Mis libros y autores favoritos
TuWeb
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Mis aficiones
Mis libros / C. López Dzur
Álbum de Fotos
carlosdzur1998: Mi curriculum
Mis enlaces
El viene de un monte verde
Tantralia
De ANTI-MANUAL PARA MICROEMPRESARIOS
Cuentos de mis libros
Análisis de mundo / Bitácora de C. López Dzur
Poemarios en la red
Profecía del que espera en vano
ECOLOGIA Y SUSTENTABILIDAD
El nuevo libro de Newt
Presentan 'Canto al hermetismo' de López Dzur
Huertos / Siembra de la haba y el achiote
Huerto / El Maíz y siembra de eucalipto
Huerto / Siembra de la calabaza y del frijol
La oscura historia de la experimentación médica
El intelecto cósmico
Beneficio de los árboles
carlosdzur1998: Tres árboles boricuas
El animal-hombre / Cuento
Piratas judíos en el Caribe / Reseña de libro de E. Kritzler
Del poemario HOSTOSIANAS
A Walt Whitman
Un adolescente cualquiera
Del poemario YO SOY LA MUERTE
Sobre el libro LA ZONA DE EMERGENCIA
Carlancas / Aforismos / Folclor
Los niños fumigados de a soja
TRECE MONOGRAFíAS / Historia Pepiniana
Un Historiador con Trascendencia
La sonrisa del siglo XXI / EN TORNO AL PERIODISMO
Función del hipotálamo y la agresividad
La hiena como asesino
La Ley de la Mordaza en Puerto Rico
Primer poeta y el periodista pionero en Borinquén
Aprendizaje del Cashrut y el Shejitá / Poema ecologico
Proceso de concentración del ingreso sin precedentes
El ladrón raptador
La víctima dormida / CUENTO
Lo incompatible / POEMA
Cuento: El hombre que enamoraba las hormigas
Mi pueblito en su épica histórica inicial (1)
Mi pueblito en su épica histórica inicial (2)
Mi pueblito en su épica histórica inicial (3)
Los poderes interventores / poemario
Economía subterránea prevalece en Puerto Rico
Extranjerización de la tierra
Meditaciones sádicas / al Marquis de Sade (1740 - 1814)
Consignas políticas para tiempos de crisis
La pubertad de la palabra
Yo soy la Nube Roja
Ética a Nicómaco o alguna sapiencia que tenga el corazón: López Dzur
TLANIHUIC / EXISTO
Amonestación a Gilles de Rais
EN ESTA MISMA ISLA
El Señor de los vientos / ECOLOGíA
Te lloro, Princesa
Energía renovable y de sustento
A Dafnis, inventor de la poesía bucólica
El arte permite brotar a la verdad
LA MADRE VERDADERA / LAMIA / ETNOCIDIO
Excluídos del abrazo
Desde la bárbara Troya
La sustentabilidad y sus contextos: C. López Dzur
Encontrar un interlocutor
Defiende tu pozo / Ecología
Bitácora de Carlos López Dzur: Nemoroso y la memoria de Elisa
La protección de las bestias del campo
Memorias de la caverna / Frags. poemario
La deconstrucción del modelo protagónico hegeliano
Lección de economía de un delincuente
Crisis alimentaria (2007-2008) e inestabilidad
Soberanía alimentaria: Un Nuevo concepto
Poetas Invitados a mi Website: Fanny Jaretón
Venga quien canta
A Astarté, diosa del Amor
Genocidio y despoblamiento de América
El sentido de comunidad
El feminicidio como patrón en la historia
La mística tántrica: Textos lopezurianos
Foro: De la Guerra: ¿sabía Ud.? / Palestina / López Dzur
Dzur: Del libro «La revolución profunda»
ENLACES INTERESANTES / DZUR / 1
Anexión de California, 1846
Poetas Invitados a mi Website: César Vallejo
Escuelas Libres, Extinción y genocidio
Bitacora comunitaria de Carlos López Dzur
Mi amigo Baudelaire
¿Qué realmente sabe de la corrupción en Puerto Rico?
De Teoría de la sustentabilidad
Escríbanos / Cartas / Enlaces / Amigos
ENLACES DE AMIGOS
Del libro Teth, mi serpiente
Ecología y sustentabilidad: Credos y Principios
Irak, neo-colonia de los EE.UU., al costo de 1.3 millones de civiles muertos
Cómo se templa el espíritu para la Revolución
Presentimiento / cuento
Narcotráfico e imperialismo
Por qué condeno el sionismo de Israel
Poeta Invitado: Rubén Darío
Biografías de Educadores pepinianos: Proyecto de Investigación
Seis compañías judías poseen 96% de los Medios del Mundo
Por qué creo en el socialismo autogestionario
En el Bicentenario de la Independencia Mexicana
Diez razones para dejar la CocaCola
Deseo, sexo, alma y mitología
ECOLOGIA Y SUSTENTABILIDAD
Los EE.UU. e Israel
ECOLOGIA Y SUSTENTABILIDAD
Librepensamiento y comunidad
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
«Sin comunidad no hay moralidad»: Tonnies
Poeta Invitado: Charles Baudelaire
Datos sobre el terrorismo en Puerto Rico
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
De Estéticas mostrencas y vitales
Carlos López Dzur / Foro Comunitario
Teoría de la sustentabilidad / Carlos López Dzur
Ecología y sustentabilidad: Enlaces y Teorías
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
El proceso femenino / Poemario / Carlos López Dzur
El proceso femenino / CONT.
El proceso femenino / CONT. / 3
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Diálogo con Shiva en invierno (O meditación de Navidad)
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Amor a la vida
Poetas Invitados a mi Website: Beatriz Ojeda
Foro Comunitario: Propuesta: Cien mil empleos productivos...
Declaración de amor / A Matoaka, alias Pocahontas
LA NADA Y LA POESIA
El capitalismo enfermo
Y LOS BOSQUES SE SECAN
Folclor y mitología zorruna
Mi música / Carlos López Dzur / Bitácora
Sobre la amistad
En días de enfermedad y convalescencia
Mis libros y autores favoritos
Foro Comunitario: Remembranza del ex-diplomático y ex-gobernador
Foro político: Carlos López Dzur / Bitácora
Foro de cuentos: Carlos López Dzur / en Galeón
Foro de poesía: Carlos López Dzur / en Galeón
Foro de eco-poemas: Carlos López Dzur / en Galeón
Foro de poemas: Evocación de Orfeo / Galeón
Foro Ambiental: Ideología del Movimiento Ecologista
Index / Artículos de C. López Dzur
Huertos: Una revolución en la forma de sembrar
Poeta Invitado a mi Website: Jaime Sabines
Organum: Poemas para ecosembradores
Organum: Poemas para ecosembradores / cont.
Organum: Poemas para ecosembradores / 3
La queja de Eros
Las llamas del Ser / De «La Revolución profunda»
Foro político: Carlos López Dzur / Bitácora
Puerto Rico: Proyecto Constitucional de Reforma
Pasión y muerte del Agua
Reflexiones sobre la devastación / Foro de Cuentos
carlosdzur1998: Las cuentas claras del capitalismo en USA
Santidad de la Luna / Carlos López Dzur
Foro Comunitario: Estadísticas concernientes a la prostitución
A Antonio José de Sucre (1795-1830)
A MIS HIJOS DE OTOñO / Carlos López Dzur
Para hablar sobre la libertad con Gabi / Carlos López Dzur
VOMENASAL O LA VIDA COMO UN PUGILATO
Canto a la Libertad / CARLOS LOPEZ DZUR
DE LA ZONAS DEL CARACTER / Los niños
TODOS SOMOS INMIGRANTES / Carlos López Dzur
Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Esbozo de declaración poético-ambientalista
Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Poetas Invitados a mi Website: Ana Romano
Sesiones / Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Lección 1 del Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Lección 2 / Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Lección 3 / Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Lección 4 / Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Entrevistas interesantes
Mi currículum antisofista
La ley de la selva en la estatalidad moderna
La puntera / Sociología de los Delitos
Carlos López Dzur / Me voy a parar encima de tu cabeza
Carlos López Dzur / Poemas al Padre Sol / El dragón de las Tinieblas
CANTO AL AGUA OXIGENEDA / ECO Y DISONANCIA
Entrevista a Robert Faurisson / por Mourad Ouabass
Huertos: Las Hierbas contra la Depresión
Lo amenazante / Las cosas más feas / Bitácora de Carlos López Dzur
KETUVIM / ESCRITOS / POEMAS DE LOPEZ DZUR
Colaboraciones interesantes: Bitácora / López Dzur
Libro: Estado de alerta y esperanza: Carlos López Dzur
Dzur: Proyecto Fortune, Gente del 10 porciento, Cuando el fraude fue de $300 billones
O'Higgins ¿Bisexual? / El Padre de la patria
DZUR / INDICE / ¿SABIA USTED?
DZUR / INDICE / ¿SABIA USTED? / MATRIARCADO
DZUR / INDICE / BOLIVAR Y YO / A HUGO CHAVEZ
carlosdzur1998: La brutalidad policial en Anaheim desata la furia
DZUR / INDICE / NOTA / sobre Estado de Alerta y esperanza
Huerto: Soja de Monsanto y sus efectos adversos
DZUR / Textos sueltos / Estado de Alerta y esperanza
Victor López Nieves: poeta de SS del Pepino / PR
Cuentos sediciosos y bolivarianos / López Dzur
DEL ALMA BORICUA / CARLOS LOPEZ DZUR
BENDICION DE LA ZORREADA / LOPEZ DZUR
ESTADO DE ALERTA Y ESPERANZA / Indice
Los 25 poemarios de Carlos López Dzur
15 Libros de Narrativa de López Dzur
Huertos: SAUCE (Criollo o Colorado; Bardaguera)
Huerto: EL CULTIVO DE YUCA (Manihot sculenta)
Huerto: La sábila o alóe vera, propiedades medicinales
Remedios populares para curar cataratas del ojo
Huertos: Una revolución en la forma de sembrar (1)
Cuento: LA LEY DE LA PISTOLA Y EL GOBIERNO «PARA SIEMPRE»
Cuento: LA PESADILLA DE TANTON
Cuento: EL PERMISO
Cuento: EL NIETO Y EL MECHON DE PELO
INDICE: Cuentos sediciosos y bolivarianos
Cuento: EL DIA UNO
Cuento: LA CRUZ PARLANTE
Cuento: TESTIMONIO SOBRE INSECTOS Y GUSANOS
Comparative Statistics On Crime / International
Esto tambien es Israel
 
Mis libros y autores favoritos

imagen
SOBRE PREFERENCIAS LITERARIAS
Amo los libros; pero más a la lectura. Hay quien sólo tiene biblioteca; yo trato a cada libro que tengo, no han sido pocos, como si tratara de un ser vivo. No concibo un libro sin autor. Amo a los autores a través de ese libro suyo que entró en mi contacto.

Mas mis gustos e intereses son precisos. Soy selectivo. Leo para adquirir herramientas organizadoras, por amor a métodos e información que instruya acerca de hacer cosas o ver asuntos de un modo nuevo, inusual o no intentado antes.

Buen libro es uno cuyo hilvanamiento se dirija a ese fin y que, en su elaboración, el temario fue investigado con rigor, sazonado con muchas especies, confrontado con perspectivas, claramente definidas y cumplido tal ejercicio, su adecuada metodología, permanece la coherencia de lo expresado junto a la imaginación y la honestidad con que se dijo. Un libro debe ser tam honesto y noble como las ideas que obsedan la persona de su autor.

Leer es como conversar con un ausente (pensemos que el autor está muerto) o procurar a alguien, que está a distancia, vivo; pero el libro los aproxima. Nos une... Todo libro aporta una dosis de su esencia y concepto, algo de privacidad compartida; unos pocos sí enriquecen nuestra visión y, de veras, nos estimulan emociones recónditas y zonas desconocidas de lo que creímos que sabíamos.

Libro agradable y valioso es, para mí, el que me lleva a razonar temas de mi interés. Y me haga sentir que perdura el amor por la verdad y la valentía en un mundo donde la mentira es preferida, por entretenimiento, por comodidad o por perversión moral del intelecto y, po ello, la explicitación de verdades que duelen se postergan; vacíos informativos se acumulan en la historia, se le quita a la educación.

El buen autiror, con su libro necesario, aporta la esperanza en la enmendable cordura e imaginación inteligente. Eso es fascinante. Un libro puede recobrar y dispensar poder con las palabras.

Mi demanda teórica es mayor que mis apetencias por una literatura que meramente entretenga o sea ocurrente. Leo, por hábito, lo que me educa académica y humanísticamente. Esto ya es buen indicio de a qué autores prefiero...

... pero, también estoy a la caza de informnación intuitiva, emotiva y sicológica. Es cuando la litertura de ficción y la poesía nos son amadas y útiles.

A los poetas y narradores los prefiero, en cuanto detecto, las mismas actitudes heurísticas que admiro en los autores teorógonos; me encanta la gente que enaltece y hace brillar la curiosidad pues la manifiestan de muy diversass formas en compromisos creativos, vitales, sinceros y apasionados ante sus temas.

A veces las actitudes dicen más que sus propios libros. Por lo general, el libro que me gusta es porque su autor es más interesante que la obra. El / o ella / exprime mucho de sí, esto es de su personalidad, sus vivencias y de sabiduría se cuela por la vía de los libros

Toma tiempo / disciplina / ser un buen autor, no todo el que es autor, por querer serlo, es ya genio; me sospecho, con muy pocas mañas, que a los grandes admirados les queda mucho más por decir después de producir un buen libro.

Con el autor favorito sucede lo mismo que con los cantantes y músicos de envergaura en su momento de gloria y vigencia consagradora, que uno desea conseguirlos, espiarlos, conocerlos, tener hasta sus respiros, sí, así como hacen los 'fans' con las 'estrellas' con que se fascinan y se enamoran. Uno siempre espera por un libro que devorar; o está pendiente a ese autor, en el uno se ve reflejado, compensado y querido, de algún modo.

En los libros / me interesa más el contenido / que las argucias retóricas o estilo; pero, el autor inteligente y dotado maneja ambas cosas. Nunca produce un libro vulgarmente hueco.

Ver
Bienvenidos
Ver
Mis aficiones
Ver
Mi curriculum
Ver
Mis enlaces
Ver
Mi música

imagen
De mis flores del mal
Mi amigo Baudelaire
texto

Ver
Baudelaire y el espíritu de decadencia
Ver
Carlos Baudelaire es mi amigo
Ver
Desde la bárbara Troya

imagen
Del sentimiento trágico
Mi amigo Unamuno
imagen
De mi hermano Federico
Nietzsche y yo
imagen
El poeta barbón
Walt Whitman más que Gingberg
t
Nuevo enlace
Walt Whitman, el poeta del yo auténtico
Mi amigo Walt

A Walt Whitman (1819-1892), uno de mis profetas predilectos
La vida es desierto y oasis.
Nos derriba, nos lastima, nos enseña,
nos convierte en protagonistas de nuestra propia historia:
Walt Whitman

*

me abofetean los ojos, el viento sopla en contra,
no importa a qué sea lo que indique yo el Norte,
en el Sur hay un desierto de mis pasos.
Coso un turbante y gigantesco velo
con tu esfrofa, festejo caminos rurales
con tu sueño como si fuera una patria
pequeña, dulce, oasis riachuelo entre cerros.
Patria que anhelo, mi pequeña ciudad.
Amado amigo Walt, ¡cuánto daría por verte
y saber que soy co-peregrino, que no profetizas
sin que ninguno oiga! Voy tan contigo, atento.
[Otros tan ocupados se confiesan para no hacerte caso
porque hueles a cielo abierto, a hierba, a heno].

Vas organizando la inocencia de todos
y tan pocos son quienes comparten para decir:
¡la inocencia mía, házla también!
El pueblo, al que lo tuerce la amargura
ya no canta, alborota, nada agradece
al printer's devil, apprentice.

Sonreíste al recordar que en Brooklyn
durante el 4 de julio el Marqués de Lafayatte
te levantó en vilo, te besó la mejilla.
Fue el momento más emotivo de tu niñez;
un siglo después, beso las mejillas
de tu Palabra, beso en amistad
Tu Tiempo y tu porvenir, Gran Profeta.

Vas como enfermero, viendo la muerte, la guerra,
pero no dejas que roben el amor a los heridos,
el soñar a los menesterosos, el deber a los sanos.
Los granjeros más humildes, jinetes del Oeste
ahora son mecánicos y encienden el óbus que escupe fuego
y enfermo está hasta el más inveterado
que dispara su rencor sin sentido,
confederado en caprichuda conflagración
y desventura y, ¿te oírán, cuando digas vibrantemente
Democracia, Humanidad, Cese la guerra?
... sin amor es irrelevante que te oigan
y por eso parece que marchas, errabundo,
como el más pobre de los indios, unas veces
silencioso, aunque sigas lleno de pasión...

Así me va, Walt.
Voy rumbo al desierto y sólo quiero oír
cuando termine el día que he crecido
en compañía de lo que de tí memorizo.
Que debo ser feliz, vencer el desaliento.
Que mi yo canta en sí mismo,
pero canta contigo, mentor, maestro.

Como la voz silenciosa, suave oída por Elías,
te evoco con ángeles de Jashmal,
que algunas veces hablan, rectifican, instruyen
a los que aún activamente no se transforman
en espada para este horror cotidiano
que no aporta su estrofa al canto de la vida.

Así me va, como si no hubiese
don ni permiso para sentir
la libertad como el cimiento.

Como si el mundo se urdiera acusatorio
con el fin de deshacerse en polvo
y arena, porque la naturaleza que amas
también maldice al hombre;
pero, profeta, ayúdame a organizar
esta inocencia y dar mentís
al desierto.

Publicado en «Sequoyah Virtual» Enero 2008 / Núm. 2 / Condado de Orange
Ver
Berkeley y yo
imagen
imagen
Ver
Homenaje a Martin Heidegger
... Lo expresado es precisamente
el ser-afuera: Martin Heidegger

1.

El habla es el destino mal descrito
y la palabra su premio más desnudo,
la crisis, el soluto...
Sin embargo, siempre está el hostil vecino
que grita a las raíces y no quiere
que revienten los retoños en clamores.

Cuando paladeas delicias y sangras el espacio
con tu dulzura sólida, el modulador acecha
para obstruir las ondas de tu imaginación
y lucrar con tus vibrantes maravillas.
Sediento de tósigo, confunde sus prudencias
de isocracia con el Ser y sus letargos.

2.

Por el quién del Dasein,
por alcanzar la ninfa que huye
como voz interior de la consciencia,
vuelto-a-sí, puesto en su lugar,
el poeta paga el precio y deja el rostro
transido a bofetadas y el que ajusta las cuentas
Zurückholen
le atropella en sueños conocidos
donde el Uno se conjuga.

Para ser-sí-mismo, el Quién del hombre
oye a quien se ha desoído y se desoye
en el ir a oír, Hindhoren al Uno.

3.


La habladuría es la comprensión
que ha perdido su raíz: Martin Heidegger
Al Pastor se inventa sin habladurías,
se lo esconde con gritos cada vez
que se invocan las ovejas.
De modo que los rebaños son símiles oscuras.
huellas ya borradas de borregos.
ínfulas del poder-ser que no-ha-sido
porque el hombre no ha terminado
de inventarse todavía.

La orfandad del habla,
rasera y seducida por los oscuros
marasmos de las declaraciones,
se evidencia en el barrio,
donde se mata un verbo a cada hora,
donde en la esquina de una calle
se vende el alma por la boca
y se sueña con polvo
para drogar las enunciaciones.

Y el peor calvario del vírgen adjetivo
es salir de noche y ser violado
en la esquina donde manda la pandilla
que, en su pensar como presentación,
decae en la representación de su caída.

¿Qué dirá la indefensa metáfora
ante la intimidad desesperada de las vírgenes símiles
cuando la destroza, sin piedad, la habladuría?

Carlos López Dzur
Ver
En Sequoyah / 39
Ver
El arte permite brotar a la verdad
Ver
Poemarios en la red
imagen
Ver
Julián Samora: pionero de los Estudios Chicanos
Cada nación y pueblo, con el que se entra en contacto, debe suponer para el buen lector una selección responsable de autores, máxime si se vive una experiencia diaspórica que presenta retos y mucha angustia entre los más humildes. Yo soy 'mexicano de corazón', pues he vivido entre ellos, tuve una esposa y familia mexicana. México es culturalmente fascinasnte; socialmente triste, desgarra; y el mexicano inmigrante es un 'rompecabezas existencial'.

Necesité de varios libros de Samora para comenzar mi aproximación. Estos dos libros fueron, para mí, importantes 'eye-openers': «La Raza: Forgotten Americans» [1966], y «Los Mojados: The Wetback Story».

El mexicano en los EE.UU., el peón agrícola de ayer y de hoy, el mexicano cuya raíz sobrepuja para no secarse y seguir viva después del trágico despojo pergeñado con el Tratado Guadalupe Hidalgo me ha llevado a interesarme en el tipo de investigación, libros e inquietudes, que forjaron los Estudios Chicanos en los Estados Unidos.

ENTRE MIS LIBROS FAVORITOS


* «La Raza: Forgotten Americans»
* «Los Mojados: The Wetback Story»
* «Occupied America: A history of Chicano»
* «La Historia de los Mexicoamericanos: el Hombre y la Tierra».
* «La Verdad y objetividad y la Historia Chicana»

Por CARLOS LOPEZ DZUR / OC LA NARANJA
En los primeros años del decenio del '20, por varias ocasiones, Julián Samora, nacido en Pagosa Springs, Colorado, hijo de inmigrantes mexicanos, tuvo que darse vuelta y regresar a su casa con sus padres porque, además de un letrero que lo advertía: «Prohibida la entrada de perros, indios y mexicanos», los empleados de parques públicos, cines y restaurantes, les negaban la admisión.

El mensaje discriminatorio no podía ser más claro: No son nuestros iguales. Son inferiores. Los queremos lejos y aislados. Fue demasiado para el niño y el adolescente que fue Julián conformarse con esa actitud tan ignorante de quellos que mostraban su hostilidad por motivos raciales y étnicos.

Esto que ocurría en Colorado se repetía para otros mexicanos / latinos en general, en otros estados, principalmente, Texas, California, Arizona, Nuevo México y Wyoming, donde la tradición mexicana e indígena fue parte de la herencia cultural de todo el Suroeste de la nación estadounidense, pero, donde como grupo se convirtieron en gente menospreciada, olvidada, despojada y desconocida por la ley.

El mexicano cayó en las garras de un sistema que duró más de 120 años, antes de cambiar, que los despojó de la tierra, privilegió a ganaderos anglosajones, a Rangers, especuladores y agricultores, que tuvieron el acceso a fuerte capital por parte de instituciones de crédito, que no cooperaban con los grupos étnicos despojados y, en las escasísimas excepciones, si lo hacían cobraban intereses exagerados.

Precisamente, ese proceso de pobreza inducida, criminalidad y racismo fue lo que, superado el trauma del desprecio a su persona y a la comunidad, el prejuicio anti-Chicano, Julián Samora se puso estudiar. Un ejemplo del impacto del descontento con el proceso se expresaría en la ciudad de Omaha, Nebraska, donde la tasa de crimen del decenio del 1930 fue mayor que la de cualquier otra clase inmigrante en la ciudad. Los investigadores atribuyen ésto a la pobreza inducida, las barreras de lenguaje, las actitudes de la policía y la falta de representación política.

En adición, Samora y su grupo de investigadores trazan los hechos en cómo los angloamericanos impusieron contribuciones excesivas sobre las tierras de los mexicanos después de la guerra de despojo de 1846 al 1848. Tierra que se perdían en las ventas de remate, cuando los agricultores no podían liquidar los impuestos.

Desafiando la pobreza de muchos modos, inspirado por el deseo de educarse, obtuvo un B. A., una Maestría en Sociología y, en 1953, se convirtió en el primer mexicoamericano que completó un Doctorado en Sociología y Antropología en los EE.UU., concedido por Washington University en St. Louis. Con estas credenciales de sociólogo e investigador, pudo al fin organizar los primeros centro de investigación. En la Universidad Estatal de Michigan (MSU), se creó uno de los primeros centros de estudio de los asuntos latinos y el mismo lleva su nombre. Para él, los despreciados del siglo XIX y de los años '20, como lo fue él mismo, son los «americanos olvidados», que no han recibido crédito, por sus aportes y sólo han sido empujados a la desigualdad.

Entre los temas que el Dr. Julián Samora investigó hay que mencionar: ¿por qué los mexicoamericanos, o los «americanos olvidados», como los definía en su libro «La Raza: Forgotten Americans» [1966], han contribuído tanto a la sociedad blanca y reciben tan poco? ¿Por qué faltó un espíritu compasivo a la adviniente sociedad angloestadounidense al entrar en las tierras que los mexicanos poseyeron ante de la Guerra de 1846 y prefieron sujetarla a la vulnerabilidad e ínfima participación en los círculos de poder? Samora fue unos de los primeros en estudiar la inmigración mexicana y presentarla como uno de los grupos minoritarios de más rápido crecimienro, tema de su libro «Los Mojados: The Wetback Story» [1971].

Samora fue confundador del Concilio Nacional de La Raza . Se retiró de su cátedra en la Universidad de Notre Dame en 1985, después de convencer a los círculos académicos de toma de decisiones y grupos de acción política de la importancia de conceder becas y reclutar alumnos latinos para la educación superior. Murió a los 75 años de edad.
Ver
La ética originaria
Ver
Sobre la amistad
Ver
Primera Parte / Soliloquio de Nemoroso
imagen
Ver
De John Milton y yo
Por CARLOS LOPEZ DZUR

Gracias a la lectura de la poesía de John Milton, aprendí que el cielo y el infierno representan estados de ánimo antes que espacios físicos o utopías del más allá, el Sheol o la Edad de Oro. El planeta Tierra es ya nuestro paraíso perdido. Según sea de intenso el optimismo de cada persona, es que se experimentará que pueda, o no, serlo por siempre. Del mismo modo, el Edén existe como lugar síquico, como alegoría de espacios que todavía no sucumben a las ciudades del todo.

Hay bellas geografías no contaminadas por las ideologías de codiciay explotación, sucede en la ruralía que nos cautiva ecológicamente, aunque hayan serpientes engañadoras al acecho. Serpientes corporativas que mieran hacia los elementos y recursos natrurales de esis mundos, Quedan, cada vez más pocos, lugares idílicos, dentro y fuera del corazón humano y en el interior de selvas, o en selectos puntos de suburbios; pero, el Jardín de Edén, cuando más duele, es porque una ciudad se lo come, o lo pervierte, en aras de convertirlo en un «sumidero de la raza humana», según la conocida advertencia de J. J. Rousseau.

La felicidad es siempre un puñado de cielo. Un «tercer cielo», veámoslo como una alegría intensa, éxtasis / o rapto de asombro y fe / como el que el apóstol Pablo experimentó a fin de gozar con las revelaciones sobre las ultimidades de este mundo. Identifico la felicidad con lo ideal de la acción moral. El valor de lo Bello, lo placentero y del Bien, son el regocijo real del habitante del paraíso. El estado de ánimo del hombre bueno, inocente y gozoso, si de algo careció fue de la norma de lo obligatorio. Ni mujer ni varón estuvieron obsesionados por una autoridad que les redujera a súbitos.

En cierto modo, tenían ya el libre albedrío. Seguramente, como indican las teorías pluralistas de la moral de hoy, la riqueza de una mente que, si por algo no fue más plena o poderosa, fue por la irracionalidad de su conocimiento, tuvo, en cambio, un contenido de valores que fueron tan valiosos como el conocimiento del Bien y del Mal.

Valores que se explican por la emoción son: el placer, la experiencia estética, el amor, la belleza, la verdad, la armonía, la amistad, la justicia, la libertad y la independencia. ¿Quién culpará a Eva si ella, al cortar del fruto, no se pensó engañada, sino exhortada por el Rey de Todos los Arboles del Paraíso, y escuchaba la voz no de una serpiente, sino del a quien creyó superior a ella misma? Fue inducida por su sentido de felicidad que Eva hizo un acto de elección. Actuó por confiar en su libertad.

Sin embargo, en el arqueomito o su lectura más convencional hsta llegaos los tiempos posmodernos, su gesto utilitario, en término de que proprocionaría un bienestar al mayor número posible de individuos, no sólo para sí, resultó contraproducente. Esto sustancia el hallazgo de los eudemonistas sociales que alegan que ningún acto es considerado bueno en sí mismo, sino por el bienestar, la felicidad o el placer que produce. El resultado extremo o negativo es que en vez de placer origine el dolor. La acción buenas de Eva dificultó, sin desearlo, la dosis de alguna felicidad.

Fue más tarde que, en el país sicológico de la «Felicidad», en el jardín de sus delicias, entró la simiente de la sustitución. La felicidad que nos diera lo que nos gusta (porque es bello y bueno) fue sustituída por la tentación del poder y la norma que se admite por lo que es aceptado como nuevo en la sociedad. Lo aceptado por bueno, según lo entienden otros.

En la poesía de Milton, el infierno se describe muy distintamente al paraíso. El estado anímico de Eva al ingerir la fruta del Arbol del Conocimiento es de fruición, todavía por sentirse en el paraíso, en Eva persistía «su halagüeña esperanza» de participar en «una ciencia sublime; su divinidad no se apartaba de su pensamiento». A más comía del «fruto prohibido», con mayor convicción y sinceridad presentía el obsequio de los dones divinos:

¡Oh, rey de todos los árboles del paraíso,
árbol virtuoso, precioso,
cuya bendita operación es la sabiduría!

El potencial infierno en su mente comenzará cuando sepa que, al devorar la fruta, «tragaba la muerte». El arcángel Miguel fue enviado a comunicar a la pareja, Adán y Eva, la noción de su desobediencia y que serían, por tal causa, expulsado del paraíso. Adán ha suplicado que se posponga la muerte de ambos. Al arcángel le correspondió explicar un nuevo mundo que ellos y sus descendientes habitarán. La pérdida del paraíso de la dicha y del espacio, físico y mental que la gravita, implica la adquisición del trabajo con esfuerzo y sufrimiento.

Fuera del Paraíso de la Felicidad, ya hay miedo. El infierno se caracteriza por la permanente insatisfacción y desesperación de sus habitantes. La transgresión, o la Caída, desde el estado de gracia al de coersión, castigo y necesidad, se revela en la misma presencia del Arcángel y los mensajes que deja:

Del costado de Miguel pendía,
como un resplandeciente zodiaco,
la espada, terror de Satanás,
y en su mano llevaba una lanza.
Adán le hizo una profunda reverencia...

De modo que uno puede, en el plano sicológico y no necesariamente alegórico, asumir mucho de lo que sedescribe en «El paraíso perdido» («Paradise Lost», 1667), respecto al conocer el Bien y el Mal, la dicha y la condena. Por otra parte, admiro al hombre que fue Milton y la sensibilidad que exhibió en su tiempo. Fue un republicano, antimonáquico, con formación puritana, fogueado en controversias políticas, testifcó el brote de la Guerra Civil a su regreso a Inglaterra, después de su viaje por Florencia y Génova, donde visitó a Galileo, en arresto domiciliario por la Inquisición.

En medio de la guerra civil vio el derrocamiento del rey Charles por un dictador puritano como Oliver Cromwell, quien se instalara en el poder como «Lord Protector» y, aunque Milton apoyará su gobierno, y el poema esboza esos momentos en que la Guerra Civil se vuelve el símbolo del combate entre el Cielo (ideal puritano, vencido y arrojado por las fuerzas de Lucifer y Beelzebub en el infierno), mas al final, durante la lucha, la mayoría de los puritanos perecen. Milton hace un «Cielo del infierno», «a Heaven of Hell», su Satán (Lucifer) persevera en los malos tiempos y nos cuenta, desde el 'Paraíso Perdido', en torno a ideas que reflejan las creencias desde la perspectiva de Satán, ideas que conciernen a decidir «whether to convince Adam or Eve to eat from the tree of knowledge» y si la adquisición del Conocimiento del Bien el Mal, como Eva cayera, realmente implicará una traición a la Verdad y sl Bien.
Ver
Declaración de principios
Ver
De la Guerra: ¿SABIA USTED?
Ver
El proceso femenino / 1
imagen
Ver
Rodolfo Acuña, el historiador de la chicanidad
El Dr. Rodolfo Acuña recordó con enojo, en cierta ocasión, que durante su vida estudiantil, un consejero académico que a fin de disuadirlo de estudiar historia y enfatizar sus estudios en su ancestro mexicano que no lo hiciera porque «los mexicanos no tienen historia» y, si la tienen, no es necesaria ni importante para la educación de los jóvenes en los Estados Unidos. Yo, a su vez, le comenté que esa misma actitud desalentadora la experimenté en California. Escuché a un profesor mexicano (pero 'del Distrito Federal', chilangamente enfatizado) cuestionándose para qué un puertorriqueño, como yo, quiere un doctoradoi en Filosofía Contemporánea, si las plazas faltan y si las aptitudes filosóficas del puertorriqueño son tan pocas.

Acuña, nacido en 1932, ha recibido los premios de Académico Distinguido de la Asociación Nacional de Estudios Chicanos. En 1998, se le concedió en la Universidad de Kansas el Premio Gustav Myers para el Estudio de los Derechos Humanos en Norteamérica, por su libro Anything But Mexican: Chicanos in Contemporary Los Angeles [No otra cosa que mexicano: Chicanos en Los Angeles Contemporáneos].

Su obra histórica es impresionante y reconstruye, con objetividad, el período de 1820 a 1850, al que describe como «la conquista del Suroeste por los norteamericanos». Explica que para hacerlo los EE.UU. cometieron muchos actos de violencia, incluyendo «la matanza de su gente, la rapiña de su tierra y el despojo de sus pertenencias. Este período en la historia de las relaciones exteriores norteamericanas es triste porque refleja las formas más extremas de filosofía expansonista y deja una herencia de odio y profundas sospechas, que aún hoy permanece fuertemente arraigada en la conciencia de la población chicana y entre los mexicanos».

Por esta razón, ha sido difícil el avance de los mexicanos locales, antiguamente, llamados californios y sectores de población desde muy antiguo establecida aquí han sido pasivas, se han asimilado a las fuerzas culturales de quien les despojara y empobreciera. Lo mismo se repite en otras áreas del Suroeste de la nación: de California a Arizona, de Texas a Nuevo México, etc. Los derechos que adquirió el ciudadano despojado, en el mexicano después del Tratado de Guadalupe Hidalgo, que dio fin a una guerra entre los EE.UU. y México a mediados de 1840, fueron ignorados, su propiedad no fue protegida ni asegurada; se les fue negada la práctica de su idioma y costumbres y, como ya han estudiado Acuaña, Care McWilliams, Julián Zamora y otros historiadores, por medio legales e ilegales, «se hizo norma la discriminación en la enseñanza, la vivienda y el empleo…» y se practicaron «la erradicación cultural por medio de linchamientos y otras formas de racismo contra los chicanos».

En la década del 1980, que es práctica la reciente, Rodolfo Acuña los efectos de ésto. Demandó y ganó un caso por discriminación racial contra la Universidad de California, recinto de Santa Bárbara. Se le discriminó por edad y ancestro y un gran jurado falló en su favor, obligando a la universidad a contrarlo y compensarlo monetariamente con $325,000 que él utilizó para pagar sus gastos legales y donarlos a una institución mexicana.

Pero, histórica y comunitariamente, la actitud es diferente. «Chicanos y mexicanos son grupos que soportan mucho. Demasiado sumisos, bajan las cabezas, se conforman y da muchas largas a los asuntos que le afectan. No hay combatividad ni solidaridad suficiente. Se prefiere la auto-opresión, la pasividad. Gana el miedo al que dirán y a las consecuencias de una actitud valiente y liberante».

Uno de los libros más importantes de Acuña, quien se desempeñaba como profesor hasta hace poco en la Universidad Estatal de California, en Northridge, se titula «Occupied America: A history of Chicano» [América Ocupada: Historia del Chicano], y lleva más de cinco ediciones desde su edición de 1972. Desde la formación del Movimiento Chicano, Acuña se considera uno de sus defensores y militantes, «porque sin activismo no se avanza hacia ninguna dirección y no hay progreso, sino una renuncia a darse voz que agiganta los abismos, los olvidos y la falta de respeto que se nos tiene, al pensársenos aguantadores y blandos».

Para el profesor e historiador Acuña, «el desconocimiento de nuestra historia, nos debilita. Crea los complejos de inferioridad que aún tenemos. Fortalece a los que tienen el poder para oprimirnos y negarnos las protecciones y derechos que comunidad tenemos. No saber nuestra historia y nuestra valía de ayer y de hoy nos divide y nos pone a unos contra otros dentro del mismo grupo cultural al que pertencemos. No otra cosa ocurrió en 1820 y un decenio posterior cuando México se independiza y, por tanto, se abre una oportunidad para que también el mexicano en el Norte lo haga, estableciendo sus propias repúblicas y territorios libres. La ocupación norteamericana de nuestros territorios nos halló, sin cohesión interna, y en los 25 años sucesivos cayó sobre California, Texas, Nuevo México, e hizo del mexicano del Suroeste lo que le dio la gana, ganado realengo, despreciable. Nos empujaron a la alienación, el aislamiento y una pobreza, que perduró y aún perdura».

Para 1996, por primera vez, la tasa pobreza de los hispánicos y chicanos comiezan a superar la de los mismos afroamericanos. Los Chicano / latinos serán la cuarta parte de la gente más pobre de la nación y tres veces más propensos a empobrecerse que los anglosajones.

Lo que revela ésto es, según Acuña, una muestra de que las segundas y terceras generaciones de Latino están cautivos en un conflicto irremediable con la sociedad blanca y los pocos latinos que son exitosos se ven forzados a actuar como los blancos; pero, «estudiar mucho y duro es la puerta de libertad; no deslealtad. Lo importante es que el triunfa ayude y oriente al que está cautivo».

Fue Acuña quien fundó en 1969 el Departamento de Estudios Chicanos en CSU, Northridge. Durante la década de 1970, cuando la población chicana se urbaniza, salieron otros de sus libros, entre ellos: las historias de «Un hombre fuerte de Sonora: Ignacio Pesqueira y sus tiempos», «La Verdad y objetividad y la Historia Chicana» y «La Historia de los Mexicoamericanos: el Hombre y la Tierra».

La obra de Acuña asusta a muchos de sus colegas universitarios conservadores. Lo hallan muy radical. Por ejemplo, cuando compara la Patrulla Fronteriza con una «Gestapo contra los mexicanos» o compara la invasión y guerra entre México y los EE.UU. con la invasión viciosa que hizo Adolf Hitler contra Polonia y otras naciones de Europa. Acuña se justifica: «La gente miedosa no hará nunca nada por otros. Ni los grandes imperios toman en serio al que viene de rodillas ante ellos y, cuando regresa a su casa, sólo dice, 'yo estoy bien, 'no me comprometo'. No me pueden dañar. El miedo es mal consejero... ¿Por qué si el anglosajón, rico y privilegiado, por el expansionismo del pasado y la apropiación contínua a nivel corporativo, puede fundan sus instituciones, grupos de presión y cabildeo, el chicano debe menospreciar sus departamentos de estudio y centros de investigación y acción política?»
Ver
El proceso femenino / 2
Ver
El proceso femenino / 3
Nuevo enlace
INDICE
imagen