Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
TuWeb
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Mis aficiones
Mis libros / C. López Dzur
Álbum de Fotos
carlosdzur1998: Mi curriculum
Mis enlaces
El viene de un monte verde
Tantralia
De ANTI-MANUAL PARA MICROEMPRESARIOS
Cuentos de mis libros
Análisis de mundo / Bitácora de C. López Dzur
Poemarios en la red
Profecía del que espera en vano
ECOLOGIA Y SUSTENTABILIDAD
El nuevo libro de Newt
Presentan 'Canto al hermetismo' de López Dzur
Huertos / Siembra de la haba y el achiote
Huerto / El Maíz y siembra de eucalipto
Huerto / Siembra de la calabaza y del frijol
La oscura historia de la experimentación médica
El intelecto cósmico
Beneficio de los árboles
carlosdzur1998: Tres árboles boricuas
El animal-hombre / Cuento
Piratas judíos en el Caribe / Reseña de libro de E. Kritzler
Del poemario HOSTOSIANAS
A Walt Whitman
Un adolescente cualquiera
Del poemario YO SOY LA MUERTE
Sobre el libro LA ZONA DE EMERGENCIA
Carlancas / Aforismos / Folclor
Los niños fumigados de a soja
TRECE MONOGRAFíAS / Historia Pepiniana
Un Historiador con Trascendencia
La sonrisa del siglo XXI / EN TORNO AL PERIODISMO
Función del hipotálamo y la agresividad
La hiena como asesino
La Ley de la Mordaza en Puerto Rico
Primer poeta y el periodista pionero en Borinquén
Aprendizaje del Cashrut y el Shejitá / Poema ecologico
Proceso de concentración del ingreso sin precedentes
El ladrón raptador
La víctima dormida / CUENTO
Lo incompatible / POEMA
Cuento: El hombre que enamoraba las hormigas
Mi pueblito en su épica histórica inicial (1)
Mi pueblito en su épica histórica inicial (2)
Mi pueblito en su épica histórica inicial (3)
Los poderes interventores / poemario
Economía subterránea prevalece en Puerto Rico
Extranjerización de la tierra
Meditaciones sádicas / al Marquis de Sade (1740 - 1814)
Consignas políticas para tiempos de crisis
La pubertad de la palabra
Yo soy la Nube Roja
Ética a Nicómaco o alguna sapiencia que tenga el corazón: López Dzur
TLANIHUIC / EXISTO
Amonestación a Gilles de Rais
EN ESTA MISMA ISLA
El Señor de los vientos / ECOLOGíA
Te lloro, Princesa
Energía renovable y de sustento
A Dafnis, inventor de la poesía bucólica
El arte permite brotar a la verdad
LA MADRE VERDADERA / LAMIA / ETNOCIDIO
Excluídos del abrazo
Desde la bárbara Troya
La sustentabilidad y sus contextos: C. López Dzur
Encontrar un interlocutor
Defiende tu pozo / Ecología
Bitácora de Carlos López Dzur: Nemoroso y la memoria de Elisa
La protección de las bestias del campo
Memorias de la caverna / Frags. poemario
La deconstrucción del modelo protagónico hegeliano
Lección de economía de un delincuente
Crisis alimentaria (2007-2008) e inestabilidad
Soberanía alimentaria: Un Nuevo concepto
Poetas Invitados a mi Website: Fanny Jaretón
Venga quien canta
A Astarté, diosa del Amor
Genocidio y despoblamiento de América
El sentido de comunidad
El feminicidio como patrón en la historia
La mística tántrica: Textos lopezurianos
Foro: De la Guerra: ¿sabía Ud.? / Palestina / López Dzur
Dzur: Del libro «La revolución profunda»
ENLACES INTERESANTES / DZUR / 1
Anexión de California, 1846
Poetas Invitados a mi Website: César Vallejo
Escuelas Libres, Extinción y genocidio
Bitacora comunitaria de Carlos López Dzur
Mi amigo Baudelaire
¿Qué realmente sabe de la corrupción en Puerto Rico?
De Teoría de la sustentabilidad
Escríbanos / Cartas / Enlaces / Amigos
ENLACES DE AMIGOS
Del libro Teth, mi serpiente
Ecología y sustentabilidad: Credos y Principios
Irak, neo-colonia de los EE.UU., al costo de 1.3 millones de civiles muertos
Cómo se templa el espíritu para la Revolución
Presentimiento / cuento
Narcotráfico e imperialismo
Por qué condeno el sionismo de Israel
Poeta Invitado: Rubén Darío
Biografías de Educadores pepinianos: Proyecto de Investigación
Seis compañías judías poseen 96% de los Medios del Mundo
Por qué creo en el socialismo autogestionario
En el Bicentenario de la Independencia Mexicana
Diez razones para dejar la CocaCola
Deseo, sexo, alma y mitología
ECOLOGIA Y SUSTENTABILIDAD
Los EE.UU. e Israel
ECOLOGIA Y SUSTENTABILIDAD
Librepensamiento y comunidad
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
«Sin comunidad no hay moralidad»: Tonnies
Poeta Invitado: Charles Baudelaire
Datos sobre el terrorismo en Puerto Rico
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
De Estéticas mostrencas y vitales
Carlos López Dzur / Foro Comunitario
Teoría de la sustentabilidad / Carlos López Dzur
Ecología y sustentabilidad: Enlaces y Teorías
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
El proceso femenino / Poemario / Carlos López Dzur
El proceso femenino / CONT.
El proceso femenino / CONT. / 3
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Diálogo con Shiva en invierno (O meditación de Navidad)
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Amor a la vida
Poetas Invitados a mi Website: Beatriz Ojeda
Foro Comunitario: Propuesta: Cien mil empleos productivos...
Declaración de amor / A Matoaka, alias Pocahontas
LA NADA Y LA POESIA
El capitalismo enfermo
Y LOS BOSQUES SE SECAN
Folclor y mitología zorruna
Mi música / Carlos López Dzur / Bitácora
Sobre la amistad
En días de enfermedad y convalescencia
Mis libros y autores favoritos
Foro Comunitario: Remembranza del ex-diplomático y ex-gobernador
Foro político: Carlos López Dzur / Bitácora
Foro de cuentos: Carlos López Dzur / en Galeón
Foro de poesía: Carlos López Dzur / en Galeón
Foro de eco-poemas: Carlos López Dzur / en Galeón
Foro de poemas: Evocación de Orfeo / Galeón
Foro Ambiental: Ideología del Movimiento Ecologista
Index / Artículos de C. López Dzur
Huertos: Una revolución en la forma de sembrar
Poeta Invitado a mi Website: Jaime Sabines
Organum: Poemas para ecosembradores
Organum: Poemas para ecosembradores / cont.
Organum: Poemas para ecosembradores / 3
La queja de Eros
Las llamas del Ser / De «La Revolución profunda»
Foro político: Carlos López Dzur / Bitácora
Puerto Rico: Proyecto Constitucional de Reforma
Pasión y muerte del Agua
Reflexiones sobre la devastación / Foro de Cuentos
carlosdzur1998: Las cuentas claras del capitalismo en USA
Santidad de la Luna / Carlos López Dzur
Foro Comunitario: Estadísticas concernientes a la prostitución
A Antonio José de Sucre (1795-1830)
A MIS HIJOS DE OTOñO / Carlos López Dzur
Para hablar sobre la libertad con Gabi / Carlos López Dzur
VOMENASAL O LA VIDA COMO UN PUGILATO
Canto a la Libertad / CARLOS LOPEZ DZUR
DE LA ZONAS DEL CARACTER / Los niños
TODOS SOMOS INMIGRANTES / Carlos López Dzur
Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Esbozo de declaración poético-ambientalista
Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Poetas Invitados a mi Website: Ana Romano
Sesiones / Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Lección 1 del Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Lección 2 / Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Lección 3 / Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Lección 4 / Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Entrevistas interesantes
Mi currículum antisofista
La ley de la selva en la estatalidad moderna
La puntera / Sociología de los Delitos
Carlos López Dzur / Me voy a parar encima de tu cabeza
Carlos López Dzur / Poemas al Padre Sol / El dragón de las Tinieblas
CANTO AL AGUA OXIGENEDA / ECO Y DISONANCIA
Entrevista a Robert Faurisson / por Mourad Ouabass
Huertos: Las Hierbas contra la Depresión
Lo amenazante / Las cosas más feas / Bitácora de Carlos López Dzur
KETUVIM / ESCRITOS / POEMAS DE LOPEZ DZUR
Colaboraciones interesantes: Bitácora / López Dzur
Libro: Estado de alerta y esperanza: Carlos López Dzur
Dzur: Proyecto Fortune, Gente del 10 porciento, Cuando el fraude fue de $300 billones
O'Higgins ¿Bisexual? / El Padre de la patria
DZUR / INDICE / ¿SABIA USTED?
DZUR / INDICE / ¿SABIA USTED? / MATRIARCADO
DZUR / INDICE / BOLIVAR Y YO / A HUGO CHAVEZ
carlosdzur1998: La brutalidad policial en Anaheim desata la furia
DZUR / INDICE / NOTA / sobre Estado de Alerta y esperanza
Huerto: Soja de Monsanto y sus efectos adversos
DZUR / Textos sueltos / Estado de Alerta y esperanza
Victor López Nieves: poeta de SS del Pepino / PR
Cuentos sediciosos y bolivarianos / López Dzur
DEL ALMA BORICUA / CARLOS LOPEZ DZUR
BENDICION DE LA ZORREADA / LOPEZ DZUR
ESTADO DE ALERTA Y ESPERANZA / Indice
Los 25 poemarios de Carlos López Dzur
15 Libros de Narrativa de López Dzur
Huertos: SAUCE (Criollo o Colorado; Bardaguera)
Huerto: EL CULTIVO DE YUCA (Manihot sculenta)
Huerto: La sábila o alóe vera, propiedades medicinales
Remedios populares para curar cataratas del ojo
Huertos: Una revolución en la forma de sembrar (1)
Cuento: LA LEY DE LA PISTOLA Y EL GOBIERNO «PARA SIEMPRE»
Cuento: LA PESADILLA DE TANTON
Cuento: EL PERMISO
Cuento: EL NIETO Y EL MECHON DE PELO
INDICE: Cuentos sediciosos y bolivarianos
Cuento: EL DIA UNO
Cuento: LA CRUZ PARLANTE
Cuento: TESTIMONIO SOBRE INSECTOS Y GUSANOS
Comparative Statistics On Crime / International
Esto tambien es Israel
 
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora

imagen
Ver
SEIS POEMAS

El hombre pobre
Radiografía de la jaibería
El hombre bueno
Usted sigue vivo
El hombre acongojado
Ahora no te perdonarán
imagen
EL HOMBRE POBRE

Su casa, donde murió, fue legado
de su madre; su ropa, su licor,
sus cigarrillos, suyo sólo
lo que alguien le dio,
no su trabajo.

Su vida, ensueño tan constante,
se acabaría y hoy le tocó morir
y, como siempre dijo:
«Moriré solo. Nadie me entiende.
Váyanse todos. Nadie me ha amado»

Y, sin embargo, fue el pueblo de atorrantes
quien le dio el ataúd, se supo
de un cura misericordioso
que le cerró los ojos,
y llegaron campesinos,
pordioseros urbanos,
vecinos de la aldea
y le dijeron: «Adiós».

Tal vez él mismo creyó
que ante él habría sido mejor
que se largaran y no lo hicieron.
El pueblo sugirió compadecidamente,
una lápida : «Ha muerto un hombre bueno».

08-12-2000

*

RADIOGRAFIA DE LA JAIBERIA

Mr. Chardón, usted sí que es
jíbaro aguza'o, por mucho que duda
asusta y no enfatiza en aspectos divertidos
del desastre, la depresión
que se arrastra y hace conflictivo
el Lamento Borincano.

Tenga humor como el Dr. Gruening,
¡vamos, invoque a yembé y no llore!
Vaya con el administrador americano
serenamente por las jaldas
donde le digan que ha muerto
un campesino bueno,
y no ponga cara de sabueso.

Traiga el mecanismo de defensa.
(la auto-confirmación.esperada)
pero póngale enjundia.

*

EL HOMBRE BUENO

Había un hombre que quería ser bueno
y, por verse rodeado de lujuria,
ambición y violencia,
dejó de sonreir, se mostraba resentido,
y vibraba en ondas de tristeza.

Queriendo o no, originó miedo,
recelo, sospechas, burlas,
comentarios malsanos.
Es un pobre diablo, profeta
de su desierto.

El se rodeó de muchos libros,
devoró sin fe algunos que hablaban
sobre la esperanza, y dijo:
«A la mierda esos libros».

Descreyó mucha de la buena vecindad,
definiciones de las redenciones;
rascabulló el decreto ético, lo bueno,
compensante, prefirió, queriendo o no,
lo que insta a rebelarse
y endurecer el alma,
sin perderla. Era un hombre bueno

22-12-2000

*

USTED SIGUE VIVO

Usted, tan incrédulo, me hace pensar
que, como invasores, dispusimos
matarlos desde el primer momento
y no es cierto Puerto Rico, dentro de la anemia
y la uncinariasis, inocula el espanto
y sigue vivo
y es la Isla de carnaval y reinado
y San Juan es hermoso.

Con a izquierda brava y desobediente
del nacionalismo; no, Mr. Chardón,
no se nos pasó la mano,
no tenemos prisa de matar a ninguno
... y no es la PRRA conspiración federal
para quedarse con todo, usted lo piensa
de modo negativo y prefiere su Plan
por causa de los muertos del Domingo
de Ramos y erráticas órdenes
del Coronel Riggs en Ponce.

Ante la noción cooperativa
usted opone al gringo a quienes quedan
apetesntes de liderazgo
(ya no Albizu, es negro y va preso
ni Muñoz, padre, hoy se apuesta
a su hijo que regresa de Washington
y como usted es incrédulo
y ejecuta su radiografía
con lupa de los jaibos.

Esto me hace pensar
que, como invasores, dispusimos
matralos robarlos y no es cierto.
Que no le parece comprar y administrar
centrales azucareras, si es que no serán
del pueblo como corporaciones...
«¿y. para quién será que se instale
una fábrica de cemento?», pregunta usted
y el alumbrado eléctrico, si
a las áreas rurales y arrabales no entrara,
¿para quien se programa?
¿y la salud, educación y ayuda directa
si para el más empobrecido no es
a quién corresponderá el aplauso
de las buenas intenciones?

*

EL HOMBRE ACONGOJADO

En nombre de los viles hambrientos,
dio de su pan, ofreció el agua
(él que siempre, pese a pobreza, todo lo tuvo
sin ponerse en rodillas, sin mendigarlo a nadie),
era un hombre acongojado
con muchos aspavientos
de organizar al pobre.

Nunca implicó mataría a tiranos y opresores.
Propuso el nunca torturarlos, pero sí decirles
sus verdades con el asco apropiado
que cultivó después de aplaudir
a herejes, inconformistas, animales
de quema, torturados, desencumbrados,
linchados y cautivos hasta el último suspiro.
Y él los aplaudía, vivos o muertos,
porque dijo que en manuales
de matanza, escritos por subversivos,
se hallaría su nombre.

Y se diría que es un hombre
con buenas intenciones. sólo que incomprendido
y sin credibilidad entre los funcionarios.
No importa, él no dio lo que no tuvo.
Otros son peores; tampoco dan de su pan
si les sobra. Ni hacen justicia.
Ni comparten sonrisa ni abrazo.

*

AHORA NO TE PERDONARAN

Malagradecido, ya Tu Bien Vecino
no te dirá el aguza'o
ni jíbaro jaibo y desenvuelto
Ahora matrero.
El Proveedor de PRRA que te dio
Ley 600 y Gobernador electivo,
concluye que no mereces
ninguna autonomía.
Te hizo el Caribe Hilton para que te sientas
la Vitrina del Caribe y del Turismo
y le muerdes la mano,
el primer centro de salud se construyó
en el 1950, curarte la tisis,
la mazmorra, cada llaga y tú...
en disociación, pero creyendo
tu propia omnipotencia,
disparaste contra 5 congresistas
Nos mordista la mano como
un huracán en Santa Clara.

Malagradecido, ya Tu Bien Vecino
no te dirá el aguza'o, campesino
buen y humilde, co-creador
digno de tener su Banco Gubernamental
de Fomento; se acabó la tregua
y vamos a jugar rudo.
Ver
Epica de San Sebastián del Pepino
FACEBOOK
Homenaje al escritor Carlos López Dzur
Ver
Organum / poemario
imagen
Profecía de la infiel
Ví a la mujer que dijo a cada varón
que conocía: «No creo en tí».
En momentos de ira, ella gritaba:
«No te deseo», porque tenía
su jardín en la oscuridad de Occidente
y el Sol no llegaba a la huerta y los pétalos
de sus rosas se cortaban, si alguna vez cortados,
marchitos, escuálidos, con el color violáceo,
sin esplendor, de una llaga.

En la puerta de su casa, la más amplia
de las puertas que ví, había cerrojos
arriba, candados abajo, pestillos
y pasadores a los lados, y mucho polvo
y telarañas. Un rótulo leía:
«Prohibido Entrar», y en el interior,
si alguno entró antes que se clausuran
las ventanas, alguno sería que vivía en terror,
o en tentadoras indulgencias.

Dicha no había. La alegría
no estaba allí, sino la rutina,
la aridez, porque esa mujer no tenía
útero como la Madre Fértil que yo conocí.
Su feto fue el accidente de sus cautiverios.

Nadie la llamará Emperatriz
[a ella quien presume la ética de muchas
jefaturas, y siempre está en pie
con función ejecutiva]; nadie la llamará
Sacerdotisa porque no conoce los ritmos
de la Luna ni los plenilunios; una corona
ciñe su cabeza y son doce calaveras
como si fuera pirata en laguna del saqueo.

Codicia, ambición, sus lemas; nadie ha visto
su túnica, han dicho que es gris
y que sobre ella se orinan los gatos
(todos pardos en la noche eterna)
pero, utiliza una bandera multi-estrellada
de algún imperio que le dice Triunfadora.
A sus pies no hay espigas ni semillas
que se valga sembrar, ¿dónde?
sin el Sol, su huerto es un ortigal.

Nadie le dirá dueña de Abundancia
ni hija de Vav, ni conectora, ni bienechora
por su influencia en el mundo.
De legiones de sombras está rodeada
y la Cornucopia de las Delicias está vacía.
Sirvió en sus banquetes alimentos tan rancios
que ninguno de sus comensales aprobó
y la miran con caras largas, estómagos vacíos
y no catan el vino, siquiera el agua,
porque es agua de Mara.

Nadie la llamará Motivadora
porque sus mensajes agravian el placer
de vivir. Su demanda es la Lucha, rigidez;
su verbo son: Litiga. Castiga. Vence.
Corta la raíz. Abrete, mundo.
La puerta es ancha. Echalo, humíllalo.
Atosígalo. Niégate. Tírale tus ventosidades
a la cara. Házlo sentir innecesario, vale-poco,
inadecuado, insignificante, espurio.
Que viva la mujer en despecho.
Que viva el feminismo.
Ellas primero; yo, la mujer.

... pero ví que la Mujer no tiene armadura.
Ningún varón la protegerá porque a la inocencia
desolla como a carneros blancos
que huyeron a la distancia, curiosos de su jardín.
En tierra de cabos sueltos vive, con féminas
que le forman corifeo; pero que nada regulan
siquiera su lealtad. En tierra de elementos
caprichosos, ella dijo: «Estructuro, ordeno»,
y falsamente lo declara, porque su poder interno
es impulsivo y traiciona la Verdad
del Tzadik-emet.

Profecía doy de la Mujer que se fue de Tiferet,
esfera de Rajamim, misericordia, y se virilizó
con lo peor del varón y con quien no dio
de su ser a otros, morirá. Ninguno vendrá
en tiempo oportuno a consolar su amargura.
A la que cerró su útero para la benevolencia
costará que vuelva en teshuvá a Hashem.
Lento veneno será su falta de humildad.
Cárcel le será su homofobia
y sinceridad no tendrá de sus amantes.

Profecía doy de su caída con dolor
porque su hija vive en la orfandad
siendo Hija de Rey, hija de sacerdote
y él es un Carnero blanco, y la llama.
Espera a la que no vendrá.
Ver
El proceso femenino / 1
Ver
El proceso femenino / 2
Ver
El proceso femenino / 3
imagen

Ver
Libérame
No quiero ser la vergüenza en mi casa,
alma apocada en cuerpo macilento.
Cómplice preferentemente, su cómplice,
antes que la indefensión del que asegura
que me tiene en sus manos
como un pescuezo magro y prescindible.

Házme un yo con abrigo de verde tierra
y frutos potenciales.
El cosechará lo que esté maduro
y lo pondrá en costal de autonomía,
en bolsillos de reciprocidades.

29-11-2001
Ver
Teoría de la sustentabilidad
Ver
Hostosianas
Ver
El ladrón bajo el abrigo
imagen
El colaborador

Para el Ladrón, yo soy su cómplice.
El lo sabe y yo, ladrona, lo sé.
Desapestillo puertas y ventanas.
Le canto, susurro en claves
el día de los silencios,
días de rescates.

Enciendo una luz, reivento lámparas
por momentos oportunos y hago
que todo sea como resquicio
de esperanza, túnel
donde salgamos ilesos.

A mi ladrón, yo le hago visibles
mis cadenas.
Las hago sonar para que él las oiga.
Hilo plata con clamores de Ariadna.
Yo le señalo al peor de mis custodios.

Le explico las cabezas de gorgonas
impuras y salvajes, evito que vaya
al taurobolio como reo inocente
que ha de pasar por fuego.

Enumero fantasmas, mentiras
que me rodean, enmascaradas
de buena voluntad.

La casa de la hipocresía e
n que yo vivo
merece su asalto;
la casa de escaramuzas
donde yo salgo herida
como malsana estrofa de escarnio,
urge que él venga,
conspiratoriamente sigiloso,
ufano por su dulce terrorismo de amor,
que venga lleno de gábilos,
porque él es quien se oculta
en mi propia semilla
en germinalia
y me saca del subsuelo oscuro
para que conozca la luz
y me apropie de mis propios
fotogramas.

26-11-2001

Ver
A una chica de Veracruz
Ver
Indice: El ladrón bajo el abrigo

Ver
Textos

imagen
Ver
Preparativos y colaboraciones

Hay que esperar al que destruye lo que no nos sirve,
no con paciencia negligente, ir constuyendo
el poema de comundo.

En nuestro corazón es como abrir la puerta
y dejar una escalera de asalto
contra el infierno donde tristeamos,
muinos, ante opresores,
mentirosos, entrometidos,
manipuladores, chantajistas.

Hay que romper la primera cadena
de tontez con que nos enyugamos,
porque fuimos niños inmaduros y crédulos,
dependientes, sumisos, y cultivar
el sueño que redime y empezar
a invocar la sagrada presencia venidera
del que no tiene piedad para el que apaga
la llama individual, identitaria,
del Yo Mismo.

Alguien es que comprende, alguien...
interno testigo que, por tí, dice: «Basta»
cuando ya está humillado cada grito que emites,
cuando ya tienes miedo y el presente
es una jaula mugrienta del manoseo
con garras de los otros.

Pero uno tiene que esperar,
con la confianza de que no está solo
y el mundo no se acaba en los barrotes
del miserable lugar que se pervive.

Uno tiene que tener un prometeo.
Un visitante que te espera abajo
o que sube y te desata,
ese invisible enojo, solidario,
sin el cual no se paga el precio
de la libertad.

06-11-2001 / CARLOS LOPEZ DZUR

imagen
Se expande, se expande
A Alexander Friedman y John Mather

*

Me temo que habría sido mejor
que el Amor, que es la materia primordial
con que se desató el Universo
con el fin de expanderse, debió quedarse
allí, en el reposo de un puño cerrado
o en la palma abierta de la Mano
que lo tuvo consigo.

En los desiertos del Vacío
que es prácticamente todo lo que existe,
ahí en una soledad llena de huecos,
ahí en yermos apenas hermoseados por andrajos,
el amor quiso Ser-en ahíes / hombre extendido /
y se salió del comal como un frijol
que vuela y se reparte, distribuyóse
haciendo del Amor harina, maíz molido,
rocío de arroz caído por ensanchadas extensiones
de su Sombra porque los agujeros tragan
luz y se la birlan, tragan amor como
si líquido fuera el magma del Sustento
y mamila se llamara su Nombre.

Me temo que habría sido mejor
como en aquel principio
cuando el Amor era primario e intenso
que no hubiera grandes distancias
entre estrellas,
que los núcleos del átomo y todo él
quedase en su central estructura
y prácticamente vacíos,
con pocas órbitas...
... sólo así, Amor, ocuparías aquel Puño
que pensó que eras valioso para dejarse
ir como hijo pródigo en Vuelo de Paloma.

El Universo sería tan pequeño
como entonces, pero cálido y puro
como la yema y la palma de originales dedos.
Sería extático, empero, y no es posible.

Comprendo que volaste, Amor, por contingencia,
lo racionalmente necesario y, aquí, subjetivamente,
comprendo que te matan y el Universo
se expande, crece en volumen,
pero, a tí Amor de los propósitos
te matan, te desagradecen,
y el núcleo grande
es el Corazón Empedernido
que no antes de tragarse
a si mismo
te muerde.
___

De «El Hombre Extendido»
Ver
El sentido de comunidad en la poesía lopezuriana
Ver
Declaración de amor / A Matoaka, alias Pocahontas
Ver
Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
imagen
imagen
Escríbeme...
carloscald.lopez4@gmail.com