Foro de cuentos: Carlos López Dzur / en Galeón
TuWeb
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Mis aficiones
Mis libros / C. López Dzur
Álbum de Fotos
carlosdzur1998: Mi curriculum
Mis enlaces
El viene de un monte verde
Tantralia
De ANTI-MANUAL PARA MICROEMPRESARIOS
Cuentos de mis libros
Análisis de mundo / Bitácora de C. López Dzur
Poemarios en la red
Profecía del que espera en vano
ECOLOGIA Y SUSTENTABILIDAD
El nuevo libro de Newt
Presentan 'Canto al hermetismo' de López Dzur
Huertos / Siembra de la haba y el achiote
Huerto / El Maíz y siembra de eucalipto
Huerto / Siembra de la calabaza y del frijol
La oscura historia de la experimentación médica
El intelecto cósmico
Beneficio de los árboles
carlosdzur1998: Tres árboles boricuas
El animal-hombre / Cuento
Piratas judíos en el Caribe / Reseña de libro de E. Kritzler
Del poemario HOSTOSIANAS
A Walt Whitman
Un adolescente cualquiera
Del poemario YO SOY LA MUERTE
Sobre el libro LA ZONA DE EMERGENCIA
Carlancas / Aforismos / Folclor
Los niños fumigados de a soja
TRECE MONOGRAFíAS / Historia Pepiniana
Un Historiador con Trascendencia
La sonrisa del siglo XXI / EN TORNO AL PERIODISMO
Función del hipotálamo y la agresividad
La hiena como asesino
La Ley de la Mordaza en Puerto Rico
Primer poeta y el periodista pionero en Borinquén
Aprendizaje del Cashrut y el Shejitá / Poema ecologico
Proceso de concentración del ingreso sin precedentes
El ladrón raptador
La víctima dormida / CUENTO
Lo incompatible / POEMA
Cuento: El hombre que enamoraba las hormigas
Mi pueblito en su épica histórica inicial (1)
Mi pueblito en su épica histórica inicial (2)
Mi pueblito en su épica histórica inicial (3)
Los poderes interventores / poemario
Economía subterránea prevalece en Puerto Rico
Extranjerización de la tierra
Meditaciones sádicas / al Marquis de Sade (1740 - 1814)
Consignas políticas para tiempos de crisis
La pubertad de la palabra
Yo soy la Nube Roja
Ética a Nicómaco o alguna sapiencia que tenga el corazón: López Dzur
TLANIHUIC / EXISTO
Amonestación a Gilles de Rais
EN ESTA MISMA ISLA
El Señor de los vientos / ECOLOGíA
Te lloro, Princesa
Energía renovable y de sustento
A Dafnis, inventor de la poesía bucólica
El arte permite brotar a la verdad
LA MADRE VERDADERA / LAMIA / ETNOCIDIO
Excluídos del abrazo
Desde la bárbara Troya
La sustentabilidad y sus contextos: C. López Dzur
Encontrar un interlocutor
Defiende tu pozo / Ecología
Bitácora de Carlos López Dzur: Nemoroso y la memoria de Elisa
La protección de las bestias del campo
Memorias de la caverna / Frags. poemario
La deconstrucción del modelo protagónico hegeliano
Lección de economía de un delincuente
Crisis alimentaria (2007-2008) e inestabilidad
Soberanía alimentaria: Un Nuevo concepto
Poetas Invitados a mi Website: Fanny Jaretón
Venga quien canta
A Astarté, diosa del Amor
Genocidio y despoblamiento de América
El sentido de comunidad
El feminicidio como patrón en la historia
La mística tántrica: Textos lopezurianos
Foro: De la Guerra: ¿sabía Ud.? / Palestina / López Dzur
Dzur: Del libro «La revolución profunda»
El Sendero de Lágrimas de 1831 y 1838
Anexión de California, 1846
Poetas Invitados a mi Website: César Vallejo
Escuelas Libres, Extinción y genocidio
Bitacora comunitaria de Carlos López Dzur
Mi amigo Baudelaire
¿Qué realmente sabe de la corrupción en Puerto Rico?
De Teoría de la sustentabilidad
Escríbanos / Cartas / Enlaces / Amigos
ENLACES DE AMIGOS
Del libro Teth, mi serpiente
Ecología y sustentabilidad: Credos y Principios
Irak, neo-colonia de los EE.UU., al costo de 1.3 millones de civiles muertos
Cómo se templa el espíritu para la Revolución
Presentimiento / cuento
Narcotráfico e imperialismo
Por qué condeno el sionismo de Israel
Poeta Invitado: Rubén Darío
Biografías de Educadores pepinianos: Proyecto de Investigación
Seis compañías judías poseen 96% de los Medios del Mundo
Por qué creo en el socialismo autogestionario
En el Bicentenario de la Independencia Mexicana
Diez razones para dejar la CocaCola
Deseo, sexo, alma y mitología
ECOLOGIA Y SUSTENTABILIDAD
Los EE.UU. e Israel
ECOLOGIA Y SUSTENTABILIDAD
Librepensamiento y comunidad
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
«Sin comunidad no hay moralidad»: Tonnies
Poeta Invitado: Charles Baudelaire
Datos sobre el terrorismo en Puerto Rico
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
De Estéticas mostrencas y vitales
Carlos López Dzur / Foro Comunitario
Teoría de la sustentabilidad / Carlos López Dzur
Ecología y sustentabilidad: Enlaces y Teorías
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
El proceso femenino / Poemario / Carlos López Dzur
El proceso femenino / CONT.
El proceso femenino / CONT. / 3
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Diálogo con Shiva en invierno (O meditación de Navidad)
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Amor a la vida
Poetas Invitados a mi Website: Beatriz Ojeda
Foro Comunitario: Propuesta: Cien mil empleos productivos...
Declaración de amor / A Matoaka, alias Pocahontas
LA NADA Y LA POESIA
El capitalismo enfermo
Y LOS BOSQUES SE SECAN
Folclor y mitología zorruna
Mi música / Carlos López Dzur / Bitácora
Sobre la amistad
En días de enfermedad y convalescencia
Mis libros y autores favoritos
Foro Comunitario: Remembranza del ex-diplomático y ex-gobernador
Foro político: Carlos López Dzur / Bitácora
Foro de cuentos: Carlos López Dzur / en Galeón
Foro de poesía: Carlos López Dzur / en Galeón
Foro de eco-poemas: Carlos López Dzur / en Galeón
Foro de poemas: Evocación de Orfeo / Galeón
Foro Ambiental: Ideología del Movimiento Ecologista
Index / Artículos de C. López Dzur
Huertos: Una revolución en la forma de sembrar
Poeta Invitado a mi Website: Jaime Sabines
Organum: Poemas para ecosembradores
Organum: Poemas para ecosembradores / cont.
Organum: Poemas para ecosembradores / 3
La queja de Eros
Las llamas del Ser / De «La Revolución profunda»
Foro político: Carlos López Dzur / Bitácora
Puerto Rico: Proyecto Constitucional de Reforma
Pasión y muerte del Agua
Reflexiones sobre la devastación / Foro de Cuentos
carlosdzur1998: Las cuentas claras del capitalismo en USA
Santidad de la Luna / Carlos López Dzur
Foro Comunitario: Estadísticas concernientes a la prostitución
A Antonio José de Sucre (1795-1830)
A MIS HIJOS DE OTOñO / Carlos López Dzur
Para hablar sobre la libertad con Gabi / Carlos López Dzur
VOMENASAL O LA VIDA COMO UN PUGILATO
Canto a la Libertad / CARLOS LOPEZ DZUR
DE LA ZONAS DEL CARACTER / Los niños
TODOS SOMOS INMIGRANTES / Carlos López Dzur
Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Esbozo de declaración poético-ambientalista
Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Poetas Invitados a mi Website: Ana Romano
Sesiones / Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Lección 1 del Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Lección 2 / Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Lección 3 / Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Lección 4 / Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Entrevistas interesantes
Mi currículum antisofista
La ley de la selva en la estatalidad moderna
La puntera / Sociología de los Delitos
Carlos López Dzur / Me voy a parar encima de tu cabeza
Carlos López Dzur / Poemas al Padre Sol / El dragón de las Tinieblas
CANTO AL AGUA OXIGENEDA / ECO Y DISONANCIA
Entrevista a Robert Faurisson / por Mourad Ouabass
Huertos: Las Hierbas contra la Depresión
Lo amenazante / Las cosas más feas / Bitácora de Carlos López Dzur
KETUVIM / ESCRITOS / POEMAS DE LOPEZ DZUR
Colaboraciones interesantes: Bitácora / López Dzur
Libro: Estado de alerta y esperanza: Carlos López Dzur
Dzur: Proyecto Fortune, Gente del 10 porciento, Cuando el fraude fue de $300 billones
O'Higgins ¿Bisexual? / El Padre de la patria
DZUR / INDICE / ¿SABIA USTED?
DZUR / INDICE / ¿SABIA USTED? / MATRIARCADO
DZUR / INDICE / BOLIVAR Y YO / A HUGO CHAVEZ
carlosdzur1998: La brutalidad policial en Anaheim desata la furia
DZUR / INDICE / NOTA / sobre Estado de Alerta y esperanza
Huerto: Soja de Monsanto y sus efectos adversos
DZUR / Textos sueltos / Estado de Alerta y esperanza
Victor López Nieves: poeta de SS del Pepino / PR
Cuentos sediciosos y bolivarianos / López Dzur
DEL ALMA BORICUA / CARLOS LOPEZ DZUR
BENDICION DE LA ZORREADA / LOPEZ DZUR
ESTADO DE ALERTA Y ESPERANZA / Indice
Los 25 poemarios de Carlos López Dzur
15 Libros de Narrativa de López Dzur
Huertos: SAUCE (Criollo o Colorado; Bardaguera)
Huerto: EL CULTIVO DE YUCA (Manihot sculenta)
Huerto: La sábila o alóe vera, propiedades medicinales
Remedios populares para curar cataratas del ojo
Huertos: Una revolución en la forma de sembrar (1)
Cuento: LA LEY DE LA PISTOLA Y EL GOBIERNO «PARA SIEMPRE»
Cuento: LA PESADILLA DE TANTON
Cuento: EL PERMISO
Cuento: EL NIETO Y EL MECHON DE PELO
INDICE: Cuentos sediciosos y bolivarianos
Cuento: EL DIA UNO
Cuento: LA CRUZ PARLANTE
Cuento: TESTIMONIO SOBRE INSECTOS Y GUSANOS
 
Foro de cuentos: Carlos López Dzur / en Galeón

imagen
Ver
Bienvenida a la Bitácora
Ver
Las oscuras sendas del escorpión (cuentos)
Ver
15 Libros de Narrativa de López Dzur

De Rayos por celo de...
LA PROMESA DE SIMON GIL

Siempre hay uno más listo, sofisticado en las armiñas del robo, A la edad de 20, Simón puede ue fuese terco y presumiera de enamorado y calculara cómo quedarse legalmente con una fortuna a la que puso el ojo, pero había uno más listo que él. Y siempre habrá otros que sean más listos que Simón Gil y Pancho Aquino.

A Simón se le vieron las costuras con el interés y la codicia que lo animaba. A los 20 años, ninguno en sus cabales se enamora, como presumió él, de una anciana de 80. No se lo creyó nadie ni en un pueblo ni campo en Pepino. «Si te enamoraste fue de sus terrenos y unas casonas que esconden supuestos tesoros de oro».

Y que la anciana asintiera a que Simón «más que enamorado fuese un pillo» le sirvió de pretexto para la «manda». Ya que ningún cura les casa en Pepino ni Aguadilla ni Moca ni Lares, va a implorar al sacerdote de Hormigueros. «Iré en rodillas, comiéndome los campos y las calles. Es una promesa de amor».

Aquí sí la anciana lo miró piadosamente y preguntó: «¿Por qué por mí si no soy joven ya no soy bonita?»

Un pariente de la anciana comprobó la gestión de Simón. Cumplió la promesa y Pancho lo trajo en camillas, adolorido, porque sus rodillas quedaron deshechas por causa de la «manda». Al menos, hay fecha para la boda. La Iglesia va a casarlos. Sobran las preguntas y escrúpulos ajenos después de darse el sacrificio del muchacho.

Para que prosigan con sus compromisos esposales, Aquino será el padrino o representante que la acompañe a la Iglesia. Es un listo que vela y dado el caso de que Simón se ha mudado con la ancano, aunque duermen en camas separadas para no mancillar el sacramento del matrimonio, Pancho diseña el miedo. Provoca que crujan cadenas de acero dentro de los caserones. Tira mierda de brujas en las entradas de sus puertas y alrededor de las ventanas. Un día roció de sangre caminos por donde monta el muchacho casedero.

En verdad, que ya no quiere casarse. Y a medida que endurecen sus rodillas magulladas por la manda, afloja el deseo de casar con la vieja. No es extrañó que, en vísperas de la boda, no haya rastro del muchacho. No se sabe si está vivo o muerto. Ni siquiera si el plan seguirá su curso. Dicen que se fue del pueblo y de la finca embrujada.

La vieja murió finalmente. Aquno es el nuevo propietario.

25-10-2000
Ver
Bitácora negra
Ver
Necesidad del Proyecto de Eco-Aldea-Sustentable
Ver
El día que nos pidieron cuentas / Cuento
imagen

Ver
Cuarenta años, Todesengel
[Este 21 de junio, se cumplen 40 años del hallazo e identificaión por expertos internacionales de Sao Paulo, Brasil,de los restos del criminal de guerra nazi Dr. Josef Mengele, fallecdo en 1979 drowning victim as the remains of Nazi war criminal, finalizando su búsqueda de 40 años. Menfele fue llamado El Angel dela Muerte, y operó el campo de concentración de Auschwitz concentration. Este cuento se basa en su vida].

Parece que los ángeles son muy perdidizos. Cuarenta años se lleva en la tarea de buscar al más oscuro. Todesengel. Uno que se mete en las sombras y se confunde con ellas. En la historia, no hay ángel más apestoso y que huela a sepultura que Mengele y no hay olfato de sabueso que olisque al primer tiento donde se ha parado. En buscar a quien no se le quiere hallar, han pasado cuarenta años. No hay autoridad institucionalizada que lo capture.

Antes se olía su pisada, su bata de médico asesino y se tenía ciertas pistas. Ya cada nueva evidencia de su rastro, se ha vuelto un espectro por el que el viento pasara revolviendo la arena o el polvo. Además, los ángeles se lavan la cara y las manos; utilizan sandalias voladoras de Mercurio. Se acicalan con ropas extrañas, se visten humanamente, cosmetizándose por entero. O se vuelven animalejos sub-terres a capricho. Se colocan dos cuernos para parecerse más al Diablo y aprenden a sonreir como los verdaderos santos. Inventan leyendas nuevas, todas alusivas a su muerte. Así es El Angel de la Muerte, dios de las selvas, tarzán entre simios de Sao Paulo. Todesengel es ángel por entero y parece que es la vida descrita como soplo. Como neuma. Como cita mal recordada y reverbalizada de una memoria del pasado.

Los ángeles verdaderos tienen expedientes de súplicas y lloros que sólo las víctimas escucharon; pero, los falsarios su carta blanca, permiso de sobrevivencia entre círculos selectos. Saben cómo pagar por todo. Tambén han sido ladrones de pueblos enteros. Realmemente, sólo cumplen los milagros que añoran los custodios, sus protectores. Amigos del angel son unas gentes, muy pocas, que mueren en vida, enflaquecen el espíritu y viven por el canto mágico. Son criados adláteres que suplican: «Ven, enriquéceme y sálvame, Todesengel».

Todo el mundo lo recuerda en Auschwitz-Birkenau. Particularmente, la judíada. En Munich, le decían el antropólogo. En Frankfurt, el médico. El no sanaba a ninguno, empero. Su deleite fue testificar cómo trabajan las bestias hasta el agotamiento y experimentar con la tortura, la más infame. Ni siquiera amó el dolor exquisito de los santos y es que sentía una tara objetable en sí mismo. Para el combate, él no era apto. En el Frente Oriental, durante su servicio, miembro de la reserva del Cuerpo Médico, fue el hazmerír aún por los incompetentes. Burla en 1940 en el Quinto Batallón, Divisón de la SS Panzergrenadier.

Dos gitanos negaron que salvó dos soldados en combate. Murieron muchos más, «él no salvó a ninguno» y se lo dijeron, acusativamente, antes que le dieran el rango inmerecido como premio, la SS-Hauptsturmführer, capitán, y si no hay gratitud, y si el gitano desmerece lo que él hizo, el ángel decidió que será preferible dedicarse al exterminio de todo pueblo acusador que se crea elegido. Y eso haría en el campo de Birkenau, ya qie su jefe, SS-Standortarzt Eduard Wirths, se lo permite.

Recuerda cuando todavía era El Angel blanco, no sangriento: Der weiße Engel. En sólo 21 meses, ya no fue tal por su comportamiento. A cada paso, se desmereció con sus faenas. «Son esos gitanos mis mayores críticos; pero yo soy el poder y ellos la escoria». Y, por lo menos, a 750 de sus gitanos y etnias infestadas le dio gas. Los envenenó; los quemó vivos. Y se obsesionó con la idea de las almas gemelas, ángeles blancos y negros dentro de los cuerpos, y se buscó a un judío Berthold Epstein, médico en almas de niñosa fin de buscar la norma del ángel para recrear la angelicidad verdadera, hombres perfectos. Los niños del Bloque Décimo tienen la angelicidad más clara y definida que el adulto. El interno ángel negro produce liliputienses, enanos infames como los Ovitz de Rumanía. Posiblemente, ángeles con esencia oscura, enanos teratológicos, y como Lilliput Troupe, éstos conspiran contra Der weiße Engel, «tu ángel blanco, tu radiancia, Mengele».

El esterllizó con químicos a las niñas y cambió unos ojos por otros. Y esperó, a partir de enanos, replasmar a dioses inmensos. E insertar en sí y en sus favorecidos las potencias de espíritus oscuros, esencias de poder que químicamente esos enanos han robado, casi todos gitanos de la Rumanía, gnomos, lujuriosos que se reproducen para seguir robando a los arios noreuropeos.

Antes que cayera el sistema que financió su agenda de tortura, se fue Auschwitz con sus secretos, se fue a la Baja Silesia; se unió a Hans Otto Kahler, también obsesionado con la biología herditaria y las batallas internas de ángeles y la prácyica de una higiene racial que es necesaria parar erradicarlos, de Auschwitz a Bohemia. Después que cayera el sistema que financió sus luchas contra demonios, enanos y gitanos del mundo, buscó a su amigo, uno que vive en Rosenheim, Bavaria, y éste, Hans Sedlmeier, lo ayudaría en la escapada, sólo por una vacuna contra el enanismo y la fealdad genética.

Y en Buenos Aires, lo esperaban otros ángeles, con vida próspera en un mundo de blancos, donde el indio ha sido exterminado. Allí lo vio Hans-Ulrich Rudel y Adolf Eichmann y compró un pedacito de slva impenetrable, que llamo la Finca Fadro, e hizo vacunas contra los ángeles feos y los complejos del hombre. Dicen que nadie podía, en aquellos años, confeccionar farmacéuticamente afrodisíacos tan potentes, esencia de sátiros enanos, que rumanos robaron al ángel blanco de los genes. El sí. Judíos perseguidores, de muchos países, buscaron a este ángel perdidizo; pero ya él olía a topo, a pequeña alimaña, tragada por la tierra.

Podía llevarse diez hembras argentinas y paraguayas, tomarlas como esclavas sexuales, seducirlas como hizo con Marta, viuda de su hermano más joven. Enseñaría las artes del aborto ilícito. Tendría hijos con diez diferentes colores en los ojos.

... mas irse de la Argentina (sería en la fecha de la captura de Eichmann por la Mossad israelí en Buenos Aires), provocó su olor a pánico. Y se fue al Paraguay, donde lo protegería el dictador Alfredo Stroessner y, en las faldas de la colonia de Hohenau, al norte Encarnación e Itapúa, hizo un agujero en tierra. Volvió a ser asura, o topo, ángel subterráneo y perdidizo. Cuarenta años se llevaría la tarea de encontarrle. El era el más oscuro. Todesengel.

Lo hallaron expertos, enviados desde Sao Paulo, Brasil. Hallazgo de los huesos y dijeron que habría muerto en 1979. Y no era cierto. Mengele los observó, transformando en topo una vez que vio cómo excavaron su supuesta osamenta humana. El secreto anhelado de la angelicidad quedó intacto. Todesengel es ángel por entero y parece la vida descrita como soplo. Como neuma.

Como cita mal recordada y reverbalizada de una memoria del pasado. En la rama alta de un árbol, observaría cómo engañan las transformaciones y han pasado cuarenta años.

09-12-2001

*

Del libro: «Leyendas históricas y cuentos colora'os»
Ver
Hola
Ver
Haití
Ver
Como si nada hubiera ocurrido
imagen

Ver
La guerra es un tren descarrilado
«At the end of July, while traveling south from Alaska through British Columbia, Warren G. Harding developed what was believed to be a severe case of food poisoning»: Carl S. Anthony, Death of America's Most Scandalous President (1998)

*

Uno de los llamados espiritualistas de primeros años de siglo XX escribió a un Senador de Ohio. Precisamente, a Warren G. Harding, con el que tenía una obsesión espírita y lo soñaba en Alaska, comiéndose unos embutidos de dudosa procedencia que lo llevarían a la muerte. Desde principios de junio de 1918, soñó que la guerra y la muerte son como ferrocarriles que viajan internamente a todos lados, en particular, donde la vida se vuelve un circo de pasiones, ambiciones desmedidas, o apatías en medio de bullanga.

Al pueblito de Ivanhoe, Indiana, llegó el Circo Hagenbeck-Wallace y estacionaron sus vagones, con animales, payasos, toldos de enormes carpas y los hierros para erguirlas.

El anciano ya tenía dos sueños, dos espíritus que lo despertaban. Un espíritu, según explicó a Warren Gamaliel Harding era de un fallecido de Corsica (antiguo pueblo) de Ohio, donde Warren naciera. Otro espíritu se llamaba Gamaliel, un sabio de Indiana, que evangelizara indígenas, desde hacía más de un siglo. Y a Gamaliel no le gustaba el yankee, promotor de guerras, biblia en mano y fusil en la otra; no le gustaban los ruidosos ferrocarriles. Prefería los caballos y el progreso con el ritmo mismo de los animales.

Al médium y su esposa, los espíritus los despertaban, haciendo ruidos en las paredes, tirando cosas de las mesitas de noche, descolgando abrigos y sudaderas que él tenía colgadas, abriendo ventanas y dejando pasar el viento frío. Despiertos ya, un espírtu dijo, en presencia de la mujer: «Escribe al senador de Ohio, uno que tiene mi nombre; no importa que seas de Indiana; díle que no vaya nunca Alaska, porque comerá gusanos, en días de mucho estrés y escándalo, y regresará a morir a su despacho. Escríbelo».

Y la mujer del espiritualista tomó esas notas y las repitió al esposo cuando salió del trance. Y no tardó, en desposesionarse mediunmicamente de Gamaliel, el indiio, cuando vino el otro espíritu y dijo: «Agrega en esa carta que la guerra viene por las vías ferroviarias. Van a morir todos los simios, una cebra, una jirafa. No se salvará los perros saltarines. No quedará vivo ni un payaso. Escríbelo, escríbelo».

Y él no sabía que Ohio daba muchos senadores. El no sabía el nombre ni el apellido de Harding. El no sabía política suficiente ni cómo se escribe a Washington y sólo puso en la carta: «A quien se llame Gamaliel. Senado Federal de la Unión Americana, Washington. URGENTE. URGENTE». Le dijeron que así, con destinatario tan impreciso, será difícil que llegara la carta, o que alguien la reciba a tiempo. «Pues que la lea todo el mundo. Que la comenten en el Senado; pero es urgente: Muchos, si no hacen caso, han de morir y, si ese senador Gamaliel existe, él es quien podrá evitarlo. La muerte viene por ferrocarril. Comienza en Indiana».

El espíritu sólo dijo que se llamaba Gamaliel y que un varóncon su nombre sería presidente. Uno que se opuso a la Gran Guerra del '18 y que después, desde el Senado, por Ohio, sería otro aislacionistas que no confirmará el Tratado de Versalles ni endosará una Liga de Naciones que trabajara por la paz, con el estilo de Europa. Y, aunque lo dieron por loco, la carta fue enviada y llegó tarde. «Que llegue es lo importante».

Pero la guerra llegó primero. Era un tren para tropas descarrilado. No llegó ningún pasajero. Todo era un féretro de muerte. Si bien la carta se recibió y fue leída un 30 de junio de 1918, la guerra que vino por tren llegó prmero y temprano. Mató a 53 obreros del circo. Incluyó a todos los payasos. A un niño que hacía maromas. A sus padres, los trapecistas, a una Mujer Lobo, a tres enanos y a casi todos los animalitos. El tren era la guerra irremesiblemente desatada sobre el pueblo de Ivanhoe. El tren era una bala que cantaba luctuosamete su triunfo en Indiana y la fuerza sin frenos con que hería la carne y la vida del ponlado.

El espiritualista leyó sonre el accidente del Tren Descarrilado en los periódicos. La gente del correo, la que litigara con él por el asunto de las direcciones imprecisas del destinatorio, vino a reconsultarlo. Recordaron que él explicó el contenido de sus vaticinios. ¿Qué es realmente lo que supo sobre ese tren, cuyo accidente adivinaba? Y sobre Warren Gamaliel Harding: ¿qué sucederá? Hecho confirmado: hay un legislador de Ohio, llamado Warren Gamaliel, como dijo. «¿Qué otra cosilla sabes brujo?», le preguntan. Corrió la fama de su carta como pólvora y sangre en la guerra del '18.

Después los reporteros y los corresponsales, al saberlo, lo buscan: «Warren Harding quiere hablar contigo, brujo. Tu carta es famosa en Washington». Y para Gamaliel, ¿será tarde? «Siendo que la guerra ya vino, el saldo han sido 54 personas en mi pueblo. La guerra puede ser una ristra de vagones vacíos. An empty troop train against the Hagenbeck-Wallace Circus».

Un día, cuatro años después, también en junio, W. H. Harding fue a Indiana. Pensaba dar el viaje llamado «Cross-country Voyage of Understanding», cuyo final sería su paso por Alaska y vino hasta Ivanhoe, dando pésames tardíos y alegó que consultaría al hombre al quien los espíritus le hablan y le dan augurios. Aludió a la vieja carta que le solicita que no vaya Alaska, «algo que nadie sabía que haría ni siquiera hace un año». Y..., sin embargo, viaje perdido. Cuatro años fue demasiado tarde para que se consultara al espiritualista. Había muerto. El portavoz de la advertencia murió hace meses y el presidente Harding se quedó con las ganas de hablar con los dos espíritus del viejo y verlo en sus sesiones.
Llegar tarde, quedarse inconsulto ante lo Urgente / lo Sublime o Trágico, tiene consecuencias.

Finalmente, se supo: algo comió el presidente Gamaliel, en Alaska, algo que trajo un tren de la Bristish Columbia que lo envenenó. Un tren puede traer la muerte silenciosa y guerras internas que son inesperadas.

26-05-2003 / Leyendas históricas y cuentos colora'os
imagen
Ver
EL PERMISO
Ver
LA PESADILLA DE TANTON
Ver
LA LEY DE LA PISTOLA Y EL GOBIERNO «PARA SIEMPRE»
Ver
EL DIA UNO / cuento
Ver
Los 25 poemarios de Carlos López Dzur
Ver
Homenaje a Hebe / Breves antologías poéticas
Ver
Indice / Novela de tesis / pedagógica
Ver
San Sebastián del Pepino: Convocatoria al Estudio de su Historia
Ver
Lope de Aguirre y los paraísos soñados / Carlos López Dzur