciso que merezco
y va de allá para acá cuando escucha
que empiezan de Jesed /
la Parturienta de Jojmah,
hija del Tiempo concreto de Saturno,
convulsivas emanaciones, contracciones
que ya no puede soportar / va a nacer un trocito
del algo de los algos, rey de abajo
en Algo haciéndose lugar muy manifiesto
y naceré, al principio,
con los ojos cerrados, si soy yo
que nazco, el Amante del Deseo,
deseo corporizado, teórico algoísta
de Ein Sof.

De «Teth, mi serpiente»
*
TLANIHUIC / EXISTO
El ser se durmió por un instante
y la voz muda de los ojos
se acercó como un quejido
y dijo 'Existo, tlanihuic'
hacia abajo
como teja golpeada
y desafío a mis puños
que escarban todavía
en los cielos que no pisa mi pie
que oyen la hojarasca y el barrujo.

Y, claro está, me fui a los pinares
de la ira, milico del tacto,
ministro defraudado por mis ojos.

Combatiría toda abstracción
de realidad y mundo,
su reducción a concepto.
La noción de existencia
que tenga fundamento.
Y que el timón del trillo
sean los ojos y el tacto.
¡Que te veas si vas a ser consuelo!
No voz del ser que duerme
ajeno a percepción y sensualismo.

Tlanihuic, de teja abajo,
mis pies de matorral están cansados.
Alternan la luz y la sombras
en vientos atrabancados.
El que existe que no esconda su voz
ni juegue a la entelequia.
¡Que se vuelva oxidasa citocrómica
y solidifique su arcoiris
sobre mis matorrales!

2-18-1981
Continuación
Organum: Parte 2