El viene de un monte verde
TuWeb
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Mis aficiones
Mis libros / C. López Dzur
Álbum de Fotos
carlosdzur1998: Mi curriculum
Mis enlaces
El viene de un monte verde
Tantralia
De ANTI-MANUAL PARA MICROEMPRESARIOS
Cuentos de mis libros
Análisis de mundo / Bitácora de C. López Dzur
Poemarios en la red
Profecía del que espera en vano
ECOLOGIA Y SUSTENTABILIDAD
El nuevo libro de Newt
Presentan 'Canto al hermetismo' de López Dzur
Huertos / Siembra de la haba y el achiote
Huerto / El Maíz y siembra de eucalipto
Huerto / Siembra de la calabaza y del frijol
La oscura historia de la experimentación médica
El intelecto cósmico
Beneficio de los árboles
carlosdzur1998: Tres árboles boricuas
El animal-hombre / Cuento
Piratas judíos en el Caribe / Reseña de libro de E. Kritzler
Del poemario HOSTOSIANAS
A Walt Whitman
Un adolescente cualquiera
Del poemario YO SOY LA MUERTE
Sobre el libro LA ZONA DE EMERGENCIA
Carlancas / Aforismos / Folclor
Los niños fumigados de a soja
TRECE MONOGRAFíAS / Historia Pepiniana
Un Historiador con Trascendencia
La sonrisa del siglo XXI / EN TORNO AL PERIODISMO
Función del hipotálamo y la agresividad
La hiena como asesino
La Ley de la Mordaza en Puerto Rico
Primer poeta y el periodista pionero en Borinquén
Aprendizaje del Cashrut y el Shejitá / Poema ecologico
Proceso de concentración del ingreso sin precedentes
El ladrón raptador
La víctima dormida / CUENTO
Lo incompatible / POEMA
Cuento: El hombre que enamoraba las hormigas
Mi pueblito en su épica histórica inicial (1)
Mi pueblito en su épica histórica inicial (2)
Mi pueblito en su épica histórica inicial (3)
Los poderes interventores / poemario
Economía subterránea prevalece en Puerto Rico
Extranjerización de la tierra
Meditaciones sádicas / al Marquis de Sade (1740 - 1814)
Consignas políticas para tiempos de crisis
La pubertad de la palabra
Yo soy la Nube Roja
Ética a Nicómaco o alguna sapiencia que tenga el corazón: López Dzur
TLANIHUIC / EXISTO
Amonestación a Gilles de Rais
EN ESTA MISMA ISLA
El Señor de los vientos / ECOLOGíA
Te lloro, Princesa
Energía renovable y de sustento
A Dafnis, inventor de la poesía bucólica
El arte permite brotar a la verdad
LA MADRE VERDADERA / LAMIA / ETNOCIDIO
Excluídos del abrazo
Desde la bárbara Troya
La sustentabilidad y sus contextos: C. López Dzur
Encontrar un interlocutor
Defiende tu pozo / Ecología
Bitácora de Carlos López Dzur: Nemoroso y la memoria de Elisa
La protección de las bestias del campo
Memorias de la caverna / Frags. poemario
La deconstrucción del modelo protagónico hegeliano
Lección de economía de un delincuente
Crisis alimentaria (2007-2008) e inestabilidad
Soberanía alimentaria: Un Nuevo concepto
Poetas Invitados a mi Website: Fanny Jaretón
Venga quien canta
A Astarté, diosa del Amor
Genocidio y despoblamiento de América
El sentido de comunidad
El feminicidio como patrón en la historia
La mística tántrica: Textos lopezurianos
Foro: De la Guerra: ¿sabía Ud.? / Palestina / López Dzur
Dzur: Del libro «La revolución profunda»
ENLACES INTERESANTES / DZUR / 1
Anexión de California, 1846
Poetas Invitados a mi Website: César Vallejo
Escuelas Libres, Extinción y genocidio
Bitacora comunitaria de Carlos López Dzur
Mi amigo Baudelaire
¿Qué realmente sabe de la corrupción en Puerto Rico?
De Teoría de la sustentabilidad
Escríbanos / Cartas / Enlaces / Amigos
ENLACES DE AMIGOS
Del libro Teth, mi serpiente
Ecología y sustentabilidad: Credos y Principios
Irak, neo-colonia de los EE.UU., al costo de 1.3 millones de civiles muertos
Cómo se templa el espíritu para la Revolución
Presentimiento / cuento
Narcotráfico e imperialismo
Por qué condeno el sionismo de Israel
Poeta Invitado: Rubén Darío
Biografías de Educadores pepinianos: Proyecto de Investigación
Seis compañías judías poseen 96% de los Medios del Mundo
Por qué creo en el socialismo autogestionario
En el Bicentenario de la Independencia Mexicana
Diez razones para dejar la CocaCola
Deseo, sexo, alma y mitología
ECOLOGIA Y SUSTENTABILIDAD
Los EE.UU. e Israel
ECOLOGIA Y SUSTENTABILIDAD
Librepensamiento y comunidad
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
«Sin comunidad no hay moralidad»: Tonnies
Poeta Invitado: Charles Baudelaire
Datos sobre el terrorismo en Puerto Rico
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
De Estéticas mostrencas y vitales
Carlos López Dzur / Foro Comunitario
Teoría de la sustentabilidad / Carlos López Dzur
Ecología y sustentabilidad: Enlaces y Teorías
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
El proceso femenino / Poemario / Carlos López Dzur
El proceso femenino / CONT.
El proceso femenino / CONT. / 3
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Diálogo con Shiva en invierno (O meditación de Navidad)
Bienvenidos / Carlos López Dzur / Bitácora
Amor a la vida
Poetas Invitados a mi Website: Beatriz Ojeda
Foro Comunitario: Propuesta: Cien mil empleos productivos...
Declaración de amor / A Matoaka, alias Pocahontas
LA NADA Y LA POESIA
El capitalismo enfermo
Y LOS BOSQUES SE SECAN
Folclor y mitología zorruna
Mi música / Carlos López Dzur / Bitácora
Sobre la amistad
En días de enfermedad y convalescencia
Mis libros y autores favoritos
Foro Comunitario: Remembranza del ex-diplomático y ex-gobernador
Foro político: Carlos López Dzur / Bitácora
Foro de cuentos: Carlos López Dzur / en Galeón
Foro de poesía: Carlos López Dzur / en Galeón
Foro de eco-poemas: Carlos López Dzur / en Galeón
Foro de poemas: Evocación de Orfeo / Galeón
Foro Ambiental: Ideología del Movimiento Ecologista
Index / Artículos de C. López Dzur
Huertos: Una revolución en la forma de sembrar
Poeta Invitado a mi Website: Jaime Sabines
Organum: Poemas para ecosembradores
Organum: Poemas para ecosembradores / cont.
Organum: Poemas para ecosembradores / 3
La queja de Eros
Las llamas del Ser / De «La Revolución profunda»
Foro político: Carlos López Dzur / Bitácora
Puerto Rico: Proyecto Constitucional de Reforma
Pasión y muerte del Agua
Reflexiones sobre la devastación / Foro de Cuentos
carlosdzur1998: Las cuentas claras del capitalismo en USA
Santidad de la Luna / Carlos López Dzur
Foro Comunitario: Estadísticas concernientes a la prostitución
A Antonio José de Sucre (1795-1830)
A MIS HIJOS DE OTOñO / Carlos López Dzur
Para hablar sobre la libertad con Gabi / Carlos López Dzur
VOMENASAL O LA VIDA COMO UN PUGILATO
Canto a la Libertad / CARLOS LOPEZ DZUR
DE LA ZONAS DEL CARACTER / Los niños
TODOS SOMOS INMIGRANTES / Carlos López Dzur
Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Esbozo de declaración poético-ambientalista
Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Poetas Invitados a mi Website: Ana Romano
Sesiones / Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Lección 1 del Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Lección 2 / Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Lección 3 / Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Lección 4 / Curso de Eco-literatura y Teoría de la Sustentabilidad
Entrevistas interesantes
Mi currículum antisofista
La ley de la selva en la estatalidad moderna
La puntera / Sociología de los Delitos
Carlos López Dzur / Me voy a parar encima de tu cabeza
Carlos López Dzur / Poemas al Padre Sol / El dragón de las Tinieblas
CANTO AL AGUA OXIGENEDA / ECO Y DISONANCIA
Entrevista a Robert Faurisson / por Mourad Ouabass
Huertos: Las Hierbas contra la Depresión
Lo amenazante / Las cosas más feas / Bitácora de Carlos López Dzur
KETUVIM / ESCRITOS / POEMAS DE LOPEZ DZUR
Colaboraciones interesantes: Bitácora / López Dzur
Libro: Estado de alerta y esperanza: Carlos López Dzur
Dzur: Proyecto Fortune, Gente del 10 porciento, Cuando el fraude fue de $300 billones
O'Higgins ¿Bisexual? / El Padre de la patria
DZUR / INDICE / ¿SABIA USTED?
DZUR / INDICE / ¿SABIA USTED? / MATRIARCADO
DZUR / INDICE / BOLIVAR Y YO / A HUGO CHAVEZ
carlosdzur1998: La brutalidad policial en Anaheim desata la furia
DZUR / INDICE / NOTA / sobre Estado de Alerta y esperanza
Huerto: Soja de Monsanto y sus efectos adversos
DZUR / Textos sueltos / Estado de Alerta y esperanza
Victor López Nieves: poeta de SS del Pepino / PR
Cuentos sediciosos y bolivarianos / López Dzur
DEL ALMA BORICUA / CARLOS LOPEZ DZUR
BENDICION DE LA ZORREADA / LOPEZ DZUR
ESTADO DE ALERTA Y ESPERANZA / Indice
Los 25 poemarios de Carlos López Dzur
15 Libros de Narrativa de López Dzur
Huertos: SAUCE (Criollo o Colorado; Bardaguera)
Huerto: EL CULTIVO DE YUCA (Manihot sculenta)
Huerto: La sábila o alóe vera, propiedades medicinales
Remedios populares para curar cataratas del ojo
Huertos: Una revolución en la forma de sembrar (1)
Cuento: LA LEY DE LA PISTOLA Y EL GOBIERNO «PARA SIEMPRE»
Cuento: LA PESADILLA DE TANTON
Cuento: EL PERMISO
Cuento: EL NIETO Y EL MECHON DE PELO
INDICE: Cuentos sediciosos y bolivarianos
Cuento: EL DIA UNO
Cuento: LA CRUZ PARLANTE
Cuento: TESTIMONIO SOBRE INSECTOS Y GUSANOS
Comparative Statistics On Crime / International
Esto tambien es Israel
 
El viene de un monte verde

imagen
Pintura. Casa de campo de Gloria Maury (artista pepiniana)
Ver

Epica de San Sebastián del Pepino
Ver
El comercio y la industria en Pepino, 1776-1970
Ver
Los tipos folclóricos de Pepino y la cultura popular e histórica
Ver
Index / Galeón
Ver
Mi pueblito en su épica histórica inicial (1)
Ver
Mi pueblito en su épica histórica inicial (2)
Ver
Mi pueblito en su épica histórica inicial (3)
imagen
Ver
INDICE / ARCHIVOS / ENLACES
A Eugenio María de Hostos

Aquel niño de barrio viene
de un verde monte primoroso,
Río Cañas mayagüezano,
varón boricua, nacido
para el mundo.

De San Juan, pasó a Bilbao,
a Madrid, conoció los estudios
del Derecho,;la Filosofía, las Letras,
la política y peregrinó
en la autoctonía de su propio pensamiento:
plasmar a Urayoán, sangre del valiente
y recobrar las raíces del Río Cañas,
lugar nato, junto a la deseada
compañía de sus islas naturales, unitivas.

En 1869, comenzó la tristeza, el cerco.
La España déspota lo fue haciendo vagabundo,
peregrino, profeta en otras tierras.

Lo vieron en el Norte niuyorkino,
en Francia, Colombia, Perú, Chile,
Argentina, Brasil, San Tomas
y, sobre todo, Cuba y la Dominicana.

El filósofo educaba
sobre la unión de pueblos
bajo una misma raíz de libertades.
El niño era valiente,
como el gran Ramón Emeterio Betances
y su aliado Baldorioty.

El sociólogo era práctico,
a todo asignó la pedagogía,
«juntos aprendamos».

Era un viajante que, entre Argentina
y Chile, inspiró ferrocarriles...
Era un hombre extendidoL el niño eterno
con un barrio dormido, Río Cañas, el gran futuro,
Gran Eugenio María, Ciudadano de las Américas.

Era educador, feminista verdadero,
el primero entre sociólogos científicos, valiente
Ver
Index
Ver
Hostosianas
imagen
AUTOVALORACION DE FE

a mi Maestro, el ángel Peniel

«Entonces Elías les dijo: Prended a los profetas de Baal, que no se escape ninguno de ellos. Los prendieron, y Elías los hizo bajar al torrente Cisón y allí los degolló»:1 Reyes 18:40

Aquí está el Elías terco que soy
[díme Tú que harás conmigo, yo que requiero
el milagro de que aquietes mi mano, mi puño
que se ha cerrado, desafiando al otro que escarnece;
díme Tú qué harás conmigo
que no sé poner la otra mejilla
cuando viene el Dolor a quebrarme
y escupen mi rostro
innecesariamente]...
y me burlan los profetas de Baal.

¿Quién hay que diga: «Mi fe es certeza
y mi paciencia es humilde?»
No yo. Todavía.

¿Quién que diga con abundancia de gratitud:
«¡Quiero la vida, mucha vejez y vida!»?
No yo. Todavía.

Me obsede el suicidio, me deprimo,
me callo; pero Tú me das la poesía,
la épica de Elías y en soledad
me alimenta algún cuervo
y yo a estos detalles
(de tus dispensaciones)
llamo fe,
si me falta el detalle de la fe,
me pierdo y soy este Lobo / Zorro /
perro bravo que ves...

Cuando puedo soy humilde y te recibo
y finalmente te digo: Maestro, te quiero,
porque Tú me salvas
con cada milagro, me tuerces el muslo,
me dejas renco, ¡oh! Peniel,
lo que tengo de fe
tú, con golpes, me lo díste
y con angustia, por la dura vía,
lo aprendo.

La humildad que impones es certera
cuando mi enojo cunde a ras del humus,
y me tiras dulcemente al fango,
humillado, ¡y bendito!;
así me salvas, porque necesito
a ese ángel más bravo que yo
para no ser mulo,
yo terco, menos terco que Tú,
oh Peniel, Maestro...

... pero si la mula habla a Balaam, yo creo
y si la certeza viene del sufrir, mira qué dulce
paradoja, que lloro hasta bendecirte
como si fuera un estúpido, masoquista matraco
porque más dolor yo veo derramado en la llanura
entre mis hermanos y se secan silenciosos
como los espiguillos y ni siquiera se quejan como yo
por ser estoicamente fatalistas y sumisos...

Aquí te digo quién soy...
el que espera la Alborada,
la urjo, la emplazo ya, oh Gran Rostro de mi Fe
[y te exhorto que no te vayas lejos y me dictes
otro verso, con misión, y alimentes
mi ser y sus conjuntos,
que no me falte el pan, porque yo hambriento,
maldigo la ingratitud, y no pido,
a menos que Tu Palabra
me reelabore la voluntad y el coraje...

Yo no soy dócil ni soy sencillo, yo quiero
una misión, mi espacio, mi respeto
y el milagro del Pan y la boca con vino...
y que todos festejemos Tu Milagro, no el azar...
[yo me creí el cuento: Que soy hijo de Dios,
nacido para la abundancia, el Amor, la santidad,
la Gracia del Crear y Compartir...]

¿Quién me quitará este poquito de fe
con que lo digo? entonces... Ven, Peniel, a quitármelo;
yo lucharé contigo, a ver quién vence a quién,
carajo... sí, serás Tú, Maestro,
será Tu rostro... no importa. Ven. Contigo
aprendo tu Don, Tu Ventaja, y me ubico
y tú no dueles tanto como otros que masifican
el robo, la soberbia, la violencia a lo chingaquedito
y me sacan la cresta
[porque la mejilla no la pongo dos veces
para el mismo golpeador
que no merece esa humildad de que carezco]...
Ver
De Las Zonas del Carácter

imagen
De la identidad nacional
*

a Nilita Vientós Gastón

Hasta el explotador del jíbaro de antaño
evoca con sabe qué nostalgia
o intimismo, con propias bonituras,
el noble campesino
de allá, del interior,
en montañas del Oeste, tierra adentro.

Te hablará sobre identidad nacional
y sobre la belleza del lenguaje 'castellano'.
Siempre invocan
(estos tráfalas de dura cáscara de coco)
abstractas cosas estéticas,
difusas para el estómago con hambre
y la mente que recula ideales por el desempleo,
la vergüenza de no saber dónde ir
a recuperar las dignidades humanas,
prácticas, básicas en cuanto todos los días,
hay que amar / defendiendo / el decoro
que es cosa de elecciones
o efemérides.

Pero hay sentimientos patrióticos,
después de todo y suelen ser tan anónimo
que no hacen galas de evocaciones
ni izan banderas ni cantan himnos.
Hay sentimientos patrióticos a despecho
del hijodeputa para quien todas las coss
relativas a la identidad, son adornos,
externos ecos, que no salen
de adentro todo lo feliz que es lo esperado.
A veces duelen como la forma de cierta
incredulidad, antidogmática,
anti-ceremonial; pero aún ahí
y desde ahí, existen.
Existen, pese a los opresores consuetudinarios
que se afanan en dar cátedra
sobre la identidad nacional.

09-27-1980
Ver
Heideggerianas

imagen
Como Jeannette
*

A la primera mujer electa al Congreso
estadounidense a Jeannette Rankin (1880-1973)

«And thereby on woman's appointed role I rescue her good disposition out of the wreckage of her self-respect, or else follow an independent line of behavior and rescue her self-respect out of the wreckage of her good disposition»: Jeannette Rankin

1.

Hay una que otra Jeannette que merece aplaudirse
e imitarse entre esas huestes de neo-dirigencia
y estilos pregonados de poderosas hembras;
hay pocas Jeannete(s) que saben
lo que significa paz, activismo, reforma
y no corruptela de poder por mimetismo.

Hoy hay sed de poder para sí mism(a)s
y para darse un nombre 'prestigioso',
que promocione un ego un Time, Fortune.
Cosmpolitan, pero hay pocas Jeannette.

Se las pasan salvado la democracia,
pero, ¿qué democracia y qué grupo clama
por estas salvaciones mentirosas
y liderazgos del ego,
si no salvamos la raza humana y la matamos
en guerras en nombre de fatulas ínfulas?
Si la guerra es primero, «sepan que no se puede
ganar a la bélica devastación y el odio,
así como no se puede ganar contra un sismo»...

Jeannette, hija del almacenista maderero,
y la maestra de una escuelita de primaria,
es la niña más pensante de Missoula,
la myor de siete hijos y allá, en Montana,
hay pocas como ellas y cada vez serán más pocas.

... porque las mujeres quieren poder y prestigio,
pero no saben para quién lo quieren
(que no sea ellas mismas, su grupo y su vendetta).
Hoy no se paran solas
como aquellas mujeres sufragistas, luchadoras
por derechos femeninos, aquellas como las Anthony,
aquellas que marcharon por las calles de Washington, D.C.,
antes que subiera a Casa Blancar Woodrow Wilson en 1913.

Hoy son tan pocas aquellas que recuerdan
el Partido Sufragista Newyorkino
aquellas como Jeannette y Anthony
que discursaron, con el corazón en la mano,
a donde quiera que fueron:
«Como mujer, no puedo ir a la guerra
y me niego a enviar a cualquier otro...
No puede haber compromiso con la guerra.
A mí que nadie me instruya o me controle,
o discipline en falsa decencia o me codifique
el sentido común cuando yo entiendo la guerra
como matanza de seres humanos,
temporalmente considirados enemigos».

2.

Como Jeannette, licenciado en biología
de Montana State, Missoula, como su madre
maestra de escuela, aficionada al diseño
de muebles y costuras, el trabajo social
es una razón de vida, desde 1904.
Por eso su pa;abra favorita es filantropía
y el mundo que observa vive en crisis
y ella lo dota de filosofía de vida.
A falta de este conocimiento, «otro toma
decisiones, no una y el poder es ésto,
el que opina, difiere, se yergue solo
cuando otros objetan, controla, excluyen».

Como Jeannette, tan pocas, tan pocos
y tan pocas, en la Universidad de Colombia
y en la Universidad de Seattle, Washington,
y pocas entre los especdores de la Legislatura
de Montana, donde es la primera mujer que abre
la boca y da un discurso y pone en primer plano
sus cosas: derechos de voto a las mujeres,
trabajo por la paz, abolición del trabajo de los niños,
protecciones para el más débil y son tan pocas,
quienes con como Jeannette, entre las mismas sufragistas
que ya se han zurrado en sus faldones
entre sus colegas de NAWSA -- las Carrie Chapman Catt,
las que dicen la causa del sufragio es utópica
«impractical and sentimental».

Pero aquella terca, Jeannette,
hija del ranchero y la maestra, en 1916
se lanzó al ruedo por uno entre dos escaños
del Congreso por Montana, hizo a su hermano
el jefe de campaña y no se dejó robar las elecciones.
Dijeron que había perdido, que no tenía derecho,
«but Jeannette Rankin won,
she won, she won» y, como Jeannette,
no había una, ella pionera, «first woman elected
to the U.S. Congress», la primera
a quien dijeron impráctica, sentimental y utópica.
La primera de cuaquier nación que, aunque no lo sea
se diga democrática en Occidente.

3.

«I want to stand by my country, but I cannot vote for war»: Jeannette Rankin

Ahora la van a instruir en protocolos.
Le dirán cómo se gobierna, qué ideas
hay que traer al Congreso, cómo debe comportarse
una mujercita de modales, para que no parezca
lesbiana, bruja, prostituta o comediante
de circos anarequistas, pero son pocas,
tan pocas como Jeannette, las que se atreven
a gritar ante cientos de hombres:
«No tienen que enseñarme nada».
Y era sólo el cuarto día de sesiones en Congreso
y, en camino a dar su primer voto:
«I am against U.S. entry into World War I.
I want to stand by my country, but I cannot vote for war».

Y a hombres del Congreso, mujeres en los talleres,
periodistas, pelafustanes y gente de ambos sexo
y toda, se les ha fruncido el ano, se han caído
bragas y calzones, les ha volado por la barda
los sesos... Esta es su agenda: libertades civiles,
sufragio para la mujer y para el negro,
el control de nacimientos con la púldora,
paga igual por igual trabajo, el bienestar de niño
y los ancianos y, en la medida de lo posible,
proteger consumidores y debatir el caso
de Susan Anthony
y que el Senaso en 1918, ratifique la enmienda
decimonovena de la Constitución.

4.

«No, no, Jeannette. Tu primer voto contra la guerra
ha sellado tu destino. Eres indócil y desobediente»,
le dijeron y las feministas volvieron por sus fueros
a llamar utópica, sentimental, impráctica.
Y le negaban la ayuda a su empeño
de elegirse al senado, reeligirse en la Cámara,
buscan que perdiera todas las primarias
porque como Jeannette spn tan pocas,
tan pocos y tan pocas
«Your 's first anti-war vote sealed your political fate».
«Eres ésto, eres lo otro: your gerrymandered out of your district».
Y cuando lanzó un tercer intentona concluyeron:
«Ya estás podrida y enterrada».
«And your lost overwhelmingly».

5.

Y ya entoncs, desde la Corte Mundial,
lucha por el fin del trabajo infantil contra los explotadores.
Y, por hacerlo, desde 1935, le llamaban comunista
y el periódico Macon se declaró su enemigo
y cada libelo era mayor uno que el otro.
Le dijeron que trabaja para el enemgo
y que por eso se oponía a la guerra
y dio sus 93 discursos furibundos,
por una América Neutral en la guerra,
en diez estados por lo menos.
«Es comunista. Espía. Enemiga
de la nación»; pero las cortes dijeron
finalmente: «Como Jeannette, pocas.
No hay dos»: She is a nice lady.

Y, al final, comprendiéndolo, cuando la guerra
se hizo inevitable, dijo: «No se puede llevar
a la gente tan lejos como no desea».
Es una lástima. Y antes de su muerte en 1973,
decía lo mismo. No había cambiado en nada:
«Es inconcebible que 10,000 jovencitos
hayan muerto Vietnam.... Si 10,000 mujeres americanas
se hubiesen preocupado suficientemente
para dar fin a la guerra, si hubiesen estado comprometidas
para tal tarea, aunque hubiese significado ir a la prisión»,
no se lamentaría hoy a tantas muertos;
pero hoy son pocas aquellas con las agallas
de Jeannette y pocas, tan pocas como ella...

08-06-2003 / EL LIBRO DE ANARQUISTAS
Ver
El libro de anarquistas / Indice

imagen
A JESSAMYN

A la escritora y maestra estadounidense
Dra. Jessamyn West (1902-1984)

I wanted to write like Thoreau if I could. Write about ants fighting. I wanted to write about love, but I didn't, and it's a damn good thing I didn't try because I didn't know how to do it at all. But I'm sure that every writer wants, in a way, to reveal himself»: Jessamyn West

Quienes excavan brujas y las hallan vivas
son mujeres únicas, como tú, Jessamyn.
Saben sobre el sonido del viento que obsesionara
a Thoreau y sobre los cantos angélicos
previo a los cuervos que alimentan
cuando se vive en cuevas lejanas como Elihayu.

No sólo lamen los huesos rotos que tan fácilmente
se curan, lamen heridas del corazón
a las que con una palabra puede que lo dejen
incicatrizable y lastimado de por vida.
Tú eres de esa. Ni Nixon callaría
la fuerza de tu persuación.

Yo sé que eres del Este, que sólo por un rato,
en tu juventud, te llamaste californiana, hija de Mesa Valley
y sus Desiertos, voz indiana de la mar...
«I want space. I want light. I like sea,
but I also like mesa and the desert. I like openness.
I like mountains, not bang up against me».

Las ciudades matan un poco, Jessamyn.
En el Sur de California, imagino que te sentista seca.
«There was still barley stubble land with no water»
y tenías Sed, como esta que tengo.

Los estados pétreo, duros y amargos,
de los solitarios necesitan de una mano
como la tuya que vaya y los toque
y les devuelva la mínima movilidad, la frescura,
la jovialidad, para empezar a curarse.
«This feeling about wanting openness is probably
the result of having lived in the West»
cuando no había agua, y la sed era casi espíritu.

Las irónicas como tú hacen el bien
y no necesitan esa risa que posa humor
y dispara carcajadas, como baldes de agua
de cualquier pozo.. El sentido del humor
puede ser la pistola que asesine al contento
o la esponja de ajenjo que ensarmente a los labios.

La ironía, en cambio, va despertando
una reflexión en son de broma.
Carga más aguas que las mulas del rancho.
No quiere ser un chiste, ni una marometa
para burla de nadie en la miseria
de los secos y cerrados días.

Sobre todo, me gusta tu fantasía
que no es una ficción para engordar caprichos.
«Fiction reveals truths that reality obscures».
Tu ficción es desocultadora. Libera verdades,
saca las timidices cognoscitivas de los escondites.

Claro que tienes emociones, Jessamyn West,
gruñes; pero luego olvidas.
Ese consejo de los agradeceré por siempre.
«Hide and seerk», busca siempre
aunque te escondas un rato.
«Groan and forget it», ¿acaso sabes
que yo soy muy descontetadizo?

Como una mujer que dice Sí
y pocas veces NO, tuya es en realidad
la mirada secreta; uno es quien no se atreve
a pedir cuando te observa
aunque no hay persuación más amistosa
que la tuya. Eres inocua y buena para enseñar
sobre todo, la paciencia, el sur de los ángeles,
el espejo para que se vean los cielos,
el amor, la muerte, la antenticidad
y el equívoco: «I've done more harm by the falseness
of trying to please than by the honesty of trying to hurt».

Sí, Mrs. West, entonces no te trates de agradarme,
mejor hiéreme con tu ironía, sé tan sencilla
como «the real thing», lo que siempre es fácil
y no requiere que mientas ni sustituyas
nadas con tropos de invención mezquina.

No me trates como un baby cuando no lo soy.
¿Recuerdas? «If you want a baby, have a new one.
Don't baby the old one».

Del libro «Las zonas del carácter»

imagen
Nadie escribe desde el más allá
a Enrique Lihn (1929 - 1988)

Claro, Enrique: «Nadie escribe desde el más allá»
ni hilvana memorias de ultratumba.
Lo más que se puede ante agonizantes lectores
es avergonzarse de esa muerte, o casi muerte,
que se llama indiferencia, apatía, que en mundos de hoy,
son tan presentes y vigentes,
porque más lleno de cadáveres vivos muertos
no se concibe el espacio, in terris in sub-divo.

Esa es la única mueredumbre sobre la que se puede
escribir y hacerlo desde lo vivo para evitar
que siga el mucho ultraje, matanzas,
hambrunas innecesarias,
epidemias evitables,
suicidios desesperados.

Aunque lo diga el libro tibetano de los muertos
o egipcios o iluminados, no hay lectores en el más allá,
nadie que tomaría en serio tanta porquería
o fantasmas o fantasías cuando lo verdadero
real e interesante es la angustia
de aquí y ahora,
con su belleza y su horror,
con su heroísmo y tragedia
y esa apatía cínica con que no hacemos
nada por la vida
ni con un buen amar
ni cpm una buena batalla revolucionaria y creadora
ni con el sentido de leal, cariñsoso
convivio / familia / progreso
y así acabar los gorgojos terrenales
que se vuelven ídolos aplaudidos,
mercenarios encumbrados,
torturados impunes, o masas sedientas de espectáculos
en los circos romanos de nuestra historia.

En realidad, ninguna gente que se muere
es porque la jalan las apariciones
o tantos monstruos tenebrosos / inventos
de la psiquis ultratumbera que alardea al mundo
con harta nocturnalia de aparato.

La gente que muere gastada de vivir
sin generosidad, sin apoyo de otros,
enfermos, solos, intoxicados de medicaciones
y vicios y, a veces, la muerte que menos interesa
es numéricamente mayor que la hacemos conscientes
en esquelas, en noticIarios, porque a nadie
le importa que muere un imbécil,
o un desnuitrido allá en el Africa
o un montonal humano
a los trague un sunami, o incendio
o terremoto en el confín del hemisferio pobre.

Con la muerte somos tan caprichosos,
negligentes, desatentos, y les veo la muerte
en vida gente que se dice saludable, poderosa
pero cuya emoción es como el vaho,
cuya curiosidad es sepulcral
como piedra de tumba; tanta gente que no aprecia
lo bello, lo humano, lo creativo, el trabajo,
gente luctupsa por jactarse de tan viva y lista
que no necesitan consultar
ni a vivos ni a agonizantes
ni a libros espiritistas.

Yo entiendo, Enrique.
Nadie escribe desde el más allá
y desde el más acá -- nada se puede decir
para lector alguno del más allá.
No hay nada que decir para los muertos.

No hay literatura que valga
si no se habla de los vivos y de esta vida
que tiene todos los secretos útiles
para decir algo como algo
y algo para el porvenir.

__

Carlos López Dzur
Ver Indice
De su «Libro de anarquistas»
Ver
Huertos / Ecología / Soberanía alimentaria / Referencias
Ver
Propuesta: 100,000 Empleos Productivos y Permanentes para Dar Soberanía Alimentaria a Puerto Rico
Ver
ENLACES DE AMIGOS
imagen
COMPARTE TUS OPINIONES
carloscald.lopez4@gmail.com
imagen