Declaración de amor / A Matoaka, alias Pocahontas
TuWeb
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Mis aficiones
Mis libros / C. López Dzur
Álbum de Fotos
carlosdzur1998: Mi curriculum
Mis enlaces
El viene de un monte verde
Tantralia
De ANTI-MANUAL PARA MICROEMPRESARIOS
Cuentos de mis libros
Análisis de mundo / Bitácora de C. López Dzur
Poemarios en la red
Profecía del que espera en vano
ECOLOGIA Y SUSTENTABILIDAD
El nuevo libro de Newt
Presentan 'Canto al hermetismo' de López Dzur
Huertos / Siembra de la haba y el achiote
Huerto / El Maíz y siembra de eucalipto
Huerto / Siembra de la calabaza y del frijol
La oscura historia de la experimentación médica
El intelecto cósmico
Beneficio de los árboles
carlosdzur1998: Tres árboles boricuas
El animal-hombre / Cuento
Piratas judíos en el Caribe / Reseña de libro de E. Kritzler
Del poemario HOSTOSIANAS
A Walt Whitman
Un adolescente cualquiera
Del poemario YO SOY LA MUERTE
Sobre el libro LA ZONA DE EMERGENCIA
Carlancas / Aforismos / Folclor
Los niños fumigados de a soja
TRECE MONOGRAFíAS / Historia Pepiniana
Un Historiador con Trascendencia
La sonrisa del siglo XXI / EN TORNO AL PERIODISMO
Función del hipotálamo y la agresividad
La hiena como asesino
La Ley de la Mordaza en Puerto Rico
Primer poeta y el periodista pionero en Borinquén
Aprendizaje del Cashrut y el Shejitá / Poema ecologico
Proceso de concentración del ingreso sin precedentes
El ladrón raptador
La víctima dormida / CUENTO
Lo incompatible / POEMA
Cuento: El hombre que enamoraba las hormigas
Mi pueblito en su épica histórica inicial (1)
Mi pueblito en su épica histórica inicial (2)
Mi pueblito en su épica histórica inicial (3)
Los poderes interventores / poemario
Economía subterránea prevalece en Puerto Rico
Extranjerización de la tierra
Meditaciones sádicas / al Marquis de Sade (1740 - 1814)
Consignas políticas para tiempos de crisis
La pubertad de la palabra
Yo soy la Nube Roja
Ética a Nicómaco o alguna sapiencia que tenga el corazón: López Dzur
TLANIHUIC / EXISTO
Amonestación a Gilles de Rais
EN ESTA MISMA ISLA
El Señor de los vientos / ECOLOGíA
Te lloro, Princesa
Energía renovable y de sustento
A Dafnis, inventor de la poesía bucólica
El arte permite brotar a la verdad
LA MADRE VERDADERA / LAMIA / ETNOCIDIO
Excluídos del abrazo
Desde la bárbara Troya
La sustentabilidad y sus contextos: C. López Dzur
Encontrar un interlocutor
Defiende tu pozo / Ecología
Bitácora de Carlos López Dzur: Nemoroso y la memoria de Elisa
La protección de las bestias del campo
Memorias de la caverna / Frags. poemario
La deconstrucción del modelo protagónico hegeliano
Lección de economía de un delincuente
Crisis alimentaria (2007-2008) e inestabilidad
Soberanía alimentaria: Un Nuevo concepto
Poetas Invitados a mi Website: Fanny Jaretón
Venga quien canta
A Astarté, diosa del Amor
Genocidio y despoblamiento de América
El sentido de comunidad
El feminicidio como patrón en la historia
La mística tántrica: Textos lopezurianos
Foro: De la Guerra: ¿sabía Ud.? / Palestina / López Dzur
Dzur: Del libro «La revolución profunda»
ENLACES INTERESANTES / DZUR / 1
Anexión de California, 1846
Poetas Invitados a mi Website: César Vallejo
Escuelas Libres, Extinción y genocidio
Bitacora comunitaria de Carlos López Dzur
Mi amigo Baudelaire
¿Qué realmente sabe de la corrupción en Puerto Rico?
De Teoría de la sustentabilidad
Escríbanos / Cartas / Enlaces / Amigos
ENLACES DE AMIGOS
Del libro Teth, mi serpiente
Ecología y sustentabilidad: Credos y Principios
Irak, neo-colonia de los EE.UU., al costo de 1.3 millones de civiles muertos
Cómo se templa el espíritu para la Revolución
Presentimiento / cuento
Narcotráfico e imperialismo
Por qué condeno el sionismo de Israel
Poeta Invitado: Rubén Darío
Biografías de Educadores pepinianos: Proyecto de Investigación
Seis compañías judías poseen 96% de los Medios del Mundo
Por qué creo en el socialismo autogestionario
En el Bicentenario de la Independencia Mexicana
Diez razones para dejar la CocaCola
Deseo, sexo, alma y mitología
ECOLOGIA Y SUSTENTABILIDAD
Los EE.UU. e Israel
ECOLOGIA Y SUSTENTABILIDAD
Librepensamiento y comunidad
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
«Sin comunidad no hay moralidad»: Tonnies
Poeta Invitado: Charles Baudelaire
Datos sobre el terrorismo en Puerto Rico
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
De Estéticas mostrencas y vitales
Carlos López Dzur / Foro Comunitario
Teoría de la sustentabilidad / Carlos López Dzur
Ecología y sustentabilidad: Enlaces y Teorías
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
El proceso femenino / Poemario / Carlos López Dzur
El proceso femenino / CONT.
El proceso femenino / CONT. / 3
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Diálogo con Shiva en invierno (O meditación de Navidad)
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Amor a la vida
Poetas Invitados a mi Website: Beatriz Ojeda
Foro Comunitario: Propuesta: Cien mil empleos productivos...
Declaración de amor / A Matoaka, alias Pocahontas
LA NADA Y LA POESIA
El capitalismo enfermo
Y LOS BOSQUES SE SECAN
Folclor y mitología zorruna
Mi música / Carlos López Dzur / Bitácora
Sobre la amistad
En días de enfermedad y convalescencia
Mis libros y autores favoritos
Foro Comunitario: Remembranza del ex-diplomático y ex-gobernador
Foro político: Carlos López Dzur / Bitácora
Foro de cuentos: Carlos López Dzur / en Galeón
Foro de poesía: Carlos López Dzur / en Galeón
Foro de eco-poemas: Carlos López Dzur / en Galeón
Foro de poemas: Evocación de Orfeo / Galeón
Foro Ambiental: Ideología del Movimiento Ecologista
Index / Artículos de C. López Dzur
Huertos: Una revolución en la forma de sembrar
Poeta Invitado a mi Website: Jaime Sabines
Organum: Poemas para ecosembradores
Organum: Poemas para ecosembradores / cont.
Organum: Poemas para ecosembradores / 3
La queja de Eros
Las llamas del Ser / De «La Revolución profunda»
Foro político: Carlos López Dzur / Bitácora
Puerto Rico: Proyecto Constitucional de Reforma
Pasión y muerte del Agua
Reflexiones sobre la devastación / Foro de Cuentos
carlosdzur1998: Las cuentas claras del capitalismo en USA
Santidad de la Luna / Carlos López Dzur
Foro Comunitario: Estadísticas concernientes a la prostitución
A Antonio José de Sucre (1795-1830)
A MIS HIJOS DE OTOñO / Carlos López Dzur
Para hablar sobre la libertad con Gabi / Carlos López Dzur
VOMENASAL O LA VIDA COMO UN PUGILATO
Canto a la Libertad / CARLOS LOPEZ DZUR
DE LA ZONAS DEL CARACTER / Los niños
TODOS SOMOS INMIGRANTES / Carlos López Dzur
Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Esbozo de declaración poético-ambientalista
Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Poetas Invitados a mi Website: Ana Romano
Sesiones / Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Lección 1 del Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Lección 2 / Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Lección 3 / Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Lección 4 / Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Entrevistas interesantes
Mi currículum antisofista
La ley de la selva en la estatalidad moderna
La puntera / Sociología de los Delitos
Carlos López Dzur / Me voy a parar encima de tu cabeza
Carlos López Dzur / Poemas al Padre Sol / El dragón de las Tinieblas
CANTO AL AGUA OXIGENEDA / ECO Y DISONANCIA
Entrevista a Robert Faurisson / por Mourad Ouabass
Huertos: Las Hierbas contra la Depresión
Lo amenazante / Las cosas más feas / Bitácora de Carlos López Dzur
KETUVIM / ESCRITOS / POEMAS DE LOPEZ DZUR
Colaboraciones interesantes: Bitácora / López Dzur
Libro: Estado de alerta y esperanza: Carlos López Dzur
Dzur: Proyecto Fortune, Gente del 10 porciento, Cuando el fraude fue de $300 billones
O'Higgins ¿Bisexual? / El Padre de la patria
DZUR / INDICE / ¿SABIA USTED?
DZUR / INDICE / ¿SABIA USTED? / MATRIARCADO
DZUR / INDICE / BOLIVAR Y YO / A HUGO CHAVEZ
carlosdzur1998: La brutalidad policial en Anaheim desata la furia
DZUR / INDICE / NOTA / sobre Estado de Alerta y esperanza
Huerto: Soja de Monsanto y sus efectos adversos
DZUR / Textos sueltos / Estado de Alerta y esperanza
Victor López Nieves: poeta de SS del Pepino / PR
Cuentos sediciosos y bolivarianos / López Dzur
DEL ALMA BORICUA / CARLOS LOPEZ DZUR
BENDICION DE LA ZORREADA / LOPEZ DZUR
ESTADO DE ALERTA Y ESPERANZA / Indice
Los 25 poemarios de Carlos López Dzur
15 Libros de Narrativa de López Dzur
Huertos: SAUCE (Criollo o Colorado; Bardaguera)
Huerto: EL CULTIVO DE YUCA (Manihot sculenta)
Huerto: La sábila o alóe vera, propiedades medicinales
Remedios populares para curar cataratas del ojo
Huertos: Una revolución en la forma de sembrar (1)
Cuento: LA LEY DE LA PISTOLA Y EL GOBIERNO «PARA SIEMPRE»
Cuento: LA PESADILLA DE TANTON
Cuento: EL PERMISO
Cuento: EL NIETO Y EL MECHON DE PELO
INDICE: Cuentos sediciosos y bolivarianos
Cuento: EL DIA UNO
Cuento: LA CRUZ PARLANTE
Cuento: TESTIMONIO SOBRE INSECTOS Y GUSANOS
Comparative Statistics On Crime / International
Esto tambien es Israel
 
Declaración de amor / A Matoaka, alias Pocahontas

En aquellos tiempos, ese día que llegaste y lo víste,
tú andabas con un perro, rabicorto, tú no usabas
enaguas, tus pechitos eran incipientes,
casi redondos, pequeños; tú no sabías de ese amor
sobre el que hablan, maliciosamente, los adultos,
pero víste al chaparro de piel clara y él parecía
otro niño y te miraba. Eras más arisca que él.
Siempre has sido lúdica, traviesa, impredecible.

Cuando tenías doce años y había pasado tiempo,
lo volvíste a ver, él sí ya tenía barba y estaba
flaco, moquiento; pero te guiñaba los ojos,
invitándote a hacerle compañía y, entonces,
supíste lo que es estar enamorada
y regresabas cada vez que podías.

El entendía tu lenguaje; tú estabas fascinada.
El explicó que la Tierra es redonda
(pero todavía siente que anda perdido
y pertenece a este monte de algonquianos)
y utilizó para ubicarse alguno de tus senos;
él dijo que el sol calienta la tierra y compadece
antes de que advenga el rudo invierno de la muerte;
pero tú ya lo sabías y como sol rojizo
en atardeceres de Virginia
te abrazaste a él, le has pegado los muslos y tu risa.

Tú aprendíste a ser ardiente y, con él, no sabes
cómo; quizás ayudándole a que probara
con su boca, todo lo que es tuyo y obsequias,
hasta el beso, hasta el sabor de tu lengua
y tus párpados y de tus manos que él lame
como si fuera tu perro.

Y un día, antes que él fuese un alcalde
del miserable pueblo, lo capturó tu padre.
Vino un guerrero por él, vino Opechancanoug,
deseoso de matarlo, porque él ha visto
que te toca, te mancha de piel blanca.

2.

Te acomoda en su pecho y te complaces,
jariosamente, princesa y quedas,
trémula entre sus brazos,
y él te roba la vida.

De tu propia mano se alimenta
y te llama hermosa, él es el primero
que te ha llamado atrayente,
adorable, deseada, Pocahontas.

Ahora la aldea te sabe enamorada.
Se ríen, en pueblo indio, de tu audacia.
Te ven tan feliz con las mejillas rojas,
Hasta el caminar cambió, pareces otra.
Y tu padre está, por cierto, preocupado.

En dos ocasiones, ya intercedíste por extraños,
invasores, de piel blanca. Y el cacique pregunta:
«Acaso, ¿sabes tú qué buscan?»
«Padre mío, yo sólo sé mi anhelo.
El buscará también algo mío.
Es tan dulce cuando habla su lenguaje.
Es tan extraño cuando él habla el mío
y yo entiendo y lo amo y pienso
que él es bueno; él escribe con símbolos
y tiene un compás y viene y va en grandes barcos;
yo sólo le digo: Tengo un perro y muchas plumas
para adornar mi pelo largo y tengo un alma,
aún con pocas lunas y soles; pero, por amor,
todo daría, todo, todo lo que tengo».

3-12-2005

*

Y Matoika dijo: «No lo maten»

¿Qué te dice el vecindario, Pocahontas?
¿Te llama, como antes, picarona,
pequeña diablesa, little wanton?
¿Qué se siente llamarse de otro modo,
no Matoika, y que se designe Virginia
a estas regiones, a esta llanura
de la ancestral Tenakomakah?

Dicen ahora que tu nombre es Rebecca
y que se documenta en papel
como contrato el acceso a tu sexo,
tus nupcias. Todo parece compraventa
(no pensaré que has de ser la mercancía).

Tú me dijíste: «Hoy me regalo.
Van a darme amor en cada noche.
El y yo nos hemos enamorado».
Y dijíste que se lee de una Biblia,
extraño libro, dichos sagrados...
seguidos van sermones durante una ceremonia
y se requieren testigos y un dedito tuyo
mojado como huella de la sangre.

Dicen que es hombre vestido de negro
(incapaz de inmutarse y sonreír
porque él es de tribu blanca)
quien ha unido tu destino
al tabaquero... Y te dan al final
al esposo y te cambian el nombre.

John Rolfe está diciendo que contigo
él sexo es sano, satisfactorio y que, como premio,
ha de llevarte a Londres para que veas una Torre
y un Puente y un castillo casi milenario.
Va a jactarse de tu belleza indígena.

Dirá que salvaste la vida a un súbdito británico.
John Smith te debe la vida.
John Smith como otros juanes.

Eres una señal de Dios en medio de la crisis.
Eres un perdón en medio de guerreros.
Y por eso todo el pueblo hablará sobre tí.
O más bien, preguntan a tu marido
si realmente los indios son salvajes
(en privado, si realmente son civilizables,
si realmente vale la pena convertirlos
en cristianos o acaso es pérdida de tiempo.

Mira que algunos de los virginianos curiosos
entre rezos te miran de reojo cuando sales:
tú no quieres ir atrás, sino junto a tu esposo.

Todavía eres la picarona de tu infancia,
pocahontas, diablecilla; él va adelante
y te pide la cabeza baja, él quiere que vayas
medio-sonriente, él con su tabaco en mano.

Pero tú eres la que vas altiva, la que recuerdas
que fuíste hija de un cacique, al que llamas
Emperador de la Confederación Powhatan.

Tú eres la que hoy sabe que la Reina Ana
de Inglaterra festeja lo que hicíste.
Imagina para tí un ser dignificado.

Salvaste una vida de la muerte, a un fulano
a punto de ser ejecutado; te avalanzaste
sobre el cuerpo de aquel desconocido,
tú lo llamaste el prójimo y expusíste tus sesos
a la piedra que lo habría de herir, como cuchillo,
abriendo su alma, su cabeza; tú, hija de rey,
dijíste: ¡No lo maten! Hoy no quiero ver
la sangre de ninguno.

___

Pocahontas: Apodo de Matoaka. O Matoika. «[She] was the first Christian of that [Indian] nation and the first Virginian who ever spake English»: John Smith

Hispavista
Carlos López Dzur: Puerto Rico

Ver
Sociedad de Poetas Amigos / Brasil

Ver
El día de castrar a Urano

Ver
Incesto solar
En todo vientre estoy.
Debajo y encima de tu Lengua
me duermes, tú, sol cuando me das el rayo
y la tibieza, me despiertas y, enseguida sé
que tú me lames, tú, sol, estás
amando a mi Madre, la tierra.
Me est s coparticipando en el amor,
a mí también con tus labios...

Ahora siiento el peso vibratorio del sexo
sobre la cama verde de la aurora,
tu energ¡a me ha perseguido dulcente,
se fue al río cuando me doy chapuzones en el agua.
Tú me das la Madre como amante
y me penetras en el calor de la sangre,
en temperatura fresca de tu aliento.
Y cuando besas a ella, tú, sol incestuoso,
me tienes a mí, tu hijo, involucrado a priori
en tus amores. Me acaricias.
Tú eres mi incesto solar y me doy cuenta.
Y no protesto. Estoy agradecido y te amo.

18-02-1980

*

Exogamia

No. No se puede huir por más ley de exogamia
y prohibición del incesto. La vida nos alcanza
a donde vamos. Nunca se puede ir lejos
ni ponernos un tabú como condenas.
La vida ama, jala, junta, mezcla
y todo lo hace bello, deseable y deseado,
uno lo quiere conocer desde los poros,
respirar desde el aliento,
en suma, lo hace la dicha absoluta,
lisa y límpida como el vidrio más fino y transparente.

El gozo de la vida es una cópula indecible,
tan rica e inefable, eroticismo.
Uno no sólo deja de ser incestuoso
con la muerte. Sólo los que niegan la vida
y la violentan separan
este dulce equilibrio de lo vivo.

22-03-1980

*

EL EROTISMO SINCERO

El lugar donde quedan abolidas las diferencias de los mundos interior y exterior, donde la ilusi¢n y la realidad se confunden en una necesidad constitutiva, donde la llamada al otro se nos hace presente en raz¢n misma de su ausencia, ese lugar de las fronteras invisibles es el deseo: Dr. Guillermo Pozo

El objeto real que sea Tu Deseo sin fragmentaciones.
Un objeto que tenga plenitud,
aún sus defectos... Quiere así con la abundancia
de tus ojos, con todos tus oídos, con el pleno
de tus dedos, pálpalo. Indícalo con alma, por igual.

Házte despierto la imagen de lo que no quieres que lo robe otro.
O alguno lo prohíba, o te quite el derecho
a disfrutarlo; habla a tu deseo porque es un ser vivo.
No susurres a medias si le díste su nombre,
Sé claro, sin mentira.
Mándale del amor que lo complete.
Añádele una memoria si es que le falta.

Sácalo para que tenga el deseo
de relaciones primordiales contigo.
No lo interiorices para desfigurarlo.
No lo margines en un autoerotismo
pernicioso y culpable.
Si está en lo real, ábrele espacio.
Invítalo a que esté contigo.
Díle que tienes una cesta infinita
para darle amparo.
Que nunca le harás daño.
Entonces, estarás hablando
con sinceridad.

14-02-1981

*

TODAVIA HA LIRIOS

«The lily can signal growth, development, and a quality
of innocence in our lives»: M. González Whippler

Gracias a que nada es tan fértil como la inocencia,
aunque haya fiereza y ventisca en el campo,
en patios de las ciudades, en jardines,
hay vibración de lirios y amapolas que nacen cada día
y germinan con pureza.

Todavía hay lirios y se observan en las ma¤anas,
no como flores frágiles. Hablo en torno a lirios cantarines
y nerviosos, con puro afán de exponerse a la brisa,
pero son vulnerables, es cierto.

Casi siempre se cuidan en la orilla y se derraman
como canto del agua sobre la inmensidad del prado
o la llanura; yo sé que la calle es una selva,
pero yo veo los lirios, pétalos hermosos y aromados
de sol y me brillan las pupilas de contento.

Hay lirios tan libres que uno sonríe cuando pasan.
Ellos te devuelven noción de belleza y esperanza.
Son puros. Puede que dejen de serlo
(con el tiempo y por causas de fieras y ventiscas),
trágica es la depredación humana, infanticida,
pero todavía el lirio conserva la inocencia
y va a la escuela y se alegra al pasar
la casa frente a tus ojos.

Siempre gráciles, en ufanía, saltan, alborosadamente,
al regresar al campo. Esos niños que son lirios
y esas niñas, amapolas.

23-03-2000
Ver
Bienvenida (1) / Empatía / La búsqueda del hijo puro
Ver
¿Será verdad que somos tan ricos?
Ver
Las zonas del carácter / Completo en la internet
imagen